Archivo de la etiqueta: Sergio Ramos

Reflexiones tras el clásico. ¿Y ahora qué?


Han pasado cerca de 48 horas desde el final del partido y creo que sigo sin creerme lo que pasó antes de anoche en el Camp Nou. De hecho, he tenido que bajarme el partido (verás como lean esto los de la SGAE) para verlo con un poco más de calma.

Estaréis conmigo en que ni el más optimista de los culés ni el más pesimista de los merengues esperaba un resultado así. Porque un 5-0 es histórico, en el más amplio sentido de la palabra. Quizás, con la memoria reciente del 2-6 no lo pongamos en la perspectiva adecuada, pero yo, que por edad tengo vagos recuerdos de los 5-0 de los años 90, he visto cómo aquellos aficionados algo mayores que yo siguen teniendo esas imágenes frescas en sus retinas, como supongo que nos pasará a los de mi edad dentro de unos años. Sigue leyendo

El triunfo del fútbol


Por petición popular (concretamente de Zury y de un tipo llamado Iván al que no conozco, que ha comentado en la entrada anterior) voy a sacrificar horas de sueño y probablemente de estudio para escribir algo sobre el clásico del sábado pasado.

Fue una exhibición, otra más. Un partido casi perfecto, que seguro no imaginaba ni el más optimista de los culés. Un 2-6 que quedará para la historia, igual que aquel 0-5 de 1974 o el 5-0 de Romario y su cola de vaca a Alkorta.

Y eso que el encuentro empezó torcido para la parroquia blaugrana, porque después de varios acercamientos del Barça en el comienzo, fue el Madrid quien golpeó primero con un centro medido de Ramos y un cabezazo impecable de Higuaín, que estaba absolutamente libre de marca.

En ese momento, la diferencia era de tan sólo un punto, y la Liga estaba más viva que nunca. Los ‘milagros’ de este año y la liga de Capello de hace dos, hacían presagiar una nueva remontada blanca. Además, el partido se le ponía de cara a un Real Madrid que sufre con el balón y cuando tiene que llevar la iniciativa, pero que cuando se pertrecha atrás y sale a la contra es muy peligroso.

Pero nada más lejos de la realidad. El Barcelona es mejor y Sergio Ramos le ayudó a demostrarlo. Los enormes despistes tácticos en defensa del sevillano le convierten en un lateral vulgar, cuando por sus condiciones podría ser un defensor fuera de serie. Tras un fallo suyo llegó el empate de un resucitado Henry, y una falta en su lado sirvió para que Puyol rematase a gol un milimétrico centro de Xavi. Sí, de Xavi.

xavipuyolDe ese Xavi que probablemente sea el mejor futbolista del mundo en su puesto ahora mismo. De ese Xavi que es el máximo exponente de la filosofía de ‘La Masía’. De ese Xavi que hace fácil lo difícil, que ve el fútbol antes que nadie y que lo entiende y ejecuta a la perfección. Ese Xavi a quien buscan todos sus compañeros. Ese Xavi que ha superado con creces a sus antecesores Milla y Guardiola. Ese Xavi, es el metrónomo del mejor Barça de la historia, y nosotros tenemos el placer de poderlo disfrutar.

Pero es que por si fuese poco, Xavi mira hacia adelante o hacia los costados y se encuentra con Iniesta, con Henry, con Eto’o y con Messi. La asociación es automática, y el resultado, impecable. Tras un fallo de Lass llegó el 1-3 del argentino, de quien ya ni siquiera pueden dudar aquellos que pensaban que se escondía en los partidos grandes.

A pesar de que al principio de la segunda mitad el Madrid recortó distancias, en ningún momento dio la sensación de poder inquietar a un Barcelona netamente superior que seguía poniendo a prueba a un Casillas que estuvo soberbio durante todo el encuentro y salvó a su equipo de una humillación aún mayor.

