Archivo de la etiqueta: ranieri

¡Pobre fútbol italiano!


No me gusta Ranieri. Nada. Es buen tipo, e incluso le recuerdo varias anécdotas en sus ruedas de prensa con el Valencia y el Atlético de Madrid, le ganó al Madrid en Champions con un buen planteamiento y un juego efectivo. Pero sus equipos son muy aburridos. Tanto, que ha ‘conseguido’ que a un entusiasta del Calcio como yo, que además llevaba tiempo queriendo ver con detalle un partido de la Juventus, le dieran ganas de apagar el ordenador e irse a hacer cualquier otra cosa.

Esto sería normal si el partido hubiese acabado 0-0, pero lo verdaderamente preocupante es que el Juventus-Chievo Verona de esta tarde, ha terminado 3-3. Más allá de los 6 goles, del hat-trick de un currante como Pellissier, de Chiellini, su máscara y su gol o de la resurrección de Camoranesi que ha sido el más determinante de la Vecchia Signora, el partido deja conclusiones preocupantes.

La primera, específica. El déficit de talento en la Juve. Con Nedved en el banquillo, sólo Del Piero y Giovinco parecen ser jugadores diferentes, capaces de sacar al espectador del tedio y cuando, como hoy, no reciben balones, el equipo se diluye. El resto, morralla. Marchisios y Marchionnis deambulan por un medio del campo turinés, en el que sólo Tiago parece aportar algo de luz. Y así no se va a ninguna parte.

La segunda, más general. La crisis galopante del fútbol transalpino. Parece que a los aficionados les está pasando lo que a mí esta tarde. Los estadios vacíos son el primer síntoma. Lejos quedan ya aquellos años de finales de la década de  los 90 en los que hasta siete equipos tenían posibilidades reales de ganar el Scudetto y brillaban en Europa. Aquel Parma de Buffon, Thuram y Crespo, la Lazio de Nesta, Dejan Stankovic y Verón y la Fiorentina de Rui Costa y Batistuta se sumaban a Inter, Milan, Roma y Juventus y hacían del Calcio la mejor liga del mundo.

Hoy en día, para desgracia de los que como yo disfrutamos con el futbol de Italia, el Scudetto no es ni la sombra de aquel que asombraba al mundo. Ningún representante en cuartos de final de la Champions League. Un Inter diseñado a medida de Mourinho para ganarlo todo, que se estrelló contra el Manchester United y se fue para casa sin poder hacer nada y un Milan convertido en un cementerio de elefantes, en el que sólo se salvan Pirlo, Kaka’ y el fantástico y precoz Pato, que sufrirá hasta el final para meterse en Champions son el fiel reflejo de una decadencia que parece no tener fin.

del-piero_sad2

La liga está perdiendo competitividad, y lo peor, que no se atisba una salida. La clase media-alta (Fiorentina, Napoli, Genoa, Udinese…) trata bien la pelota y suele apostar por el fútbol, pero siguen estando varios escalones por debajo de la aristocracia futbolística italiana y la Roma, que podría ser el animador del campeonato sufre una enorme depresión desde principio de temporada. Así, la única alternativa a este Inter al que un grandísimo Ibrahimovic le está bastando para liderar la liga con solvencia, es la Juventus, esa Juventus que ha hecho que me aburra a pesar de empatar a tres, esa Juventus de Ranieri, que a pesar de ser un buen tipo, no me gusta nada.

PD: Partidazo Manchester United-Aston Villa, vibrante veloz y divertido. Y a pesar de la derrota en el descuento, sigo siendo muy de Martin O’ Neill, y me encantaría que se  acabase metiendo en Champions.

Anuncios

¿Crisis de estilo, o crisis de fe en Valencia?


Hoy quiero dar la bienvenida al blog a una prestigiosa (?) firma invitada: Álvaro Martínez. Hay muchos adjetivos que le califican, pero la mayoría son malsonantes y no se pueden reproducir en esta elegante bitácora, así que le definiré como un gran amigo, además de un currante nato.

