Archivo de la etiqueta: Robinho

El fútbol es un estado de ánimo


Decía Jorge Valdano que ‘el fútbol es un estado de ánimo’, por eso quizá se pueda explicar la cesión de Robinho al Santos hasta final de temporada. Porque el extremo del City vuelve a Brasil, a donde más disfrutó del fútbol, en definitiva, a donde fue más feliz.

Puedes leer el resto del artículo pinchando aquí.

Anuncios

Cosillas de la Confederaciones y alrededores


Pues a mí me está gustando la Copa Confederaciones. Es un torneo bacalá, pero siempre mola tener una excusa para ver fútbol, aunque sea un Nueva Zelanda – Sudáfrica.

Y como no había hecho ningún post sobre la Copa Confederaciones, aprovecharé para comentar algunas cosas de este torneo.

Kaka’, Dunga, Brasil…

Kaka confederacionesCreo que en el Madrid aún no se han dado cuenta de la magnitud del genio que acaban de fichar. Está eclipsado por Cristiano, que es más espectácular, más potente, más mediático y más hortera. Pero Kaka’ lo hace todo bien sin florituras innecesarias. Tiene una clase infinita, sus movimientos recuerdan al mejor Zidane, la elegancia es su marca distintiva, tiene una visión de juego portentosa, sabe siempre dónde están sus compañeros y en carrera, con el balón pegado a la bota, es imparable. Por si esto fuese poco, es un profesional modélico, que se cuida y que podría jugar a esto de fútbol hasta los 50 años. Me alegro mucho de poder ver a Kaka’ en mi liga doméstica, pero no sabéis lo que me jode fastidia, que sea el Madrid de Florentino el que lo haya fichado. Espero que por lo menos, le valoren como se merece.

Decía Relaño del Madrid de Capello que era ‘feo y efectivo, como un camión subiendo una cuesta’ y algo así es lo que le pasa al Brasil de Dunga. Lejos de la excelencia en el juego, Dunga imprime a su equipo lo que él transmitía cuando era jugador, fuerza y garra, y lo fía todo a la efectividad arriba. Y la verdad es que la apuesta le está saliendo bien. A la contra, con Kaka’ Robinho y Luis Fabiano son casi imparables, pero a los que hemos visto a Mazinho y Mauro Silva, nos chirrían los Felipe Melo, Gilberto Silva y demás medianías que visten la ‘verdeamarela’ en esta Copa Confederaciones.

El desastre italiano

L@s que me conocéis o l@s que hayáis leido algo de este blog, sabréis que tengo un especial cariño al fútbol italiano. Por eso me fastidia especialmente el ridículo de la azzurra. Porque con la salida de Donadoni y la llegada de Lippi, me esperaba una Italia sólida, en las que fuesen entrando poco a poco las jóvenes promesas. Nada de eso.

rossiitaliaUna defensa de circo, con un tuercebotas como Legrottaglie, un anciano como Cannavaro y un desastre táctico y técnico como Dossena no puede ser garantía de nada. Y una decepción personal, Chiellini. El joven central de la Juventus me había parecido muy sobrio siempre que lo había visto con la vecchia signora, pero en los partidos de esta Confederaciones se ha retratado con fallos infantiles.

Lo único positivo, Giuseppe Rossi. El italiano de Nueva Jersey se ha salido en este torneo. Se ha consolidado como un jugador de primer nivel, con una calidad suprema y es, salvado las distancias, lo más parecido a Totti o del Piero que tienen los transalpinos. Además, con Rossi se ha confirmado una máxima que casi siempre se cumple, el Villarreal es uno de los equipos que mejor ficha del mundo.

Michael Bradley, mucho más que el hijo del seleccionador

De nuestros rivales de hoy, todo el mundo destacará a Donovan, Dempsey, Tim Howard e incluso a Freddy Adu, por aquello de que son los que tienen más nombre. Pero a mí me encanta Bradley. Seguro que ha escuchado millones de veces aquello de ‘enchufado’ por eso de que su padre es el dueño del banquillo de la selección, pero el del Borussia Mönchengladbach es un gran jugador. Da consistencia y calidad al mediocampo, tiene gol y sólo 21 años. Ojeadores del mundo ¿a qué están esperando?.

Zidan y Akram, talentos exóticos

Al primero lo conocemos un poco más, por aquello de que juega en Alemania, pero sus goles ante Brasil fueron su carta de presentación ante el gran público. Zidan llegó a Alemania desde el Midtjylland de Dinamarca y aunque nunca ha sido un goleador, siempre ha rendido a un buen nivel en la liga teutona. Más segundo punta que referencia estática, es pequeño pero potente y veloz y en la selección de Egipto ha hecho olvidar rápidamente al polémico y díscolo Mido.

Los faraones han hecho una buena Copa Confederaciones. Le plantaron cara a Brasil, le ganaron a Italia y sólo la devacle contra los yankees (con extrañas sospechas y polémicas internas incluídas) les privaron de los semifinales.