Y tanto va el cántaro a la fuente… que al final Henry hizo el 2-4 tras controlar un fantástico pase de Xavi a la espalda, como no, de Sergio Ramos. Y tanto va, que Messi rubricó el 2-5 tras otra enorme acción del omnipresente Xavi. Y tanto va que hasta Piqué se atrevió a subir con el balón controlado, a hacer una pared con Eto’o y a rematar la goleada blaugrana en el Bernabéu. Me alegro por el chaval, que está creciendo a pasos agigantados y que sin duda será uno de los mejores centrales del mundo en no demasiado tiempo. Su próxima prueba de fuego, el miércoles en Stamford Bridge.

pique-etoo

¿Y el Madrid?. Pues poco o nada se puede salvar. Casillas, quizá Higuaín y paren de contar. Aunque yo le veo un lado “positivo” (entre todas las comillas del mundo) a esta humillación para los seguidores del Real Madrid. Este 2-6 ha servido a buen seguro para que los que mandarán a partir del año que viene, se den cuenta de que el equipo blanco necesita una catarsis. Una renovación total, en el vestuario, en la filosofía de juego y también en el banquillo.

Para acabar una reflexión. No sé si el Barcelona ganará el triplete, ni siquiera sé si levantará dos títulos, e incluso aún no es matemático que haya ganado la liga. De lo que sí estoy seguro es de que su victoria del sábado en el Bernabéu es la victoria del espectáculo. El triunfo del fútbol.

PD: Jamás me cansaré de decir lo bueno que es Forlán. Anoche machacó al Betis el sólo, e incluso, aunque el Atlético no se acabe meteiendo en Champions, deberían hacerle una estatua a las puertas del Calderón.

La Juve vuelve a noquear al Madrid


No sé si se le puede llamar crisis, desaceleración o crecimiento negativo. Pero el Real Madrid tiene un problema, o muchos.

Los blancos han vuelto a sucumbir hoy ante una Juventus muy débil, como ya ocurriese en el Comunale hace quince días. Pero la derrota de hoy es mucho más preocupante. Porque es en el Bernabéu, porque en dos semanas que han pasado entre ambos partidos, el Real Madrid no ha sido capaz de leer el encuentro que le ha planteado Ranieri, pero sobre todo, porque este Real Madrid no sabe a lo que juega.

Tuvieron mala suerte los de Schuster, porque en el calentamiento se lesionó Robben, y salió Drenthe, y claro, son compatriotas, pero no es lo mismo. Drenthe siempre juega acelerado, y nunca elige la opción correcta. Cuando tiene opción de pase, prefiere desbordar, y cuando centra el balón suele acabar en la calle aledaña al estadio, en vez de hacerlo en el área contraria.

Pero volvamos al partido. Se trataba de una reválida para el Madrid, que había encadenado una serie de malos resultados. Higuaín se quedó en el banquillo, y Raúl y un Van Nistelrooy todavía renqueante fueron titulares. En el medio, Diarra, Guti y Sneijder eran los encargados de mover al equipo, pero no lo consiguieron.

delpierogrande

La Juve hizo su partido, se limitó a salir ordenado en defensa y no cometer errores. La entrada de Tiago le daba mayor calidad al centro del campo, pero sin renunciar a la brega. Un Sissoko espléndido, cuyo despliegue físico y colocación han sido realmente impresionantes, ha sido el mariscal en la parcela ancha. Pero lo mejor del partido es que ha aparecido Del Piero.

Ha vuelto Pinturicchio, y esa es una fantástica noticia para el fútbol. Es consciente de su edad y de su falta de velocidad, pero suple sus carencias con su enorme talento. Ya fue decisivo en el partido de ida y hoy lo ha vuelto a ser.

En el primer gol ha aprovechado un error de Guti, que ha perdido un balón y se ha quedado parado, para llegar hasta el borde del área de Casillas y soltar un disparo raso y con efecto que se ha colado, con una precisión milimétrica, junto al poste de la meta madridista. Era el minuto 17′ y a los de Ranieri se les presentaba el partido soñado.

