Archivo de la etiqueta: marcelo

Reflexiones tras el clásico. ¿Y ahora qué?


Han pasado cerca de 48 horas desde el final del partido y creo que sigo sin creerme lo que pasó antes de anoche en el Camp Nou. De hecho, he tenido que bajarme el partido (verás como lean esto los de la SGAE) para verlo con un poco más de calma.

Estaréis conmigo en que ni el más optimista de los culés ni el más pesimista de los merengues esperaba un resultado así. Porque un 5-0 es histórico, en el más amplio sentido de la palabra. Quizás, con la memoria reciente del 2-6 no lo pongamos en la perspectiva adecuada, pero yo, que por edad tengo vagos recuerdos de los 5-0 de los años 90, he visto cómo aquellos aficionados algo mayores que yo siguen teniendo esas imágenes frescas en sus retinas, como supongo que nos pasará a los de mi edad dentro de unos años. Sigue leyendo

Jose Mourinho: Hablemos de fútbol


[Por Anuar Marrero]

No me interesa cuánto va a pagar el Real Madrid por el técnico portugués. Tampoco me preocupa su carácter o sus polémicas. Ahora que parece confirmado que Jose será el nuevo entrenador madridista, lo que me parece relevante es el fútbol que realizará el equipo. Y es de lo que menos se habla. Así que intentaré hacer una aproximación al próximo Real Madrid de Jose Mourinho.

En primer lugar hay que decir es que no es un técnico defensivo. Esa es una visión que no se sostiene si se analiza con detenimiento su carrera. Otra cosa es evaluar su trayectoria basándose en sus eliminatorias contra el Barça. Pero es muy resultadista, es decir, antepone el resultado al estilo. Si considera que la mejor forma de ganar es salir con cinco delanteros lo hará. Si por el contrario juzga necesario poner once hombres delante de la portería no tendrá ningún tipo de complejo para tomar la decisión. Además, si algo ha caracterizado a Mou es la flexibilidad, la capacidad para adaptarse a cada medio.

Su resultadismo y su flexibilidad dificultan la labor de aventurar cómo será el nuevo proyecto, aunque creo que los equipos dirigidos por el portugués tienen algunas características comunes:

  • Solidez. Quizá la caracterisca principal. Un sistema defensivo casi insuperable y una presión severa en el centro del campo dificultan mucho el juego del rival. Esa presión se suele centrar en la fortaleza física de sus jugadores. Pero Mou no es tonto y sabe que no puede exigir tanto trabajo a jugadores como Ronaldo y Kaka’. No obstante creo que sabrá compensarlo; algo menos de trabajo y algo más de posesión.
  • Los dos mediocentros. Tanto en el Oporto (Maniche-Costinha), como en el Chelsea (Essien-Ballack) como en el Inter (Cambiasso-Motta) el portugués se ha apoyado en una pareja de medios muy trabajadores que se adueñaban del centro del campo. En el Madrid no tendrá problemas, ya que cuenta con Xabi Alonso, los dos “Diarra” y Gago. El equipo se plantea fichar a alguien en esa demarcación, aunque a mí no me parece necesario. Aun así, una pareja Alonso-De Rossi me parece de las mejores y más completas que se puedan formar hoy en día.
  • La figura del mediapunta. Generalmente, por delante de la pareja de medios situaba a un mediapunta completo. Con capacidad de trabajo, con calidad técnica, con llegada y gol. Tanto Deco, como Lampard o Sneijder respondían a ese perfil. ¿Será capaz Kaka de adaptarse a ese rol?

