Archivo de la etiqueta: puyol

Las claves del Atlético-Barça


[Por Anuar Marrero]

Evidentemente, la derrota del Barcelona ayer se debió fundamentalmente a las numerosas ausencias en defensa. Pero de lo que voy a tratar es de exponer cuales fueron a mi juicio las razones concretas del resultado.

  • De todas las bajas en defensa, sin duda la más importante es la de Alves, porque su ausencia se nota en todo el campo. De hecho una gran parte del rendimiento de Messi se debe al apoyo desde la banda del brasileño. Además, debido a la nula contribución en defensa del argentino, Alves tiene que ocuparse de toda la banda. Para compensar esta ausencia Guardiola apostó por un jugador veloz y con recorrido como Jeffren. Keita y Busquets serían los encargados de auxiliar al canterano en defensa. Pero la lesión del malí y la entrada de Pedro rompieron el esquema. Busquets es buen jugador, pero tiene un recorrido limitado y no abarca mucho campo. Así Jeffren tuvo que vérselas él solito contra Simao, Antonio López y Agüero que inteligentemente se dejaba caer a esa banda. La inclusión de Jeffren es quizás el primer error de bulto que le hemos visto cometer a Guardiola.
  • Sin Alves el Barça pierde profundidad. Además al no tener quién le doble, Messi tiende a irse al centro, donde su regate y su velocidad pierden efectividad.  La ausencia de Piqué también perjudicó al equipo en la salida del balón, faceta en la que estuvo espeso. Hubo una falta de entendimiento total entre Milito y Puyol. No se coordinaron y tiraron mal el fuera de juego, y con la velocidad de los puntas del Atlético eso es letal.

  • En infinidad de ocasiones he dicho que la posesión no tiene por qué estar relacionada con el buen juego. El Barça llegó a tener un 66% pero estuvo impreciso y acelerado, y no trenzó bien el juego. Se dejó meter en el ritmo de ida y vuelta de los colchoneros, en el que Iniesta y Xavi no se desenvuelven bien.
  • El equipo blaugrana está muy acostumbrado a jugar  a favor de marcador. Cuando cómo ayer pasa al contrario, especialmente fuera de casa, el equipo tiende a acelerarse y a jugar con cierta ansiedad. Hubo mucha conducción y muchas pérdidas de balón.

Probablemente existan muchas más razones, pero éstas me parecieron las más relevantes. Cuando  Guardiola lo hace bien (casi siempre) hay que felicitarle, pero me parece que ayer estuvo mal. Las virtudes del Atlético eran de sobra conocidas. Contraataque, puntas veloces, juego por las bandas. Y con el planteamiento táctico fue incapaz de contrarrestarlas. Cierto es que tenía muchas bajas, pero el fútbol también es así, y es importante encontrar soluciones en los peores momentos. También me gustaría señalar el agujero que tiene el Barça en la posición de extremo izquierdo. Henry está desaparecido, Iniesta juega mejor en el centro del campo, y aunque Pedro esté rindiendo bien, estaremos de acuerdo en que no es un jugador con nivel para ser titular en el Barça. Aporta soluciones, trabajo y goles desde el banquillo, pero en partidos importantes se notan sus carencias.

Anuncios

El Contraclásico. La resaca del Barcelona – Real Madrid


La primera sensación que tengo en el día después del clásico es de que vi otro partido diferente al que vio el resto del mundo. Y es que de todo lo que he escuchado, leído o visto en referencia al encuentro de ayer en el Camp Nou, creo que estoy en desacuerdo con todo o casi todo. ¿Será que me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba?. Probablemente. De todas formas, dejad que me explique.

He leído que fue un partidazo, vibrante y eléctrico, que fue uno de los mejores clásicos de la historia, que los dos equipos lucharon de poder a poder utilizando sus mejores armas. Que fue el mejor Madrid de toda la temporada, que la banda izquierda de los blancos estuvo a un gran nivel desactivando a Messi. También he escuchado que los de Pellegrini salen muy reforzados, a pesar de la derrota, y que su planteamiento inicial fue fantástico y que maniató al Barça, hasta que a su equipo le falló la condición física.
Incluso mi amigo Devo, referencia en esto de los blogs de fútbol internacional, destaca un partido supremo de Kaka’, que dirigió, manejó y asistió a sus compañeros.

