Archivo de la etiqueta: oro

Coach Olímpico


[Por El Mental Coach]

Durante los pasados Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver he tenido la oportunidad de disfrutar del cumplimiento de un sueño de dos personas al unísono. Uno es el sueño de oro olímpico de Giuliano Razzoli (oro en Vancouver 2010, en la modalidad de slalom) el otro, el de su mental coach, Roberto Merli.

Yo la verdad es que de ski no entiendo mucho, no he esquiado en mi vida, pero el hecho de conocer a Roberto y saber que estaba trabajando con Giuliano Razzoli me permitió seguir las Olimpiadas de Vancouver de forma muy directa. Allí estaba yo, un español que no había esquiado nunca “tiffando” por un italiano que competía en la final del slalom.

Yo no conocía a Giuliano, conocía a su cuñado y a su hermana, personas maravillosas que me hacían suponer que Giuliano era una gran persona como después se confirmó.

Durante las Olimpiadas de Vancouver de este año tuve la oportunidad de escuchar los objetivos de los integrantes de la “squadra” italiana de ski. Cuando se les preguntaba qué esperaban de las olimpiadas, la respuesta más común era: “yo ya he ganado solo con estar aquí…”, “para mí ya es un logro el estar presente…” sabéis cual era el objetivo de Razzoli: el oro olímpico.

Cuando piensas en las Olimpiadas, en atletas que se preparan durante cuatro años de su vida para esta competición, piensas que no dejan nada a la improvisación. Sin embargo, la mayor sorpresa fue comprobar como la gran mayoría de los atletas no habían trabajado de forma profesional los aspectos mentales. ¿Imagináis la presión que siente un atleta los días antes de las competición?. La competición que te dará los frutos de cuatro años de trabajo y que te marcara para los siguientes cuatro años. Pensad que sus ingresos dependen de las becas de la federación y de los sponsors y estos sólo vienen si consigues resultados.

El mental coaching es aún una materia en fase de desarrollo, pero es un componente ganador. Está claro que el hecho de tener un mental coach no hace que ganes un oro olímpico, pero el trabajo mental te ayuda a obtener un mayor rendimiento.

Está científicamente probado que el entrenamiento mental funciona,  ¡¡¡y tanto!!!. De acuerdo con la investigación de la British Psychological Society (Concentration Skills Training in Sport – Greenlees e Moran) el entrenamiento mental (realizado profesionalmente) puede aumentar los resultados de rendimiento deportivo en más del 50%.

¿Qué es lo que hace un mental coach en concreto, con los atletas?

  • En primer lugar, lo que hacemos es determinar los objetivos: ¿Dónde quieres ir?  y ¿Qué quieresconseguir? son las primeras preguntas que se hacen.
  • Después de entender los objetivos (normalmente, hablando de atletas, se trata de mejorar su rendimiento, gestión del estrés, mejorar un gesto técnico, superar algunos bloqueos que se han creado por alguna razón particular, etc..), analizamos los puntos fuertes y finalmente lo que impide al deportista expresar su máximo potencial (miedo, inseguridad, falta de convicción, pérdida de concentración, estrés, etc..).
  • En este momento construimos juntos la ruta de entrenamiento mental más adecuado en conformidad con los objetivos y en base a los plazos propuestos.

Todo esto para decir que nuestro trabajo es extremadamente conveniente y se basa en los resultados. Sabemos que en el deporte no cuenta la intención o la filosofía, cuenta el resultado. Y queremos ser catalizadores de resultados, de medallas de oro y ¿por qué no?, de sueños.

Y Argentina salió campeón


Se cumplieron los pronósticos y la Argentina de Agüero y Messi ya tiene el oro olímpico colgado en el cuello de sus jugadores.

Al final valió la pena todo el tiempo (y probablemente dinero) invertido por la AFA para solucionar el enfrentamiento con el Barcelona y que ‘la pulga’ pudiese formar parte del combinado olímpico de la albiceleste, porque Messi es un jugador de talla mundial y en Pekín (en Shanghai mejor dicho) lo ha vuelto a demostrar.

El de Rosario ha sido el alma del combinado que dirige Sergio Batista durante todo el torneo, pero además nos ha dejado sobradas muestras de su inigualable calidad. En la final le dio la asistencia a Di María y fue el único que sobresalió en un partido romo, espeso y por momentos, aburrido.

Esta final se ha catalogado como la ‘revancha del 96’ cuando la Nigeria de Kanu, Okocha, Oliseh e Ikpeba entre otros, les arrebató el oro olímpico en el descuento con un gol del barcelonista Amunike, que hizo inútiles los goles del ‘piojo’ López y de ‘Valdanito’ Crespo.