NashatAkramEl segundo sí que ha supuesto una sorpresa, es iraquí y se llama Nashat Akram. El Twente holandés lo acaba de firmar por no demasiado dinero y parece que ahí hay jugador. Nacido en 1984, es el ‘5’, por número y por posición de los de Milutinovic. Tiene bastante criterio a la hora de distribuir la pelota y es un buen medio de cierre.

Lástima que las estrellas iraquíes (sus delanteros Emad Mohammed y Younis Mahmoud) no hayan estado a la altura, porque los leones de mesopotamia podrían haber dado más de un susto. De todas formas, mola mucho ver que ciudades como Faluya, Tikrit o Kerbala, son noticia más allá de las crónicas de los corresponsales, los suicidios o los asesinatos ‘selectivos’.

El niño del helado

Ha sido sin duda la sensación del torneo. A este simpático pelirrojo, se ve que no le importaba ni el Italia-Brasil, ni que en Sudáfrica estuviesen a las puertas del invierno e hiciese una temperatura de 5 grados. El chaval, con más papada que cabeza, y con pinta de ser el cuarto o quinto helado que se mete para el cuerpo, se reboza como un campeón el almendrado por toda la cara. ¿Por qué lo hace? Drogas (?) probablemente.

¿Y España? España va bien, que diría el señor ese que dice que sabe cómo salir de la crisis.

PD: Aunque no va demasiado bien la sub-21, que ha hecho el ridículo en el Europeo de la categoría. Favoritos al título, y a casa a las primeras de cambio. ¡¡¡Grande López Caro!!!


Un matrimonio perfecto


[Por Anuar Marrero]

Durante la última semana, en la que he podido disfrutar de varios partidos de fútbol, se me han venido múltiples temas para escribir una entrada. Sobre Rafa Benítez y sus resquicios de ‘amarrategui’ propios de equipo medio-bajo, sobre la nueva andadura de Mido en el Wigan (¡qué gran jugador sería se utilizase la cabeza para algo más que para rematar!) y el excelente nivel técnico del (desconocido) fútbol egipcio, o sobre como se hace un ‘Expediente X’ de la situación del Atlético de Madrid, consecuencia de una evidente carencia en la faceta de organización y creación del juego.

Pero de todos los temas posibles hay uno que no podía pasar por alto bajo ningún concepto. El mejor fichaje de invierno del que tengo recuerdo, y probablemente el mejor que se hará en muchos años. La unión entre uno de mis equipos predilectos (cada día soy un poco más del Arsenal y un poco menos del Madrid) y uno de los jugadores más exquisitos de los que juegan en la actualidad. Un matrimonio destinado a vivir años de felicidad y a concebir muchos frutos en forma de juego y títulos. El fichaje de Arshavin por el Arsenal.

arshavin-arsenal-grandeEs probable que muchos tengan aún dudas sobre la calidad de Arshavin. Que si juega en una liga menor, que no ha demostrado aún nada en un grande etc. Además la ignorancia de la prensa deportiva española en lo que a fútbol internacional se refiere, así como el chovinismo imperante a la hora de valorar a los futbolistas, hacen que se mire con desconfianza a este delantero (o extremo, según se mire) venido de las frías y bellas tierras de San Petersburgo. Pero no nos engañemos, Arshavin es un jugador colosal, completo, desequilibrante, imaginativo, que ha demostrado cuanto ha podido hasta la actualidad.

Fue campeón de la UEFA y de la Supercopa con un Zenit que maravilló con su juego. Y con todos los focos encima, en la Eurocopa, hizo un papel espectacular, en una selección rusa que hizo junto con España y Holanda el mejor fútbol de la competición. Aquel que tenga dudas sobre la calidad de Andrei, le invitó a que pase unas formidables dos horas presenciando el Holanda-Rusia de la Eurocopa, dónde el ruso realizó una de las mejores aportaciones individuales que recuerdo en un partido. Para establecer una comparación (odiosa, pero útil) con un jugador de la liga española, el jugador al que más se parece es a Silva. ¿Alguien duda de la calidad del canario? Pues en mi opinión Arshavin es aún mejor. Es más decisivo y desequilibrante. Es un crack al que yo situaría en el escalón inmediatamente inferior a los Cristiano Ronaldo, Messi, o Kaká. Y un crack que según leo ficha a precio de jugador medio, algo más de 15 millones de euros. Si tenemos en cuenta los 40 de Robinho (en mi opinión Arshavin es mucho más futbolista que el brasileño) es una auténtica ganga.

Además Arshavin llega al equipo perfecto para desarrollar su juego. Un equipo que rasea el balón, elabora, mueve con velocidad, arshavin-anuarcon dinamismo, juega al ataque y jamás renuncia a su estilo. En estas circunstancias sus cualidades pueden potenciarse. Se me pone la piel de gallina sólo de imaginar un equipo con el ruso, Fábregas, Van Persie, Nasri, Walcott, Rosicky (si algún día se recupera). No exagero cuando digo que me estoy planteando irme una temporadita a Londres y hacerme abonado de los gunners. Si las lesiones respetan a este equipo, no les quepa duda de que la temporada que viene volveremos a ver a aquel equipo excelso de la temporada pasada, que jugaba un fútbol exquisito y de salón, que tocaba con velocidad y criterio ante la impotencia de los rivales.

