Archivo de la etiqueta: mauro silva

Cosillas de la Confederaciones y alrededores


Pues a mí me está gustando la Copa Confederaciones. Es un torneo bacalá, pero siempre mola tener una excusa para ver fútbol, aunque sea un Nueva Zelanda – Sudáfrica.

Y como no había hecho ningún post sobre la Copa Confederaciones, aprovecharé para comentar algunas cosas de este torneo.

Kaka’, Dunga, Brasil…

Kaka confederacionesCreo que en el Madrid aún no se han dado cuenta de la magnitud del genio que acaban de fichar. Está eclipsado por Cristiano, que es más espectácular, más potente, más mediático y más hortera. Pero Kaka’ lo hace todo bien sin florituras innecesarias. Tiene una clase infinita, sus movimientos recuerdan al mejor Zidane, la elegancia es su marca distintiva, tiene una visión de juego portentosa, sabe siempre dónde están sus compañeros y en carrera, con el balón pegado a la bota, es imparable. Por si esto fuese poco, es un profesional modélico, que se cuida y que podría jugar a esto de fútbol hasta los 50 años. Me alegro mucho de poder ver a Kaka’ en mi liga doméstica, pero no sabéis lo que me jode fastidia, que sea el Madrid de Florentino el que lo haya fichado. Espero que por lo menos, le valoren como se merece.

Decía Relaño del Madrid de Capello que era ‘feo y efectivo, como un camión subiendo una cuesta’ y algo así es lo que le pasa al Brasil de Dunga. Lejos de la excelencia en el juego, Dunga imprime a su equipo lo que él transmitía cuando era jugador, fuerza y garra, y lo fía todo a la efectividad arriba. Y la verdad es que la apuesta le está saliendo bien. A la contra, con Kaka’ Robinho y Luis Fabiano son casi imparables, pero a los que hemos visto a Mazinho y Mauro Silva, nos chirrían los Felipe Melo, Gilberto Silva y demás medianías que visten la ‘verdeamarela’ en esta Copa Confederaciones.

El desastre italiano

L@s que me conocéis o l@s que hayáis leido algo de este blog, sabréis que tengo un especial cariño al fútbol italiano. Por eso me fastidia especialmente el ridículo de la azzurra. Porque con la salida de Donadoni y la llegada de Lippi, me esperaba una Italia sólida, en las que fuesen entrando poco a poco las jóvenes promesas. Nada de eso.

rossiitaliaUna defensa de circo, con un tuercebotas como Legrottaglie, un anciano como Cannavaro y un desastre táctico y técnico como Dossena no puede ser garantía de nada. Y una decepción personal, Chiellini. El joven central de la Juventus me había parecido muy sobrio siempre que lo había visto con la vecchia signora, pero en los partidos de esta Confederaciones se ha retratado con fallos infantiles.

Lo único positivo, Giuseppe Rossi. El italiano de Nueva Jersey se ha salido en este torneo. Se ha consolidado como un jugador de primer nivel, con una calidad suprema y es, salvado las distancias, lo más parecido a Totti o del Piero que tienen los transalpinos. Además, con Rossi se ha confirmado una máxima que casi siempre se cumple, el Villarreal es uno de los equipos que mejor ficha del mundo.

Michael Bradley, mucho más que el hijo del seleccionador

De nuestros rivales de hoy, todo el mundo destacará a Donovan, Dempsey, Tim Howard e incluso a Freddy Adu, por aquello de que son los que tienen más nombre. Pero a mí me encanta Bradley. Seguro que ha escuchado millones de veces aquello de ‘enchufado’ por eso de que su padre es el dueño del banquillo de la selección, pero el del Borussia Mönchengladbach es un gran jugador. Da consistencia y calidad al mediocampo, tiene gol y sólo 21 años. Ojeadores del mundo ¿a qué están esperando?.

Zidan y Akram, talentos exóticos

Al primero lo conocemos un poco más, por aquello de que juega en Alemania, pero sus goles ante Brasil fueron su carta de presentación ante el gran público. Zidan llegó a Alemania desde el Midtjylland de Dinamarca y aunque nunca ha sido un goleador, siempre ha rendido a un buen nivel en la liga teutona. Más segundo punta que referencia estática, es pequeño pero potente y veloz y en la selección de Egipto ha hecho olvidar rápidamente al polémico y díscolo Mido.

Los faraones han hecho una buena Copa Confederaciones. Le plantaron cara a Brasil, le ganaron a Italia y sólo la devacle contra los yankees (con extrañas sospechas y polémicas internas incluídas) les privaron de los semifinales.

NashatAkramEl segundo sí que ha supuesto una sorpresa, es iraquí y se llama Nashat Akram. El Twente holandés lo acaba de firmar por no demasiado dinero y parece que ahí hay jugador. Nacido en 1984, es el ‘5’, por número y por posición de los de Milutinovic. Tiene bastante criterio a la hora de distribuir la pelota y es un buen medio de cierre.

Lástima que las estrellas iraquíes (sus delanteros Emad Mohammed y Younis Mahmoud) no hayan estado a la altura, porque los leones de mesopotamia podrían haber dado más de un susto. De todas formas, mola mucho ver que ciudades como Faluya, Tikrit o Kerbala, son noticia más allá de las crónicas de los corresponsales, los suicidios o los asesinatos ‘selectivos’.