  • El “nueve” puro. A Mou le gusta jugar con una referencia clara arriba. Un delantero clásico, trabajador y fuerte. Drogba y Milito han sido claves en sus equipos. Además ofrecían la posibilidad de descongestionar el juego mediante un pase largo. El primer gol de la final de la Champions fue de manual. Julio César saca, milito la baja para Sneijder y este la devuelve al hueco. Gol. En cuatro o cinco toques. El problema es que ni Higuaín ni Benzema responden al estereotipo. Por ello deberá rasear más el balón, para buscar el espacio y explotar la velocidad de los puntas.
  • Las bandas. Al portugués le gusta jugar por los costados y para ello gusta de jugadores que ofrezcan tanto desborde como trabajo. Los laterales tienen un papel crucial y de su aportación defensiva y sus incorporaciones depende gran parte del éxito del sistema. Con la posible contratación de Maicon se buscaría un jugador perfecto para esa labor, que ya ha trabajado a las órdenes del técnico. Haría falta reforzar el lateral izquierdo, ya que las lagunas defensivas de Marcelo le complican mucho jugar con el nuevo entrenador.

Al margen de que nos guste más o menos Jose Mourinho, una cosa es innegable. Para el fútbol en general es muy interesante ver que es capaz de hacer el portugués en un equipo con el potencial de Madrid y con la obligación de realizar un fútbol ofensivo y hasta cierto punto atractivo. La próxima temporada se presenta apasionante.

El Contraclásico. La resaca del Barcelona – Real Madrid


La primera sensación que tengo en el día después del clásico es de que vi otro partido diferente al que vio el resto del mundo. Y es que de todo lo que he escuchado, leído o visto en referencia al encuentro de ayer en el Camp Nou, creo que estoy en desacuerdo con todo o casi todo. ¿Será que me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba?. Probablemente. De todas formas, dejad que me explique.

He leído que fue un partidazo, vibrante y eléctrico, que fue uno de los mejores clásicos de la historia, que los dos equipos lucharon de poder a poder utilizando sus mejores armas. Que fue el mejor Madrid de toda la temporada, que la banda izquierda de los blancos estuvo a un gran nivel desactivando a Messi. También he escuchado que los de Pellegrini salen muy reforzados, a pesar de la derrota, y que su planteamiento inicial fue fantástico y que maniató al Barça, hasta que a su equipo le falló la condición física.
Incluso mi amigo Devo, referencia en esto de los blogs de fútbol internacional, destaca un partido supremo de Kaka’, que dirigió, manejó y asistió a sus compañeros.

Bueno, pues a mí el partido me pareció bastante denso, y aburrido, al menos en la primera parte. Apenas hubo ocasiones, exceptuando la de Cristiano, tras un slalom de Kaka’, que sacó Valdés con el pie y algunos disparos lejanos de ambos equipos. Es cierto que en la segunda mitad, cuando el partido se rompió, hubo más ocasiones y quizá algo más de juego y llegó el gol, pero fue un partido más tenso que espectacular.

El Real Madrid

Los que me conocéis, o habéis leído algo de este blog, sabéis que soy defensor de Pellegrini, pero ayer no me gustaron nada sus decisiones desde el banquillo. Ni siquiera el tan alabado esquema inicial, con Kaka’ de mediapunta, Marcelo de interior e Higuaín en punta, buscando el contragolpe. No ya porque sea un plateamiento de equipo pequeño (que lo es), sino porque renunció al centro de campo, y además utilizó a Higuaín como única referencia arriba. El argentino tiene muchas virtudes, pero sigue necesitando millones de ocasiones para hacer un gol, y lo que termina decidiendo los partidos como el de ayer, es precisamente aprovechar las ocasiones de las que se dispone.

Luego vinieron los cambios, que me desconcertaron aún más. El de Cristiano por Benzema es entendible, si así lo habían aconsejado los médicos, pero el de Arbeloa por Raúl suena a cambio ‘políticamente correcto’, y eso es muy malo. Primero, porque si a estas alturas la solución ofensiva del Real Madrid es Raúl, mal va este Madrid, y después porque Undiano acababa de expulsar a Sergio Busquets, los blancos estaban con un hombre más y en vez de sustituir a un Marcelo que estuvo lamentable y tratar de controlar el mediocampo con Granero y así liberar más a Kaka’, Pellegrini decidió tirar del capitán. Gran error.