Y para acabar debo confesarles que el fichaje me deja un regusto amargo. Ver cómo el Real Madrid presenta a Faubert, mientras el Arsenal ficha a Arshavin el suficiente para medrar en el ya maltrecho ánimo de cualquier madridista. Pensar que el Madrid podría haber tenido a un futbolista de la calidad del ruso por unos 20 millones me reafirma en mi opinión de que mi buen amigo Antoñete (responsable de este magnífico blog) y yo llevaríamos la dirección deportiva del club de Chamartín bastante mejor que Mijatovic, Portugal y el resto de acólitos de ese desastre que ha sido Calderón.

PD: La primera foto, de la web del Arsenal y la segunda, de Reuters.

Para disfrutar, os dejo un pequeño resumen del Rusia-Holanda de la Eurocopa, para que veáis lo que hizo el angelito.

Deberían traer a Ashley Young


Han pasado muchas cosas en estas dos semanas en las que hemos estado ausentes y de las que me gustaría mucho haber podido hablar. De la jornada de Champions, del sorprendente Anorthosis que dirige el mítico Ketsbaia, del Inter-Juve del fin de semana pasado o de la crisis del Arsenal que incluso ha levantado alguna voz crítica contra el indiscutible Wenger.

Pero la actualidad manda, y antes de anoche Ramón Calderón anunció en alguna televisión y en alguna radio que va a traer dos fichajes ‘jovenes’ para este mercado de invierno (falta le van a hacer al Real Madrid con tanta lesión) y dos fichajes ‘de campanillas’ para la próxima temporada.

Además de las lesiones de Van Nistelrooy e Higuaín, que hacen imprescindible y urgente un refuerzo en la delantera, el Real Madrid está descompensado porque no tiene ningún jugador de banda derecha en el medio campo. Ya pidió Sergio Ramos un fichaje en esa posición hace algunas semanas, y en mi opinión creo que deberían hacerle caso.

Con los parámetros que ha dado Calderón, parece que el jugador del que quiero hablaros queda fuera de la órbita blanca, pero si yo fuese el presidente, Mijatovic, Portugal o quien quiera que sea el encargado de los fichajes, lo traería sin dudarlo.

ashleyyoungSe llama Ashley Young y juega en el Aston Villa inglés. Tiene 23 años y unas cualidades físicas y técnicas casi inigualables. Su precisión en el golpeo de balón es comparable a la del mejor Beckham y aunque no tenga la velocidad de Walcott o Lennon es bastante rápido. Paradojas del fútbol, físicamente es muy parecido a Robinho, aunque quizá menos explosivo. Pero su principal cualidad es que es un grandísimo asistente. El año pasado, sin ir más lejos, dio 17 pases de gol en la Premier, y marcó la nada desdeñable cifra de 8 goles y llevó a su equipo a la sexta posición de la liga inglesa el año pasado.

Además, es un buen lanzador de faltas, y como curiosidad, deciros que aunque es zurdo, su posición natural es en la banda derecha, donde podría equilibrar el sistema de un Real Madrid muy asimétrico.

Ashley Young es jugador de equipo grande, y si no, al tiempo. Es increíble que Capello no lo llame para la selección.

PD: Si estáis muy (pero que muy) aburrid@s, podéis verlo ahora en La 2 en un partido lamentable Aston Villa-Fulham.

PD 2: La foto, publicada en el Daily Mail, se la hizo un enemigo,

Un análisis ‘peculiar’ del Betis-Sevilla


Hoy podría hablaros de muchas cosas, del gran duelo en la Premier entre Chelsea y Manchester United, de la primera victoria del Milan en la Serie A esta temporada, de la goleada del Barcelona en Gijón, de la gran victoria del West Ham en el debut de Zola como entrenador, de que el Tottenham de Juande no levanta cabeza, de la escandalosa paliza que el Werder Bremen le endosó al Bayern de Múnich en casa de los bávaros o del 6-0 del Manchester City ante el Portsmouth, con gol de Robinho incluido.

Pero no. Porque este domingo que acabamos de dejar atrás, se ha jugado uno de los partidos más especiales del planeta fútbol, y el que yo personalmente, a pesar de estar a 600 kilómetros vivo con más pasión. El derbi entre Betis y Sevilla.

Sé que a la mayoría no os interesará, que como casi siempre ha habido muy poco fútbol, que ha sido un encuentro soso, ramplón, con más tensión que ocasiones y encima este año, ni siquiera la televisión lo ha elegido como partido de la jornada y se ha jugado en un horario futbolero, pero vulgar, las 5 de la tarde del domingo.

