Archivo de la etiqueta: seleccionador

Esto no hay D10s que lo salve


Argentina agoniza. La albiceleste ha vuelto a perder, a jugar horrible y a perder el rumbo. Ya no depende de sí misma para clasificarse para el Mundial, y la cabeza de Maradona debería rodar (en sentido figurado) antes de que sea demasiado tarde.

Porque a la Argentina de Maradona es muy fácil pasarle por encima, y así lo ha demostrado Paraguay en el estadio Defensores del Chaco hace un rato. Los guaraníes han ganado 1-0, pero el resultado podría haber sido más abultado, y al combinado que dirige ‘el tata’ Martino (entrenador argentino, por cierto) sólo le ha hecho falta plantear un partido serio, con intensidad en la presión, y unas gotas de calidad arriba.

Y es que Paraguay (y Brasil, y Chile, y Ecuador, y Uruguay) tiene algo de lo que Argentina carece: entrenador. Porque no nos engañemos, Diego no lo es. Sigue siendo ese ’10’ que quiere ponerse la camiseta y salir a solucionar los partidos, pero que ahora se tiene que conformar con deseperarse en la banda como un tigre enjaulado.

maradona sufriendoTodo entrenador debe tener un poceso de aprendizaje, dirgir a chavales, a categorías inferiores y a clubes profesionales. Maradona se ha saltado todos los pasos intermedios para irrumpir directamente en el banquillo de la selección y ese peaje lo está pagando caro todo el país, porque resulta evidente que su equipo no está trabajado, que no conoce las tácticas, que no ensaya las jugadas a balón parado, en definitiva, que no conoce el ‘ABC’ del fútol.

Esas carencias provocan que Argentina no sepa a lo que juega y las convocatorias del ‘pelusa’ no ayudan precisamente a encontrar ese estilo propio tan demandado. Los cambios constantes hacen imposible la compenetración entre la pareja de centrales, la de mediocentros o la de delanteros. Cuatro porteros han pasado por la titularidad desde su llegada y ninguno se ha afianzado, y esa inseguridad se transmite a todas las zonas del campo.

Es inexplicable que ante la falta de un ’10’ recurra a un Verón que no es ni la sombra de lo que fue, y que si se le considera uno de los mejores jugadores de la liga argentina es porque este campeonato tiene un nivel ínfimo hoy por hoy. Un Verón al que se le acaba la gasolina a los 20 minutos, y que en el partido de hoy, cuando más le necesitaba su equipo para enlazar con los puntas, ha sido expulsado en el minuto 52′. Como igual de inexplicable es que Palermo sea la solución para la delantera, y que tenga que tirar del defensa Schiavi para que juegue de ‘9’. Mientras, gente como Higuaín, Diego Milito o Lisandro López, viéndolo por la tele.

Pero eso no es todo. Es vergonzoso ver como a Heinze no le mueve nadie de la titularidad, ya sea de lateral izquierdo o de central, a pesar de sus lamentables actuaciones. Lento, inseguro, rompiendo los fueras de juego y comprometiendo a sus compañeros de defensa en cada acción. Un desastre. Tan desastre como Gago (que me gustaba cuando llegó al Madrid, vaya ojo tengo) que es un cero a la izquierda que se dedica a deambular por el campo. Que ni crea ni distribuye, que va convocado a pesar de su desastrosa temporada en el Madrid, y que por si fuese poco contagia su indolencia al resto del equipo.

El verdadero problema es que todo esto no es lo peor. Lo peor es el espíritu del equipo. La endeblez, la fragilidad, la sensación de ser vulnerables. Nadie presiona, nadie se implica, a nadie parece importarle que Argentina pueda quedarse fuera del Mundial. La apatía reina en el vestuario y en el campo, y donde esto se hace patente es en los cracks.

messi tapa cara

Messi no es el mismo cuando juega con la selección, está como apagado. Lo intenta pero no le sale nada y el ‘kun’ desaparece en combate. Esto, al mismo tiempo que encumbra más a Xavi, Iniesta y Forlán, que son quienes realmente les hacen ser los mejores del mundo, muestra a Maradona como un seleccionador incapaz.

Como un D10s lejos de salvar a Argentina va camino de condenarla.

PD: España bien, como siempre. Ganó facil y se clasificó para Sudáfrica 2010. La que las pasó putas y nos las hizo pasar putas a todos fue la selección de baloncesto. Nos hizo falta una prórroga para ganar a los eslovenos (sin Smodis ni Vujacic ojo) y pasar a la siguiente fase. Cuando dejo de sufrir por los del fútbol, me hacen sufrir los del basket. ¡No gano para tranquimazines!.

