Archivo de la etiqueta: manchester city

El fútbol es un estado de ánimo


Decía Jorge Valdano que ‘el fútbol es un estado de ánimo’, por eso quizá se pueda explicar la cesión de Robinho al Santos hasta final de temporada. Porque el extremo del City vuelve a Brasil, a donde más disfrutó del fútbol, en definitiva, a donde fue más feliz.

Puedes leer el resto del artículo pinchando aquí.

Anuncios

De todo un poco


[Por Anuar Marrero]

Ya está aquí, ya llegó. La nueva temporada de  fútbol ya está plenamente en marcha. Con la primera jornada de la liga española (siempre somos lo últimos en empezar y luego nos quejamos del calendario) ya han comenzado la totalidad de las competiciones de ligueras. Y sinceramente hay tal cantidad de cosas merecedoras de un post, que no sabía por dónde empezar. Así que he decidido hacer una pequeña composición con los temas que a mí me parecen más relevantes. Eso sí, permítanme que empiece por el Real Madrid.

FlorentinoPerez1Estábamos los merengues contentos porque parecía que Florentino había aprendido de errores pasados y además de fichar ‘cracks’, estaba conformando una plantilla equilibrada. Pero una vez más ha vuelto a dilapidar en unas horas el crédito que estaba ganando. El suyo y el de Valdano, que cada día estoy más convencido de que su criterio no cuenta para nada, limitándose a ser un lacayo de “El Ser Superior”. Porque las ventas de Sneijder y Robben han mermado seriamente la plantilla blanca. Ha pasado de una superplantilla a un superonce. En una plantilla que ha costado 250 millones de euros hay tan sólo un hombre (Ronaldo) con capacidad de desborde por la banda.

Este Madrid se parece mucho al de los galácticos. Es decir, un equipo sin equilibrio, con ‘overbooking’ en el centro, que volverá a vivir de la tremenda pegada de sus hombres de arriba. Porque sin huecos y sin espacios, porque sin profundidad y sin ensanchar el campo, la efectividad de hombre como Alonso o Kaká disminuye sensiblemente. Y lo peor de todo, es que el Madrid ha reforzado seriamente a dos de sus rivales directos en la lucha por la Champions. Media parte necesitó Robben para aliarse con Ribery y destrozar la defensa contraria con su tremendo desborde. Y a una plantilla impresionante como la del Inter, lo único que le faltaba era un jugador con capacidad creativa en el centro del campo. Sneijder es una pieza fundamental en el equipazo, que pese a la marcha de Ibra, ha conseguido formar Mourinho.

El Liverpool

Rafa Benítez nunca ha sido santo de mi devoción. No voy a negar sus éxitos porque sería absurdo, pero me parece un entrenador limitado para un grande. Prima en exceso el trabajo y la solidez sobre la calidad, le cuesta horrores plantear los partidos de manera decididamente ofensiva, y gasta demasiado dinero en jugadores de medio pelo que no aumentan el nivel de la plantilla. Benítez parece no entender que entrena a un grande y que tres empates suponen a la postre tres derrotas.

No es casual que en todos los años que lleva en Inglaterra obtenga tan buenos resultados en la Champions pero no consiga hincarle el diente a la Premier. Y es que con el sistema de eliminatoria a doble partido y con el valor doble de goles fuera de casa, Benítez se siente en su salsa. Puede especular, plantear un partido ultradefensivo (véase el Bernabeu el año pasado) a domicilio y quedarse tan tranquilo. Pero en la Premier, no. Allí hay que salir a ganar cada partido. Con la marcha de Alonso, y Aquilani lesionado, el mediocentro Leiva-Mascherano es incapaz de crear y organizar. Resultado: un equipo plano y sin profundidad, previsible. Viendo el nivel del City, del Tottenham (lástima lo de Modric) y del Arsenal, o los de Rafa mejoran o tendrán serios problemas para meterse en Champions.

Los grupos de Champions League

platini anuarSoy un ferviente defensor  del nuevo sistema implantado por Platini. Hay que democratizar el fútbol. No se puede permitir, como pretende el G-14, que el fútbol continental evolucione hacia un sistema NBA, de grandes clubes en una competición cerrada. Y parece ser que el sorteo le ha dado la razón. Tenemos grandes partidos (Madrid-Milan, Barça-Inter, Bayern-Juve), pero además hay conjuntos de menor nivel lucharán por una plaza en la segunda ronda. AZ Alkmaar, Wolfsburgo, o Girondins de Burdeos son equipos a los que se deberá tener en cuenta.