Pero me da igual. Un derbi siempre será un partido especial, y más en Sevilla, una ciudad que se paraliza y se divide durante casi dos horas. La pasión inunda cada rincón y las ‘coñas’ del ganador hacia el perdedor duran semanas e incluso meses.

Rivalidad, pero no enemistad, porque es absurdo, porque en las familias, grupos de amigos o compañeros de trabajo siempre hay gente de los dos equipos y porque aunque el entrañable Bill Shankly no lo creyese así, hay cosas más importantes que el fútbol.

Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso

Os lo tengo que confesar, hoy estaba nervioso, mucho. He visto el Chelsea-Manchester United casi sin prestarle atención, pensando qué pasaría a las 5 cuando el balón echase a rodar en el Ruiz de Lopera, y a eso de las cuatro y media, ya me había quedado sin uñas.

Salen las alineaciones oficiales. En el Betis, lo esperado, ni mucha fuerza, ni mucha calidad. Ilusionante Emana en el medio y preocupantes Fernando Vega en el lateral izquierdo, Capi en el centro del campo, la falta de gol de los de arriba y sobre todo la baja de Edu.

En el Sevilla revolución, Jiménez alinea cuatro centrales pero hace que dos de ellos (Mosquera y Drago) jueguen en los laterales. En el medio Duscher y Romaric y en las bandas la sorpresa, ni Navas ni Capel. Los titulares eran Adriano y el joven argentino Lautaro Acosta.

Las 5 en punto. El partido no empieza porque los salvajes de siempre, se dedican a tirar botes de humo al campo. Lamentable. 5 y tres minutos, Perez Burull hace sonar el silbato y comienza el partido.

Nervios. Esa sensación me invadía cada vez que algún jugador vestido de rojo cruzaba la línea medular con el balón controlado. Pero extrañamente el Betis salió muy enchufado, con una gran presión, mucho despliegue físico y un Emana muy activo, dominaba los primeros compases del encuentro. A pesar de todo, el corazón casi se me sale por la boca cuando David Prieto remató alto un balón centrado desde la banda, y volvieron los nervios cuando Acosta se internó en el área y Nelson le derribó. O cuando en la segunda parte el Betis acusó el desgaste físico y el Sevilla comenzó a mejorar. Nervios con la entrada de Maresca, Navas y Capel que le dio más profundidad a los de Jiménez, o cuando Nelson volvió a flirtear con el penalti en una acción de Adriano. Nervios cuando Casto salvó un remate de Kanouté a 6 minutos del final. Nervios.

Ilusión. Porque era el derbi, porque era un partdo especial. Porque el campo estaba lleno y la afición animaba sin cesar. Porque el Betis empezó bien. Porque Emana estaba en todas partes, porque Sergio García se movía bien arriba, porque Mehmet Aurelio no dejaba crear a Romaric, y sobre todo, porque veía posible una victoria sobre el eterno rival, algo que no pasa desde 2005. Y es que tres años en fútbol son demasiado. Ilusión.

Cabreo. Al principio con el árbitro, por anular un gol a Pavone por falta previa que yo no vi. Después cabreo con Pavone, por trabajar mucho, pero fallar mucho más. Más tarde con Chaparro, por meter en el campo a José Mari, del que no esperas nada, y mucho menos que marque un gol y por quitar a un extremo como Mark González para meter a un defensa como Melli cuando deberías buscar la victoria. Cabreo.

Y por último enfado. ¿La diferencia con el cabreo?. El enfado es en frio, después de analizar la situación y por tanto tiene razón de ser. Enfado por la ausencia de planificación deportiva. Enfado porque los revulsivos sean Rivera y José Mari. Enfado porque no haya un punta nato en toda la plantilla. Enfado porque hay un caos institucional, enfado porque el equipo, como el estadio está a medio hacer, porque en la ciudad deportiva no hay luz, porque el gimnasio se va a caer. Enfado porque según Lopera ésta es la mejor plantilla de la historia. Porque nada cambia y nada parece que vaya a cambiar. Enfado

Después de este ‘análisis’ no os habréis enterado de nada de lo que pasó en el partido así que os dejo la crónica.

PD: Otra entrada demasiado larga, lo siento, procuraré mejorar en el futuro.

El Liverpool luchará por la Premier


¡Por fin!. Éramos muchos los que pensábamos que el Liverpool debería pelear la Liga junto con Arsenal, Manchester y Chelsea. Por tradición, por historia, por afición pero sobre todo, por presupuesto y por desembolso en fichajes.

Este año se han vuelto a gastar una millonada en Robbie Keane un delantero muy del gusto de Benítez (con gol pero muy trabajador), Riera y Dossena entre otros y a pesar de conseguir 7 puntos en tres partidos, su juego no había sido ni mucho menos bueno.

Pero parece que han cambiado las tornas. Llegaba el peor rival posible, el Manchester United, al que no ganaban en liga desde 2004. Sus dos estrellas, Gerrard y Torres, no jugaban de inicio por arrastrar una lesión y para colmo de males, los Red Devils se adelantaban en el minuto 3 con un gol del argentino Tévez.