Bueno, pues a mí el partido me pareció bastante denso, y aburrido, al menos en la primera parte. Apenas hubo ocasiones, exceptuando la de Cristiano, tras un slalom de Kaka’, que sacó Valdés con el pie y algunos disparos lejanos de ambos equipos. Es cierto que en la segunda mitad, cuando el partido se rompió, hubo más ocasiones y quizá algo más de juego y llegó el gol, pero fue un partido más tenso que espectacular.

El Real Madrid

Los que me conocéis, o habéis leído algo de este blog, sabéis que soy defensor de Pellegrini, pero ayer no me gustaron nada sus decisiones desde el banquillo. Ni siquiera el tan alabado esquema inicial, con Kaka’ de mediapunta, Marcelo de interior e Higuaín en punta, buscando el contragolpe. No ya porque sea un plateamiento de equipo pequeño (que lo es), sino porque renunció al centro de campo, y además utilizó a Higuaín como única referencia arriba. El argentino tiene muchas virtudes, pero sigue necesitando millones de ocasiones para hacer un gol, y lo que termina decidiendo los partidos como el de ayer, es precisamente aprovechar las ocasiones de las que se dispone.

Luego vinieron los cambios, que me desconcertaron aún más. El de Cristiano por Benzema es entendible, si así lo habían aconsejado los médicos, pero el de Arbeloa por Raúl suena a cambio ‘políticamente correcto’, y eso es muy malo. Primero, porque si a estas alturas la solución ofensiva del Real Madrid es Raúl, mal va este Madrid, y después porque Undiano acababa de expulsar a Sergio Busquets, los blancos estaban con un hombre más y en vez de sustituir a un Marcelo que estuvo lamentable y tratar de controlar el mediocampo con Granero y así liberar más a Kaka’, Pellegrini decidió tirar del capitán. Gran error.

Otra cosa que me preocupa de los análisis que se han hecho a posteriori es que la mayoría de los aficionados madridistas están contentos con el partido de ayer a pesar de salir derrotado frente a su gran rival y perder el liderato. Titulares como ‘sabor a victoria’ o ‘ estuvo ahí’ demuestran un complejo de inferioridad, por mucho que el precedente cercano sea el 2-6 del año pasado.

Y para acabar con el Madrid, un nombre propio: Pepe. Al corte, probablemente sea uno de los mejores centrales del mundo. Es rápido y fuerte físicamente, además de buen cabeceador, pero tiene dos problemas enormes que ayer quedaron evidenciados. El primero es que hace muchísimas faltas innecesarias y muy peligrosas para su equipo, y el segundo más importante, que no sabe tirar el fuera de juego. Si os fijáis, siempre es él el que se queda enganchado y eso, en el Madrid, puede costar muy caro.

El Barcelona

Tampoco me gustó el equipo de Guardiola. Estuvo más espeso de lo habitual en el centro del campo, en el que sólo Xavi sobresalió. El posicionamiento inicial no fue lógico, y hasta que no se ajustó con los cambios, el Barça no empezó a carburar. En la primera parte, Henry debería haber sido la referecia en el centro y no Messi, que anduvo perdido en el centro, porque cuando el argentino juega de punta nato, pierde su capacidad de desborde, que es una de sus mayores virtudes.

De hecho, si en el excelso Barcelona, el Barcelona del toque y de la magia, los mejores jugadores del partido son Piqué y sobre todo Puyol, estaréis conmigo en que algo falla. Eso sí, los dos centrales estuvieron imperiales. Puyol hizo un partido memorable, uno de los mejores que le recuerdo. Paró casi más balones que Víctor Valdés y estuvo impecable en el corte y en la marca. Rápido e intelegente en la colocación, demostrando que cuando está al 100% físicamente, es uno de los mejores del mundo. Piqué, a pesar del penalti a Cristiano (que para mí no fue) volvió a hacer un partidazo. Frenó los ataques del Madrid y se incorporó con solvencia al ataque. Ferguson debe estar tirándose de los pelos.

Pero dejemos a Ferguson y volvamos al Barça. Hasta que no salió Ibrahimovic, el partido tenía pinta de empate claro. El sueco es de esos jugadores que de verdad marcan la diferencia, pero ayer su cambio tuvo una trascendencia especial, además de por el gol, porque ordenó al equipo. Messi dejó de deambular por el centro para arrancar desde la banda e Ibra se convirtió en la referencia clara en la punta de ataque, incordiando a los centrales como sólo un tipo de su envergadura puede hacer. Y si a eso le sumas que un balón que cualquier mortal hubiese controlado a duras penas, Ibrahimovic lo convirtió en una volea magistral, pues poco más hay que añadir.

