Archivo de la etiqueta: inter

Los problemas del balón de oro


[Por Anuar Marrero]

Después de mucho tiempo, este año se corregía uno de los principales problemas del Balón de Oro, y era la existencia de dos premios para un mismo concepto, ya que a este se le sumaba el FIFA World Player.  De esta manera se creó el FIFA Balón de Oro, votado por periodistas, seleccionadores y capitanes de las selecciones nacionales. No obstante, y aunque este hecho parece reforzar el galardón, el de este año va camino de convertirse en uno de los más polémicos que se recuerdan.

La polémica la provocan dos hechos; la inexplicable exclusión de Sneijder del trío de finalistas en beneficio de Messi, y que según una filtración de La Gazzetta dello Sport, el premio sería para Iniesta en lugar de Xavi. ¿Cómo es posible que un premio votado por una representación tan amplia del mundo de fútbol genere tal controversia? La respuesta la podemos extraer de la combinación de tres factores. El primero, irresoluble, es la injusticia asociada a un premio individual en un deporte colectivo.  El segundo problema es la falta de elementos de juicio objetivos a la hora de conceder el premio y por último nos encontramos con que en realidad nadie sabe muy bien qué es lo que está votando.

Sigue leyendo

Anuncios

Jose Mourinho: Hablemos de fútbol


[Por Anuar Marrero]

No me interesa cuánto va a pagar el Real Madrid por el técnico portugués. Tampoco me preocupa su carácter o sus polémicas. Ahora que parece confirmado que Jose será el nuevo entrenador madridista, lo que me parece relevante es el fútbol que realizará el equipo. Y es de lo que menos se habla. Así que intentaré hacer una aproximación al próximo Real Madrid de Jose Mourinho.

En primer lugar hay que decir es que no es un técnico defensivo. Esa es una visión que no se sostiene si se analiza con detenimiento su carrera. Otra cosa es evaluar su trayectoria basándose en sus eliminatorias contra el Barça. Pero es muy resultadista, es decir, antepone el resultado al estilo. Si considera que la mejor forma de ganar es salir con cinco delanteros lo hará. Si por el contrario juzga necesario poner once hombres delante de la portería no tendrá ningún tipo de complejo para tomar la decisión. Además, si algo ha caracterizado a Mou es la flexibilidad, la capacidad para adaptarse a cada medio.

Su resultadismo y su flexibilidad dificultan la labor de aventurar cómo será el nuevo proyecto, aunque creo que los equipos dirigidos por el portugués tienen algunas características comunes:

  • Solidez. Quizá la caracterisca principal. Un sistema defensivo casi insuperable y una presión severa en el centro del campo dificultan mucho el juego del rival. Esa presión se suele centrar en la fortaleza física de sus jugadores. Pero Mou no es tonto y sabe que no puede exigir tanto trabajo a jugadores como Ronaldo y Kaka’. No obstante creo que sabrá compensarlo; algo menos de trabajo y algo más de posesión.
  • Los dos mediocentros. Tanto en el Oporto (Maniche-Costinha), como en el Chelsea (Essien-Ballack) como en el Inter (Cambiasso-Motta) el portugués se ha apoyado en una pareja de medios muy trabajadores que se adueñaban del centro del campo. En el Madrid no tendrá problemas, ya que cuenta con Xabi Alonso, los dos “Diarra” y Gago. El equipo se plantea fichar a alguien en esa demarcación, aunque a mí no me parece necesario. Aun así, una pareja Alonso-De Rossi me parece de las mejores y más completas que se puedan formar hoy en día.
  • La figura del mediapunta. Generalmente, por delante de la pareja de medios situaba a un mediapunta completo. Con capacidad de trabajo, con calidad técnica, con llegada y gol. Tanto Deco, como Lampard o Sneijder respondían a ese perfil. ¿Será capaz Kaka de adaptarse a ese rol?

  • El “nueve” puro. A Mou le gusta jugar con una referencia clara arriba. Un delantero clásico, trabajador y fuerte. Drogba y Milito han sido claves en sus equipos. Además ofrecían la posibilidad de descongestionar el juego mediante un pase largo. El primer gol de la final de la Champions fue de manual. Julio César saca, milito la baja para Sneijder y este la devuelve al hueco. Gol. En cuatro o cinco toques. El problema es que ni Higuaín ni Benzema responden al estereotipo. Por ello deberá rasear más el balón, para buscar el espacio y explotar la velocidad de los puntas.
  • Las bandas. Al portugués le gusta jugar por los costados y para ello gusta de jugadores que ofrezcan tanto desborde como trabajo. Los laterales tienen un papel crucial y de su aportación defensiva y sus incorporaciones depende gran parte del éxito del sistema. Con la posible contratación de Maicon se buscaría un jugador perfecto para esa labor, que ya ha trabajado a las órdenes del técnico. Haría falta reforzar el lateral izquierdo, ya que las lagunas defensivas de Marcelo le complican mucho jugar con el nuevo entrenador.