Y los argentinos se han tomado la revancha doce años después. El ambiente era frío en ‘el Nido’, porque a los chinos esto del fútbol, como que les da bastante igual, pero en el césped casi no se podía respirar, no sólo por la humedad asfixiante, sino también por lo que había en juego.

El arranque argentino fue ilusionante, pero sus ocasiones no acababan de cristalizar. Di María volvió a mostrarse muy activo pero no estuvo secundado ni por Riquelme ni por Agüero. Nigeria, por su parte, estuvo agazapada atrás y esperando las contras para poder aprovechar la velocidad de sus delanteros Obinna y Odenwingie.

Sólo Messi parecía poder despertar a Argentina (y a los espectadores) de su letargo. Y así lo hizo. En el minuto 57′ le dio un pase al hueco a Di María que se internó por la izquierda y superó la salida del portero nigeriano Vanezkim con una preciosa vaselina. Era un gol bañado en oro.

De ahí al final del encuentro los argentinos se dedicaron a defender y los nigerianos mostraron su incapacidad para llegar a la portería, a pesar de la voluntad de sus delanteros. Messi tuvo la sentencia en sus botas pero falló una clara ocasión mano a mano con el portero. Las ‘Águilas Verdes’ tuvieron un arreón final, más por coraje que por calidad, pero hicieron sufrir a la albiceleste, que suspiró de alivio y estalló de alegría cuando el árbitro húngaro Viktor Kassai señaló el final del encuentro.

Y Argentina salió campeón. Su juego no ha sido brillante pero sí muy sólido, y además ha contado con Messi y con Ángel Di María, la sensación del torneo. El mediapunta del Benfica no partía como titular pero sus buenas actuaciones le hicieron indiscutible en detrimento del delantero del Nápoles Lavezzi (se notan los galones, porque por rendimiento el suplente debería haber sido Agüero). Tal ha sido la explosión de Di María que los rumores hablan de ofertas de clubes de primer nivel mundial, como el Chelsea o el Real Madrid.

Este es el gol de Di María que le ha dado el oro a Argentina.

PD: Nigeria, medalla de plata se merecía un homenaje y qué mejor que hacerlo con un vídeo tan memorable como éste

Dos fenómenos para la historia, una lesión dolorosísima y un crack


Sé que este blog está dedicado al fútbol, pero nunca viene mal hablar un poquito de otros deportes para desengrasar, sobre todo, cuando han coincidido dos deportistas que pasarán a la historia, como ha pasado en Pekín.

El primero obviamente, es la locomotora de Baltimore Michael Phelps. Ocho oros, que se dice pronto, pero además siete récords del mundo y catorce medallas olímpicas en total. Yo no vi a Spitz pero pienso que la superioridad de Phelps ha sido insultante. Sin embargo, buena parte de ese récord de ocho medallas de oro se lo debe a su compañero Jason Lezak, que se comió al francés Bernard en la última posta del relevo del 4×100 libres.

A Phelps le gusta el rap y, por lo visto, esta es la canción que lleva en el iPod antes de salir a la piscina

El otro fenómeno es, por supuesto, Usaín Bolt. El jamaicano es de otro mundo. Ha corrido los 100 metros libres en 9,69 parándose cuando quedaban 40 metros, abriendo los brazos y dándose golpes en el pecho. Si no lo hubiese celebrado con tanta antelación, podría haber bajado de los 9,50 segundos. La superioridad del jamaicano es aplastante y encima sólo tiene 21 años. Y por si fuera poco, dicen que es un tipo de lo más normal, que rechazó a todas las universidades americanas que le prentendían para quedarse a vivir en su país.

Aquí os dejo la exhibición de este extraterrestre

El de la lesión es el haltera húngaro Janos Baranyai, que se dislocó el codo cuando intentaba levantar 148 kilos. Aviso, la imagen da mucha grima y el temblor de sus piernas cuando está en el suelo es escalofriante. Lo curioso del vídeo es ver como varios chavales chinos se ponen delante del atleta y lo tapan para que no le graben las cámaras.

Por último el crack. ¿Nadal?, ¿Deferr?, ¿Vivi y Anabel?, ¿Íker Martínez y Xabi Fernández?, también, pero no. El crack es el tirador olímpico español, Luis Martínez Encabo que no logró clasificarse para las finales de Carabina aire de 10 y 50 metros de precisión. ¿Por qué? por las excusas que puso al preguntarle por su eliminación. Lo dicho, un crack.

PD: Para Álvaro. Primer partido de Oleguer con el Ajax en España, derrota por 2-1 contra el Murcia de Clemente, y Huntelaar tiró una sola vez entre los tres palos. ¿Será que todo se pega?.