Archivo de la etiqueta: Senna

El error de Wenger


Hoy toca polémica. Como siempre que se osa discutir una decisión de un gurú futbolístico y más si ese gurú se llama Arsène y se apellida Wenger. Del partido del Villarreal-Arsenal se hablará del golazo estratosférico de Adebayor, del partidazo de Senna, de las dos partes tan diferentes del encuentro, o del favoritismo de los gunners para la vuelta.

arsene_wenger-villarrealPero no creo que se hable de Wenger y de lo que en mi humilde opinión es un error táctico. Y ese error es renunciar al 4-4-2. Porque el 4-4-2 ‘clásico’ ha sido el que más éxitos les ha dado a los equipos del francés, y es el planteamiento en el que los jugadores se sienten más cómodos.

Sin embargo, en El Madrigal hemos visto  que el 4-2-3-1 ha sido la táctica elegida por los londinenses. En vez de jugar con dos delanteros, Wenger prefiere reforzar la medular con Alex Song acompañando a Denilson, dejando la mediapunta para Fábregas y con Adebayor sólo arriba. En el partido frente al City del fin de semana, el experimento salió bien, el equipo ganó y convenció, y podría justificarse por la baja de Van Persie, pero hay algo que sigue chirriando.

Porque si os fijáis, a pesar de que Cesc ha dado tres asistencias de gol en estos dos partidos, ninguna ha sido desde la posición teórica de mediapunta, sino como mediocentro, en la posición en la que juega en el 4-4-2. Porque el catalán, que es el auténtico motor de este Arsenal, se siente mucho más cómodo en la medular, que es su posición natural. Como es tan buen jugador, su actuación puede ser fantástica en ambos puestos. Sin embargo, cuando como esta noche, tiene que jugar entre líneas, entra menos en contacto con el balón, tiene menos referencias delante para entrgarlo y por tanto, sufre más. Además, su despliegue físico es mucho mayor, precisamente por el hecho de acaparar menos posesión.

cesc1Por otro lado, sin el apoyo cercano de Fábregas, Denilson, (que es un magnífico pelotero y no me cansaré de decirlo) se convierte en un jugador vulgar, incapaz de asumir las labores de organización de un equipo como el de Londres, que hace de la posesión del balón su principal arma.

Pero es que además, esa inclusión de Cesc por detrás del punta, obliga al equipo a jugar con un sólo delantero, por lo que a pesar de que tanto las bandas, como los mediapuntas puedan descolgarse, le resta capacidad ofensiva. Y esto es especialmente preocupante en un Arsenal que a pesar del buen estado de forma de sus delanteros, no posee ni de lejos la misma pegada que los equipos punteros de Europa, quienes a fin de cuentas son rivales contra los que lucha tanto en Champions como en la Premier, y que persiguen sus mismos objetivos a final de temporada.

Por estos motivos y porque el Arsenal que enamora es el del 4-4-2, desde aquí le pido a Wenger, que estoy seguro de que lee este blog, que devuelva a Cesc al eje del mediocampo y que alinee a dos delanteros, aunque estos tengan que ser Bendtner, Vela o un chaval del filial. Mira, lo mismo le sale un ‘Macheda’.

También podría hablaros del error de Pellegrini de no poner a Pirès de inicio, con todo lo que para él suponía este partido, y de la reincidencia en el error cuando tras la lesión de Cani, el técnico chileno ha decidido que entre Matías Fernández en vez del francés, pero creo que eso es cosa de otro post.

Por cierto, el partido acabó 1-1. Aquí podéis ver un pequeño vídeo resumen. Ojo a los dos goles que son para enmarcar.

Sólo un apunte. Todavía sigo sin creerme que el Porto haya empatado a 2 en Old Trafford frente al Manchester United. Y por lo que me ha dado tiempo a ver, los de Ferguson han tenido que dar gracias porque ha podido ser mucho peor. De no ser por el ‘pase a lo Laudrup’ del central Bruno Alves a Rooney, y porque Tévez es un feo maravilloso, nuestros vecinos estarían acariciando las semifinales de la Champions League.