Por otra parte descubriremos lo que tienen que decir equipos como el Apoel Nicosia, El Unirea o el Debrecen. Son conscientes de que están ante un escaparate increíble y competirán con ilusión y dignidad. Y no les quepa la menor duda de que más de uno de los grandes se llevará un disgusto.

Por Camp Barça sigue todo igual, es decir muy bien. El equipo juega de maravilla, y tiene continuidad. Sólo dos apuntes. Teniendo en cuenta el calendario del Barcelona y la copa de África, la plantilla es excesivamente corta. Una de las claves del año pasado fue la ausencia de lesiones, pero con la carga de partidos de este año, como se produzcan una o dos lesiones de importancia el Barça se resentirá muchísimo. Y por cierto, 25 millones por Chygrynskiy es una de las mayores estafas que he visto en los últimos tiempos. Cosas del “supergestor” Laporta.

Como dice Anuar, hay muchas cosas de este inicio de las ligas de las que se podría hablar, pero no me gustaría que quedase en el tintero la escalofriante entrada que sufrió el el defensa del Anderlecht Wasyl en el clásico frente al Standard. El diagnóstico, fractura abierta de tibia y peroné y un año sin poder jugar al fútbol. El autor de la brutal entrada es Áxel Witsel, quizás la mayor promesa del fútbol belga, que ha sido suspendido hasta el 23 de noviembre (muy poco tiempo me parece) y que por mucha calidad que tenga, nunca será una realidad si no amuebla su cabeza.

Un matrimonio perfecto


[Por Anuar Marrero]

Durante la última semana, en la que he podido disfrutar de varios partidos de fútbol, se me han venido múltiples temas para escribir una entrada. Sobre Rafa Benítez y sus resquicios de ‘amarrategui’ propios de equipo medio-bajo, sobre la nueva andadura de Mido en el Wigan (¡qué gran jugador sería se utilizase la cabeza para algo más que para rematar!) y el excelente nivel técnico del (desconocido) fútbol egipcio, o sobre como se hace un ‘Expediente X’ de la situación del Atlético de Madrid, consecuencia de una evidente carencia en la faceta de organización y creación del juego.

Pero de todos los temas posibles hay uno que no podía pasar por alto bajo ningún concepto. El mejor fichaje de invierno del que tengo recuerdo, y probablemente el mejor que se hará en muchos años. La unión entre uno de mis equipos predilectos (cada día soy un poco más del Arsenal y un poco menos del Madrid) y uno de los jugadores más exquisitos de los que juegan en la actualidad. Un matrimonio destinado a vivir años de felicidad y a concebir muchos frutos en forma de juego y títulos. El fichaje de Arshavin por el Arsenal.

arshavin-arsenal-grandeEs probable que muchos tengan aún dudas sobre la calidad de Arshavin. Que si juega en una liga menor, que no ha demostrado aún nada en un grande etc. Además la ignorancia de la prensa deportiva española en lo que a fútbol internacional se refiere, así como el chovinismo imperante a la hora de valorar a los futbolistas, hacen que se mire con desconfianza a este delantero (o extremo, según se mire) venido de las frías y bellas tierras de San Petersburgo. Pero no nos engañemos, Arshavin es un jugador colosal, completo, desequilibrante, imaginativo, que ha demostrado cuanto ha podido hasta la actualidad.

Fue campeón de la UEFA y de la Supercopa con un Zenit que maravilló con su juego. Y con todos los focos encima, en la Eurocopa, hizo un papel espectacular, en una selección rusa que hizo junto con España y Holanda el mejor fútbol de la competición. Aquel que tenga dudas sobre la calidad de Andrei, le invitó a que pase unas formidables dos horas presenciando el Holanda-Rusia de la Eurocopa, dónde el ruso realizó una de las mejores aportaciones individuales que recuerdo en un partido. Para establecer una comparación (odiosa, pero útil) con un jugador de la liga española, el jugador al que más se parece es a Silva. ¿Alguien duda de la calidad del canario? Pues en mi opinión Arshavin es aún mejor. Es más decisivo y desequilibrante. Es un crack al que yo situaría en el escalón inmediatamente inferior a los Cristiano Ronaldo, Messi, o Kaká. Y un crack que según leo ficha a precio de jugador medio, algo más de 15 millones de euros. Si tenemos en cuenta los 40 de Robinho (en mi opinión Arshavin es mucho más futbolista que el brasileño) es una auténtica ganga.

