Archivo de la etiqueta: título

Estímulos


[Por El Mental Coach]

El 19 de diciembre 2009 pasará a la historia en ‘Can Barça’. Este día el Barcelona conquista el Mundial de Clubes, que era su sexto titulo en una temporada, un hito que ningún equipo había realizado antes.

Una de las curiosidades que he leído de cuanto ocurrió en Dubai (sede de la final) ha sido que el Barcelona ha cambiado de canción. Como imagino sabéis el Barcelona había utilizado hasta ese momento la canción ‘Viva la Vida’, de Coldplay que les había acompañado hasta la final de la Champions League en Roma. Al parecer después de la final de Roma cambiaron a ‘Human’ de The Killers y lo hicieron su nuevo “himno”. Sigue leyendo

Pues a mí no me ha gustado


[Por Anuar Marrero]

Créanme que si a estas horas el Real Madrid fuera campeón, escribiría el mismo post. Con una considerable resaca pero el mismo al fin y al cabo. Tampoco quiero que se entienda como un ataque al Barcelona (al que felicito por un título que merece sin ningún tipo de dudas), ni como que quiero quitarle mérito. Es simplemente mi opinión sobre la liga en su conjunto. Una opinión que no es estrictamente personal, ya que creo que la comparten bastantes personas dentro del mundo del fútbol.

Se habla insistentemente de liga de récord. Se señalan los 99 del Barça y los 96 del Madrid como una gesta que engrandece la consecución del título. Para mí es todo lo contrario. Esa cifra de puntos no es resultado de la excelencia de dos clubes, sino del descenso considerable del nivel medio de la liga. Con el Deportivo desaparecido, el Valencia acuciado por su situación económica y Sevilla y Villarreal venidos a menos, el nivel medio de la liga, el de los equipos que luchan por Europa, ha sido bajísimo. De hecho equipos como el Mallorca, el Getafe o el Athletic, muy meritorios pero deportivamente muy limitados han estado luchando por esas posiciones. Es decir, casi cualquier equipo serio que mantuviera cierta regularidad entraba en la zona noble de la tabla. Eso da una idea del nivel de la competición.


También se asegura que el Barça se ha visto reforzado por la gesta de un Madrid que le ha obligado a ganar prácticamente todo. La cifra de goles y puntos del Madrid es también esgrimida por Pellegrini y quienes le respaldan para asegurar que el Madrid ha hecho una temporada grandiosa. En este punto me voy a detener. Y lo siento pero mi opinión es clara. El Real Madrid es un equipo que no ha ganado nada y no le ha ganado a nadie. Después de la mayor inversión económica de la historia del fútbol, y de confeccionar una plantilla que, con alguna deficiencia, está entre las tres mejores del mundo,  el conjunto blanco no ha conseguido ningún título ni ninguna victoria importante.

En la fase previa de la Champions fue incapaz de ganar a un Milan al que el United se merendó en octavos. Fue incapaz asimismo de ganar un solo partido a un Olympique de Lyon que si bien es un buen equipo, tiene un nivel infinitamente inferior al de los blancos. Y luego en liga perdió los dos partidos ante su único rival directo, el segundo, en el Bernabeu, dando una considerable sensación de impotencia. Además cuando después inviertes 300 millones y te pasas dos meses (fue eliminado de la Champions el 10 de marzo) jugando un solo partido por semana, contra equipos muy inferiores se supone que lo ganarás.  Y seamos serios, la mayoría de esos partidos el Madrid los ganó gracias a la superioridad de Ronaldo, un jugador que se ha exhibido frente a Mallorcas y Almerías (entiéndase la metonimia) pero que ha desaparecido en los momentos importantes. Y después de todo lo relatado ni siquiera me he referido al bochorno del Alcorcón…

Y para compensar lo descrito tenemos poco a lo que agarrarnos. El Madrid no ha mostrado una línea regular de juego, ha sido espeso y en ocasiones sin carácter y no ha sido claramente superior a casi ningún rival. Se me podrá decir que el que menos culpa tiene es Pellegrini, pero no se podrá negar su cuota importante de responsabilidad. Yo apoyé su fichaje en verano, pero después de un año he de decir que esperaba más. Sinceramente, la única razón por la que el chileno podría continuar en el Madrid es por estabilidad institucional. Pero a mí me parece poco. Por otra parte soy de la idea de que cualquier entrenador con tiempo y recursos consigue cosas, pero sinceramente albergo muchas dudas de que Pellegrini sea el adecuado. No me gustaría que se fichara a Mou, pero tiene algo positivo. Tiene el prestigio y el carácter suficiente para imponer sus condiciones a Florentino. A lo mejor así conseguimos que el presidente delegue, de una vez por todas, la política deportiva en quién realmente sabe de fútbol.

Y sinceramente no me gustado la liga porque he perdido interés por el fútbol. Porque lo único importante es lo que hicieran el Barça y el Madrid. Porque no me gusta que el tercero se quede a 25 puntos del segundo. Porque, a pesar de ser del Madrid, creo en un fútbol que no esté dominado de manera despótica por los gigantes. Y sobre todo porque no creo que haya sido puntual. Porque Madrid y Barça volverán a gastarse grandes sumas de dinero este verano y la distancia entre ellos y el resto aumentará. Porque es malo para el fútbol. Por eso no me ha gustado.