Otra cosa que me preocupa de los análisis que se han hecho a posteriori es que la mayoría de los aficionados madridistas están contentos con el partido de ayer a pesar de salir derrotado frente a su gran rival y perder el liderato. Titulares como ‘sabor a victoria’ o ‘ estuvo ahí’ demuestran un complejo de inferioridad, por mucho que el precedente cercano sea el 2-6 del año pasado.

Y para acabar con el Madrid, un nombre propio: Pepe. Al corte, probablemente sea uno de los mejores centrales del mundo. Es rápido y fuerte físicamente, además de buen cabeceador, pero tiene dos problemas enormes que ayer quedaron evidenciados. El primero es que hace muchísimas faltas innecesarias y muy peligrosas para su equipo, y el segundo más importante, que no sabe tirar el fuera de juego. Si os fijáis, siempre es él el que se queda enganchado y eso, en el Madrid, puede costar muy caro.

El Barcelona

Tampoco me gustó el equipo de Guardiola. Estuvo más espeso de lo habitual en el centro del campo, en el que sólo Xavi sobresalió. El posicionamiento inicial no fue lógico, y hasta que no se ajustó con los cambios, el Barça no empezó a carburar. En la primera parte, Henry debería haber sido la referecia en el centro y no Messi, que anduvo perdido en el centro, porque cuando el argentino juega de punta nato, pierde su capacidad de desborde, que es una de sus mayores virtudes.

De hecho, si en el excelso Barcelona, el Barcelona del toque y de la magia, los mejores jugadores del partido son Piqué y sobre todo Puyol, estaréis conmigo en que algo falla. Eso sí, los dos centrales estuvieron imperiales. Puyol hizo un partido memorable, uno de los mejores que le recuerdo. Paró casi más balones que Víctor Valdés y estuvo impecable en el corte y en la marca. Rápido e intelegente en la colocación, demostrando que cuando está al 100% físicamente, es uno de los mejores del mundo. Piqué, a pesar del penalti a Cristiano (que para mí no fue) volvió a hacer un partidazo. Frenó los ataques del Madrid y se incorporó con solvencia al ataque. Ferguson debe estar tirándose de los pelos.

Pero dejemos a Ferguson y volvamos al Barça. Hasta que no salió Ibrahimovic, el partido tenía pinta de empate claro. El sueco es de esos jugadores que de verdad marcan la diferencia, pero ayer su cambio tuvo una trascendencia especial, además de por el gol, porque ordenó al equipo. Messi dejó de deambular por el centro para arrancar desde la banda e Ibra se convirtió en la referencia clara en la punta de ataque, incordiando a los centrales como sólo un tipo de su envergadura puede hacer. Y si a eso le sumas que un balón que cualquier mortal hubiese controlado a duras penas, Ibrahimovic lo convirtió en una volea magistral, pues poco más hay que añadir.

PD: Me acabo de enterar que Benzema ha salido ileso de un accidente de tráfico. El coche era un Audi Q7 y parece que va a quedar siniestro total, así que la piña ha debido ser gorda.

Si os parece, para acabar, vamos a jugar a las adivinanzas. Un delantero, joven, francés, con mucha calidad, que llega al Madrid con muchas expectativas, que no acaba de adaptarse porque tiene un entorno muy chungo, acaba siendo suplente y se termina convirtiendo en un bluff. ¿No os recuerda a alguien?

El Alcorcón humilla al Madrid (4-0)


Ridículo, bochorno, desastre, debacle, vergüenza… se acaban los adjetivos para calificar la lamentable actuación del Real Madrid esta noche.

Iba a hablar de lo aburrido de esta Copa, de lo tedioso de su formato y de la imposibilidad práctica de que haya sorpresas con eliminatorias a ida y vuelta. Pero los chavales del Alcorcón se merecen un post. Un 4-0 no se consigue todos los días, y mucho menos a todo un Real Madrid, y mucho menos a este Madrid ‘galáctico’, a este Madrid de la superproducción.