Para quien no haya entendido nada del último párrafo, aquí os dejo los goles del partido.

Resultados 1/4 de Final Champions League

Villarreal 1-1 Arsenal
Man. United 2-2 Porto

PD: Nogués nuevo entrenador del Betis. Valor y al toro que se dice en estos casos.

Anuncios

Lo que ya sabíamos (o intuíamos) y lo que no deberíamos olvidar


[Por Anuar Marrero]

Antes del España-Inglaterra de anoche (partido bastante discreto, la verdad) había varias cosas que ya sabíamos. Sabíamos que España ha conseguido reunir a la mejor generación de centrocampistas que se recuerda en años. Que ha sabido aprovecharlos y que, por consiguiente (como diría aquel), ha desarrollado un estilo de fútbol agradable y vistoso, que después de muchos años (esto es conveniente no olvidarlo) ha dado resultados. También sería conveniente no olvidar que como todo estilo de juego tiene sus limitaciones, sus puntos fuertes y débiles.

Sabíamos también que Inglaterra es una selección que lleva muchísimos años generando multitud de buenos futbolistas, que tiene la  mejor y más potente liga del mundo (le pese a quién le pese) pero que su selección lleva décadas sin jugar absolutamente a nada. También sabíamos que la actual Inglaterra es más de lo mismo, que tiene otra generación de magníficos peloteros (Lampard, Gerrard, Barry, Rooney, Young, Joe Cole, etc.) y que sigue sin saber que quiere hacer en el campo. Esto es lo que ya sabíamos. Ahora me referiré a lo que ya intuíamos.

capelloinglaterraAlgunos intuíamos que la elección de Capello como seleccionador inglés era un craso error. Un error propiciado por una Inglaterra herida en su orgullo y por la consabida cantinela que se repite a modo de mantra por los mentideros futbolísticos, “Capello asegura títulos”. Una cantinela resultadista y simplona, que por lo tanto tiene todos los ingredientes para convertirse en verdad indiscutible en el mundo del fútbol, tan resultadista y tan simplón.

Capello asegura títulos con equipazos (no ha entrenado otra cosa en su vida) y en Italia. Porque lo cierto es que fuera de Italia lo único que ha conseguido son dos ligas con el Madrid. Una con un equipazo, y la otra de auténtico milagro, contradiciendo sus acciones y a pitada por partido. Y en Italia ha vivido de una época gloriosa con el Milan post-Sacchi (uno de los mejores equipos que se recuerdan), y una liga con la Roma, quizás su mayor logro. Permítanme que no cuente las ligas amañadas de la Juve. Además ninguno de los equipos de Capello ha jugado un pimiento, si me permiten la expresión coloquial. ¿Salvaría Capello del descenso al Osasuna, al Numancia o al Mallorca? Vuelvan a ser permisivos, y consientan mis dudas a este respecto.

Algunos intuíamos que la mezcla ‘selección que no sabe a lo que juega’ más ‘entrenador resultadista que no juega un pimiento’ no podía traer nada más que una cortina de humo en forma de resultados frente a selecciones mediocres, fútbol ramplón, y nada o muy poco a largo plazo. Las dos primeras premoniciones ya se han cumplido. Y después del partido de ayer se han disipado las dudas que tenía en lo que a la tercera se refiere. Para hacer el fútbol que hacía Inglaterra hace cuarenta años (pelotazo al delantero tanque de turno, éste la baja y ya se verá) no hacía falta traer a Capello, cualquiera lo habría hecho.