Además Arshavin llega al equipo perfecto para desarrollar su juego. Un equipo que rasea el balón, elabora, mueve con velocidad, arshavin-anuarcon dinamismo, juega al ataque y jamás renuncia a su estilo. En estas circunstancias sus cualidades pueden potenciarse. Se me pone la piel de gallina sólo de imaginar un equipo con el ruso, Fábregas, Van Persie, Nasri, Walcott, Rosicky (si algún día se recupera). No exagero cuando digo que me estoy planteando irme una temporadita a Londres y hacerme abonado de los gunners. Si las lesiones respetan a este equipo, no les quepa duda de que la temporada que viene volveremos a ver a aquel equipo excelso de la temporada pasada, que jugaba un fútbol exquisito y de salón, que tocaba con velocidad y criterio ante la impotencia de los rivales.

Y para acabar debo confesarles que el fichaje me deja un regusto amargo. Ver cómo el Real Madrid presenta a Faubert, mientras el Arsenal ficha a Arshavin el suficiente para medrar en el ya maltrecho ánimo de cualquier madridista. Pensar que el Madrid podría haber tenido a un futbolista de la calidad del ruso por unos 20 millones me reafirma en mi opinión de que mi buen amigo Antoñete (responsable de este magnífico blog) y yo llevaríamos la dirección deportiva del club de Chamartín bastante mejor que Mijatovic, Portugal y el resto de acólitos de ese desastre que ha sido Calderón.

PD: La primera foto, de la web del Arsenal y la segunda, de Reuters.

Para disfrutar, os dejo un pequeño resumen del Rusia-Holanda de la Eurocopa, para que veáis lo que hizo el angelito.

Napoli-Roma, el Derbi del Sole


No sé si será porque llevo varios días estudiando y necesitaba una ración de fútbol, porque he encontrado un canal en Mogulus que me deja ver partidos a pesar de tener una conexión a internet que va a pedales o porque tenía muchísimas ganas de escribir sobre el Calcio.

El caso es que el ‘derbi del Sole’ que acaba de terminar entre Napoli y Roma me ha encantado. Sé que la liga italiana tiene muchos detractores, que la tachan de defensiva y aburrida, pero nada más lejos de la realidad. En esta jornada, sin ir más lejos, a falta de un partido, ni un sólo 0-0.

En Italia te puedes encontrar cosas muy raras, que apenas se ven ya en el panorama internacional, como ese 3-5-2 del Napoli de Reja, con tres centrales (que hoy han sido un desastre, por cierto) y mucha gente en medio campo, la mayoría, con bastante calidad. Hamsik, que hoy no estaba por sanción, y que suena para el Manchester City es un pelotero fantástico que no tardará en dar el salto a un equipo top del panorama europeo. Blasi y Maggio que ponen el toque y Gargano y Pazienza, son los pulmones. Todos muy interesantes.

lavezzinapolesPero además este Napoli cuenta con el ‘pocho’ Lavezzi arriba, que se ha adaptado de maravilla a la liga, y está rindiendo a un gran nivel. Su pareja suele ser el uruguayo Zalayeta, viejo conocido de la afición española, porque pasó por el Sevilla, y porque cuando jugaba en la Juve, un gol suyo dejó fuera de la Champions al Real Madrid. Y como suplente de ambos, otro argentino completísimo, que goleó con Independiente la pasada campaña, Germán Denis.

El problema del Napoli, aparte de sus despistes defensivos está en el banquillo y se llama Edoardo Reja. Es un técnico demasiado rígido en sus esquemas, que antepone su sistema a todas las cosas y que si no varía en su mentalidad, nunca podrá sacar el máximo rendimiento a este grupo de excelentes jugadores que tiene.  Parece mentira que  un sitio como Nápoles, donde el desorden y la espontaneidad son casi un modo de vida, tenga un equipo de fútbol que se caracterice por el orden. Paradójico ¿verdad?

De todas formas, el Napoli mola, es un equipo que, como todos los grandes venidos a menos, cae bien al espectador neutral. Atrás quedaron los años de Maradona, pero otra vez hay buen fútbol en San Paolo y el domnio del sur amenaza con volver.

