Archivo de la etiqueta: redondo

¿Raúl o Del Piero?. Raúl, ‘7’ (x2) años de leyenda


[Por Rubén, autor del blog El Siete Blanco]

Anto me pidió que hablara sobre Raúl. Fácil -pensé-. Luego leí que era para una comparación con Del Piero y seguí leyendo y me pedía también que expusiera por qué creía yo que el jugador madridista es mejor que el transalpino. Ahí, la cosa cambia, ya no es tan fácil -volví a pensar-.

raul1Hace poco más de catorce años que comenzó a gestarse la leyenda. Un chico “rebotado” de la cantera rojiblanca llegaba a la acera de enfrente para continuar con su historia, la que poco después también sería historia del Real Madrid. Debutó con diecisiete años en Zaragoza de la mano de Jorge Valdano y haciendo sombra a Emilio Butragueño

Podría seguir así, narrando directamente la carrera de Raúl y el club merengue, pero no serviría de nada, porque todos la sabéis, los seguidores blancos y los que no lo sois. Y ése es uno de los grandes logros de Raúl. Él, a base de goles, de señorío, fue capaz de ganarse el respeto y admiración de todos los seguidores de este deporte y de sus propios compañeros. Y no sólo en España, donde ha ganado seis Ligas (una más que Del Piero). En Europa, el “7” ha ido recogiendo respeto y admiración tras cada uno de los más de sesenta goles anotados, tres Champions League conseguidas y numerosos premios individuales obtenidos. Y éso, hasta el día de hoy, ni Alessandro (una Copa de Europa) ni ningún otro delantero lo han conseguido si quiera igualar.

raul2Y prefiero no narrar detalladamente la carrera del señor González Blanco, porque quiero hablar de lo que supone para nosotros, los aficionados raulistas (cada vez menos), los que de verdad sufrimos y reimos (cada vez menos); los que pese a todas las críticas, nos mantenemos impasibles, fieles a nuestros sentimientos; los que cada vez que Raúl mete un gol, nos buscamos un anillo en el dedo para simular que celebramos el gol como él… Para mí, que cuento “únicamente” con veinte primaveras, Raúl lo es todo. He crecido al son que marcaban él y sus goles. Desde que tengo uso de razón y de memoria, cada vez que pienso en el Real Madrid, pienso directamente en Raúl, porque para mí, Raúl es el Real Madrid. Y es precisamente en el Madrid donde no lo ha tenido fácil. Por el Bernabéu han pasado grandes como Hierro, Redondo, Seedorf, Figo, Zidane, Ronaldo… y contra alguno, ha tenido que luchar cuerpo a cuerpo para seguir en el equipo, saliendo de su posición incluso, y, a todos, los ha ido jubilando paulatinamente. Pero más importante es que pese a que han pasado los mejores futbolistas, ha conseguido ser siempre el “ojito derecho” de la afición.

Del Piero es grande, muy grande. Y ahora está mucho mejor que “Rulo”, pero en la Juventus no ha tenido la misma oposición. El equipo siempre ha sido “Del Piero +10”. Raúl, como he dicho antes, ha tenido que lidiar con toros bravos, de nivel y con todos ha podido. Del Piero tendrá un mejor presente, éso dice su actual nivel, pero de el “7” blanco, la historia dirá que es uno de los jugadores más importantes (todavía puede ser el más importante) del Real Madrid, un club de mayor historia que la Juventus y ya con éso, la balanza se inclina en favor del de “los pulgares a la espalda”.

PD: por la similitud de ambos jugadores, siento admiración por Alessandro. Y más ahora que que ha conseguido volver a mostrar su mejor nivel.

Anuncios

Nosotros teníamos el balón


[Por Anuar Marrero]

Keita, Toure, Diarra, Obi Mikel, Essien, Gattuso, Emerson, Sissoko, Romaric, Perrotta, Diaby, Zokora… ¿Que tienen en común todos estos nombres?. En primer lugar que son titulares o integrantes de las plantillas de alguno de los mejores clubes de Europa. Y en segundo lugar que son mediocentros físicos y en la mayoría de los casos bastante limitados técnica y tácticamente. Sin visión de juego y sin capacidad de organizar el equipo. Sin embargo en el fútbol actual es difícil encontrar algún equipo que no cuente con, al menos, uno de estos jugadores en sus plantillas.