Un Madrid previsible y plano se estrellaba una y otra vez ante una defensa sólida que resultaba un muro para los delanteros del equipo blanco y así, con amagos de ocasiones madridistas y algún que otro remate de Diarra o Sergio Ramos, pasaba el tiempo del partido sin demasiado que contar.
Hasta que llegamos al minuto 67′ en el que Del Piero volvió a surgir y a brillar entre la mediocridad.

casillasgrande

Falta al borde del área a favor de los Piamonteses, Casillas que coloca muy mal la barrera y Del Piero que aprovecha el fallo del portero y aloja el balón en el fondo de las mallas con un toque sutil.

De ahí al final, el Real Madrid tiró de casta, pero ni siquiera eso les sirvió a los de Schuster para recortar diferencias en el marcador y el partido finalizó con el 0-2 y con una estrella casi eterna que vuelve a brillar, Alessandro del Piero. Su alter ego madridista, Raúl, estuvo desaparecido en combate. Saquen sus propias conclusiones.

Así, el Bernabéu despidió a Del Piero con aplausos y a su equipo con merecidos silbidos. Un equipo roto dentro y fuera del terreno de juego, carente de confianza y que se diluye como un azucarillo cuando no le funciona su arma principal, la pegada.

Aquí os dejo el resumen del partido hasta que lo quite youtube

PD: El Zenit ha ganado en Bielorrusia y se mete en la pelea por pasar a la siguiente fase. Convendría no descuidarse.

El Madrid, las bandas y el error estratégico de Schuster


[Por Anuar Marrero]

No se asusten, antimadridistas del mundo. Este no es un mero artículo sobre el Real Madrid. Simplemente creo que del duelo contra la Juve se pueden extraer algunas conclusiones sobre acerca de uno de los problemas fundamentales del futbol en la actualidad, el juego por bandas.

Dicen, y yo cada día estoy mas de acuerdo, que el fútbol es un deporte muy sencillo que los entrenadores se empeñan en complicar. Las bandas en un equipo de futbol son vitales por todas las razones que ya conoceréis. Los laterales ayudan en la salida del balón, los extremos o interiores le dan profundidad al equipo, liberan y dan opciones al centro del campo, surten de balones los delanteros y abren las defensas creando espacios para los rematadores y las incorporaciones de segunda línea. Además dotan al equipo de velocidad y verticalidad. Pues a pesar de todo ello, cada día son más los equipos que juegan sin bandas, y cada vez menos los jugadores de banda.

Centrémonos ahora en el partido del Madrid. Schuster saca un 4-3-3 (más o menos) lo que quiere decir que a priori en el centro del campo juega con un hombre menos que su rival. Pero en todo el equipo sólo hay un hombre de banda, Sergio Ramos. De once jugadores tan sólo un lateral. Resultado: La Juve tiene ventaja numérica en el centro del campo, lo que unido a la acumulación de jugadores blancos por el centro (Gago, Snejder, Van der Vart, Van Nistelrooy, Raúl, Higuain y hasta las subidas de Pepe) hace que el fútbol físico y de brega de los italianos cobre su máxima expresión. Ante la falta de espacios Sissoko parece un gran jugador, Gago desaparece, el Madrid no puede salir de la presión y dos centrales limitaditos (fuertes y trabajadores pero con demasiadas limitaciones para otras funciones) como Legrottaglie y Chiellini parecen autenticos cracks. El despropósito del Schuster y los suyos es de mucho calado. Van Nistelrooy, un jugador tremendo, el mejor delantero centro que he visto jugar en mi vida, se da cuenta del hecho y busca espacios en la banda. Pero claro Heinze y el holandés en una banda parece un chiste de muy mal gusto. Un central y un delantero centro como lateral y extremo (¿todavía creen que Mijatovic y compañía saban más de fútbol que nosotros?).