5219244Y luego está la Roma. Esa Roma. Esa Roma de la que te quedas prendado aunque no haga un partido brillante. Esa Roma con la que sufres por el mal comienzo liguero, pero con la que disfrutas en Champions. Esa Roma que es capaz de juntar en un mismo medio campo a Pizarro, De Rossi y Aquilani. Esa Roma que de la mano de Spalletti parece que comienza a resurgir, esa Roma que ha recuperado a Baptista, esa Roma en la que un montenegrino como Vucinic se ha covertido en referencia, esa Roma elegante y vertical, esa Roma que es, en esencia, Totti. Esa Roma.

Por cierto, el partido ha quedado 0-3, con goles de Mèxes, Juan y Vucinic. Mejor que leáis esta crónica si queréis enteraros de algo (aunque la única que he encontrado está en italiano).

PD: Primer gol de Beckham en partido oficial con el Milan, y doblete de Kaka’. ¡Tiembla Europa!

PD 2: Ahora un Liverpool-Everton y yo teniendo que estudiar

Un análisis ‘peculiar’ del Betis-Sevilla


Hoy podría hablaros de muchas cosas, del gran duelo en la Premier entre Chelsea y Manchester United, de la primera victoria del Milan en la Serie A esta temporada, de la goleada del Barcelona en Gijón, de la gran victoria del West Ham en el debut de Zola como entrenador, de que el Tottenham de Juande no levanta cabeza, de la escandalosa paliza que el Werder Bremen le endosó al Bayern de Múnich en casa de los bávaros o del 6-0 del Manchester City ante el Portsmouth, con gol de Robinho incluido.

Pero no. Porque este domingo que acabamos de dejar atrás, se ha jugado uno de los partidos más especiales del planeta fútbol, y el que yo personalmente, a pesar de estar a 600 kilómetros vivo con más pasión. El derbi entre Betis y Sevilla.

Sé que a la mayoría no os interesará, que como casi siempre ha habido muy poco fútbol, que ha sido un encuentro soso, ramplón, con más tensión que ocasiones y encima este año, ni siquiera la televisión lo ha elegido como partido de la jornada y se ha jugado en un horario futbolero, pero vulgar, las 5 de la tarde del domingo.

Pero me da igual. Un derbi siempre será un partido especial, y más en Sevilla, una ciudad que se paraliza y se divide durante casi dos horas. La pasión inunda cada rincón y las ‘coñas’ del ganador hacia el perdedor duran semanas e incluso meses.

Rivalidad, pero no enemistad, porque es absurdo, porque en las familias, grupos de amigos o compañeros de trabajo siempre hay gente de los dos equipos y porque aunque el entrañable Bill Shankly no lo creyese así, hay cosas más importantes que el fútbol.

Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso

Os lo tengo que confesar, hoy estaba nervioso, mucho. He visto el Chelsea-Manchester United casi sin prestarle atención, pensando qué pasaría a las 5 cuando el balón echase a rodar en el Ruiz de Lopera, y a eso de las cuatro y media, ya me había quedado sin uñas.

Salen las alineaciones oficiales. En el Betis, lo esperado, ni mucha fuerza, ni mucha calidad. Ilusionante Emana en el medio y preocupantes Fernando Vega en el lateral izquierdo, Capi en el centro del campo, la falta de gol de los de arriba y sobre todo la baja de Edu.

En el Sevilla revolución, Jiménez alinea cuatro centrales pero hace que dos de ellos (Mosquera y Drago) jueguen en los laterales. En el medio Duscher y Romaric y en las bandas la sorpresa, ni Navas ni Capel. Los titulares eran Adriano y el joven argentino Lautaro Acosta.

Las 5 en punto. El partido no empieza porque los salvajes de siempre, se dedican a tirar botes de humo al campo. Lamentable. 5 y tres minutos, Perez Burull hace sonar el silbato y comienza el partido.

Nervios. Esa sensación me invadía cada vez que algún jugador vestido de rojo cruzaba la línea medular con el balón controlado. Pero extrañamente el Betis salió muy enchufado, con una gran presión, mucho despliegue físico y un Emana muy activo, dominaba los primeros compases del encuentro. A pesar de todo, el corazón casi se me sale por la boca cuando David Prieto remató alto un balón centrado desde la banda, y volvieron los nervios cuando Acosta se internó en el área y Nelson le derribó. O cuando en la segunda parte el Betis acusó el desgaste físico y el Sevilla comenzó a mejorar. Nervios con la entrada de Maresca, Navas y Capel que le dio más profundidad a los de Jiménez, o cuando Nelson volvió a flirtear con el penalti en una acción de Adriano. Nervios cuando Casto salvó un remate de Kanouté a 6 minutos del final. Nervios.