PD: Me acabo de enterar que Benzema ha salido ileso de un accidente de tráfico. El coche era un Audi Q7 y parece que va a quedar siniestro total, así que la piña ha debido ser gorda.

Si os parece, para acabar, vamos a jugar a las adivinanzas. Un delantero, joven, francés, con mucha calidad, que llega al Madrid con muchas expectativas, que no acaba de adaptarse porque tiene un entorno muy chungo, acaba siendo suplente y se termina convirtiendo en un bluff. ¿No os recuerda a alguien?

¡¡¡Histórico Triplete!!!!!


[Por Zury]

Histórico y triplete sin duda son dos palabras que hemos escuchado (y que escucharemos) mucho a lo largo de estos días. Pero es que realmente este Barça ha hecho lo que ningún equipo español había conseguido hasta la fecha, ganar Copa, Liga y Champions. Sin duda el giro de timón llevado a cabo por el club ha sido totalmente radical, cambiando el rumbo del equipo en tan solo una temporada.

Como culé y aficionado al fútbol se me acaban los calificativos para este equipo, pero lo que tengo claro es que este año será imborrable para muchos de nosotros. Tras la Copa del Rey y la Liga, se presentaba el más difícil de todos, la Champions. El escenario, una Roma engalanada esperando ver uno de los mayores espectáculos del fútbol mundial y el rival, el mejor, el otro equipo que esta temporada ha conseguido hacerle sombra a un Barça de ensueño, el Manchester United.  Sin duda se esperaba una ardua batalla entre dos grandes gladiadores. Y como en el Antiguo Imperio Romano, sólo podría triunfar uno.

El partido comenzó con un guión extraño para el Barça. No dominaba, no tenía el balón y el Manchester controlaba el partido, con un Cristiano Ronaldo, muy incisivo, llegando en algunas ocasiones a mostrarse ansioso por hacer algo grande.

Pero el que primero asestó fue el Barça. Eto’o hizo gala de ser uno de los mejores delanteros actuales, y rompiendo la sequía goleadora que venía arrastrando, mostró la calidad que atesora. A pase de Andrés Iniesta (otro que se merece un monumento) recibió en carrera, sentó a Vidic y batió a un Van der Sar que poco pudo hacer. El Barcelona puso el uno a cero en el marcador en la primera ocasión que tuvo; muestra de que los equipos grandes no perdonan.

etoo gol champions

A partir de este momento el Barça empezó a sentirse cómodo en el campo, dominando en líneas generales el encuentro, si bien, seguía siendo un partido abierto en el que ambos equipos llegaban con más o menos peligro al área rival. Y así terminó la primera parte.

Tras el descanso siguieron las líneas que se habían marcado en los primeros cuarenta y cinco minutos. El Barça dominaba y aguantaba las acometidas rivales con un Piqué imperial y con un Puyol con quien todavía está soñando Cristiano Ronaldo. Además Touré y Silvinho, que terminaban de formar la defensa “para la ocasión” estuvieron más que solventes a lo largo de todo el partido, dando la sensación de que era un encuentro de pretemporada. Mientras Xavi, campaba a sus anchas por el centro del campo haciendo funcionar al Barça como el reloj que es, siempre bien secundado con un Busquets cumplidor y sacrificado.

Delante, Henry hacía alguna que otra incursión, Eto’o hacía los ochenta kilométros que prometió y Messi sin desequilibrar tanto como nos tiene acostumbrados siempre aparecía por el centro (otro gesto ténico de Guardiola y que merece un post de alguien que de verdad entienda de fútbol) y traía locos a los centrales. Si a eso le añades al genio de Fuentealbilla poco se puede hacer.

Al final, tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió. Xavi le regaló medio gol a Messi con un centro medido que el argentino remató. Era el 2-0 con quince minutos por delante. El Manchester, ya con toda la artillería en el terreno de juego, lo intentó y en la más clara ocasión que tuvo, surgió la figura de Valdés para demostrar que en las grandes ocasiones se crece y que varias de las críticas que recibe son excesivas.

celebracion champions

Pitido final y comienzo de la fiesta. Sin duda alguna tras este año las universidades catalanas presentarán un índice de suspensos nuca visto hata ahora, por culpa de tanta fiesta y de tantas visitas a Canaletas. Por el bien de los barcelonistas y del fútbol, ojalá la temporada que viene, suspendan más todavía.