Llegada la segunda parte (45 minutos tardo el alemán en arreglar un desaguisado que saltaba a la vista desde la segunda jugada del partido) salió una de esas pocas joyas de banda que aun nos regala la cantera holandesa; Robben. Y el solo, con sus desbordes velocidad y cambios de banda convierte el partido en otro. La Juve se tiene que abrir, con lo que Sissoko pierde bastante presencia, en favor de un Gago que con espacios deja varias pinceladas de visión de juego y calidad. Con la defensa más abierta Van Nistelrooy vuelve a su posición original y crea más de un problema hasta que por fin remata. Debido a la apertura de espacios, la segunda línea del Madrid (Snejder y Van der Vart) llega con peligro y con opciones de remate. Y todo por un jugador de banda, un extremo. Cierto es que en parte es culpa de una mala planificación de la plantilla, pero Schuster debería dejar de lado su arrogancia y reconocer un error de calado como el que cometió.

Y esto no es sólo para el Madrid en este partido. El fútbol es más sencillo de lo que parece en lo fundamental. Y las bandas son fundamentales. Y todas las modernas teorías de visionarios como Vanderlei Luxemburgo son castillos de naipes que se derrumban ante una carrera, un regate o un centro de un jugador como Robben.

Y para acabar me gustaría hacer un par de apuntes sobre esta última jornada de Champions. En primer lugar me alegro de que haya alguna sorpresa con nombre de equipo modesto como el Cluj o el Anorthosis. A todos nos gusta ver estrellas, pero o el fútbol crece y llega a nuevos países o equipos o se va a convertir en un club privado de millonarios. Y por otra parte derrumba el discurso excesivamente victimista de muchos equipos pequeños. El dinero no lo es todo. Con presupuestos muy bajos se puede competir. En segundo que es una pena que las buenas sensaciones que deja el Barça no se puedan contrastar contra un equipo de nivel. Tiempo hacía que no veía un grupo tan flojito en Champions. En tercer lugar , que Wenger sigue demostrando que es el mejor entrenador del mundo y un rey Midas con los jóvenes. Hay poco entrenadores capacitados para marcar cinco goles en Turquía con un equipo tan joven.

Y para acabar de verdad un apunte sobre el Inter. Al principio de temporada no me los tomaba en serio. Mis razones tenía. Todos los años gasta un dineral, pero nunca consigue un bloque de garantías. Pero al gran equipo que tiene le ha sumado la enorme capacidad competitiva de Mourinho. Nos gustara o no su fútbol, pero sus equipos tiene un carácter ganador que he visto en muy pocos. Además con la recuperación de Adriano, el Inter tiene, a mi parecer, la mejor delantera del mundo. Ibrahimovic y Adriano. Juntos reúnen gol, potencia, velocidad, fuerza y calidad. Es decir todo lo que se le puede pedir a una delantera. El problema es que juntos reúnen otras tantas cualidades negativas…

El Madrid gana sin brillo y el Villarreal arranca un punto de oro en Old Trafford


Después de analizar a Atlético y Barcelona que jugaron y ganaron el martes, vamos con los equipos españoles del miércoles, Real Madrid y Villarreal.

Real Madrid 2-0 BATE Borisov

Partido sin historia en el Bernabéu. Los bielorrusos son el equipo más modesto de esta Champions, y su presupuesto es cuatro veces menor que lo que cobra cada año un jugador como Raúl, por ejemplo. Es decir, cerca de 1,5 millones de euros.

Con estas armas, no podían plantarle demasiada cara a los blancos, bastante hicieron con ser un equipo noble, que no hizo demasiadas faltas, y hay que alabarles que en vez de limitarse a estar encerrados en su área, intentasen adelantar la defensa para ‘presionar’ a los de Schuster.

El Madrid jugó a medio gas y aún así dispuso de muchas oportunidades de gol. El primer tanto llegó pronto, en el minuto 11, cuando Guti recibió el balón tras un saque de esquina y se inventó un pase maravilloso que eliminó a cuatro defensas y que dejó a Ramos en franquía para que batiese al portero bielorruso de fuerte disparo. 1-0 y partido sentenciado.