Este gol, lejos de hundir a los de Benítez, les espoleó en su moral y su juego. Vimos a un Liverpool desconocido desde que llegó el técnico madrileño a Anfield. Atacando sobre la portería de Van der Sar, pero no a base de coraje, sino con mucha cabeza. El nivel de intensidad era altísimo y los ‘reds’ le ganaban la partida al United en la línea de medios, con un gran Mascherano, a pesar de cometer un error en el marcaje que costó el gol de Tévez.

Ninguna de las llegadas del Liverpool tenía excesiva claridad, pero en el minuto 28, Van der Sar les echó una mano. El portero del Manchester salió de su portería a por un balón aparentemente fácil y su despeje rebotó en el defensa Brown, que introdujo el balón en su propia portería. Llegaba con mucha suerte, pero el 1-1 era merecido.

En la segunda parte, el único equipo que existió fue el Liverpool. Los de Anfield hicieron gala de una enorme ambición y crearon varias ocasiones claras, sobre todo una de Benayoun que salvó Van der Sar. Me gustaría destacar a Riera, que en el que ha sido su debut, estuvo muy activo durante los 72 minutos que permaneció sobre el césped.

Precisamente por Riera entró el extremo Ryan Babel, y fue el ex del Ajax el que le dio el gol de la victoria a su equipo. Con una presión asfixiante, Mascherano robaba un balón en el área del Manchester y llegaba hasta línea de fondo, su pase llegaba a Kuyt, que a su vez se la daba a Babel. El holandés que venía desde segunda línea, y que acababa de entrar en el campo, introducía el balón en la red. Era el minuto 76 y el Liverpool se adelantaba en el marcador.

A partir de ese instante, los de Benítez se crecieron aún más. Gerrard, que había salido por Benayoun estuvo a punto de marcar en el descuento. El Manchester United no existió durante todo el partido, con sólo dos hombres en medio campo y cuatro delanteros, el equipo estaba roto. Rooney se perdió en la banda izquierda y los de Ferguson acabaron desesperados. Fiel reflejo de esa frustración fue la tarjeta roja que vio Vidic por una durísima entrada a Xabi Alonso.

En el Manchester, hay que destacar el debut de Berbatov, que aunque no logró marcar, fabricó la jugada del gol de los de Ferguson y hay que lamentar la lesión de Carrick, que se quedó en el vestuario en el descanso, fue reemplazado por Giggs y es duda para el partido de Champions frente al Villarreal.

Con esta victoria, el equipo de Benítez presenta su candidatura firme al título de la Premier, ¿será este año?.

PD: Como pitonisto no tengo precio, en la postdata de este post, comenté que creía que Robinho no triunfaría en el City. Esta tarde, debut y gol de falta del brasileño.

El Manchester City desafía a los grandes


En Inglaterra, el Manchester City es, salvando las distancias y sin que nadie se me enfade, algo similar al Atlético de Madrid, un club de una ciudad grande, que siempre ha estado a la sombra de sus vecinos más ricos y poderosos (en este caso el Manchester United) en lo que a títulos se refiere, pero que cuenta con una afición más fiel y entregada.

Pues bien, el City se ha convertido, de la noche a la mañana en el club de fútbol más poderoso de todo el planeta fútbol. El pasado 1 de Septiembre, un grupo inversor de Abu Dhabi compró el club por cerca de 200 millones de libras. Al frente de este grupo está Sulaiman Al-Fahim, el presidente de Abu Dhabi United Group y dueño de HYDRA Properties. Esta empresa se dedica a construir los rascacielos más impresionantes del Golfo Pérsico, y Al Fahim, además de formar parte de la familia real de Abu Dhabi, ha amasado una inmensa fortuna de cerca de 150 billones (sí, billones con ‘b’ de burro) de dólares, siete veces mayor que la de Roman Abramovich, el magnate ruso dueño del Chelsea, y se ha dado el capricho de comprar un club de fútbol.

El objetivo de Sulaiman Al-Fahim es hacer de los citizens el mejor equipo del mundo, y para ello ha tentado a los mejores jugadores del panorama internacional. Para el próximo mercado de invierno, está preparando una multimillonaria oferta de 170 millones de euros por Cristiano Ronaldo y también se ha propuesto traer a su equipo a otros jugadores de talla mundial. Por eso ha preguntado por Villa, Torres, Cesc, Eto’o, Messi, Van Nistelrooy o Buffon y está dispuesto a gastarse cerca de 400 millones de euros en fichajes.

El primer golpe de efecto del City se produjo el pasado lunes a pocas horas de que acabase el plazo de fichajes, cuando reventó el mercado contratando a Robinho por unos 42 millones de euros. Dejando a un lado la actitud del jugador, que rápidamente se olvidó de aquellas declaraciones en las que decía querer ser el mejor jugador del mundo,  y fichó por un equipo ‘de segunda’ que ni siquiera juega la Champions porque le paga 7 millones de euros por temporada; este fichaje es toda una declaración de intenciones.

