Archivo de la etiqueta: numancia

Armas de modestia


[Por Fran Reyes]

Volver a la Primera División nunca es fácil. Es un dogma que se cumple prácticamente sin excepción, es más difícil llegar que mantenerse. La Segunda División es un pozo donde cada año caen tres equipos, y de donde escapan otros tres hacia metas mayores… y cuatro hacia lo que ya no es un pozo, sino directamente un inframundo, Segunda B.

Volver a la Primera División nunca es fácil. Sporting de Gijón, Málaga y Numancia, los ascendidos de la temporada 2008/09, han tardado diez, dos y tres temporadas, respectivamente, en volver al primer nivel del fútbol nacional. Ninguno ha tenido un inicio plácido: las dificultades propias de la adaptación a una nueva categoría no han pasado de largo, sino que se han detenido a golpear a los tres por igual. Sporting y Numancia, además, han sufrido las vicisitudes derivadas de los caprichos del calendario, enfrentándose a la temible ráfaga de encuentros consecutivos frente a Sevilla, Barcelona, Real Madrid y Villarreal. Pero se han sobrepuesto, no todo han sido sombras.

El Numancia fue la sensación del inicio de la Liga. Un equipo tan bien plantado como pobre supo hacer frente a un Barça aún verde, marcar un gol con el futbolista peor pagado de Primera División (Mario Martínez) y aguantar el asedio numantino planteado por Guardiola durante casi ochenta minutos. Toda la prensa se apresuró en hablar de las apreturas de su presupuesto, del hecho de que todos los jugadores del club fueran españoles, del milagro efectuado por el técnico croata Sergio Kresic. La oleada mediática prosiguió cuando, merced a una efectividad inusitada (y un Moreno inspirado), consiguió anotar tres goles frente al Real Madrid… aunque luego los de Schuster marcaran cuatro.

Después pasó al anonimato. Derrota frente a Villarreal y Mallorca, meritorio empate ante el romo Osasuna de este año, y esta jornada de nuevo derrota frente al versátil Deportivo de Lotina. Ya hemos vuelto a situar al Numancia de Soria como un equipo modesto, sin historia, destinado a las profundidades de la clasificación. Ya hemos olvidado la fortaleza de la que dota el planteamiento táctico de Kresic al equipo castellano-leonés.

La portería, en las [buenas] manos del curtido guardameta nacido deportivamente en el Alavés Juan Pablo, parece decente para Primera División. 4-1-3-2 que se convierte en un 4-5-1 a la hora de defender. Las bandas bien armadas con las parejas defensiva-ofensiva formadas por Juanra-Del Pino por la derecha y Domingo Cisma-Quero por la izquierda. Especial atención para estos últimos: Domingo Cisma es una lateral izquierdo con mucho recorrido, cedido por el Almería para que acabé de curtirse; por su parte, Juan Quero es el típico extremo zurdo, ratón y sacrificado, que tendrá que competir con el solvente Juan Carlos Moreno para hacerse su hueco. Nagore, desde la posición de 4, es el eje del equipo; el poderoso Asier Goiria y Gorka Brit son los estiletes, jugadores a los que se les queda grande la Primera División… pero que pueden dar la sorpresa.

Capacidad de dar la sorpresa a la que tiene que aferrarse el Sporting de Gijón. Su bloque, de Segunda División, debe encomendarse a su capacidad de sacrificio y a los chispazos de calidad de algunos de sus mejores futbolistas para mantenerse en Primera. Preciado intercambia casi sin efecto negativo para el equipo a todos sus elementos; sólo Sastre, Canella, Matabuena y Diego Castro han jugado todos los partidos. Y es que estos cuatro jugadores, junto a Bilic y Kike Mateo, son la columna vertebral del equipo.

Sastre es un lateral derecho físico y veterano, prácticamente la antítesis del zurdo, joven y talentoso Canella, un futbolista al que deberíamos ver en equipos de mayor enjundia en poco tiempo. Por delante suya, completando bandas casi simétricas, Kike Mateo es un interior derecho de talento casi ilimitado; mientras, Diego Castro es un zurdo potente y capaz. Matabuena es el mediocentro destructor por antonomasia, criado en el Racing y asentado en Gijón. Y, por último, Bilic es un ariete de la escuela balcánica, típico: fuerte, alto, poco dotado técnicamente pero luchador. Gracias a eso encabezaba el Pichichi hace unas jornadas.