P.D.: No soy periodista, ni nada parecido así que pido perdón a los lectores por los fallos clamorosos que puedan existir.

El guión que el Chelsea esperaba


Qué perro viejo y sabio es Hiddink. Anoche declaró en la radio que esperaba un partido con muchos goles, pero lo hizo para desconcertar. Su alineación plagada de centrocampistas así lo prueba. Ha sacrificado a uno de los extremos, o a un acompañante de Drogba, para que Obi Mikel acompañase a Essien, Ballack y Lampard, y así tejer una tela de araña que impidiera a Xavi e Iniesta entrar en contacto con el balón.

Y le ha salido. Y le pudo haber salido mucho mejor al Chelsea si Víctor Valdés no saca dos fantásticas manos a Drogba en la primera parte.

drogba-chelsea-barsa

El Barcelona ha jugado mejor que los blues esta noche, pero nunca ha encontrado su juego. Messi ha estado desaparecido en combate. No ha aprovechado la ausencia de Ashley Cole y que Bosingwa, que es un buen lateral, pero con grandes lagunas defensivas, ha jugado cambiado de banda. Tampoco Eto’o ha tenido su partido,  ha deambulado por el terreno de juego, las pocas oportunidades de las que ha gozado las ha tapado bien Cech, y ha sido sustituido por Bojan a 10 minutos del final del encuentro.

Pero lo más preocupante para los intereses del Barcelona es la defensa. No por este partido, en el que apenas ha tenido trabajo y el poco que ha tenido lo ha solventado correctamente, sino por el partido de vuelta. Márquez ha pisado mal tras un control del balón y parece que tiene roto el menisco y Puyol, que ha salido en su sustitución ha visto una amarilla que le impedirá jugar en Stamford Bridge. Así, para la vuelta, Guardiola tendrá que probar con Cáceres acompañando a Piqué o con Abidal de central izquierdo, y eso con Drogba y Anelka enfrente, y con Lampard y Malouda llegando, puede ser un enorme problema.

Y ahora voy con el Chelsea. Ha planteado un partido defensivo y ha ejecutado el planteamiento a la perfección. Pero para el espectador neutral (o mejor dicho, para mí personalmente) ha supuesto una decepción enorme. Hiddink ha dejado a un lado su juego alegre y abierto para sacar su faceta más rácana. Por momentos ha recordado al Chelsea más ‘amarrategui’ de la era Mourinho e incluso a los últimos tiempos de la era Ranieri.

guardiola-hiddink

El balón no llegaba al centro del campo. Las pocas ocasiones de los ingleses nacían de los despejes con el pie de su portero Cech y era Drogba quien peleaba todos los balones. Bastante ha hecho el marfileño con fajarse con la defensa blaugrana. Eso y alguna llegada de Malouda ha sido todo el bagaje ofensivo de los londinenses. Por eso al pobre Lampard le debe estar doliendo el cuello de mirar hacia arriba para ver el balón volar en forma de pelotazo largo.

Porque el medio del campo del Chelsea hoy se ha dedicado a repartir estopa en vez de repartir juego. Obi Mikel perseguía incansablemente a Iniesta, casi en marcaje individual. Ballack suplía su falta de ritmo físico con innumerables faltas de las llamadas tácticas y Essien mostraba su habitual despliegue físico. Han sido tres piezas más del engranaje defensivo liderado por Terry, Ivanovic, Alex, Bosingwa y un Cech, que a pesar de cantar en las dos primeras acciones en las que ha entrado en juego, ha sido decisivo para mantener el valioso resultado de 0-0.

Y para acabar, una reflexión. Esta noche he visto al Barcelona muy castigado físicamente y creo que le va a pasar factura durante este mes tan cargado de partidos decisivos, con el clasico, la vuelta de semifinales de la Champions y la final de Copa concentrados en quince días. ¿Vosotr@s qué pensáis?.

PD: Dice el presidente de Mediapro, Jaume Roures que a partir de la temporada que viene, sólo habrá un partido en abierto por jornada. ¿Qué dirá Marca ahora?. ¿Volveremos a ver portadas como ésta?.