Ilusión. Porque era el derbi, porque era un partdo especial. Porque el campo estaba lleno y la afición animaba sin cesar. Porque el Betis empezó bien. Porque Emana estaba en todas partes, porque Sergio García se movía bien arriba, porque Mehmet Aurelio no dejaba crear a Romaric, y sobre todo, porque veía posible una victoria sobre el eterno rival, algo que no pasa desde 2005. Y es que tres años en fútbol son demasiado. Ilusión.

Cabreo. Al principio con el árbitro, por anular un gol a Pavone por falta previa que yo no vi. Después cabreo con Pavone, por trabajar mucho, pero fallar mucho más. Más tarde con Chaparro, por meter en el campo a José Mari, del que no esperas nada, y mucho menos que marque un gol y por quitar a un extremo como Mark González para meter a un defensa como Melli cuando deberías buscar la victoria. Cabreo.

Y por último enfado. ¿La diferencia con el cabreo?. El enfado es en frio, después de analizar la situación y por tanto tiene razón de ser. Enfado por la ausencia de planificación deportiva. Enfado porque los revulsivos sean Rivera y José Mari. Enfado porque no haya un punta nato en toda la plantilla. Enfado porque hay un caos institucional, enfado porque el equipo, como el estadio está a medio hacer, porque en la ciudad deportiva no hay luz, porque el gimnasio se va a caer. Enfado porque según Lopera ésta es la mejor plantilla de la historia. Porque nada cambia y nada parece que vaya a cambiar. Enfado

Después de este ‘análisis’ no os habréis enterado de nada de lo que pasó en el partido así que os dejo la crónica.

PD: Otra entrada demasiado larga, lo siento, procuraré mejorar en el futuro.

El Liverpool luchará por la Premier


¡Por fin!. Éramos muchos los que pensábamos que el Liverpool debería pelear la Liga junto con Arsenal, Manchester y Chelsea. Por tradición, por historia, por afición pero sobre todo, por presupuesto y por desembolso en fichajes.

Este año se han vuelto a gastar una millonada en Robbie Keane un delantero muy del gusto de Benítez (con gol pero muy trabajador), Riera y Dossena entre otros y a pesar de conseguir 7 puntos en tres partidos, su juego no había sido ni mucho menos bueno.

Pero parece que han cambiado las tornas. Llegaba el peor rival posible, el Manchester United, al que no ganaban en liga desde 2004. Sus dos estrellas, Gerrard y Torres, no jugaban de inicio por arrastrar una lesión y para colmo de males, los Red Devils se adelantaban en el minuto 3 con un gol del argentino Tévez.

Este gol, lejos de hundir a los de Benítez, les espoleó en su moral y su juego. Vimos a un Liverpool desconocido desde que llegó el técnico madrileño a Anfield. Atacando sobre la portería de Van der Sar, pero no a base de coraje, sino con mucha cabeza. El nivel de intensidad era altísimo y los ‘reds’ le ganaban la partida al United en la línea de medios, con un gran Mascherano, a pesar de cometer un error en el marcaje que costó el gol de Tévez.

Ninguna de las llegadas del Liverpool tenía excesiva claridad, pero en el minuto 28, Van der Sar les echó una mano. El portero del Manchester salió de su portería a por un balón aparentemente fácil y su despeje rebotó en el defensa Brown, que introdujo el balón en su propia portería. Llegaba con mucha suerte, pero el 1-1 era merecido.

En la segunda parte, el único equipo que existió fue el Liverpool. Los de Anfield hicieron gala de una enorme ambición y crearon varias ocasiones claras, sobre todo una de Benayoun que salvó Van der Sar. Me gustaría destacar a Riera, que en el que ha sido su debut, estuvo muy activo durante los 72 minutos que permaneció sobre el césped.

Precisamente por Riera entró el extremo Ryan Babel, y fue el ex del Ajax el que le dio el gol de la victoria a su equipo. Con una presión asfixiante, Mascherano robaba un balón en el área del Manchester y llegaba hasta línea de fondo, su pase llegaba a Kuyt, que a su vez se la daba a Babel. El holandés que venía desde segunda línea, y que acababa de entrar en el campo, introducía el balón en la red. Era el minuto 76 y el Liverpool se adelantaba en el marcador.