El niño del helado

Ha sido sin duda la sensación del torneo. A este simpático pelirrojo, se ve que no le importaba ni el Italia-Brasil, ni que en Sudáfrica estuviesen a las puertas del invierno e hiciese una temperatura de 5 grados. El chaval, con más papada que cabeza, y con pinta de ser el cuarto o quinto helado que se mete para el cuerpo, se reboza como un campeón el almendrado por toda la cara. ¿Por qué lo hace? Drogas (?) probablemente.

¿Y España? España va bien, que diría el señor ese que dice que sabe cómo salir de la crisis.

PD: Aunque no va demasiado bien la sub-21, que ha hecho el ridículo en el Europeo de la categoría. Favoritos al título, y a casa a las primeras de cambio. ¡¡¡Grande López Caro!!!


Anuncios

Nosotros teníamos el balón


[Por Anuar Marrero]

Keita, Toure, Diarra, Obi Mikel, Essien, Gattuso, Emerson, Sissoko, Romaric, Perrotta, Diaby, Zokora… ¿Que tienen en común todos estos nombres?. En primer lugar que son titulares o integrantes de las plantillas de alguno de los mejores clubes de Europa. Y en segundo lugar que son mediocentros físicos y en la mayoría de los casos bastante limitados técnica y tácticamente. Sin visión de juego y sin capacidad de organizar el equipo. Sin embargo en el fútbol actual es difícil encontrar algún equipo que no cuente con, al menos, uno de estos jugadores en sus plantillas.

Ahora retrocedamos unos años (entre cinco y diez aproximadamente) en el tiempo y pensemos cuales son los centrocampistas que se nos vienen a la mente. Guardiola, Effenberg, Deschamps, Redondo, Matthaüs (hasta que los años lo llevaron a la posición de líbero), el propio Hierro (mientras jugó en el centro del campo), Mauro Silva, Roy Keane y esto sólo hablando de memoria. ¿Qué tienen en común todos estos futbolistas? Pues que eran medios defensivos igual que los anteriores, con la diferencia que estos dominaban el centro del campo gracias a su excepcional posicionamiento táctico, su visión de juego y su control del tempo del partido.

Paulatinamente y casi sin darnos cuenta, el centro del campo, la línea más importante en un equipo, donde se crea, se destruye, se organiza y se presiona se ha ido despoblando de futbolistas para dar paso a atletas. Atletas muy duchos en los menesteres de brega y físico pero incapaces, por sus limitaciones técnicas de ofrecer nada más allá de la entrega. El hecho, a mi parecer es bastante obvio. Lo que no lo es tanto es la causa. En mi opinión es debido a la tendencia incomprensible en el fútbol actual de premiar el físico por encima de la calidad. Y esto está pasando en todas las posiciones, desde el lateral a la delantera.

¿Cuáles han sido las consecuencias para el juego de esta evolución de los medios? Pues varias y bastante negativas. Partamos de la base de que la mayoría de los equipos juega o con un 4-4-2 o con variantes sobre el mismo sistema. Hace unos años era frecuente esta disposición táctica formando un rombo. Dos jugadores en las bandas. Uno en tareas defensivas y de organización (el típico “5” argentino) y otro ofensivo, mediapunta encargado de surtir de balones a los dos puntas y llegar desde segunda línea. Con el perfil de los actuales mediocentros esta disposición es ineficiente. Al ser incapaces de sacar el balón jugado es necesario colocar a su lado un organizador. Es decir dos jugadores para la función de uno, perder efectivos. Tomemos como ejemplo el Real Madrid. Con la llegada de Diarra la disposición táctica más conveniente parecía colocar a Guti por delante de él. No obstante no funcionó debido a que Diarra no podía sacar el balón, el equipo se ahogaba en la elaboración y Guti tenía que bajar, quedando el centro del campo inconexo con la delantera.

Para solucionar este problema se han probado varias soluciones. La que parece mas efectiva es el 4-2-3-1 que por ejemplo tan bien le funcionó al Depor de Irureta. Problema; se pierde un delantero, es decir movilidad y gol. Otra bastante corriente es desplazar al mediapunta a una banda. Se hizo con Zidane en el Madrid, con Gerrard en el Liverpool y con Kaká en el Milan. Esto es nefasto. Se pierde una banda (es decir profundidad) y se diluye el juego del mediapunta, por lo general uno de los jugadores más talentosos de la plantilla. Existe otra más drástica que consiste en jugar sin mediapunta, tan solo con dos medios recuperación- elaboración y dos puntas. Esto vuelve a los equipos algo planos y les resta creatividad.

Pero lo cierto es que ya casi no quedan medios completos, capaces de defender y organizar. Xabi Alonso, De Rossi, Cambiasso, Carrick en menor medida, son algunos de los pocos que pueden jugar solos por delante de la defensa. Bien es cierto que a lo mejor estos futbolistas no cuentan con la capacidad física y defensiva de los Diarra o Toure, pero con juntar las líneas, realizar una presión ordenada y tener el balón se compensa de sobra esta circunstancia. Y para terminar me quedo con una frase de Martín Vázquez. Preguntado sobre quién defendía en el Madrid de la “Quinta del Buitre” contestó “Pues el otro equipo, porque nosotros teníamos el balón”.

Un saludo a todos