Archivo de la etiqueta: van bommel

El síndrome UEFA


[Por Anuar Marrero]

Supongo la inmensa mayoría de los que leen este blog han oído hablar del llamado ‘virus FIFA’, es decir la lesión de jugadores después de los partidos con sus selecciones. Pues aunque mi hipótesis no tenga nada que ver con este hecho, bien me sirve para establecer un paralelismo en cuanto al nombre.

Mi hipótesis es sencilla, aunque su explicación no lo es tanto. Me da la sensación de que el nivel de los equipos de fútbol se está igualando en el medio. Es decir, que cada vez son menos los clubes de primerísimo nivel, y cada vez son más los equipos que presentan un nivel que podríamos considerar de “Uefa”. Esto se ha producido por dos motivos. El primero es el descenso de nivel de muchos equipos punteros, y en ocasiones de ligas enteras (véase Alemania o Italia). No hay que ir muy lejos. En España el Real Madrid, el club con más copas de Europa, lleva cinco años sin pasar de octavos de final de la Champions League. El segundo (y positivo motivo) es justo el contrario. Es el salto de calidad de algunos equipos de media tabla así como de conjuntos de ligas menores. Luego los explicaré más en profundidad.

sessegnonEsta idea me vino después de ver el partido de cuartos Barcelona- Bayern de Munich. De acuerdo que el conjunto de Guardiola jugó muy bien, pero me parece innegable que los alemanes mostraron un nivel indigno de la competición en la que estaban. Y lo peor de todo es que hasta ese momento no habían perdido un sólo partido en la competición. Y lo cierto es que desde hace unos años cada vez se repiten más los cruces de cuartos y semifinales. ¿Cuántos Barça-Chelsea hemos visto en los últimos años? ¿Cuántos enfrentamientos entre equipos ingleses? Esto se ha visto empeorado debido a que otros dos habituales como Milan y Juventus están aún convalecientes del escándalo de corrupción que salpicó al Calcio. Al día siguiente del partido anteriormente reseñado tuve la oportunidad de ver el PSG- Dinamo de Kiev (me encontraba en Francia) y al ver la igualdad, el carácter imprevisible de los cruces y la disparidad de los equipos en liza cada año, me di cuenta de que la UEFA le ha ganado mucho terreno a la Champions en lo que a fútbol de competición se refiere.

Como ya enunciaba antes, en mi opinión esto se ha producido porque se ha producido una compresión por arriba y por abajo del nivel de los equipos. El escándalo del Moggigate dejó seriamente tocado al fútbol italiano, que con sus dos grandes convalecientes, se ha dado cuenta de que Inter y Roma no son una representación fiable para Europa. Otros equipos como la Fiorentina, la Sampdoria o el Udinese están realizando propuestas interesantes, pero parece que aún están en proceso de crecimiento. Alemania llevaba muchos años viviendo casi en exclusiva del Bayern de Munich que en el relevo generacional que comenzó hace un par de temporadas se olvidó del centro del campo. Un equipo de primer nivel no puede sostenerse sobre Ze Roberto y Van Bommel. En la liga española el nivel estratosférico del Barça y el buen hacer del Villarreal no debe hacernos olvidar el bajón en el nivel en los últimos años. Las dos últimas ligas las ganó un Madrid que aparte de coraje y fe no mostró una propuesta futbolística suficiente como para ganar una liga, y mucho menos dos consecutivas. Este año al Barça le bastó una liga para distanciarse de todos sus competidores. Francia es un caso aparte. Prácticamente ha hecho de la necesidad una virtud. Hace muchos años que la Ligue 1 sólo tiene equipos de nivel de UEFA y el Lyon, que dominó con facilidad el campeonato. Pero este año, que los de Lyon no están mostrando el nivel de las últimas temporadas, la competición está auténticamente apasionante, y tanto el Marsella, como el PSG, como el Lyon, como el Burdeos, como el Lille y como el Toulouse tienen opciones al título.

De seguir esta tendencia, me temo que en unos años se hará realidad lo que pretendía el G-14; una competición al máximo nivel restringida a un número de equipos, que asegurada su participación, y por lo tanto los ingresos, tendrían menos dificultades para mantener un nivel altísimo. Huelga decir que esta sería una solución catastrófica para fútbol y sus aficionados. Pero no es menos cierto que hoy por hoy la Champions es un torneo cada vez menos complicado para los cada vez menos equipos punteros de Europa. Y que la falta de igualdad afecta a la competitividad y al espectáculo. Por ello, más allá de que se esté o no de acuerdo con mi hipótesis, éste me parece un tema de fondo crucial para el devenir del fútbol en Europa. Quizás sea hora de que la UEFA se plantee su sistema de competiciones, o de que los aficionados y las televisiones empecemos a darle algo más de importancia a la UEFA.