Porque el Madrid (a priori) no ha tirado la Copa, ha puesto una alineación que excepto por Dudek (que ha sido el único que se ha salvado de los blancos) podría ser titular en cualquier partido de Liga. Ningún chaval del Castilla, Albiol, Raúl y Benzema, han saltado de inicio y aún así (o quizás por eso) el Alcorcón le ha dado un baño a los de Pellegrini.

alcorcon

Y es que el Alcorcón, muy bien dirigido por Anquela, ha ocupado unas bandas que el Madrid ha dejado desiertas, ha tocado el balón ante la pasividad de los blancos, y de no ser porque han llegado algo tocados físicamente al tramo final del partido, podrían haberle metido 6 ó 7, y no os exagero un ápice. Los alcorconeros han jugado como los ángeles, con el delantero Borja como héroe, con el interior Ernesto, criado en la cantera blanca, saliéndose con toques exquisitos, con una entrega encomiable desde el primer hasta el último minuto del encuentro. Además, y como guinda a un delicioso pastel, ni una sola entrada dura o a destiempo de los chavales del Alcorcón, algo que se le presuponía a un equipo de dos categorías inferiores, y el hecho distintivo de terminar el encuentro atacando la portería del Real Madrid.

No sé si echarán a Pellegrini (supongo que no), pero está claro que el Madrid tiene que tomar medidas muy drásticas. Las culpas serán todas, o casi todas para el chileno, que las tiene, por no trabajar al equipo y por ser incapaz de reaccionar con los cambios y con las órdenes, pero personalmente, me gustaría hacer hincapié en la crítica a los jugadores. Unos jugadores, todos internacionales, que ya no por lo que cobran (que también), sino por su calidad, deberían ganar al Alcorcón casi sin bajarse del autobús. Pero eso no ha ocurrido, porque con esa desidia, esa poca implicación, han dejado en ridículo a la gran institución a la que representan.

Con el artículo hecho así, a la carrera, no he podido documentarme mucho sobre los chavales del Alcorcón, así que a modo de homenaje, voy a poner sus nombres al final del post.

Juanma; Rubén Sanz, Iñigo López, Borja Gómez, Nagore; Rubén Sanz; Ernesto Gómez (Jeremy, min.65), Sergio Mora, Fernando Bejar (Carmelo, min. 75); Diego Cascó y Borja Pérez (Bravo, min.82).

Ahora queda la vuelta en el Bernabéu y Raúl ya ha hablado de remontada y la pregunta me ronda la cabeza ¿volverá el espíritu de Juanito a los medios de comunicación?. Personalmente creo que deberían suspender la vuelta y darles la clasificación directa a los chavales, que se lo merecen por la gesta conseguida.

PD: Había pensado en ponerle de título al post ‘El Terremoto de Alcorcón’. Menos mal que soy un periodista serio y he dejado la creatividad a un lado.

La cantera, una visión racional


[Por Anuar Marrero]

El fútbol está plagado de temas de fondo que al margen de la actualidad están siempre presentes en el debate público de un modo subyacente. Uno de ellos es, sin lugar a dudas, la cantera. Es quizás el tema fundamental del fútbol, el deporte en estado puro, su futuro, un elemento fundamental e imprescindible. Quizá por ello es también el territorio propicio para que germinen opiniones que hunden sus raíces en la irracionalidad demagógica que presenta hechos subjetivos (y por lo tanto indemostrables) como verdades sólidas fuera de toda duda. No se asusten, yo voy a hacer una defensa de la cantera, pero una defensa racional, basada en argumentos tangibles y traducibles en cifras económicas. Pero antes me gustaría hacer una crítica contra los discursos apriorísticos de los que hablaba anteriormente.

El otro día De La Morena (un decálogo andante de lo que no debe hacer un periodista) hizo un alegato de la cantera basándose en los consabidos argumentos del compromiso con el equipo a través del sentimiento. El discurso es bien conocido por todos. Hay que apostar por la cantera porque los jugadores formados en el propio equipo están más comprometidos debido al sentimiento que les profesa su equipo. Este discurso me genera rechazo por muchos motivos, dos principalmente.

