Archivo de la etiqueta: maxi

Vuelve el fútbol total


Me rindo ante la evidencia. Este Barça es de otro mundo y esto es, en gran parte, gracias a Pep Guardiola. A mí no me gustaban sus rotaciones, ni la mayoría de sus declaraciones y pensaba (y sigo manteniendo) que un jugador como Iniesta, que ve el fútbol un segundo antes que el resto de la humanidad, debe jugar de mediocentro y no de extremo.

Sin embargo, hoy he visto, de la mano de Pep, a uno de los mejores Barcelona que recuerdo. La alineación inicial suscitaba algunas dudas. Con Puyol en el lateral y con Busquets y Gudjohnsen en la medular. Pero todo carburó desde el principio.

Márquez remató un córner clásico de los tiempos de Rijkaard en el minuto 3, y el Barcelona ya ganaba antes de que el Atlético hubiese bajado del AVE. En la siguiente jugada de ataque, Messi se metió hasta la cocina y forzó un penalti de Ujfalusi que Eto’o se encargó de transformar en el 2-0.

El tercero fue el colmo de los despropósitos. Era el minuto 8 y había una falta en la frontal del área favorable al Barça. Coupet colocaba la barrera apoyado en uno de sus postes como si estuviese descansando, y Messi fue el más listo de la clase y al no haber pedido barrera, pudo disparar antes de que el portero y los defensas rojiblancos estuviesen colocados. Claro, así la pelota entró mansamente en una portería vacía. Hasta al realizador de la televisión le pilló desprevenido.

Pero el Barça no paró ahí. A pesar del 3-1 de Maxi, los culés no perdieron la ambición e hicieron el cuarto tanto por medio de Eto’o antes de llegar al minuto 20. Pero es que además, tuvieron un mano a mano de Messi tras una jugada antológica del argentino y un disparo con rosca de Iniesta que se estrelló en el poste de la meta de Coupet.

Precisamente de otro palo de Iniesta, al que sólo le faltó el premio del gol, vino la jugada del quinto gol del Barcelona. Tras una gran jugada, el rechace de la madera le cayó a un activo Gudjohnsen que se ha reconciliado con el gol y marcó a puerta vacía. 5-1 y quedaba todavía una hora de partido.

De la mano de Iniesta y Xavi, el Barça bailaba sobre el verde y el Atlético se limitaba a mirar. En la segunda parte, el espectáculo fue dantesco. Un equipo culé que no quería hacer demasiada sangre, y un equipo rojiblanco que había bajado los brazos, que se dedicaba a deambular pobremente sobre el campo.

Sólo Bojan y Henry tenían ganas de continuar la fiesta y lo consiguieron al triangular en el borde del área madrileña y acabar la jugada en gol ccon un remate espectacular del francés. El Barcelona puso de pie a todo el estadio. Combinó, trianguló y sobre todo definió, aunque si en tu línea de medios tienes a un chaval de Albacete llamado Iniesta y a un señor de Terrasa llamado Xavi, todo es mucho más fácil.

Pero es que además de estos dos genios, hay por ahí un tal Messi, al que le ha dado por querer ser el mejor jugador del mundo, y si no lo ha conseguido ya, está muy cerca de hacerlo. Hoy ha estado sublime, ha hecho un gol, ha provocado un penalti, ha vuelto loca a la defensa y ha hecho un eslálom memorable que si llega a acabar en gol hubiese sido uno de los más bellos de los últimos años. Además, ha salido muy reforzado en su particular duelo con el ‘kun’ Agüero, al que hoy ha ganado por la mano, como en las cartas.

Seguridad defensiva, presión en mediocampo y sobre todo, mucha pólvora arriba son las señas de identidad de un Barcelona, que con el sello de Pep, cada vez recuerda más ese que bordaba eso del fútbol total.

PD: Como llevaba tiempo sin escribir, dos posts de golpe. Si no habéis visto el gol de Ibrahimovic de esta tarde os lo recomiendo. Si el domingo tengo un rato, os pongo un enlace.

Anuncios

¡¡¡Qué manera de perder!!!


Ya lo decía el maestro Sabina en su himno del Centenario, y no he visto título más idóneo para un post dedicado al Atlético de Madrid, porque hoy más que nunca, la frase se ha tornado en realidad. Esta noche, el Barcelona ha aplastado al Atlético de Madrid.

Pero lo peor no son los tres goles en los 8 primeros minutos, ni el 5-1 al descanso, ni el ridículo que han hecho los jugadores rojiblancos. Lo peor es la actitud, o más bien, la falta de ella, la indolencia, la apatía y así podría seguir hasta agotar los sinónimos que tiene el diccionario de la Real Academia.

El partido prometía muchísimo. Esta temporada el Atlético había dejado muy buenas sensaciones. Comenzó goleando al Schalke o al Málaga y llegaba como líder de uno de los grupos más complicados de la Champions League. El Barcelona, por su parte, había enamorado a muchos con su juego en las primeras jornadas de liga y con Guardiola como entrenador de moda en el fútbol español.

Además, y por si esto fuese poco, el partido se había presentado como un duelo Messi-Agüero. Un enfrentamiento en la cumbre, entre los dos mejores jugadores del planeta…

Pero de todo esto, casi nada. El partido se acabó a los 8 minutos, cuando los colchoneros ya perdían 3-0. La defensa fue un esperpento. Las peores carencias de Heitinga y Ujfalusi quedaron retratadas ante la velocidad diabólica y los regates mágicos de Leo Messi. Antonio López y Perea sufrieron muchísimo ante un Iniesta que estuvo enorme y hasta Gudjohnsen se apuntó a la fiesta y marcó un gol.

Otra cosa incomprensible es la presencia en el equipo de la ribera del Manzanares de Paulo Assunçao. Es cierto que hoy el Atlético tenía la baja de Maniche, pero estaréis de acuerdo conmigo en que Banega o incluso Ignacio Camacho son jugadores de más entidad que el portugués. El ex del Oporto vino con fama de bregador, pero es que ni siquiera está ostrando esa virtud que se le presuponía. No roba balones, y por supuesto no distribuye, por tanto, sobra.

El duelo Messi-Agüero, como podréis comprender, quedó muy deslucido por el marcador. El ‘kun’ no pudo hacer absolutamente nada, porque estuvo muy desasistido por el resto de sus compañeros y apenas recibió balones en condiciones aceptables.

Por ver algo positivo para el equipo rojiblanco, nos podríamos quedar con el golazo de Maxi, que, para colmo de males se lesionó al golpear el balón en esa jugada; con que Agüero, con el partido ya perdido, pudo descansar la última media hora y sobre todo, con que la liga se para por el compromiso de la selección.

Por lo demás, esta noche se ha visto a un Atlético aterrado, incapaz de parar el vendaval blaugrana, sin criterio en mediocampo y haciendo aguas en la línea de defensa. Si el equipo de Aguirre quiere estar luchando con los grandes esta temporada, tiene muchísimo que mejorar.

PD: Y ahora iremos con la otra cara de la moneda