Es cierto que Inglaterra no puede realizar un fútbol elaborado desde la defensa, pero hay otras opciones. El principal problema de Inglaterra es que nunca consigue imprimir su ritmo a los partidos, sino que juega al partido que le propone el rival. Cuando Inglaterra consiga imprimir su ritmo dinámico y vertical, será cuando lucirán sus jugadores y podrá optar a cosas importantes. No dudo que Capello la consiga meter en el Mundial, pero más allá de eso poco futuro le veo.
portadamarcaanuar
Ahora, y para terminar, vamos con lo que no deberíamos olvidar. Hoy nos hemos despertado con el (previsible) desfile de titulares y artículos que oscilan entre el simple onanismo (“El Brasil de Europa”, “Se rinden ante el mejor equipo del mundo”) y la “patriótico-chulería” casposa, que en algunos casos raya la mala educación (“La lección fue gratis, Capello”). Lo que no deberían olvidar los periodistas deportivos, y público exacerbado en general, es que ningún sistema de modo de juego es infalible o invencible.

Cierto es que el juego de España es vistoso y hoy por hoy consigue resultados, pero no hay que olvidar que España, sin hacer demasiadas variaciones estuvo años y años sin ganar nada, que Aragonés llegó a la Eurocopa de milagro y que el Mundial es dentro de dos años. No habría que olvidar que España juega sin bandas, y que ayer, pese a tener superioridad en el centro del campo (Senna, Alonso, Xavi e Iniesta frente a Barry y Carrick) en los primeros compases del partido se vio cortocircuitada en el centro del campo, perdió algunos balones que de encontrarse frente a una delantera mejor podían haber acabado en gol. No habría que olvidar que hasta el gol de Villa a raíz de un fallo en el saque de James, España e Inglaterra iban a la par en oportunidades.

Y no habría que olvidar que pese a lo bien que jugamos en la Euro, nos fuimos a los penaltis contra la peor Italia que se recuerda en años. Y no habría que olvidarlo porque si en la próxima tanda de penaltis Casillas no está tan entonado a lo mejor se vuelven (otra vez) a casa en cuartos. Y no habría que olvidarlo porque si ello ocurre no significará que España es mejor o peor, simplemente que fútbol es fútbol, que no hay sistema infalible ni equipo invencible. No señores, ni España tampoco, aunque ahora les pueda parecer increíble.

Valencia-Villarreal. Fútbol en estado puro


Hay partidos en los que se deberían dar tres puntos a cada equipo, y el ‘derbi’ de la Comunidad Valenciana entre Valencia y Villarreal que ha terminado hace un rato, es uno de esos sin ninguna duda. Porque ha sido el mejor partido que he visto esta temporada. Por todo, por intensidad, por alegría en el juego de los dos equipos, por la cantidad de goles, y sobre todo por la igualdad que ha tenido.

Sí, es cierto que el Barcelona juega como los ángeles, y que se ha exhibido frente a varios equipos esta temporada, pero hasta ahora no había habido ningún encuentro tan divertido y vertical como este, por parte de los dos contendientes.

Los puristas dirán que ha habido muchos errores en defensa, y seguramente no les faltará razón, pero para el espectador neutral ha sido una delicia.

valenciavillarreal

Y me alegro mucho, sobre todo porque los entrenadores siempre han apostado por algo diferente, por el toque, por la calidad, en definitiva, por el buen juego.

El ingeniero Pellegrini, lleva desde 2004 haciendo milagros con el Villarreal, lo llevó a semifinales de Champions, hizo segundo en la Liga el año pasado por delante del hoy todopoderoso Barça, y aunque ahora el equipo había entrado en un bache, esta temporada está luchando por los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. Precisamente en la Champions, el equipo se ha clasificado para octavos de final, y no ha perdido ninguno de los partidos frente al Manchester United en la fase de grupos.

Pero más allá de todo esto, es que da gusto ver jugar al Villarreal. Siempre rasea el balón y lo mueve con mucho criterio incluso en su línea defensiva. Aunque la mayor virtud de sus centrales no sea la de sacar el balón jugado, no recurren al pelotazo para iniciar las jugadas, y suele llegar al medio del campo, donde Senna se ha convertido en el mariscal. Precisamente hoy, ante la baja del hispano brasileño, Pellegrini ha preferido meter a Bruno junto a Eguren, antes que a Edmílson, porque el canterano tiene más facilidad en la salida de balón.