Anuncios

Lo que ya sabíamos (o intuíamos) y lo que no deberíamos olvidar


[Por Anuar Marrero]

Antes del España-Inglaterra de anoche (partido bastante discreto, la verdad) había varias cosas que ya sabíamos. Sabíamos que España ha conseguido reunir a la mejor generación de centrocampistas que se recuerda en años. Que ha sabido aprovecharlos y que, por consiguiente (como diría aquel), ha desarrollado un estilo de fútbol agradable y vistoso, que después de muchos años (esto es conveniente no olvidarlo) ha dado resultados. También sería conveniente no olvidar que como todo estilo de juego tiene sus limitaciones, sus puntos fuertes y débiles.

Sabíamos también que Inglaterra es una selección que lleva muchísimos años generando multitud de buenos futbolistas, que tiene la  mejor y más potente liga del mundo (le pese a quién le pese) pero que su selección lleva décadas sin jugar absolutamente a nada. También sabíamos que la actual Inglaterra es más de lo mismo, que tiene otra generación de magníficos peloteros (Lampard, Gerrard, Barry, Rooney, Young, Joe Cole, etc.) y que sigue sin saber que quiere hacer en el campo. Esto es lo que ya sabíamos. Ahora me referiré a lo que ya intuíamos.

capelloinglaterraAlgunos intuíamos que la elección de Capello como seleccionador inglés era un craso error. Un error propiciado por una Inglaterra herida en su orgullo y por la consabida cantinela que se repite a modo de mantra por los mentideros futbolísticos, “Capello asegura títulos”. Una cantinela resultadista y simplona, que por lo tanto tiene todos los ingredientes para convertirse en verdad indiscutible en el mundo del fútbol, tan resultadista y tan simplón.

Capello asegura títulos con equipazos (no ha entrenado otra cosa en su vida) y en Italia. Porque lo cierto es que fuera de Italia lo único que ha conseguido son dos ligas con el Madrid. Una con un equipazo, y la otra de auténtico milagro, contradiciendo sus acciones y a pitada por partido. Y en Italia ha vivido de una época gloriosa con el Milan post-Sacchi (uno de los mejores equipos que se recuerdan), y una liga con la Roma, quizás su mayor logro. Permítanme que no cuente las ligas amañadas de la Juve. Además ninguno de los equipos de Capello ha jugado un pimiento, si me permiten la expresión coloquial. ¿Salvaría Capello del descenso al Osasuna, al Numancia o al Mallorca? Vuelvan a ser permisivos, y consientan mis dudas a este respecto.

Algunos intuíamos que la mezcla ‘selección que no sabe a lo que juega’ más ‘entrenador resultadista que no juega un pimiento’ no podía traer nada más que una cortina de humo en forma de resultados frente a selecciones mediocres, fútbol ramplón, y nada o muy poco a largo plazo. Las dos primeras premoniciones ya se han cumplido. Y después del partido de ayer se han disipado las dudas que tenía en lo que a la tercera se refiere. Para hacer el fútbol que hacía Inglaterra hace cuarenta años (pelotazo al delantero tanque de turno, éste la baja y ya se verá) no hacía falta traer a Capello, cualquiera lo habría hecho.

Es cierto que Inglaterra no puede realizar un fútbol elaborado desde la defensa, pero hay otras opciones. El principal problema de Inglaterra es que nunca consigue imprimir su ritmo a los partidos, sino que juega al partido que le propone el rival. Cuando Inglaterra consiga imprimir su ritmo dinámico y vertical, será cuando lucirán sus jugadores y podrá optar a cosas importantes. No dudo que Capello la consiga meter en el Mundial, pero más allá de eso poco futuro le veo.
portadamarcaanuar
Ahora, y para terminar, vamos con lo que no deberíamos olvidar. Hoy nos hemos despertado con el (previsible) desfile de titulares y artículos que oscilan entre el simple onanismo (“El Brasil de Europa”, “Se rinden ante el mejor equipo del mundo”) y la “patriótico-chulería” casposa, que en algunos casos raya la mala educación (“La lección fue gratis, Capello”). Lo que no deberían olvidar los periodistas deportivos, y público exacerbado en general, es que ningún sistema de modo de juego es infalible o invencible.