En el minuto 34 llegó la desafortunada lesión de Gago que tuvo que retirarse por problemas musculares y se prevé que esté de baja cerca de dos semanas. La noticia del partido se produjo en los minutos finales del primer acto. Como el segundo gol del Madrid no llegaba, los bielorrusos realizaron tímidos acercamientos al área de Casillas. Esta circunstancia acabó con la paciencia de algunos aficionados, que silbaron a los blancos al descanso debido a su excesiva relajación.

A los 9 minutos del segundo tiempo el Real Madrid aumentó su ventaja en una jugada plagada de rebotes. Raúl disparó a puerta y el portero bielorruso se estiró para despejar el balón, con tan mala fortuna que su rechace pegó en un defensa y cuando el balón se colaba en la red, llegó Van Nistelrooy para remacharlo. Por si acaso.

De ahí al final hubo poco. La expulsión del bielorruso Khagush y un par de tiros de Ramos y Van der Vaart.

Desde aquí, sólo queda felicitar al BATE por su heróica clasificación y alabar el encomiable esfuerzo de los pobres bielorrusos, que más parecían un grupo de amigos, que un equipo profesional.

Manchester United 0-0 Villarreal

Este sí era el partido de la jornada. Un teatro de los sueños abarrotado por 76.000 almas recibía al Villarreal en la primera jornada de Champions. Cristiano esperaba en el banco y Berbatov fuera de la convocatoria, pero daba lo mismo, ahí estaban Tévez, Rooney, Nani, Ferdinand o Hargreaves dispuestos a amargar el debut al submarino.

Y en estas llega Pellegrini (entrenador al que admiro), estudioso y metódico, y deja en el banquillo de inicio a Cazorla y Marcos Senna. Otro ataque de entrenador, inexplicable, no había molestias físicas ni cansancio, simplemente decisión técnica. Los amarillos salieron con Eguren y Edmilson en el doble pivote, Pires, Mati Fernández y Cani en la mediapunta y el Guille Franco sólo arriba, pegándose con los centrales.

En vista del resultado, la apuesta salió bien. Los castellonenses se llevaron un punto que sabe a victoria y encarrilaron su clasificación para la siguiente fase. El 0-0 acabó con un récord de 15 victorias seguidas del Manchester en su estadio en la Champions y ante eso no se puede reprochar nada, pero pudo ser peor, mucho peor.

Gonzalo y Godín hicieron un partido enorme, perfecto. El argentino se olvidó de sus maltrechas rodillas y volvió a su mejor versión, y el uruguayo Godín se doctoró en el mejor escenario posible. Aguantaron las embestidas de Tévez, los desmarques de Rooney y las llegadas desde la banda de Nani y Park Ji Sung.

Pero buena parte de ese punto es también gracias a Diego López. El portero gallego estuvo inmenso, y salvo un error en la salida en un saque de esquina al comienzo del encuentro, estuvo muy seguro durante los 90 minutos.

En la primera parte el Villarreal sufrió lo indecible. Los amarillos no tenían el balón y estaban a merced del Manchester. Guille Franco estaba demasiado sólo arriba y Mati Fernández, Cani y Pires no entraban en juego. Eguren y Edmilson no podían frenar a Hargreaves y Fletcher, y las bandas inglesas eran un constante quebradero de cabeza para el equipo español. Park y Nani llegaban muy solos hasta la línea de fondo y trazaban diagonales muy peligrosas, tanto, que el coreano fue derribado claramente por Eguren en dos ocasiones. El árbitro Wolfang Stark, un amigo, no pitó ninguno de los dos penaltis y se llegó al descanso con el 0-0.

En el segundo tiempo, Cazorla modificó el panorama de su equipo y del partido. El asturiano es un jugador diferente, con su entrada cambió la actitud de su equipo, Ángel encontraba un socio en la derecha, Pires y luego Ibagaza, podían trazar paredes.

Fue en esos compases del partido cuando el Villarreal gozó de la ocasión más clara del partido. Una sucesión de paredes y triangulaciones acabó con un centro al área que Guille Franco remató con el tacón. Caprichoso, el destino quiso que el balón se estrellase contra la madera y saliese hacia el meta Van der Sar.