En los costados, Cazorla e Ibagaza, que casi hace un gol antológico en una vaselina que despejó Renan y dio en el larguero. Cuando el resultado era 2-1 a favor del Valencia, Pellegrini arriesgó y quitó a Bruno para meter a Pirès. El francés cuando está fresco tiene detalles de auténtico genio.

joseballorenteY no puedo dejar de hablar de este Villarreal sin mencionar a sus delanteros. Rossi me encanta y Nihat, que se ha caído de la convocatoria a última hora por una lesión, siempre ha sido uno de los delanteros con más instinto de la liga.

Pero a quien quiero destacar hoy es a Joseba Llorente. Un futbolista tan efectivo como poco mediático. De esos que si fuese más guapo, y quizá un poco más joven (tiene 28 años) se lo rifaría toda Europa. Es un jugador completo, con una técnica más que aceptable, manejo de ambas piernas y buen remate de cabeza, pero como no vende camisetas, su oportunidad le llegó este verano, con el fichaje por los amarillos, tras destacar en el Eibar y el Valladolid y de momento lleva 7 goles en 14 partidos. ¡Todo un crack!.

Del Valencia de Emery ya hablé en este post a principio de temporada, y me sigue gustando tanto como entonces. Y aunque Unai a veces hace cosas raras, como poner a Maduro de central o enfrentarse con Helguera y obligarle a rescindir su contrato, es un entrenador como la copa de un pino y su mano se ha notado desde el principio.

Cogió a un equipo con muy buenos jugadores pero destrozado física y anímicamente tras el paso del ‘ciclón’ Koeman. Ahora están terceros en la Liga y hoy han dado una exhibición de fútbol ofensivo.

Me alegra especialmente el gol de Edu, que es un fantástico mediocentro cuya carrera se ha visto lastrada por sus múltiples lesiones. Villa ha vuelto a marcar un gol de bandera, y Silva, aunque en la primera parte no ha intervenido mucho, ha vuelto a ser decisivo con su exquisita calidad.

villavalenciavillarreal

A eso se le añade Joaquín, a quien Emery ha motivado y está volviendo a ser aquel que la rompía en mi querido Betis, Mata, que está siendo una de las revelaciones de la liga, el ‘pipo’ Baraja que hoy ha vuelto a marcar, y hasta Albelda, que hoy ha cumplido como lateral derecho, y parece que empieza a reconciliarse con la afición ché. Además Renan se ha consolidado en la portería y está haciendo una temporada portentosa.

El problema: el Valencia tiene una deuda monstruosa, y parece que la venta de las parcelas del campo de Mestalla, que era lo que la iba a reducir considerablemente, parece que se ha tornado imposible al no encontrar un comprador y puede que esto termine desembocando en la venta de sus estrellas. Si esto es así, sería una verdadera lástima.

Casi novecientas palabras de post, y aún no he dicho que el partido quedó 3-3. De todas formas, para enteraros de lo que ocurrió en el campo, mejor os dejo el enlace a la crónica.

PD: ¡Golazo estratosférico de Arteta frente al Hull esta tarde! ¿A qué esperas Del Bosque?.

PD 2: La primera foto es de elmundo.es, la segunda de uefa.com y la tercera de marca.com (por si alguien se enfada con eso de los derechos).

90 minutos de auténtico espectáculo


Los que me conocéis sabéis que no soy demasiado entusiasta de la selección española, pero esta noche he disfrutado como un enano.

El de hoy ha sido uno de esos partidos que deberían durar 3 o 4 horas. Por todo, porque había casi 10.000 españoles en las gradas del antiguo Heysel, ahora llamado estadio Rey Balduino, porque bajo una intensa lluvia y vistiendo de dorado, por momentos España se ha parecido al mejor Brasil, porque los belgas han plantado cara durante todo el encuentro e incluso han podido ganar, porque ha sido un partido vibrante, de ida y vuelta, porque ha sido vistoso para el espectador, pero sobre todo por Iniesta.