Cierto es que el juego de España es vistoso y hoy por hoy consigue resultados, pero no hay que olvidar que España, sin hacer demasiadas variaciones estuvo años y años sin ganar nada, que Aragonés llegó a la Eurocopa de milagro y que el Mundial es dentro de dos años. No habría que olvidar que España juega sin bandas, y que ayer, pese a tener superioridad en el centro del campo (Senna, Alonso, Xavi e Iniesta frente a Barry y Carrick) en los primeros compases del partido se vio cortocircuitada en el centro del campo, perdió algunos balones que de encontrarse frente a una delantera mejor podían haber acabado en gol. No habría que olvidar que hasta el gol de Villa a raíz de un fallo en el saque de James, España e Inglaterra iban a la par en oportunidades.

Y no habría que olvidar que pese a lo bien que jugamos en la Euro, nos fuimos a los penaltis contra la peor Italia que se recuerda en años. Y no habría que olvidarlo porque si en la próxima tanda de penaltis Casillas no está tan entonado a lo mejor se vuelven (otra vez) a casa en cuartos. Y no habría que olvidarlo porque si ello ocurre no significará que España es mejor o peor, simplemente que fútbol es fútbol, que no hay sistema infalible ni equipo invencible. No señores, ni España tampoco, aunque ahora les pueda parecer increíble.

España, distinto entrenador, mismas sensaciones


Aunque ya hace varios días del partido, me parece interesante analizar a la ‘nueva’ España de Vicente Del Bosque.

Lo primero que me gustaría apuntar es que ese partido jamás se debió jugar. Ante una tragedia como la sucedida en Barajas ese mismo día, todos los acontecimientos festivos (como debe ser un partido de fútbol) deben ser suspendidos, para guardar el luto y en homenaje a las víctimas. Podréis decirme que la vida debe seguir, que el jugar es una forma de volver a la normalidad, que el fútbol puede servir de bálsamo, e incluso que cada fin de semana mueren muchas personas en la carretera y nada se para. Cierto. Pero no lo es menos que el fútbol es un espectáculo y que como tal, tiene la misión de divertir a los espectadores, algo imposible el pasado miércoles.

Pero como el partido finalmente se disputó, vamos con el análisis.

España dio muy buena imagen en el Parken de Copenhague. Controló el partido de principio a fin liderada por Xabi Alonso y Xavi Hernández, que parece conservar la magia y el estado de forma que le llevaron a ser nombrado mejor jugador de la pasada Eurocopa.

Pero no todo fue tan sencillo. En los primeros compases del encuentro, los daneses hacían una gran presión en el medio a España que no conseguía hacer ese juego alegre que le ha caracterizado en los últimos tiempos y fue Bendtner el que avisó con un remate que se fue fuera por muy poco.

Sin embargo fue un espejismo. En el segundo tiempo España comenzó a carburar. De la mano de Xavi volvió la magia y funcionaron los engranajes de la máquina que impresionó en la pasada Euro 2008 y ante eso los daneses sólo pudieron hacer una cosa, mirar.

La segunda parte fue para recordar, no sé si será la herencia de Luis, el grupo humano, la mano de Del Bosque o la calidad de los propios jugardores. Entraron Capel (que tuvo muy bien debut, pero le faltó levantar la cabeza) y Xabi Alonso. Xavi adelantó su posición y comenzó a mover el balón. En una de esas jugadas, Torres le hizo un sombrero genial a Laursen y se la cedió a Xabi Alonso que puso el 0-1.

El 0-2 fue una obra maestra. Capel entró en el área y se la dio a Xavi. El del barcelona recortó a Poulsen y disparó desde la frontal ajustándola al palo izquierdo de Sorensen. Y el último, ya en las postrimerías del partido llegó en otra gran jugada de Capel, que se internó por la izquierda y le puso el balón en bandeja a Xabi Alonso que sólo tuvo que empujar el 0-3.

Una cosa rara para terminar, no debutó Bojan.

Por si no os gusta cómo os he contado los goles, os los dejo en vídeo.

Donde están un poco peor que nosotros es en Inglaterra (si os gusta el fútbol inglés pasaos por el blog de Jorge) donde un gol de Joe Cole en el minuto 92′ evitó el desastre en Wembley donde la República Checa sacó los colores a un equipo de Capello que desplegaron un juego propio del técnico italiano, gris y aburrido (con Gerrard perdido en la banda izquierda).

PD: Hoy el cuerpo me pedía escribir sobre basket y la hazaña de la final de esta mañana, pero como no sé os remito al blog de Álvaro, que sí (se supone) que sabe.