Archivo de la etiqueta: shevchenko

La caída de los dioses


Los fines de semana con fútbol de selección, donde los partidos se concentran en un sólo día, suelen servir para repasar la videoteca (más conocida como YouTube).

Y repasando, me he encontrado con este maravilloso reportaje emitido por el programa Informe Robinson, de Canal+ el pasado 24 de Septiembre de 2008. Se titula La abdicación de un rey y trata sobre el meteórico ascenso y el posterior declive de Ronaldinho desde que llega al Barcelona, hasta que abandona el club catalán, contado por quienes mejor le conocen, dentro y fuera del Camp Nou.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

El volver a ver este reportaje me ha hecho ser consciente de dos cosas importantes. La primera, el fútbol es actualidad, vorágine, no tiene memoria reciente. Quizá sí nos acordemos de los Di Stéfano, Pelé, Maradona, Cruyff o Beckenbauer porque el lapso de tiempo es mayor.

Pero la mayoría (por no decir todos) no reparamos en aquellos jugadores que han sido estrellas hace muy poco, y que ya en el ocaso de su carrera comienzan a ver cómo su aura se va apagando poco a poco. Ronaldinho es el más claro ejemplo de ese jugador. En Barcelona, muy pocos se acuerdan de alguien que dio tantas alegrías a ese club, y si lo hacen suele ser por su peor temporada, la 2007-2008, sus salidas nocturnas, sus continuas lesiones y sus innumerables sesiones de gimnasio.

messironaldinhoComo digo, Ronaldinho es el paradigma, pero hay más casos. Nadie recuerda ya al Shevchenko de balón de oro en el Milan,al de los Scudettos y las Champions League, que convertía en gol cada balón que tocaba; el Shevchenko que humilló a Barcelona y Real Madrid cuando aún era un chaval y formaba pareja en el Dinamo de Kiev con otro grande, Sergey Rebrov. Ese Shevchenko que llevó, prácticamente en solitario, a Ucrania a participar en la fase final de un Mundial. Nadie lo recuerda ya. Cuando sale su nombre a la palestra, todo el mundo tiene presente su fracaso en el Chelsea, al que llegó por una cifra astronómica, como una superestrella, y donde nunca rindió.

Y lo mismo ocurre con Ronaldo, cuyo nombre, hasta su fichaje por el Corinthians hace unos meses, sólo estaba ligado a escándalos, lesiones, sobrepeso y travestis. Pocos recuerdan ya a O’ Fenômeno cuando llegó al Barcelona, al de las bicicletas a Peruzzi en la final de la UEFA de 1998 con el Inter. Al Ronaldo que fue máximo goleador del Mundial de Japón-Corea 2002. De ese Ronaldo sólo queda el recuerdo.

Y la segunda cosa de la que me he dado cuenta volviendo a ver el reportaje, es de la gran cantidad de semejanzas que hay entre Ronaldinho y Messi, tanto en el terreno de juego como fuera de él.

Ambos llegaron al Barcelona después de una época de travesía por el desierto y pese a su juventud, se convirtieron en el referente principal del equipo catalán. Los dos tenían hambre de títulos y la ambición de convertirse en mejores jugadores del mundo. Tanto Ronnie como Leo son jugadores distintos, capaces de levantar a las masas con una gran jugada individual, pero son bastante propensos a las lesiones musculares, por lo que es bastante habitual que se vean obligados a dosificar esfuerzos.

ronaldinho_messi2Pero es que fuera del campo también son parecidos, más allá del carácter o la implicación, que es máxima cuando las cosas van de cara, y por parte de Ronaldinho mínima cuando no salen bien. En el de Messi, de momento es desconocida, puesto que no se ha dado el caso.

Ambos son de orígenes muy humildes, y son los encargados de mantener a una numerosa prole de hermanos, primos y diversos familiares, cuyo único sustento proviene del propio futbolista. Además, ambos firmaron contratos millonarios con multinacionales que les marcan sus agendas personales y les restan un poco de su propia vida. Será casualidad, pero uno de los anuncios de Ronaldinho fue de Danet (las natillas danone de toda la vida), ¿y quién creéis que fue su sucesor como imagen de marca? efectivamente, Leo Messi.

Dice el reportaje, que el declive de Ronaldinho llegó porque se liberó de todos los condicionantes que le motivaban para ser el mejor, superó las dificultades, llegó a la cumbre y se acomodó. De momento Messi no ha ganado nada, ni ha sido galardonado con muchos premios, pero nadie duda de que lo hará muy pronto.

Por eso la pregunta es inevitable ¿le pasará lo mismo a Messi?. Por el bien del fútbol esperemos que no, pero en el caso de que le ocurriese, recordemos al Messi del gol del Getafe, de la verticalidad y el regate. Ese Messi que por suerte podemos ver todos los fines de semana. Por favor, disfrutadlo.

PD: Dice esta noticia que 9 de los 10 ejecutivos de AIG van a devolver sus sobresueldos. Mis felicitaciones desde aquí al décimo, que es un verdadero crack y se lo va a quedar para él. Sé que esto no tiene nada que ver, pero me hacía ilusión hacerle un homenaje a este señor y al fin y al cabo, AIG es el patrocinador del Manchester United.

Anuncios

La mística de los números


Nunca me han gustado los números y quizá por eso estudié Periodismo, pero comprendo que en esto del fútbol tienen una mística especial. Ya no hablo de estadísticas, de récords, de cantidad de títulos, que también, sino de los dorsales.

Durante toda la historia del fútbol, los grandes jugadores siempre han tenido un número que les ha acompañado. Todos recordamos el ’14’ de Cruyff, el ’10’ de Pelé, el ’10’ de Maradona, el ’10’ de Puskas y más recientemente el ‘7’ de Cantona y Butragueño y el ‘4’ de Guardiola.

Los números eran especiales, se elegían por superstición, por preferencia, pero sobre todo porque hablaban del jugador. Un ’10’ siempre tenía magia en sus botas. El ‘5’ era el encargado de robar y distribuir. Y el ‘9’ era el matador, el definidor, el hombre gol.

Hoy en día todo eso se ha diluído como un azucarillo en un amargo café. El márketing ha entrado de lleno en la elección de los dorsales, y vemos como Nike ya ha hecho suya la marca CR7 o cómo Beckham eligió el 23 de Jordan cuando llegó al Real Madrid.

Todo esto lo he pensado esta tarde mientras veía el derbi de Milán entre Milan e Inter. Me hacía daño a la vista ver a Ronaldinho marcar un cabezazo fantástico con el ’80’ a la espalda, a Shevchenko salir del banquillo con el ’76’ o a Flamini repartir más estopa que juego con el ’84’ en el equipo de Ancelotti o a Quaresma con el ’77’ y Mancini con el ’33’ en los neroazzurros.

Pero es que también hemos visto a Lucarelli con el ’99’ en el Livorno, al central Boulahrouz con el ‘9’ en su camiseta ‘blue’ del Chelsea, a Buffon con el ’77’ en la portería del Parma o al mediocampista argentino Ardiles en el Mundial de España 82′ y al mediocentro griego Kafes con el  ‘1’. ¡¡¡Con el ‘1’!!! que es sagrado, que es singular, único, solitario… como el portero.

PD: Hablando de porteros, ayer pudimos leer en la prensa que el ex-guardameta del Atlético de Madrid Christian Abbiati “comparte los valores del fascismo” lo único que puedo decir es… peor para él.