Pese a que estos elementos parecen adecuados para un buen equipo de Primera, falta algo más. La debilidad de los centrales sportinguistas (Neru, Cámara, Colin, Gerard Autet…) es poco menos que alarmante; Matabuena no tiene ningún compañero de garantías en el mediocentro. También la portería, cubierta por el mediano Sergio Sánchez, era una carencia importante; sin embargo, el fichaje de Iván ‘Pichu’ Cuéllar ha sido un gran paso adelante: estas dos últimas jornadas, el cancerbero procedente del Atlético de Madrid ha dotado de seguridad y confianza al equipo atrás.

Y es que, hasta hace dos jornadas, el Sporting ha sido un auténtico colador. Cuatro goles del Sevilla, seis del Barça y siete del Real Madrid se antojan un castigo excesivo al equipo, pero nivelado con respecto a la capacidad de su portero de atajar los muchos tiros que debería siendo portero de un equipo tan pequeño. También Getafe y Villarreal ganaron al Sporting, cenicienta casi oficial de la Primera División. Pero esta última jornada, los de Gijón han visto la luz derrotando al Mallorca por 0-2. Podrían cambiar la tendencia, entrar en racha…

… La misma en la que se está instalando el Málaga de Antonio Tapia. El técnico malagueño siempre ha sido un entrenador de viento a favor: cuando algo le empieza a ir bien, todo irá bien. Las victorias se suceden, y parece que a los de La Rosaleda les llega ese momento: dos partidos ganados frente a Valladolid (2-1) y al Recreativo (0-4) podrían ser el inicio de una senda victoriosa. Lo malo es que, tras un partido asequible frente al Getafe, ahora llega la temible ráfaga: los cuatro grandes consecutivos.

Las armas del Málaga empiezan por un contragolpe efectivo, merced a un repliegue relativamente adelantado que favorece la salida en tromba. Dos jugadores rápidos en cada banda como Duda y Eliseu, dos tanques habilidosos como Adrián y Baha. Y se podría decir que ahí terminan: la defensa es frágil, si no ha encajado demasiados goles en estos dos partidos es porque los ataques de Valladolid y Recre son aún peores salvo chispazos individuales.

Visto lo visto, ¿descenderán los ascendidos al final de la temporada? La respuesta es que todos no lo harán. Y no porque ellos tengan mejor plantilla, mejor técnico o mejor estructura que otros clubes de la clase baja de Primera División; sino porque tienen la ilusión. No tienen mejores armas que sus contrarios, tienen el arma de la modestia.

Anuncios

Supercopa de Europa, Calcio, Premier League, Liga y los clásicos portugués y escocés ¿alguien da más?


Gran fin de semana de fútbol el que hemos tenido. Empezó el viernes con una vibrante final de la Supercopa de Europa, en la que los rusos  del Zenit (rivales del Real Madrid en la Champions) superaron a un Manchester United que sin Ronaldo, no tuvo ni profundidad por bandas, ni juego en el medio, ni pegada arriba.

Interesantes los rusos, que de la mano del portugués Danny, fichaje estrella del Zenit esta temporada, machacaron al Manchester. El ex del Dinamo de Moscú, que ha costado 30 millones de euros, demostró su enorme talento, dominó el centro del campo y fue el principal creador de las contras. Ha venido para sustituir a Arshavin, y lo puede hacer a la perfección. El segundo gol así lo atestigua. El portugués con sangre venezolana controló el balón en el medio del campo, y partiendo desde la izquierda llegó al área donde mareó a Ferdinand y se la cruzó a Van der Sar. Si al final Arshavin no sale del Zenit, van a formar una pareja letal.

Me alegré mucho por Pogrebnyak, porque se lo merecía. Es un delantero sobresaliente que se perdió la final de la pasada UEFA por sanción y la Eurocopa por una inoportuna lesión, pero por fin ha logrado resarcirse, aunque sea en parte. Marcó el primer gol e hizo un excelente partido.