Primeras impresiones del sorteo de la Champions (I)


Después de un mes bastante complicado, vuelvo a la carga con el sorteo de la Champions de esta mañana. Me hubiese gustado hablar de los partidos de vuelta de la Liga de Campeones, del chorreo del Liverpool al Real Madrid, de la crisis de mi amado fútbol italiano o de Lopera y el jeque árabe.

Pero hoy toca sorteo. Los cuartos de Champions ya han echado a andar y los emparejamientos han deparado eliminatorias muy emocionantes.

Barcelona – Bayern Munich

toni-ribery-bayern-munichMe gusta este duelo porque es Champions en estado puro. A priori los de Guardiola son favoritos, pero no deben fiarse del potencial ofensivo de un Bayern, que aunque se dice que está en crisis, siempre puede dar un susto.
Los de Klinsmann vienen de humillar a un inocente Sporting de Lisboa en octavos de final y su juego alegre pero directo y vertical es muy difícil de parar. No se sienten excesivamente cómodos con la posesión del balón en el mediocampo, donde ni Zé Roberto ni Van Bommel son organizadores al uso.
Sin embargo, contra el Barcelona esto no tiene porque suponer un problema para los bávaros. Si son capaces de aprovechar la velocidad de las bandas, con Schweinsteiger y un superclase como Ribery, pueden tener muchas opciones. Todo dependerá de que el equipo no esté demasiado partido en la medular, y de que puedan surtir de balones a dos delanteros de área (y de rachas, no lo olvidemos) como Klose y Toni.
En su contra, además de todas las virtudes del Barcelona, que ya conocemos de sobra, puede jugar el excesivo ímpetu ofensivo de Lucio, que suele dejar desguarnecida la zaga con sus continuas galopadas al ataque, y su excesiva confianza a la hora de sacar el balón desde la defensa.
Por último, dos tópicos que esta vez, sí se cumplen. El poderío alemán en el juego aéreo, frente a un Barcelona en el que sólo van bien de cabeza Puyol, Piqué (que no sabemos si será titular) y quizás Márquez y el espíritu compeitivo de los muniqueses, que puede ser determinante si el Barcelona se relaja.

Villarreal – Arsenal

Es la reedición de la semifinal de 2006. Ese partido de infausto recuerdo para todos los que nos habíamos encariñado con un equipo pequeño que podía conquistar Europa, hasta que ese jugador al que muchos (con razón) llaman Tristelme y que se hace llamar Román, tiró el penalty decisivo con la misma indolencia con la que ha jugado en todos sus años en Europa. Pero vamos al partido, que me pierdo.
Si el partido se jugase mañana, probablemente hubiese sido una eliminatoria sin favorito claro, pero hay un factor que la decanta claramente a favor del Arsenal, Cesc Fábregas. Si los plazos marcados se cumplen, el catalán se habrá recuperado de su lesión, y aunque quizás no tenga el ritmo de competición adecuado, será pieza clave en el esquema de los gunners.

adebayor-arsenalSu acompañante será Denilson, un jugador que me gusta mucho, pero que no ha tenido todo el protagonismo que de él se esperaba. También será importante la recuperación de Adebayor, porque aunque el togolés no sea santo de mi devoción hay que reconocer que es mucho más efectivo que su sustituto, el danés Bendtner. El otro delantero, Van Persie, parece que está encontrando la estabilidad y regularidad (sobre todo mental) que necesitaba y será una amenaza constante para la portería del submarino.

Será interesante ver cómo soluciona Wenger la baja de un Arshavin que está siendo clave en sus primeros partidos en Londres, pero que no puede jugar la Champions por haber lo hecho ya esta temporada con el Zenit. Probablemente sitúe al camerunés Eboué en la derecha y a Nasri por la izquierda, porque Walcott se ha vuelto a lesionar esta mañana.

Será un partido especial para Pirès, que se enfrentará al equipo donde mejor ha podido desplegar todo su juego. Aunque su velocidad no sea la misma que en 2006, cuando visitó El Madrigal con los londinenses, su calidad sigue intacta y podría marcar diferencias.

Para mí, la eliminatoria más bonita, con dos equipos (y dos etrenadores) que apuestan por el toque y el buen fútbol, algo muy complicado de ver en una ronda final de la Liga de Campeones.
PD: El vencedor del Barcelona – Bayern jugará contra Liverpool o Chelsea, mientras que el que pase de londinenses y castellonenses se las verá con el Porto o el Manchester.