Como me dice mi amigo Rodri, debemos rendir pleitesía a Don Andrés. Lo que ha hecho este chaval ha sido una auténtica obra maestra sólo al alcance de unos pocos genios. Un gol antológico, maravilloso, de esos que te dejan boquiabierto.

Pero ese fue el empate a uno, y no llegó hasta el minuto 36. Antes, en el 7′ Sonck había roto el récord de imbatibilidad de España y de Casillas con un cabezazo que se colaba suavemente pegado al poste tras un error en la marca de Puyol y Juanito.

Los belgas tienen una generación interesante, con jugadores muy jovenes pero de bastante calidad, que les han devuelto a la primera plana del escaparate internacional tras muchos años de travesía por el desierto. Los herederos de los Gerets, Scifo, Preud’homme, Ceulemans, Van der Elst, Luc Nilis o Wilmots se llaman Fellaini, Dembele, Defour, Witsel, Kompany, Vertonghen o Van den Borre que fueron la base de la Selección Olímpica este verano y ahora lo son de la selección absoluta.

España no estaba a gusto, y para colmo de males, Torres se rompía en el minuto 15. Todo parecían ser malas noticias. Sin embargo, la lesión de Torres permitió la salida al campo de Cesc. Con Fábregas en el campo, Villa se convertía en la única referencia en la punta de ataque y el asturiano juega mucho mejor así que acompañado por otro delantero. Además, el mediocampo español se llenó de efectivos y los de Del Bosque comenzaron a sentirse más cómodos.

Villa tiraba miles de desmarques y las ocasiones comenzaban a llegar. Así, poco después de la media hora de juego Senna iniciaba la presión y provocaba que Fellaini cediera el balón atrás y Cesc lo robase en el borde del área. El mediocentro del Arsenal le dio un pase a Iniesta que entraba por la izquierda. Casi pegado a la línea de fondo,el de Fuentealbilla sortea a dos defensas, con el cuerpo, hace un regate que tumba al portero y salva al último defensa elevando la pelota. Simplemente genial.

Con el 1-1 los belgas se echaron atrás, pero no renunciaron al partido. Con un gran Fellaini en el medio y un solvente Kompany atrás, los diablos rojos trazaban contras muy peligrosas que obligaron a Casillas a estirarse en varias ocasiones. Tanto es así que en un despiste de Juanito y una mala salida de Casillas estuvo a punto de marcar Bélgica, pero Puyol salvó en la línea de gol cuando el balón se colaba.

El partido era de una intensidad altísima y con las ocasiones de los belgas se intercalaban oportunidades del combinado español. Xabi Alonso sustituyó a Cazorla en el 20′ de la segunda mitad y dio mucha más consistencia al centro del campo. Pero la entrada decisiva fue la de Dani Güiza. El jerezano sustituía al grandioso Iniesta y saltó al campo cuando sólo restaban cinco minutos para el final del encuentro.

Era el minuto 88′ y el partido agonizaba. A Bélgica el empate le sabía a gloria y se defendía con uñas y dientes. Hasta que apareció Güiza. El jugador del Fenerbahçe decidió disfrazarse de Iniesta y puso un centro medido al segundo palo para que Villa la metiese en la red e igualase a Di Stefano como goleador de la ‘roja’ con 23 goles.

Gran juego, grandes sensaciones. Lástima que el Mundial no empiece mañana por la mañana.

Pero volvamos al gol de Iniesta. Todos los que tienen ya una edad dicen que es similar al que Butragueño le hizo al Cádiz allá por 1987. Aquí os dejo los dos goles (hasta que youtube decida eliminarlos), para que juzguéis vosotr@s.