Los de Mark Hughes le ‘birlaban’ a Robinho al hasta ahora todopoderoso Chelsea y presentaban sus credenciales para pelear por todo esta temporada. A pesar de la venta de Corluka (para mí uno de los jugadores con más futuro de la Premier) al Tottenham de Juande, se han reforzado con Kompany, Zabaleta y Wright-Phillips, y si en enero logran concretar alguno de los traspasos que ha prometido Al-Fahim plantarán cara a los ‘cuatro grandes’.

Es cierto que los petrodólares y las fortunas multimillonarias desnaturalizan la competición, pero parece que es la dirección hacia la que va el fútbol y más en concreto, la Premier. El primero fue Abramovich, que puso a un equipo de mitad de tabla como el Chelsea, en el primer escalafón del fútbol mundial, Al Fayed compró el Fulham, luego vinieron Malcolm Glazer y David Gill al Manchester United, Hicks y Gillett compraron el Liverpool de Benítez y ahora Al-Fahim llega al City. Por si esto fuera poco, se rumorea que la rivalidad entre el Emirato de Abu Dhabi (el del City) y sus vecinos del Emirato de Dubai se va a trasladar al fútbol. Habrá que estar atentos…

PD: Al final va a resultar que Lopera no vendió el Betis porque espera ofertas de Dubai

Supercopa de Europa, Calcio, Premier League, Liga y los clásicos portugués y escocés ¿alguien da más?


Gran fin de semana de fútbol el que hemos tenido. Empezó el viernes con una vibrante final de la Supercopa de Europa, en la que los rusos  del Zenit (rivales del Real Madrid en la Champions) superaron a un Manchester United que sin Ronaldo, no tuvo ni profundidad por bandas, ni juego en el medio, ni pegada arriba.

Interesantes los rusos, que de la mano del portugués Danny, fichaje estrella del Zenit esta temporada, machacaron al Manchester. El ex del Dinamo de Moscú, que ha costado 30 millones de euros, demostró su enorme talento, dominó el centro del campo y fue el principal creador de las contras. Ha venido para sustituir a Arshavin, y lo puede hacer a la perfección. El segundo gol así lo atestigua. El portugués con sangre venezolana controló el balón en el medio del campo, y partiendo desde la izquierda llegó al área donde mareó a Ferdinand y se la cruzó a Van der Sar. Si al final Arshavin no sale del Zenit, van a formar una pareja letal.

Me alegré mucho por Pogrebnyak, porque se lo merecía. Es un delantero sobresaliente que se perdió la final de la pasada UEFA por sanción y la Eurocopa por una inoportuna lesión, pero por fin ha logrado resarcirse, aunque sea en parte. Marcó el primer gol e hizo un excelente partido.

El Manchester me decepcionó. Le faltó contundencia arriba, algo que probablemente solucionen si al final firman a Berbatov, pero sobre todo, le faltó presencia en la medular, porque Scholes es un excelente llegador, y Anderson un mediapunta con mucha clase, pero se notaron muchísmo las ausencias de Carrick y Hargreaves. El 2-1 fue obra de Vidic y el United sacó la casta de campeón en el tramo final del encuentro, pero no fue suficiente porque sólo el ‘apache’ Tévez llevó peligro a la portería de Malafeev.

Además ha empezado el Calcio con sorpresas y tropiezos de los grandes. El Milan de Ronaldinho y Shevchenko cayó en casa ante el recién ascendido Bolonia. Los rossoneros son un cementerio de elefantes, con una plantilla cuya media de edad sobrepasa ampliamente los 30 años. Con Kaka’ lesionado, Pirlo se encuentra muy sólo en la creación y Flamini deberá adaptarse a una nueva liga y a un técnico como Ancelotti. Ronaldinho tuvo un debut aceptable, acostado (no literalmente) en la banda izquierda, se dedicó a poner centros peligrosos e incluso dio el pase de gol a Ambrosini, pero aún le falta mucho para coger la forma, y dudo que pueda volver a ser el de los mejores años del Barcelona.

Otro que tropezó fue el nuevo Inter de Mourinho, que empató ante la Sampdoria del ex-gordo Cassano en Génova. La apuesta de poner a Cambiasso de central no dio resultado, y a Figo, que fue la sorpresa en el once titular, se le vio falto de ritmo durante todo el encuentro. El que si brilló fue Ibrahimovic, el sueco marcó el gol a pase de Mancini, pero estuvo muy desasistido en el ataque. Aun así el Inter asusta, con la mentalidad ganadora de Mourinho y una plantilla muy amplia, son candidatos a todo.