Aunque su mundo es el basket, y lo demuestra cada día en su extraño pero completísimo blog, Álvaro vive muy de cerca la actualidad del Valencia Club de Fútbol, por lo que es la persona idónea para realizar un análisis personal y exhaustivo de lo que está aconteciendo en el club ché.

Que lo disfutéis

[Por Álvaro Martínez, del blog En el Basket como en la vida]

Ningún estilo de juego es infalible, ninguno. Lo que ocurre es que los horrores de cada uno de ellos se muestran de maneras distintas, aunque todas son dolorosas. El juego excesivamente controlado, llamado defensivo, tiene su frustración más latente cuando en noventa minutos jugando como local, el marcador refleja un triste 0-0, cuando la gente se va del campo con más frío del que tenía cuando llegó, y cuando tu delantero se va a casa algo absorto por no haber dispuesto de ocasiones claras. El juego alegre, contrapuesto al anterior, sufre cuando los agujeros que deja atrás se vuelven más grandes de los que generas atacando, y cuando el equipo contrario juega más alegre y genera más ocasiones del equipo que supuestamente proponía.

unai_emeryalvaroVa en más sintonía con esto último lo que le pasó a Unai Emery el domingo pasado. El Valencia planteó el partido de una forma muy parecida a la que suele hacerlo durante toda la temporada, en la que sale a ganar, es ambicioso y se vuelca sobre el área contraria. Sin embargo, esos días apáticos en los que tus jugadores no están por la labor de cumplir, te hacen sufrir lo que sufrió el Valencia. Huecos atrás, defensas vendidas y gran desastre. Porque cuando un sistema de este tipo falla, suele fallar a lo grande.

Cuando la cosa aún no se había torcido en demasía, en Valencia ya se hablaba de la cantidad de goles que recibía el equipo. Las comparaciones son odiosas e injustas, pero son muy rentables en según qué teorías. Se le achacaba a Emery que hubiese recibido en media temporada tantos goles como en toda una temporada en una de las ligas de Rafa Benítez. Este argumento, conforme han ido cayendo los goles, ha ganado peso. Poca gente se acordaba de la gran cantidad de goles a favor del equipo, superando registros que databan de más de 60 años, o de la nueva propuesta de fútbol.

benitez-valencia-alvaroEmery siempre ha tenido claro que fue fichado para hacer ese tipo de fútbol atrevido que exhibía en sus anteriores equipos, y en eso se ha empeñado desde el inicio. Sucede que el imaginario colectivo, tan acostumbrado al paladar de los Ranieri, Cúper, Benítez o Flores, no ha terminado de digerir demasiado este cambio.

Acostumbrados al recogimiento defensivo, al calor de las defensas estáticas y de los medios del campo que ayudaban a la defensa, la nueva idea sugiere que los laterales suban hasta la línea de fondo por sistema y que los medios centros tengan presencia en ataque. Las consecuencias son claras, partidos de mucha más velocidad, de muchos más goles, y de muchas más ocasiones. Los delanteros felices, los defensas preocupados… muy diferente a lo que acostumbraba a ver Mestalla en los últimos años.

Tras la reciente derrota en Mallorca, el debate se ha puesto encima de la mesa de forma clarísima, y lo medios dejan caer la necesidad de retroceder en cierta forma a algo que les suene más al pasado, donde la seguridad defensiva era mayor. Los corazones de todos se agitan ahora con mayor velocidad, tanto en ataque como en defensa. Lo del ataque se lleva bien, a nadie le amarga eso, pero lo de la defensa está empezando a desesperar al personal. Los defensas y los porteros son señalados con el dedo. ¿Injusto?.

En este punto es el momento de preguntarnos. ¿Cederá Emery ante esa corriente que le empuja a un estilo diferente? A que los laterales no suban tanto, a que los interiores ayuden en defensa… ¿O será capaz de convencer a la gente en Valencia que este es su estilo y que con este estilo se puede llegar a grandes objetivos?.


La Juve vuelve a noquear al Madrid


No sé si se le puede llamar crisis, desaceleración o crecimiento negativo. Pero el Real Madrid tiene un problema, o muchos.