En el minuto 61 Ferguson sacó a toda su artillería. Retiró a Hargreaves para meter a Anderson y a cambió a Park por Cristiano Ronaldo. El portugués fue recibido con vítores por la hinchada de los Red Devils, a pesar de sus escarceos veraniegos con el Real Madrid. Cristiano jugó, y estuvo muy activo en los 29 minutos que permaneció sobre el campo y de un centro suyo llegó la oportunidad más clara de los ingleses, cuando el central Evans, libre de marca, conectó un cabezazo a bocajarro que pegó en la cepa del poste.

Era entonces cuando más encerrado estaba el Villarreal, pero ni con Cristiano pudo el Manchester doblegar al submarino. 0-0 y un punto que sabe a gloria.

PD: Qué de trabajo da la Champions a los autores de los blogs

El día 29, España campeón


Por culpa de los exámenes no he podido analizar las semifinales y me gustaría, antes que nada, felicitar a Turquía porque son unos héroes. Los de Fatih Terim, con diez bajas, salieron a comerse a Alemania, y de no ser por un golazo de Lahm cuando el encuentro llegaba a su fin, lo hubiesen conseguido.

Vamos con España. Por fin nos hemos quitado los complejos, y tenemos un título en color. Personalmente me preocupaba la baja de Villa, que además de ser el máximo goleador, podría ser una amenaza constante para los lentos y espigados centrales alemanes. Me preocupaba el mal momento de Torres, al que he visto con demasiada ansiedad durante todo el campeonato, lo que no le ha permitido brillar como debería, pero sobre todo me preocupaba que, en todos los torneos cortos, el campeón siempre tiene un partido que se le atraganta, y España, a excepción del partido contra Suecia, no había sufrido.

De los alemanes, el ‘todocampista’ Ballack, y su pólvora arriba, con Podolski y Klose era lo más peligroso. Entre las deficiencias, el portero Lehmann y los centrales, que son altísimos, muy fuertes físicamente  pero muy poco ágiles e incapaces de sacar el balón jugado desde atrás.

Los alemanes salieron muy fuertes y durante el primer cuarto de hora llegaron a inquietar la meta de Casillas y Klose estuvo a punto de marcar tras un fallo de Sergio Ramos. Pero España reaccionó y estuvo a punto de marcar cuando el tiro de Iniesta pegó en Metzelder, sin embargo Lehmann hizo un paradón y demostró unos reflejos felinos.

En el minuto 33, llegó la imagen que todos tendremos en nuestras retinas durante mucho tiempo. Senna se la dio a Xavi y el de Terrasa le metió un balón largo a Torres, que había estado muy desasistido arriba. El del Liverpool llegaba en carrera y le ganó la posición a un desacertado Lahm, que se dejó comer la tostada, y picó el balón suavemente ante la salida del meta alemán. Era el 1-0 y el título estaba más cerca.

En la segunda parte todos temíamos una reacción alemana, que, viendo sus carencias en el juego y que Ballack se diluía en protestas innecesarias, iba a optar por el coraje y la fuerza que siempre les ha caracterizado. En el 57′ entró Kuranyi por Hitzlsperger y a un cuarto de hora del final salió Mario Gómez por Klose, pero la pólvora alemana estaba mojada y era España la que gozaba de las mejores ocasiones.

Ramos cabeceó una falta botada por Xavi, que también soltó un latigazo desde la frontal del área, pero la oportunidad más clara fue la de Senna, que estuvo a milímetros de redondear su gran campeonato con un gol, pero no llegó a la dejada de cabeza de Güiza.

En el minuto 93′ el italiano Rossetti pitó el final y la alegría se desbordó en toda España y también en el Ernst Happel de Viena, un estadio talismán para la selección durante todo el torneo.

PD: Aquí os dejo al gran Pepe Reina, que no ha sido tan héroe como Casillas pero podría quitarle el puesto al primer ‘speaker’ que se descuide