90 minutos de auténtico espectáculo


Los que me conocéis sabéis que no soy demasiado entusiasta de la selección española, pero esta noche he disfrutado como un enano.

El de hoy ha sido uno de esos partidos que deberían durar 3 o 4 horas. Por todo, porque había casi 10.000 españoles en las gradas del antiguo Heysel, ahora llamado estadio Rey Balduino, porque bajo una intensa lluvia y vistiendo de dorado, por momentos España se ha parecido al mejor Brasil, porque los belgas han plantado cara durante todo el encuentro e incluso han podido ganar, porque ha sido un partido vibrante, de ida y vuelta, porque ha sido vistoso para el espectador, pero sobre todo por Iniesta.

Como me dice mi amigo Rodri, debemos rendir pleitesía a Don Andrés. Lo que ha hecho este chaval ha sido una auténtica obra maestra sólo al alcance de unos pocos genios. Un gol antológico, maravilloso, de esos que te dejan boquiabierto.

Pero ese fue el empate a uno, y no llegó hasta el minuto 36. Antes, en el 7′ Sonck había roto el récord de imbatibilidad de España y de Casillas con un cabezazo que se colaba suavemente pegado al poste tras un error en la marca de Puyol y Juanito.

Los belgas tienen una generación interesante, con jugadores muy jovenes pero de bastante calidad, que les han devuelto a la primera plana del escaparate internacional tras muchos años de travesía por el desierto. Los herederos de los Gerets, Scifo, Preud’homme, Ceulemans, Van der Elst, Luc Nilis o Wilmots se llaman Fellaini, Dembele, Defour, Witsel, Kompany, Vertonghen o Van den Borre que fueron la base de la Selección Olímpica este verano y ahora lo son de la selección absoluta.

España no estaba a gusto, y para colmo de males, Torres se rompía en el minuto 15. Todo parecían ser malas noticias. Sin embargo, la lesión de Torres permitió la salida al campo de Cesc. Con Fábregas en el campo, Villa se convertía en la única referencia en la punta de ataque y el asturiano juega mucho mejor así que acompañado por otro delantero. Además, el mediocampo español se llenó de efectivos y los de Del Bosque comenzaron a sentirse más cómodos.

Villa tiraba miles de desmarques y las ocasiones comenzaban a llegar. Así, poco después de la media hora de juego Senna iniciaba la presión y provocaba que Fellaini cediera el balón atrás y Cesc lo robase en el borde del área. El mediocentro del Arsenal le dio un pase a Iniesta que entraba por la izquierda. Casi pegado a la línea de fondo,el de Fuentealbilla sortea a dos defensas, con el cuerpo, hace un regate que tumba al portero y salva al último defensa elevando la pelota. Simplemente genial.

Con el 1-1 los belgas se echaron atrás, pero no renunciaron al partido. Con un gran Fellaini en el medio y un solvente Kompany atrás, los diablos rojos trazaban contras muy peligrosas que obligaron a Casillas a estirarse en varias ocasiones. Tanto es así que en un despiste de Juanito y una mala salida de Casillas estuvo a punto de marcar Bélgica, pero Puyol salvó en la línea de gol cuando el balón se colaba.

El partido era de una intensidad altísima y con las ocasiones de los belgas se intercalaban oportunidades del combinado español. Xabi Alonso sustituyó a Cazorla en el 20′ de la segunda mitad y dio mucha más consistencia al centro del campo. Pero la entrada decisiva fue la de Dani Güiza. El jerezano sustituía al grandioso Iniesta y saltó al campo cuando sólo restaban cinco minutos para el final del encuentro.

Era el minuto 88′ y el partido agonizaba. A Bélgica el empate le sabía a gloria y se defendía con uñas y dientes. Hasta que apareció Güiza. El jugador del Fenerbahçe decidió disfrazarse de Iniesta y puso un centro medido al segundo palo para que Villa la metiese en la red e igualase a Di Stefano como goleador de la ‘roja’ con 23 goles.

Gran juego, grandes sensaciones. Lástima que el Mundial no empiece mañana por la mañana.

