Archivo de la etiqueta: zamora

Pues a mí no me ha gustado


[Por Anuar Marrero]

Créanme que si a estas horas el Real Madrid fuera campeón, escribiría el mismo post. Con una considerable resaca pero el mismo al fin y al cabo. Tampoco quiero que se entienda como un ataque al Barcelona (al que felicito por un título que merece sin ningún tipo de dudas), ni como que quiero quitarle mérito. Es simplemente mi opinión sobre la liga en su conjunto. Una opinión que no es estrictamente personal, ya que creo que la comparten bastantes personas dentro del mundo del fútbol.

Se habla insistentemente de liga de récord. Se señalan los 99 del Barça y los 96 del Madrid como una gesta que engrandece la consecución del título. Para mí es todo lo contrario. Esa cifra de puntos no es resultado de la excelencia de dos clubes, sino del descenso considerable del nivel medio de la liga. Con el Deportivo desaparecido, el Valencia acuciado por su situación económica y Sevilla y Villarreal venidos a menos, el nivel medio de la liga, el de los equipos que luchan por Europa, ha sido bajísimo. De hecho equipos como el Mallorca, el Getafe o el Athletic, muy meritorios pero deportivamente muy limitados han estado luchando por esas posiciones. Es decir, casi cualquier equipo serio que mantuviera cierta regularidad entraba en la zona noble de la tabla. Eso da una idea del nivel de la competición.


También se asegura que el Barça se ha visto reforzado por la gesta de un Madrid que le ha obligado a ganar prácticamente todo. La cifra de goles y puntos del Madrid es también esgrimida por Pellegrini y quienes le respaldan para asegurar que el Madrid ha hecho una temporada grandiosa. En este punto me voy a detener. Y lo siento pero mi opinión es clara. El Real Madrid es un equipo que no ha ganado nada y no le ha ganado a nadie. Después de la mayor inversión económica de la historia del fútbol, y de confeccionar una plantilla que, con alguna deficiencia, está entre las tres mejores del mundo,  el conjunto blanco no ha conseguido ningún título ni ninguna victoria importante.

En la fase previa de la Champions fue incapaz de ganar a un Milan al que el United se merendó en octavos. Fue incapaz asimismo de ganar un solo partido a un Olympique de Lyon que si bien es un buen equipo, tiene un nivel infinitamente inferior al de los blancos. Y luego en liga perdió los dos partidos ante su único rival directo, el segundo, en el Bernabeu, dando una considerable sensación de impotencia. Además cuando después inviertes 300 millones y te pasas dos meses (fue eliminado de la Champions el 10 de marzo) jugando un solo partido por semana, contra equipos muy inferiores se supone que lo ganarás.  Y seamos serios, la mayoría de esos partidos el Madrid los ganó gracias a la superioridad de Ronaldo, un jugador que se ha exhibido frente a Mallorcas y Almerías (entiéndase la metonimia) pero que ha desaparecido en los momentos importantes. Y después de todo lo relatado ni siquiera me he referido al bochorno del Alcorcón…

Y para compensar lo descrito tenemos poco a lo que agarrarnos. El Madrid no ha mostrado una línea regular de juego, ha sido espeso y en ocasiones sin carácter y no ha sido claramente superior a casi ningún rival. Se me podrá decir que el que menos culpa tiene es Pellegrini, pero no se podrá negar su cuota importante de responsabilidad. Yo apoyé su fichaje en verano, pero después de un año he de decir que esperaba más. Sinceramente, la única razón por la que el chileno podría continuar en el Madrid es por estabilidad institucional. Pero a mí me parece poco. Por otra parte soy de la idea de que cualquier entrenador con tiempo y recursos consigue cosas, pero sinceramente albergo muchas dudas de que Pellegrini sea el adecuado. No me gustaría que se fichara a Mou, pero tiene algo positivo. Tiene el prestigio y el carácter suficiente para imponer sus condiciones a Florentino. A lo mejor así conseguimos que el presidente delegue, de una vez por todas, la política deportiva en quién realmente sabe de fútbol.

Y sinceramente no me gustado la liga porque he perdido interés por el fútbol. Porque lo único importante es lo que hicieran el Barça y el Madrid. Porque no me gusta que el tercero se quede a 25 puntos del segundo. Porque, a pesar de ser del Madrid, creo en un fútbol que no esté dominado de manera despótica por los gigantes. Y sobre todo porque no creo que haya sido puntual. Porque Madrid y Barça volverán a gastarse grandes sumas de dinero este verano y la distancia entre ellos y el resto aumentará. Porque es malo para el fútbol. Por eso no me ha gustado.

P.D.: Y encima el mundial, pocos partidos en abiertos y por Telecinco…

‘DarkoGol’, uno de los grandes


Estos días en los que la liga griega está siendo noticia en nuestro país por el título conseguido por el Olympiacos, mucha gente hace referencia a Valverde y su enorme mérito, a Óscar González y sus goles saliendo desde el banquillo, o a un viejo conocido de nuestra liga como Luciano Galletti, que ha sido decisivo con sus 11 dianas en la Superliga.