El partido estrella del Calcio fue el que enfrentó a Juventus y Fiorentina. Los turineses, sólidos y conjuntados se adelantaron con un gol de Nedved y todo parecía ponerse de cara para ellos cuando el árbitro dejaba con diez hombres a la Fiorentina al expulsar al ex mallorquinista Felipe Melo a 7′ minutos para el final. Pero el conjunto viola, que no podía contar con Mutu, se lanzó al ataque a la desesperada y consiguió su objetivo cuando Gilardino introdujo en la red un balón peinado por Pazzini. Era el minuto 89 y el electrónico reflejaba el 1-1 final.

Lo más destacable de la Premier League, fue el partido entre el Tottenham de Juande y el Chelsea de Scolari. Un encuentro lleno de tensión, donde la calidad se vio a cuentagotas. Empezaron dominando los blues, y se adelantaron en el minuto 28 con gol de Belletti, pero los Spurs se rehicieron y lograron empatar antes del descanso cuando Darren Bent aprovechó una falta de entendimiento entre Lampard y Carvalho para poner el empate en el marcador. En la segunda mitad, no hubo oportunidades claras, dominó el centrocampismo y el marcador no se volvió a mover.

En el Liverpool-Aston Villa se lesionó Fernando Torres y los de Benítez acusaron su baja y sólo pudieron empatar a cero ante los hombres de Martin O’Neill. Sin Torres, el Liverpool pierde mucha pegada, y a pesar de la llegada de Robbie Keane, parece que la responsabilidad goleadora esta temporada, volverá a recaer en el ‘niño’.

Volvió Cesc y lo notó el Arsenal. Los gunners arrollaron al Newcastle con dos goles de Van Persie y uno de Denilson, que crece notablemente cuando juega al lado del catalán. Con esta goleada, los londinenses han logrado aplacar las críticas por su juego ramplón de las dos primeras jornadas. Hay que destacar que en las urracas, volvió Joey Barton, que acaba de salir de prisión tras cumplir 75 días de condena por agresión.

Y por si esto fuese poco, también ha empezado la Liga con el Numancia haciendo historia. Los sorianos, con el presupuesto más bajo de toda la primera división vencieron al todopoderoso Barcelona gracias al gol de Mario Martínez, el jugador que menos cobra de toda la Primera  División y también el primer soriano que anota un gol con la camiseta numantina en la máxima categoría del fútbol español. Los de Guardiola se atascaron en ataque, y aunque tuvieron varias oportunidades claras no supieron definir. Volvieron a aparecer fantasmas de los últimos meses de Rijkaard. Henry deambulaba por el campo y aunque sé que soy pesado, sigo creyendo que los blaugranas van a echar mucho de menos a Deco.

En el Real Madrid, la vida sigue igual, que diría Julio Iglesias. Llevaba 17 años sin ganar en Riazor y esta temporada no ha sido una excepción. Un Deportivo muy serio doblegó a los blancos con goles de Mista (sí, Mista, yo tampoco me lo creía) y Lopo. En ataque los de Schuster salieron con todo menos el descartado Robinho. Robben, Higuaín, Raúl y Van Nistelrooy, pero eso les dejó sin equilibrio en el centro del campo. Guti vagaba por La Coruña mientras que Diarra no daba abasto para contener los ataques del Dépor. ¿Y De la Red?, en el banco. El botón que sirve como muestra para corroborar que el Madrid sigue cometiendo los mismos errores, es que los dos goles del Dépor vinieron en sendos saques de esquina, de nuevo balón aéreo, peligro para los blancos, y Casillas, extrañamente fallón, se olvidó de salir y casi se le cae el larguero en la cabeza. Volvió a cumplir el de siempre, Van Nistelrooy, que convirtió un rechace cerca del área en el único gol de los blancos. Pocos refuerzos y mucho trabajo por hacer.

Donde están en una nube es en el Calderón. Exhibición en Champions y primer liderato en la Liga. El Atlético de Madrid le endosó un 4-0 al Málaga con mucha autoridad. Agüero fue decisivo otra vez y Forlán volvió a demostrar que lleva el gol en la sangre. Además Heitinga y Ujfalusi han mejorado mucho la defensa con respecto al año anterior. Buenas vibraciones, pero tratándose del Atleti, habrá que ver cuanto les dura la alegría.

El Valencia de Emery también dejó muy buenas sensaciones. Goleó a un flojo Mallorca y demostró que la debacle de la vuelta de la Supercopa sólo ha sido un espejismo. Al igual que en la ida de la Supercopa, de nuevo Villa, Mata y Vicente fueron los goleadores.

Por último, dos notas de color para el blog. Dos clásicos, dos partidos grandes. El Celtic-Rangers y el Oporto-Benfica. El derbi del Old Firm se lo llevó el Rangers por 2-4 y para colmo, el autor de dos de los goles de los protestantes, fueron obra de Kenny Miller, ex-jugador del Celtic. De los españoles, sólo jugó Nacho Novo, que entró en el campo en el minuto 78′ y no pudo ayudar al Rangers. Su compañero de equipo Aarón y el jugador del Celtic y ex-barcelonista Marc Crosas no intervinieron en el partido.