P.D.: Y encima el mundial, pocos partidos en abiertos y por Telecinco…

Valverde conquista Grecia


El fútbol es grande, realmente grande. Hace que cosas que no deberían importante lo más mínimo, se conviertan en cuestión de vida o muerte, o algo más importante, que diría el mítico Bill Shankly.

Hace diez años, apenas sabía qué era Upton Park y hoy disfruto como un ‘hammer’ más cada jornada los milagros del maestro Zola. Me cabreo cuando, como este fin de semana, la Juve golea a mi querida Roma, y sufro con la irregular temporada del Werder Bremen de Schaaf.

Supongo que también pasará con otros deportes, y que mi amigo Álvaro sentirá  como suyas las victorias de los Spurs o Fran Fermoso se cabreará con Boozer cada vez que hace un partido lamentable con los Utah Jazz.

En realidad os cuento esto porque gracias al fútbol, el otro día esbocé una sonrisa, por algo que se supone que para alguien como yo debería ser intrascendente. El Olympiacos ha ganado la liga en Grecia.

Diréis, y con razón, que estoy loco, y que a alguien como yo no debería importarle si gana el Olympiacos, el Panathinaikos, el Atromitos o su puta madre. Pero no. El Olympiacos es campeón y me alegro.

valverde-olympiacosMe alegro por Valverde, que es un entrenador milagro, y que apuesta por el juego ofensivo. El ‘txingurri’ ha hecho campeón a los del Pireo a tres jornadas del final superando a sus archirivales del Panathinaikos, que han llegado a octavos de la Champions en un grupo con el Inter y el Werder Bremen. Pero es que además, tiene al equipo en las semifinales de la Copa griega y puede conseguir el doblete.

Además, me alegro por Valverde porque es un currante, que consigue fantásticos resultados, y que quizá no tenga el reconocimiento que se merece. Debutó como entrenador en el Athletic en 2003 y consiguió la proeza de clasificar al equipo para la Copa de la UEFA con un fantástico quinto puesto. Durante la temporada siguiente, las desavenencias con el presidente Lamíkiz le obligaron a renunciar a su cargo a pesar de haber llevado al equipo a semifinales de la Copa del Rey y acabar noveno en Liga.

Tras su marcha, el Athletic no ha levantado cabeza. En la 2005-2006 llegaba Mendilíbar, un entrenador joven y con ambición al que apenas dejaron trabajar y fue sustituido por Clemente a las pocas jornadas de llegar. El Athletic acabó duodécimo. La temporada siguiente con Sarriugarte y Mané, el equipo estuvo a punto de descender y acabó decimoséptimo. El año pasado con Caparrós, las cosas mejoraron y el equipo acabó en mitad de tabla, aunque aún no ha mejorado los registros de Valverde.

Así que volvamos a él, a Valverde. Tras salir del Athletic, estuvo un año sin entrenar. Y en 2006 llegó al Espanyol. De nuevo un milagro. En la Liga, zona tranquila y ese año, la final de la UEFA en Glasgow. Una tremenda decepción tras perder en los penaltis frente al Sevilla, pero un logro histórico para llegar hasta ella.

La pasada temporada de nuevo dejó al Espanyol en mitad de tabla, pero la directiva de Sánchez Llibre decidió su no continuidad para darle los galones al que fue su segundo ‘Tintín’ Márquez. Ahora, el Espanyol vive una situación crítica, en puestos de descenso y con tres inquilinos diferentes en el banquillo.

Mientras tanto, Valverde decidió apostar por la aventura griega y decidió firmar por un Olympiacos con más tradición baloncestística que futbolística pero que es uno de los grandes del fútbol heleno. Y este fin de semana, campeón de la Super Liga.

Y esta Liga ha sido gracias a gente como Diogo, un delantero brasileño, que en breve será una estrella, como el argentino Belluschi que salió de River como estrella y ha comenzado a rendir en Europa, el incombustible Djordjevic, el español Óscar González, ex de Valladolid y Zaragoza o ‘huesitos’ Galletti, con unos registros goleadores nunca vistos hasta ahora.

190808_OSFP_ALXALIL_22.jpgPero yo quería hablaros un jugador por el que me alegro especialmente. Quizás no le conozcáis demasiado, así que servirá como carta de presentación. Es el brasileño Dudú Cearense. Lo vi por primera vez en el Mundial sub-20 de Emiratos Árabes Unidos, (ese en el que la España de Iniesta perdió la final frente a los cariocas con un gol de Fernandinho en los minutos finales) con sus medias blancas subidas hasta las rodillas, recuperando y distribuyendo, pero también marcando goles. Desde ese momento pensé que sería el mediocentro del futuro, y me preguntaba cómo un tipo así podía estar desperdiciándose jugando en la liga de Japón.

Ese verano lo cedieron al Rennes francés y luego llegó el gran traspaso al CSKA de Moscú donde cuajó grandes partidos en 3 años, pero donde también cayó en el olvido para el escaparate internacional.

Este verano llegó al Olympiacos, se hizo indiscutible y este fin de semana marcó el gol de la victoria ante el Panionios. Un gol que vale una liga.

PD: No quiero olvidarme de Kovacevic, que también es campeón, pero es tan grande que se merece un post exclusivo para él solo.