Sin embargo, me sorprende que poca gente hable de un jugador muy conocido para el público internacional, y en particular para el público español, y que también ha sido campeón de liga con los griegos. Ese jugador, como habréis podido adivinar por el título del post es Darko Kovacevic. El gran Darko, ese killer del área que hizo las delicias de los aficionados de todos los clubes donde jugó.

Porque Darko también es parte muy importante de este título, y lo es porque ayudó con sus goles, su veteranía y su excelente carácter y profesionalidad hasta el pasado 14 de enero.

kovacevic olympiacosCuentan las crónicas que esa semana había entrenado como un titán, que estaba enormemente ilusionado por haber encontrado su mejor forma, y haber entrado en la convocatoria para el partido contra el Skoda Xanthi, porque hasta entonces no había contado demasiado para Valverde.

Pero todo se torció esa mañana. El médico del equipo, que le hacía pruebas cardíacas a menudo debido a sus preocupantes antecedentes familiares (tanto su hermano de 31 años como su padre murieron por un ataque al corazón) entró en el vestuario y le dijo a Kovacevic que varias arterias coronarias estaban obstruidas y cualquier ejercicio físico a una gran intensidad podría suponer un riesgo para su propia vida. No debía correr, y por supuesto tampoco jugar al fútbol. Eso quería decir que esa mañana iba a desatarse las botas… para siempre.

Por eso desde aquí me gustaría homenajear a un delantero de raza, a un goleador de verdad, a un rematador cuyo hábitat natural es el área contraria, de esos ‘9’ clásicos de los que ya pocos quedan.

Futbolísticamente se crió en el Proleter Zrejanin, donde también jugaron Zahovic, Mirosavljevic (‘mortadelo’ para la gente del Cádiz) o el reciente fichaje del Manchester United Tosic. Pero donde realmente destacó fue en uno de los grandes de Serbia, el Estrella Roja de Belgrado. Con 19 primaveras, comenzó a marcar goles. 37 en 47 partidos, que le valieron la convocatoria para la selección y le convirtieron en una de las promesas más firmes del fútbol mundial.

Entonces llegó el salto a una gran liga. En 1996, el Sheffield Wednesday se fijó en él y pagó 2 millones de libras por su traspaso. Debutó en la Premier League con buen pie. Sin embargo, sus actuaciones en la ciudad británica no fueron muy afortunadas, tanto es así que The Times lo catalogó como el décimo peor traspaso de la historia de la Premier.

Pero ahí estaba la Real Sociedad. Confió en él, y Darko se hizo grande, muy grande. Llegó a Donosti y empezó a dar muestras de su calidad. Con Irureta en el banquillo txuri-urdin, cuando Darko acababa de llegar a España, convenció a los aficionados con una fantástica (?) frase.

Si Darko gol, no problem

Y vaya que si gol, 40 en 97 partidos nada menos. Todas las defensas de la Liga lo sufrieron pero especialmente las de los equipos más grandes, porque Darko se crece en los partidos importantes. Real Madrid y Barcelona fueron víctimas suculentas, y sus goles en Anoeta le hicieron ganarse el cariño de toda la hinchada.

En 1999, era uno de los delanteros más codiciados de la Europa futbolística y un gigante como la Juventus llamó a su puerta. 3.500 millones de pesetas le llevaron a Turín y sus goles pasearon por Europa. En dos  temporadas jugó la Champions League y quedó subcampeón con la Vecchia Signora.

En 2001, fue la Lazio la que se hizo con sus servicios, pero Darko no cuajó. Sólo seis meses en Roma, en los que participó en 7 partidos y ni un sólo gol. Parecía que había perdido el olfato.

Pero de nuevo estaba ahí la Real Sociedad. Su casa, su club, su gente. Y volvió Darko, volvió en su mejor versión y volvió a golear. Volvió a ser feliz. De 2001 a 2007 hizo grande a la Real Sociedad de sus amores, que reverdecía viejos laureles de los Satrústegui y Zamora de principios de los 80.

kovacevic-2003Porque todo aficionado al fútbol recuerda la Real Sociedad de la temporada 2002-2003. Esa Real, que con Denoueix en el banquillo estuvo a punto de arrebatarle la Liga al Madrid de Florentino y los galácticos. Esa Real de la que nos hicimos todos los aficionados no madridistas y con la que vibramos hasta la última jornada. Esa Real en la que el timón lo llevaba un chavalín llamado Xabi Alonso. Esa Real en la que goleaban dos grossos, Nihat y ¿adivinais? sí, Darko Kovacevic.

Pero llegaron tiempos peores, y en 2007 la Real Sociedad bajó a Segunda División. Esto provocó la salida del serbio al Olympiacos. Llegada a Grecia y de nuevo idilio con el gol, 17 tantos que le auparon al segundo puesto del pichichi de la Super Liga griega. Además, con su gran carácter se ganó a la afición y fue el ejemplo para los jovenes del equipo, que constantemente le pedían consejo. Por eso su prematura retirada fue un golpe para todo el vestuario.

Y por eso este post, porque ‘DarkoGol’ es uno de los grandes. ¡Felicidades campeón!.

PD: Os podría poner alguna recopilación de sus goles, pero creo que este vídeo refleja a la prefección lo que suponía Kovacevic dentro del campo.