Aquí tenéis el del ‘buitre’

y aquí el de Iniesta de esta noche

PD: Portugal 0-0 Albania y los albaneses con 10 jugadores desde mediados del primer tiempo. Grande Queiroz

El día 29, España campeón


Por culpa de los exámenes no he podido analizar las semifinales y me gustaría, antes que nada, felicitar a Turquía porque son unos héroes. Los de Fatih Terim, con diez bajas, salieron a comerse a Alemania, y de no ser por un golazo de Lahm cuando el encuentro llegaba a su fin, lo hubiesen conseguido.

Vamos con España. Por fin nos hemos quitado los complejos, y tenemos un título en color. Personalmente me preocupaba la baja de Villa, que además de ser el máximo goleador, podría ser una amenaza constante para los lentos y espigados centrales alemanes. Me preocupaba el mal momento de Torres, al que he visto con demasiada ansiedad durante todo el campeonato, lo que no le ha permitido brillar como debería, pero sobre todo me preocupaba que, en todos los torneos cortos, el campeón siempre tiene un partido que se le atraganta, y España, a excepción del partido contra Suecia, no había sufrido.

De los alemanes, el ‘todocampista’ Ballack, y su pólvora arriba, con Podolski y Klose era lo más peligroso. Entre las deficiencias, el portero Lehmann y los centrales, que son altísimos, muy fuertes físicamente  pero muy poco ágiles e incapaces de sacar el balón jugado desde atrás.

Los alemanes salieron muy fuertes y durante el primer cuarto de hora llegaron a inquietar la meta de Casillas y Klose estuvo a punto de marcar tras un fallo de Sergio Ramos. Pero España reaccionó y estuvo a punto de marcar cuando el tiro de Iniesta pegó en Metzelder, sin embargo Lehmann hizo un paradón y demostró unos reflejos felinos.

En el minuto 33, llegó la imagen que todos tendremos en nuestras retinas durante mucho tiempo. Senna se la dio a Xavi y el de Terrasa le metió un balón largo a Torres, que había estado muy desasistido arriba. El del Liverpool llegaba en carrera y le ganó la posición a un desacertado Lahm, que se dejó comer la tostada, y picó el balón suavemente ante la salida del meta alemán. Era el 1-0 y el título estaba más cerca.

En la segunda parte todos temíamos una reacción alemana, que, viendo sus carencias en el juego y que Ballack se diluía en protestas innecesarias, iba a optar por el coraje y la fuerza que siempre les ha caracterizado. En el 57′ entró Kuranyi por Hitzlsperger y a un cuarto de hora del final salió Mario Gómez por Klose, pero la pólvora alemana estaba mojada y era España la que gozaba de las mejores ocasiones.

Ramos cabeceó una falta botada por Xavi, que también soltó un latigazo desde la frontal del área, pero la oportunidad más clara fue la de Senna, que estuvo a milímetros de redondear su gran campeonato con un gol, pero no llegó a la dejada de cabeza de Güiza.

En el minuto 93′ el italiano Rossetti pitó el final y la alegría se desbordó en toda España y también en el Ernst Happel de Viena, un estadio talismán para la selección durante todo el torneo.

PD: Aquí os dejo al gran Pepe Reina, que no ha sido tan héroe como Casillas pero podría quitarle el puesto al primer ‘speaker’ que se descuide

¡¡¡Por fin!!!


¡¡¡A la mierda los análisis futbolísticos!!!, han pasado casi 48 horas y aún no me lo creo. Nací el 7 de julio de 1986, voy a cumplir 22 años, y por tanto soy de esa generación que no ha visto a España pasar de cuartos de final de una gran competición internacional, así que ahora estoy en una nube.

Yo era de los escécpticos (o cagones si preferís). No me fiaba de Luis Aragonés, no me fiaba de Marchena, pero sobre todo no me fiaba de Italia. Era una lucha contra la historia, llevábamos 88 años sin ganarles, teníamos en la mente el codazo de Tassotti a Luis Enrique y, para que engañarnos, cualquier tuercebotas asusta mucho más cuando le ves cantando el fratelli d’Italia vestido con la camiseta azzurra de la selección.