Ahora retrocedamos unos años (entre cinco y diez aproximadamente) en el tiempo y pensemos cuales son los centrocampistas que se nos vienen a la mente. Guardiola, Effenberg, Deschamps, Redondo, Matthaüs (hasta que los años lo llevaron a la posición de líbero), el propio Hierro (mientras jugó en el centro del campo), Mauro Silva, Roy Keane y esto sólo hablando de memoria. ¿Qué tienen en común todos estos futbolistas? Pues que eran medios defensivos igual que los anteriores, con la diferencia que estos dominaban el centro del campo gracias a su excepcional posicionamiento táctico, su visión de juego y su control del tempo del partido.

Paulatinamente y casi sin darnos cuenta, el centro del campo, la línea más importante en un equipo, donde se crea, se destruye, se organiza y se presiona se ha ido despoblando de futbolistas para dar paso a atletas. Atletas muy duchos en los menesteres de brega y físico pero incapaces, por sus limitaciones técnicas de ofrecer nada más allá de la entrega. El hecho, a mi parecer es bastante obvio. Lo que no lo es tanto es la causa. En mi opinión es debido a la tendencia incomprensible en el fútbol actual de premiar el físico por encima de la calidad. Y esto está pasando en todas las posiciones, desde el lateral a la delantera.

¿Cuáles han sido las consecuencias para el juego de esta evolución de los medios? Pues varias y bastante negativas. Partamos de la base de que la mayoría de los equipos juega o con un 4-4-2 o con variantes sobre el mismo sistema. Hace unos años era frecuente esta disposición táctica formando un rombo. Dos jugadores en las bandas. Uno en tareas defensivas y de organización (el típico “5” argentino) y otro ofensivo, mediapunta encargado de surtir de balones a los dos puntas y llegar desde segunda línea. Con el perfil de los actuales mediocentros esta disposición es ineficiente. Al ser incapaces de sacar el balón jugado es necesario colocar a su lado un organizador. Es decir dos jugadores para la función de uno, perder efectivos. Tomemos como ejemplo el Real Madrid. Con la llegada de Diarra la disposición táctica más conveniente parecía colocar a Guti por delante de él. No obstante no funcionó debido a que Diarra no podía sacar el balón, el equipo se ahogaba en la elaboración y Guti tenía que bajar, quedando el centro del campo inconexo con la delantera.

Para solucionar este problema se han probado varias soluciones. La que parece mas efectiva es el 4-2-3-1 que por ejemplo tan bien le funcionó al Depor de Irureta. Problema; se pierde un delantero, es decir movilidad y gol. Otra bastante corriente es desplazar al mediapunta a una banda. Se hizo con Zidane en el Madrid, con Gerrard en el Liverpool y con Kaká en el Milan. Esto es nefasto. Se pierde una banda (es decir profundidad) y se diluye el juego del mediapunta, por lo general uno de los jugadores más talentosos de la plantilla. Existe otra más drástica que consiste en jugar sin mediapunta, tan solo con dos medios recuperación- elaboración y dos puntas. Esto vuelve a los equipos algo planos y les resta creatividad.

Pero lo cierto es que ya casi no quedan medios completos, capaces de defender y organizar. Xabi Alonso, De Rossi, Cambiasso, Carrick en menor medida, son algunos de los pocos que pueden jugar solos por delante de la defensa. Bien es cierto que a lo mejor estos futbolistas no cuentan con la capacidad física y defensiva de los Diarra o Toure, pero con juntar las líneas, realizar una presión ordenada y tener el balón se compensa de sobra esta circunstancia. Y para terminar me quedo con una frase de Martín Vázquez. Preguntado sobre quién defendía en el Madrid de la “Quinta del Buitre” contestó “Pues el otro equipo, porque nosotros teníamos el balón”.

Un saludo a todos