El Manchester me decepcionó. Le faltó contundencia arriba, algo que probablemente solucionen si al final firman a Berbatov, pero sobre todo, le faltó presencia en la medular, porque Scholes es un excelente llegador, y Anderson un mediapunta con mucha clase, pero se notaron muchísmo las ausencias de Carrick y Hargreaves. El 2-1 fue obra de Vidic y el United sacó la casta de campeón en el tramo final del encuentro, pero no fue suficiente porque sólo el ‘apache’ Tévez llevó peligro a la portería de Malafeev.

Además ha empezado el Calcio con sorpresas y tropiezos de los grandes. El Milan de Ronaldinho y Shevchenko cayó en casa ante el recién ascendido Bolonia. Los rossoneros son un cementerio de elefantes, con una plantilla cuya media de edad sobrepasa ampliamente los 30 años. Con Kaka’ lesionado, Pirlo se encuentra muy sólo en la creación y Flamini deberá adaptarse a una nueva liga y a un técnico como Ancelotti. Ronaldinho tuvo un debut aceptable, acostado (no literalmente) en la banda izquierda, se dedicó a poner centros peligrosos e incluso dio el pase de gol a Ambrosini, pero aún le falta mucho para coger la forma, y dudo que pueda volver a ser el de los mejores años del Barcelona.

Otro que tropezó fue el nuevo Inter de Mourinho, que empató ante la Sampdoria del ex-gordo Cassano en Génova. La apuesta de poner a Cambiasso de central no dio resultado, y a Figo, que fue la sorpresa en el once titular, se le vio falto de ritmo durante todo el encuentro. El que si brilló fue Ibrahimovic, el sueco marcó el gol a pase de Mancini, pero estuvo muy desasistido en el ataque. Aun así el Inter asusta, con la mentalidad ganadora de Mourinho y una plantilla muy amplia, son candidatos a todo.

El partido estrella del Calcio fue el que enfrentó a Juventus y Fiorentina. Los turineses, sólidos y conjuntados se adelantaron con un gol de Nedved y todo parecía ponerse de cara para ellos cuando el árbitro dejaba con diez hombres a la Fiorentina al expulsar al ex mallorquinista Felipe Melo a 7′ minutos para el final. Pero el conjunto viola, que no podía contar con Mutu, se lanzó al ataque a la desesperada y consiguió su objetivo cuando Gilardino introdujo en la red un balón peinado por Pazzini. Era el minuto 89 y el electrónico reflejaba el 1-1 final.

Lo más destacable de la Premier League, fue el partido entre el Tottenham de Juande y el Chelsea de Scolari. Un encuentro lleno de tensión, donde la calidad se vio a cuentagotas. Empezaron dominando los blues, y se adelantaron en el minuto 28 con gol de Belletti, pero los Spurs se rehicieron y lograron empatar antes del descanso cuando Darren Bent aprovechó una falta de entendimiento entre Lampard y Carvalho para poner el empate en el marcador. En la segunda mitad, no hubo oportunidades claras, dominó el centrocampismo y el marcador no se volvió a mover.

En el Liverpool-Aston Villa se lesionó Fernando Torres y los de Benítez acusaron su baja y sólo pudieron empatar a cero ante los hombres de Martin O’Neill. Sin Torres, el Liverpool pierde mucha pegada, y a pesar de la llegada de Robbie Keane, parece que la responsabilidad goleadora esta temporada, volverá a recaer en el ‘niño’.

Volvió Cesc y lo notó el Arsenal. Los gunners arrollaron al Newcastle con dos goles de Van Persie y uno de Denilson, que crece notablemente cuando juega al lado del catalán. Con esta goleada, los londinenses han logrado aplacar las críticas por su juego ramplón de las dos primeras jornadas. Hay que destacar que en las urracas, volvió Joey Barton, que acaba de salir de prisión tras cumplir 75 días de condena por agresión.