Es cierto que faltaba la pareja del Milán, el arquitecto Pirlo y el obrero Gattuso, ambos sancionados, además de los lesionados Cannavaro y Totti (que no está entre los 23 convocados) y de Nesta (retirado de la selección). Pero estaba Buffon, estaba De Rossi y estaba Luca Toni. El delantero del Bayern de Munich no ha marcado ningún gol en el campeonato, pero en el área lo remata todo y es un incordio para cualquier central.

No sé si en realidad fue así porque la tensión pudo conmigo, pero el partido me pareció tosco, con dominio alterno, con España tocando en el medio del campo y con pocas ocasiones. Por el lado español recuerdo la de Silva, que pegó en el poste que está detrás de la portería, el control con la mano de Güiza cuando se quedaba prácticamente sólo, y el trallazo de Senna desde la frontal del área que se le escapó a Buffon y pegó en el palo. Los italianos tuvieron un cabezazo de Di Natale que Casillas despejó de forma espectacular y un tiro de Camoranesi desde dentro del área que el portero del Real Madrid sacó con el pie, haciendo gala de unos reflejos increíbles.

A pesar de que los italianos estaban fundidos físicamente, consiguieron que se llegara a la prórroga con el empate a cero, y aguantaron los treinta minutos de tiempo suplementario. Así que, todos a temblar, llegaban los penaltis.

El guión del encuentro parecía escrito por los italianos, que se mueven como peces en el agua en este tipo de situaciones, y además, siempre que España había jugado un 22 de junio en alguna gran competición, había acabado cayendo en la lotería de los penaltis. Pero por una vez, la historia iba a ser diferente el 22 de junio de 2008 en el Ernst Happel de Viena.

Tiramos primero, Villa frente a Buffon, un especialista en parar penaltis, de 1’93 de estatura, que parece un gigante en esos momentos. Pero el asturiano no se amilanó y engañó al portero de la Juventus. Grosso hizo el empate a uno. Cazorla nos puso en ventaja y a partir de aquí volvió aparecer la figura de Casillas, que con una majestuosa estirada le detuvo el penalty a De Rossi. Senna que se había lesionado durante el encuentro cogió el balón y batió por el centro a Buffon. 3-1 en la tanda.

Camoranesi hizo el 3-2 y era el turno de Güiza. El jerezano es un buen lanzador, pero se le veía nervioso, y había una sensación general de que fallaría el penalty. Desgraciadamente no nos equivocamos y Buffon adivinó el lanzamiento. Di Natale podía empatar la tanda a tres, pero de nuevo Casillas se erigió en héroe, al igual que en aquella final de la Copa de Europa de Glasgow, o en los penaltis frente a Irlanda en el Mundial de Corea-Japón. El de Móstoles es de otro planeta, yo no vi jugar ni a Iríbar, ni a Arconada pero Iker está como mínimo a su altura. Despejó el balón y llevó la ilusión a casi 46 millones de españoles.

Pero la fiesta no era completa. Había que meter la última pena máxima y el encargado de lanzarla fue Cesc Fábregas. Un chaval que acaba de cumplir 21 años, y que, aunque ya es una figura en el Arsenal, no es titular con la selección. Con el corazón en un puño le vimos tomar carrera mascullando algo entre sus labios, cogió el balón con seguridad y marcó. En España estalló la alegría, daba igual si eras del Barcelona o del Real Madrid, había abrazos, saltos, locura y baños en las fuentes públicas de casi todas las ciudades. España se había cargado a los vigentes campeones y había hecho historia. ¡¡¡Estábamos en semifinales!!!

Esta fue la tanda de penaltis

PD: Y ahora vienen los rusos. Para ir entrando en ambiente os dejo al estadio Luzhniki de Moscú cantando el himno ruso. Visto así, impresiona.

PD 2: Parafraseando a otro de mis amigos. ¡¡¡Grazie Mille Iker!!!