A partir de ese instante, los de Benítez se crecieron aún más. Gerrard, que había salido por Benayoun estuvo a punto de marcar en el descuento. El Manchester United no existió durante todo el partido, con sólo dos hombres en medio campo y cuatro delanteros, el equipo estaba roto. Rooney se perdió en la banda izquierda y los de Ferguson acabaron desesperados. Fiel reflejo de esa frustración fue la tarjeta roja que vio Vidic por una durísima entrada a Xabi Alonso.

En el Manchester, hay que destacar el debut de Berbatov, que aunque no logró marcar, fabricó la jugada del gol de los de Ferguson y hay que lamentar la lesión de Carrick, que se quedó en el vestuario en el descanso, fue reemplazado por Giggs y es duda para el partido de Champions frente al Villarreal.

Con esta victoria, el equipo de Benítez presenta su candidatura firme al título de la Premier, ¿será este año?.

PD: Como pitonisto no tengo precio, en la postdata de este post, comenté que creía que Robinho no triunfaría en el City. Esta tarde, debut y gol de falta del brasileño.

El Manchester City desafía a los grandes


En Inglaterra, el Manchester City es, salvando las distancias y sin que nadie se me enfade, algo similar al Atlético de Madrid, un club de una ciudad grande, que siempre ha estado a la sombra de sus vecinos más ricos y poderosos (en este caso el Manchester United) en lo que a títulos se refiere, pero que cuenta con una afición más fiel y entregada.

Pues bien, el City se ha convertido, de la noche a la mañana en el club de fútbol más poderoso de todo el planeta fútbol. El pasado 1 de Septiembre, un grupo inversor de Abu Dhabi compró el club por cerca de 200 millones de libras. Al frente de este grupo está Sulaiman Al-Fahim, el presidente de Abu Dhabi United Group y dueño de HYDRA Properties. Esta empresa se dedica a construir los rascacielos más impresionantes del Golfo Pérsico, y Al Fahim, además de formar parte de la familia real de Abu Dhabi, ha amasado una inmensa fortuna de cerca de 150 billones (sí, billones con ‘b’ de burro) de dólares, siete veces mayor que la de Roman Abramovich, el magnate ruso dueño del Chelsea, y se ha dado el capricho de comprar un club de fútbol.

El objetivo de Sulaiman Al-Fahim es hacer de los citizens el mejor equipo del mundo, y para ello ha tentado a los mejores jugadores del panorama internacional. Para el próximo mercado de invierno, está preparando una multimillonaria oferta de 170 millones de euros por Cristiano Ronaldo y también se ha propuesto traer a su equipo a otros jugadores de talla mundial. Por eso ha preguntado por Villa, Torres, Cesc, Eto’o, Messi, Van Nistelrooy o Buffon y está dispuesto a gastarse cerca de 400 millones de euros en fichajes.

El primer golpe de efecto del City se produjo el pasado lunes a pocas horas de que acabase el plazo de fichajes, cuando reventó el mercado contratando a Robinho por unos 42 millones de euros. Dejando a un lado la actitud del jugador, que rápidamente se olvidó de aquellas declaraciones en las que decía querer ser el mejor jugador del mundo,  y fichó por un equipo ‘de segunda’ que ni siquiera juega la Champions porque le paga 7 millones de euros por temporada; este fichaje es toda una declaración de intenciones.

Los de Mark Hughes le ‘birlaban’ a Robinho al hasta ahora todopoderoso Chelsea y presentaban sus credenciales para pelear por todo esta temporada. A pesar de la venta de Corluka (para mí uno de los jugadores con más futuro de la Premier) al Tottenham de Juande, se han reforzado con Kompany, Zabaleta y Wright-Phillips, y si en enero logran concretar alguno de los traspasos que ha prometido Al-Fahim plantarán cara a los ‘cuatro grandes’.

Es cierto que los petrodólares y las fortunas multimillonarias desnaturalizan la competición, pero parece que es la dirección hacia la que va el fútbol y más en concreto, la Premier. El primero fue Abramovich, que puso a un equipo de mitad de tabla como el Chelsea, en el primer escalafón del fútbol mundial, Al Fayed compró el Fulham, luego vinieron Malcolm Glazer y David Gill al Manchester United, Hicks y Gillett compraron el Liverpool de Benítez y ahora Al-Fahim llega al City. Por si esto fuera poco, se rumorea que la rivalidad entre el Emirato de Abu Dhabi (el del City) y sus vecinos del Emirato de Dubai se va a trasladar al fútbol. Habrá que estar atentos…

PD: Al final va a resultar que Lopera no vendió el Betis porque espera ofertas de Dubai