Y el partido grande del fútbol portugués tuvo mucha presencia española. Quique estaba en el banquillo del Benfica, que aguantó el chaparrón del Oporto, y logró un valioso empate a uno. Se adelantaron los locales con un gol de Lucho González de penalti y el paraguayo Cardozo empató para los lisboetas. En la recta final del partido, el defensa benfiquista Katsouranis fue expulsado pero los de Quique aguantaron el resultado y se llevaron un valioso punto. Dos apuntes, Di María, el jugador de moda, no brilló como se esperaba, buen partido de reyes y el ‘payaso’ Aimar se lesionó en el minuto 50 (otra vez). Como también salió lesionado el lateral Leo, en Lisboa comienzan a cuestionar los métodos del preparador español Pako Ayestarán.

Una última cosa, el Ajax de Van Basten y Oleguer perdió con el modesto Willem II de Tilburg… vaya debut tuvieron los hombrecillos.

PD: Juro replantearme lo de los posts así de largos, sé que son un coñazo (con perdón)

Supercopa de España. Primeras sensaciones


Es verdad que en el fondo no es más que una pachanga de verano entre dos buenos equipos, pero siempre queda muy bien eso de decir que ya ha comenzado la temporada 2008/2009 del fútbol español.

Y es que el fútbol oficial arrancó anoche en Mestalla, con dos equipos que buscaban coger la forma y que nos ofrecieron un partido muy entretenido, con alternativas y con cinco goles.

Empecemos por el local. Me gusta Emery, no sé si triunfará, porque en Valencia eso de la tranquilidad no se lleva, porque la afición ché es demasiado exigente y creo se le va a echar encima en cuanto pierda tres partidos seguidos, porque no sé si va a ser capaz de controlar los egos de ese vestuario y porque me parece que va a ser difícil que le dejen trabajar, pero de momento ha conseguido algo que parecía imposible a orillas del Turia desde que llegó Juan Soler, devolver la ilusión.

En el terreno de juego se atisbaron cosas interesantes. Aún no es el Valencia de Emery y faltan muchas cosas por pulir, pero el equipo fue agresivo desde el primer minuto, y por momentos volvió a parecerse al gran Valencia aguerrido y contragolpeador de hace algunos años. Silva y Villa volvieron a brillar como de costumbre y el asturiano celebró su continuidad con un gol.

La sorpresa agradable fue Juan Manuel Mata. El ex del Castilla ha empezado la temporada como terminó la anterior, jugando y marcando. Estuvo muy incisivo durante todo el encuentro y se movió muy bien por todos los sectores del ataque. Volvió Vicente, que aun sin estar en plena forma, marcó el gol de la victoria valencianista. También volvió Albelda, que jugó un partido muy serio y el ‘repescado’ Pablo Hernández, que aportó frescura y calidad al mediocampo.

En el lado negativo destacó Hildebrand. El partido del meta alemán fue calamitoso y volvió a errar en la mayoría de sus acciones. El Valencia necesita un portero. Dicen que ya han fichado a Renan, el titular de la selección olímpica brasileña. Es bueno, para mí, mejor que Moyá (que era la otra alternativa), pero no sé si con 23 años y sin experiencia en Europa es la contratación que necesitan los chés.

También estuvo lamentable Joaquín, que debería dejar de pedir aumentos de sueldo y ponerse a jugar, que él sabe. Y mal Baraja, falto de ritmo, perdido y poniendo de manifiesto su poco entendimiento con Albelda (quién lo diría).

Vamos con el Madrid. De nuevo Van Nistelrooy fue el mejor. Es un fuera de serie que siempre está ahí para hacer gol, anoche dos. Pero necesita un relevo de garantías, porque ni Higuaín ni Saviola podrán suplirle si se lesiona o llega agotado a final de temporada. También me gustó de la Red, que dio el pase del primer gol y mostró criterio a la hora de mover el balón; no apunta a titular, pero puede dar muy buenos minutos como reserva.

Debutó oficialmente Van der Vaart, al que le falta acoplarse al sistema de Schuster. Creo que brillará más en el Bernabéu, donde normalmente estará más suelto, pero ahí hay jugador. Y Robben brilló el tiempo que estuvo en el campo, hizo un jugadón para regalar el segundo gol y se mereció ser titular en detrimento de Robinho.

Precisamente el brasileño fue lo peor de los de Chamartín. Estuvo impreciso, apagado y apático. Si quiere irse al Chelsea y es cierto lo que se publica que ofrecen por él, pónganle un lacito y mándenlo para Londres en el primer vuelo que salga desde Barajas.

Raúl tampoco apareció. Con del Bosque y Hierro en el palco, el capitán madridista no hizo merecimientos en el terreno de juego para que el nuevo seleccionador le tenga en cuenta. Y por último Javi García, al que se le nota a disgusto como central, falto de velocidad y de colocación pero que sería un perfecto relevo para el Malí Diarra en el mediocentro defensivo, que es su posición natural.

PD: La vuelta promete ser apasionante, aunque sea una pachanga de verano.