En primer lugar, la base radicalmente subjetiva en la que se sustenta y en segundo por la similitud en su formulación con los discursos patrióticos, (cómo bien dice Javier Marías hay que desconfiar de cualquiera que utilice la palabra “patria”). Además hay que hacer una distinción entre sentimiento y profesionalidad. El sentimiento es patrimonio del aficionado, esa persona que dedica tiempo y dinero a unos determinados colores por una simple vinculación emocional. Es lo bonito del deporte. Pero del futbolista hay que hablar en términos de profesionalidad. Y cómo todo profesional busca el éxito económico y los mayores éxitos en su campo laboral.

gustavolopezAdemás el discurso es injusto, porque son innumerables los casos de identificación con un club de jugadores extranjeros. ¿O es que alguien duda de la vinculación emocional de Cruyff con el Barça? ¿De Pochettino (de plena actualidad) con el Espanyol? ¿De Roy Keane con el Manchester? ¿De Gustavo López con el Celta? Por otra parte, y retomando el asunto de la profesionalidad, por mucho sentimiento que haya, cuando un club no puede satisfacer las pretensiones económicas y/o deportivas de un jugador éste se termina marchando. Cómo se fue Torres del Atlético de Madrid, Joaquín del Betis o Rooney del Everton. ¿O seguiría Messi en su club si fuera de la cantera del Espanyol? ¿Dónde estaría Casillas si se hubiera criado en el Sporting de Gijón? Es normal que los grandes puedan mantener a las joyas de sus canteras, pero el discurso pierde validez en el caso de equipos de nivel medio o bajo. Además en muchos casos el “sentimiento” propicia que jueguen canteranos sin nivel para el primer equipo. Raúl Bravo, Soldado u Oleguer son claros ejemplos de ello.

Una vez dicho esto pasemos a la parte constructiva del artículo. Por todos es conocido que la mayoría de los clubes de primera son deficitarios. Al margen de la buena o mala gestión, esto se debe en gran parte a la imposibilidad de amortizar el dinero que se dedica a los traspasos. Es sencillo amortizar el sueldo de un futbolista, pero no lo es tanto amortizar 10, 20 o 30 millones de euros dedicados a un traspaso. Si un club logra que de los 22 jugadores de su plantilla más de la mitad sean canteranos su gasto anual en fichajes disminuirá considerablemente. Además la cantera es un activo de cualquier club, no ya por el rendimiento deportivo que le ofrezcan, sino por el económico.

Cualquier traspaso de un canterano reporta pingües beneficios, ya que la inversión en cantera, si se compara con la inversión en fichajes es ínfima.

vandervaartajaxPor hablar en hechos concretos, ¿cuánto dinero se hubiese gastado el Barça si hubiese fichado a golpe de talonario a Xavi, Messi, Iniesta o Puyol? O por formularlo a la inversa, ¿Cuánto dinero se hubiese ahorrado el Madrid si hubiese apostado por Mata en lugar de Drenthe, por Granero en lugar de Van der Vart, por De La Red en lugar de Gago, por Torres en lugar de Marcelo? Pues más de 50 millones de euros. Además la cantera es la única manera de que logren sobrevivir los clubes modestos. El Ajax de Ámsterdam, aunque atraviese malos momentos, ha sido un club histórico gracias a su excelsa cantera. El declive de la Real Sociedad empezó cuándo descuidó la cantera y empezó a gastar grandes sumas de dinero en jugadores que en muchos casos no dieron el rendimiento adecuado.

La cantera es, por lo tanto, la opción más eficaz para no desequilibrar la viabilidad económica de un club de fútbol. Es un activo que genera rendimiento deportivo y económico de manera constante y a cambio de una inversión ínfima. Es una nota de racionalidad y coherencia en un fútbol que malgasta el dinero de manera obscena, en un deporte que ha convertido la opacidad institucional y la irresponsabilidad en herramientas cotidianas, con la aquiescencia de la ley y los organismos reguladores, demasiado ocupados con su juego de corruptelas, tráfico de influencias y amiguismos.