Los blancos han vuelto a sucumbir hoy ante una Juventus muy débil, como ya ocurriese en el Comunale hace quince días. Pero la derrota de hoy es mucho más preocupante. Porque es en el Bernabéu, porque en dos semanas que han pasado entre ambos partidos, el Real Madrid no ha sido capaz de leer el encuentro que le ha planteado Ranieri, pero sobre todo, porque este Real Madrid no sabe a lo que juega.

Tuvieron mala suerte los de Schuster, porque en el calentamiento se lesionó Robben, y salió Drenthe, y claro, son compatriotas, pero no es lo mismo. Drenthe siempre juega acelerado, y nunca elige la opción correcta. Cuando tiene opción de pase, prefiere desbordar, y cuando centra el balón suele acabar en la calle aledaña al estadio, en vez de hacerlo en el área contraria.

Pero volvamos al partido. Se trataba de una reválida para el Madrid, que había encadenado una serie de malos resultados. Higuaín se quedó en el banquillo, y Raúl y un Van Nistelrooy todavía renqueante fueron titulares. En el medio, Diarra, Guti y Sneijder eran los encargados de mover al equipo, pero no lo consiguieron.

delpierogrande

La Juve hizo su partido, se limitó a salir ordenado en defensa y no cometer errores. La entrada de Tiago le daba mayor calidad al centro del campo, pero sin renunciar a la brega. Un Sissoko espléndido, cuyo despliegue físico y colocación han sido realmente impresionantes, ha sido el mariscal en la parcela ancha. Pero lo mejor del partido es que ha aparecido Del Piero.

Ha vuelto Pinturicchio, y esa es una fantástica noticia para el fútbol. Es consciente de su edad y de su falta de velocidad, pero suple sus carencias con su enorme talento. Ya fue decisivo en el partido de ida y hoy lo ha vuelto a ser.

En el primer gol ha aprovechado un error de Guti, que ha perdido un balón y se ha quedado parado, para llegar hasta el borde del área de Casillas y soltar un disparo raso y con efecto que se ha colado, con una precisión milimétrica, junto al poste de la meta madridista. Era el minuto 17′ y a los de Ranieri se les presentaba el partido soñado.

Un Madrid previsible y plano se estrellaba una y otra vez ante una defensa sólida que resultaba un muro para los delanteros del equipo blanco y así, con amagos de ocasiones madridistas y algún que otro remate de Diarra o Sergio Ramos, pasaba el tiempo del partido sin demasiado que contar.
Hasta que llegamos al minuto 67′ en el que Del Piero volvió a surgir y a brillar entre la mediocridad.

casillasgrande

Falta al borde del área a favor de los Piamonteses, Casillas que coloca muy mal la barrera y Del Piero que aprovecha el fallo del portero y aloja el balón en el fondo de las mallas con un toque sutil.

De ahí al final, el Real Madrid tiró de casta, pero ni siquiera eso les sirvió a los de Schuster para recortar diferencias en el marcador y el partido finalizó con el 0-2 y con una estrella casi eterna que vuelve a brillar, Alessandro del Piero. Su alter ego madridista, Raúl, estuvo desaparecido en combate. Saquen sus propias conclusiones.

Así, el Bernabéu despidió a Del Piero con aplausos y a su equipo con merecidos silbidos. Un equipo roto dentro y fuera del terreno de juego, carente de confianza y que se diluye como un azucarillo cuando no le funciona su arma principal, la pegada.

Aquí os dejo el resumen del partido hasta que lo quite youtube

PD: El Zenit ha ganado en Bielorrusia y se mete en la pelea por pasar a la siguiente fase. Convendría no descuidarse.

El Real Madrid, tumbado por la Juventus


[Por Fran Reyes]

La Juventus aprovechó las circunstancias, su mejor planteamiento táctico y su mayor actitud, para derrotar al Real Madrid por 2-1 en el Comunale de Turín. El equipo blanco salió totalmente apático, atascado en el centro del campo y romo en un ataque donde Van Nistelrooy no fue suficiente.