Pero volvamos al gol de Iniesta. Todos los que tienen ya una edad dicen que es similar al que Butragueño le hizo al Cádiz allá por 1987. Aquí os dejo los dos goles (hasta que youtube decida eliminarlos), para que juzguéis vosotr@s.

Aquí tenéis el del ‘buitre’

y aquí el de Iniesta de esta noche

PD: Portugal 0-0 Albania y los albaneses con 10 jugadores desde mediados del primer tiempo. Grande Queiroz

Vuelve el fútbol total


Me rindo ante la evidencia. Este Barça es de otro mundo y esto es, en gran parte, gracias a Pep Guardiola. A mí no me gustaban sus rotaciones, ni la mayoría de sus declaraciones y pensaba (y sigo manteniendo) que un jugador como Iniesta, que ve el fútbol un segundo antes que el resto de la humanidad, debe jugar de mediocentro y no de extremo.

Sin embargo, hoy he visto, de la mano de Pep, a uno de los mejores Barcelona que recuerdo. La alineación inicial suscitaba algunas dudas. Con Puyol en el lateral y con Busquets y Gudjohnsen en la medular. Pero todo carburó desde el principio.

Márquez remató un córner clásico de los tiempos de Rijkaard en el minuto 3, y el Barcelona ya ganaba antes de que el Atlético hubiese bajado del AVE. En la siguiente jugada de ataque, Messi se metió hasta la cocina y forzó un penalti de Ujfalusi que Eto’o se encargó de transformar en el 2-0.

El tercero fue el colmo de los despropósitos. Era el minuto 8 y había una falta en la frontal del área favorable al Barça. Coupet colocaba la barrera apoyado en uno de sus postes como si estuviese descansando, y Messi fue el más listo de la clase y al no haber pedido barrera, pudo disparar antes de que el portero y los defensas rojiblancos estuviesen colocados. Claro, así la pelota entró mansamente en una portería vacía. Hasta al realizador de la televisión le pilló desprevenido.

Pero el Barça no paró ahí. A pesar del 3-1 de Maxi, los culés no perdieron la ambición e hicieron el cuarto tanto por medio de Eto’o antes de llegar al minuto 20. Pero es que además, tuvieron un mano a mano de Messi tras una jugada antológica del argentino y un disparo con rosca de Iniesta que se estrelló en el poste de la meta de Coupet.

Precisamente de otro palo de Iniesta, al que sólo le faltó el premio del gol, vino la jugada del quinto gol del Barcelona. Tras una gran jugada, el rechace de la madera le cayó a un activo Gudjohnsen que se ha reconciliado con el gol y marcó a puerta vacía. 5-1 y quedaba todavía una hora de partido.

De la mano de Iniesta y Xavi, el Barça bailaba sobre el verde y el Atlético se limitaba a mirar. En la segunda parte, el espectáculo fue dantesco. Un equipo culé que no quería hacer demasiada sangre, y un equipo rojiblanco que había bajado los brazos, que se dedicaba a deambular pobremente sobre el campo.

Sólo Bojan y Henry tenían ganas de continuar la fiesta y lo consiguieron al triangular en el borde del área madrileña y acabar la jugada en gol ccon un remate espectacular del francés. El Barcelona puso de pie a todo el estadio. Combinó, trianguló y sobre todo definió, aunque si en tu línea de medios tienes a un chaval de Albacete llamado Iniesta y a un señor de Terrasa llamado Xavi, todo es mucho más fácil.

Pero es que además de estos dos genios, hay por ahí un tal Messi, al que le ha dado por querer ser el mejor jugador del mundo, y si no lo ha conseguido ya, está muy cerca de hacerlo. Hoy ha estado sublime, ha hecho un gol, ha provocado un penalti, ha vuelto loca a la defensa y ha hecho un eslálom memorable que si llega a acabar en gol hubiese sido uno de los más bellos de los últimos años. Además, ha salido muy reforzado en su particular duelo con el ‘kun’ Agüero, al que hoy ha ganado por la mano, como en las cartas.

Seguridad defensiva, presión en mediocampo y sobre todo, mucha pólvora arriba son las señas de identidad de un Barcelona, que con el sello de Pep, cada vez recuerda más ese que bordaba eso del fútbol total.

PD: Como llevaba tiempo sin escribir, dos posts de golpe. Si no habéis visto el gol de Ibrahimovic de esta tarde os lo recomiendo. Si el domingo tengo un rato, os pongo un enlace.