Anuncios

Primeras impresiones del sorteo de la Champions (I)


Después de un mes bastante complicado, vuelvo a la carga con el sorteo de la Champions de esta mañana. Me hubiese gustado hablar de los partidos de vuelta de la Liga de Campeones, del chorreo del Liverpool al Real Madrid, de la crisis de mi amado fútbol italiano o de Lopera y el jeque árabe.

Pero hoy toca sorteo. Los cuartos de Champions ya han echado a andar y los emparejamientos han deparado eliminatorias muy emocionantes.

Barcelona – Bayern Munich

toni-ribery-bayern-munichMe gusta este duelo porque es Champions en estado puro. A priori los de Guardiola son favoritos, pero no deben fiarse del potencial ofensivo de un Bayern, que aunque se dice que está en crisis, siempre puede dar un susto.
Los de Klinsmann vienen de humillar a un inocente Sporting de Lisboa en octavos de final y su juego alegre pero directo y vertical es muy difícil de parar. No se sienten excesivamente cómodos con la posesión del balón en el mediocampo, donde ni Zé Roberto ni Van Bommel son organizadores al uso.
Sin embargo, contra el Barcelona esto no tiene porque suponer un problema para los bávaros. Si son capaces de aprovechar la velocidad de las bandas, con Schweinsteiger y un superclase como Ribery, pueden tener muchas opciones. Todo dependerá de que el equipo no esté demasiado partido en la medular, y de que puedan surtir de balones a dos delanteros de área (y de rachas, no lo olvidemos) como Klose y Toni.
En su contra, además de todas las virtudes del Barcelona, que ya conocemos de sobra, puede jugar el excesivo ímpetu ofensivo de Lucio, que suele dejar desguarnecida la zaga con sus continuas galopadas al ataque, y su excesiva confianza a la hora de sacar el balón desde la defensa.
Por último, dos tópicos que esta vez, sí se cumplen. El poderío alemán en el juego aéreo, frente a un Barcelona en el que sólo van bien de cabeza Puyol, Piqué (que no sabemos si será titular) y quizás Márquez y el espíritu compeitivo de los muniqueses, que puede ser determinante si el Barcelona se relaja.

Villarreal – Arsenal

Es la reedición de la semifinal de 2006. Ese partido de infausto recuerdo para todos los que nos habíamos encariñado con un equipo pequeño que podía conquistar Europa, hasta que ese jugador al que muchos (con razón) llaman Tristelme y que se hace llamar Román, tiró el penalty decisivo con la misma indolencia con la que ha jugado en todos sus años en Europa. Pero vamos al partido, que me pierdo.
Si el partido se jugase mañana, probablemente hubiese sido una eliminatoria sin favorito claro, pero hay un factor que la decanta claramente a favor del Arsenal, Cesc Fábregas. Si los plazos marcados se cumplen, el catalán se habrá recuperado de su lesión, y aunque quizás no tenga el ritmo de competición adecuado, será pieza clave en el esquema de los gunners.

adebayor-arsenalSu acompañante será Denilson, un jugador que me gusta mucho, pero que no ha tenido todo el protagonismo que de él se esperaba. También será importante la recuperación de Adebayor, porque aunque el togolés no sea santo de mi devoción hay que reconocer que es mucho más efectivo que su sustituto, el danés Bendtner. El otro delantero, Van Persie, parece que está encontrando la estabilidad y regularidad (sobre todo mental) que necesitaba y será una amenaza constante para la portería del submarino.

Será interesante ver cómo soluciona Wenger la baja de un Arshavin que está siendo clave en sus primeros partidos en Londres, pero que no puede jugar la Champions por haber lo hecho ya esta temporada con el Zenit. Probablemente sitúe al camerunés Eboué en la derecha y a Nasri por la izquierda, porque Walcott se ha vuelto a lesionar esta mañana.

Será un partido especial para Pirès, que se enfrentará al equipo donde mejor ha podido desplegar todo su juego. Aunque su velocidad no sea la misma que en 2006, cuando visitó El Madrigal con los londinenses, su calidad sigue intacta y podría marcar diferencias.

Para mí, la eliminatoria más bonita, con dos equipos (y dos etrenadores) que apuestan por el toque y el buen fútbol, algo muy complicado de ver en una ronda final de la Liga de Campeones.
PD: El vencedor del Barcelona – Bayern jugará contra Liverpool o Chelsea, mientras que el que pase de londinenses y castellonenses se las verá con el Porto o el Manchester.