El partido se perdió desde el minuto cero. El Real Madrid saltó al campo con un planteamiento unidireccional. La presencia simultánea de Van der Vaart, Sneijder y Gago le dejó sin ningún mediocentro mínimamente defensivo; el tridente de Higuaín, Raúl y Van Nistelrooy, sin ninguna alternativa en la banda. Mientras el público se comenzaba a silbar a Cannavaro por su huida de la ‘vecchia signora’ cuando pintaron bastos debido al Moggigate, el escándalo del fútbol italiano que acabó con la Juventus en la Serie B, los blancos se vieron superados por la salida en tromba del equipo italiano.

Desde el primer minuto, los de Ranieri llevaron peligro a la portería de Casillas. Amauri remató de cabeza sino oposición, lo que obligó a intervenir al cancerbero de Móstoles. No tardó en llegar el gol: una combinación entre el peligroso Alessandro Del Piero y el propio Amauri terminó con el primero perforando la portería con un disparo repleto de clase y potencia. Siguió una tímida reacción del Real Madrid, con un lanzamiento lejano de Van der Vaart y otro a bocajarro de Van Nistelrooy que salió lamiendo la escuadra de Manninger.

Pero fue un espejismo. La Juve ganó la partida al Madrid en todo momento, sobre todo en un medio campo donde el francés Sissoko se mostraba avasallador con la ayuda de Marchisio. Nedved era un puñal por la izquierda, mientras Marchionni se encargaba de surtir de balones a un Del Piero que llevó en todo momento la batuta ofensiva italiana. Fue un planteamiento inteligente, donde Ranieri buscaba paliar la debilidad defensiva de los italianos, y lo consiguió a pesar de que Legrottaglie no pudiera con los atacantes blancos, como se demostró en la segunda parte.

Se llegó al final de los primeros 45 minutos con la sensación de que el Madrid se encontraba inoperante. Y con el principio del segundo tiempo no mejoró la sensación: no hubo tiempo. Una brillante jugada de Nedved acababa con Amauri golpeando el balón de cabeza para que este entrara… tras tocar en Heinze. Fue entonces, con dos goles en contra, cuando Schuster espabiló y dio entrada a Robben por Higuaín para abrir las bandas: acto seguido, Sneijder encontró espacios y se activó, creando tres ocasiones en tres minutos, amén de un disparo al larguero tiempo después.

El asedio dio frutos, y un remate de cabeza inapelable de Van Nistelrooy a centro de Heinze apretó el marcador. Faltaban 24 minutos de juego, pero no se aprovecharon. El Real Madrid no volvió a llegar con peligro, a pesar de la entrada del voluntarioso Drenthe. La Juve supo dormir el partido, y el Madrid también acabó en brazos de Morfeo. Más que dormido, noqueado.

En Villarreal, tantos goles como dudas

Borrachera de goles en el Madrigal, donde el Villarreal se impuso al modesto Aalborg danés por 6-3. Sin embargo, no todo fue tan bonito como refleja el marcador final: el Aalborg puso en aprietos al Villarreal monopolizando casi en su totalidad el juego ofensivo durante la primera parte. Se adelantó mediante un cabezazo en fuera de juego de Saganowski en el minuto 19; ventaja neutralizada por los castellonenses mediante un afortunado remate de Rossi que golpeó en un defensor para encontrar las mallas.

Acto seguido, Joan Capdevila empalmaba una volea sensacional con la pierna derecha, firmando así uno de los goles más bonitos de su carrera. Los daneses, por su parte, no se hicieron esperar y lograron de inmediato el empate por medio de Enedvolsen.

Punto y final del Aalborg. La segunda parte fue otra historia; Joseba Llorente entró por un desesperado Guille Franco y dio un vuelco al juego. Marcó un hat trick (68’, 70’, 84’), aderezado por un gol de Pires (80’). Johansson, en el minuto 78, marcó el tercer gol de un equipo danés que sorprendió gracias a la desidia castellonense.