Y por si esto fuese poco, también ha empezado la Liga con el Numancia haciendo historia. Los sorianos, con el presupuesto más bajo de toda la primera división vencieron al todopoderoso Barcelona gracias al gol de Mario Martínez, el jugador que menos cobra de toda la Primera  División y también el primer soriano que anota un gol con la camiseta numantina en la máxima categoría del fútbol español. Los de Guardiola se atascaron en ataque, y aunque tuvieron varias oportunidades claras no supieron definir. Volvieron a aparecer fantasmas de los últimos meses de Rijkaard. Henry deambulaba por el campo y aunque sé que soy pesado, sigo creyendo que los blaugranas van a echar mucho de menos a Deco.

En el Real Madrid, la vida sigue igual, que diría Julio Iglesias. Llevaba 17 años sin ganar en Riazor y esta temporada no ha sido una excepción. Un Deportivo muy serio doblegó a los blancos con goles de Mista (sí, Mista, yo tampoco me lo creía) y Lopo. En ataque los de Schuster salieron con todo menos el descartado Robinho. Robben, Higuaín, Raúl y Van Nistelrooy, pero eso les dejó sin equilibrio en el centro del campo. Guti vagaba por La Coruña mientras que Diarra no daba abasto para contener los ataques del Dépor. ¿Y De la Red?, en el banco. El botón que sirve como muestra para corroborar que el Madrid sigue cometiendo los mismos errores, es que los dos goles del Dépor vinieron en sendos saques de esquina, de nuevo balón aéreo, peligro para los blancos, y Casillas, extrañamente fallón, se olvidó de salir y casi se le cae el larguero en la cabeza. Volvió a cumplir el de siempre, Van Nistelrooy, que convirtió un rechace cerca del área en el único gol de los blancos. Pocos refuerzos y mucho trabajo por hacer.

Donde están en una nube es en el Calderón. Exhibición en Champions y primer liderato en la Liga. El Atlético de Madrid le endosó un 4-0 al Málaga con mucha autoridad. Agüero fue decisivo otra vez y Forlán volvió a demostrar que lleva el gol en la sangre. Además Heitinga y Ujfalusi han mejorado mucho la defensa con respecto al año anterior. Buenas vibraciones, pero tratándose del Atleti, habrá que ver cuanto les dura la alegría.

El Valencia de Emery también dejó muy buenas sensaciones. Goleó a un flojo Mallorca y demostró que la debacle de la vuelta de la Supercopa sólo ha sido un espejismo. Al igual que en la ida de la Supercopa, de nuevo Villa, Mata y Vicente fueron los goleadores.

Por último, dos notas de color para el blog. Dos clásicos, dos partidos grandes. El Celtic-Rangers y el Oporto-Benfica. El derbi del Old Firm se lo llevó el Rangers por 2-4 y para colmo, el autor de dos de los goles de los protestantes, fueron obra de Kenny Miller, ex-jugador del Celtic. De los españoles, sólo jugó Nacho Novo, que entró en el campo en el minuto 78′ y no pudo ayudar al Rangers. Su compañero de equipo Aarón y el jugador del Celtic y ex-barcelonista Marc Crosas no intervinieron en el partido.

Y el partido grande del fútbol portugués tuvo mucha presencia española. Quique estaba en el banquillo del Benfica, que aguantó el chaparrón del Oporto, y logró un valioso empate a uno. Se adelantaron los locales con un gol de Lucho González de penalti y el paraguayo Cardozo empató para los lisboetas. En la recta final del partido, el defensa benfiquista Katsouranis fue expulsado pero los de Quique aguantaron el resultado y se llevaron un valioso punto. Dos apuntes, Di María, el jugador de moda, no brilló como se esperaba, buen partido de reyes y el ‘payaso’ Aimar se lesionó en el minuto 50 (otra vez). Como también salió lesionado el lateral Leo, en Lisboa comienzan a cuestionar los métodos del preparador español Pako Ayestarán.

Una última cosa, el Ajax de Van Basten y Oleguer perdió con el modesto Willem II de Tilburg… vaya debut tuvieron los hombrecillos.

PD: Juro replantearme lo de los posts así de largos, sé que son un coñazo (con perdón)