Al margen de que nos guste más o menos Jose Mourinho, una cosa es innegable. Para el fútbol en general es muy interesante ver que es capaz de hacer el portugués en un equipo con el potencial de Madrid y con la obligación de realizar un fútbol ofensivo y hasta cierto punto atractivo. La próxima temporada se presenta apasionante.

El negro futuro de la ‘casa blanca’


[Por Anuar Marrero]

Hank Moody, el escritor interpretado por David Duchovny en Californication, asegura que sólo se puede escribir bien sobre lo que a uno “le pone cachondo”. Afortunadamente, el Real Madrid no me excita sexualmente ni espero que lo haga próximamente. Pero a lo que realmente se refiere Hank es que hay que escribir sobre aquello que sentimos, que nos llega. Y es por eso que con el permiso del editor del blog, y con el vuestro tácito, generalmente suelo escribir sobre el Madrid. Pero no se confundan, siempre he sido un aficionado bastante crítico. Soy consciente de que es un club prepotente y engreído, demasiado convencido de su grandeza y con  demasiada tendencia a la incompetencia. Qué se le va a hacer. Yo, al contrario de lo que aseguraba Zury en un post anterior, no creo que ser de un equipo sea un orgullo, sino una cruz que hay que acostumbrarse a llevar.

Y digo esto porque se aproxima uno de esos momentos en los que el equipo blanco tiene que tomar decisiones importantes, y esto es peligroso en un club que no desaprovecha una oportunidad de equivocarse. Y quiero escribir esto antes de saber si el Madrid gana o no la liga. Porque me parece que un punto, el gol average o un gol no pueden condicionar el balance de una temporada. Para no liarme y hacer esto más ameno, dividiré el post en diversos temas.

  • Entrenador. Quizás la pieza clave en estos momentos. Aunque me joda coincidir con Marca, no soy partidario de que siga Pellegrini. Desde luego es el que menos culpa tiene de los errores del Madrid, pero me parece que la evolución del equipo ha sido insuficiente, y nunca ha tenido demasiado claro cómo llegar a donde quería. Si se despide al chileno, es para traer a un entrenador de renombre, con autoridad indiscutible y un proyecto a largo plazo. El omnipresente es Mourinho, que me genera sensaciones contrapuestas. Futbolísticamente me gustaría ver que es capaz de hacer Mou ante la exigencia de jugar bien y de manera ofensiva. Seguro que conseguía alguna solución. Por otra parte, no creo que el entorno institucional y mediático sea capaz de resistir al portugués más allá de una temporada. También suena Benítez, aunque su fútbol sólido y poco alegre no cuajaría en el Bernabeu. Desde luego la opción perfecta sería Wenger, aunque está claro que no vendrá. Lo mejor sería tirar de creatividad y buscar a un entrenador joven, con gusto por el buen juego y algo de nombre. Mi opción es Laurent Blanc, técnico que ha asombrado a Francia y al mundo con su Girondins.

  • Fichajes. Aunque es evidente que la plantilla tiene algunas carencias, es absurdo engañarse. La plantilla del Madrid está entre las tres o cuatro mejores del mundo. Con lo que tiene le debería dar para ganarlo todo. Por ello creo que no es prioritario fichar. Es obvio que es necesario algún jugador de banda, un lateral izquierdo y, dependiendo de las salidas algún centrocampista. El único fichaje que realmente daría un salto de calidad al equipo sería Fábregas. Pero es muy complicado que venga. Gastarse grandes sumas de dinero en Ribery o Agüero tan sólo desequilibraría aún más al equipo. Lo verdaderamente importante es encontrar un sistema de juego, un modelo sobre el que pudieran reposar los jugadores. Sin contemplar la posibilidad de Fábregas, yo me decantaría por Silva (¿Arshavin?), Un lateral izquierdo (Tremoulinas, Cole, Evra, Emanuelson en plan imaginativo) y algún medio (De Rossi). Es decir, jugadores de nivel medio alto que completen una plantilla suficientemente habitada por cracks.
  • Modelo de juego. Este es un gran problema en el Madrid. No tiene claramente definido un estilo de juego. Y eso le deja sometido a los bandazos de cada entrenador, desestructura el equipo y obstaculiza el trabajo con la cantera. Por ello, el próximo técnico que venga deberá hacer lo que hizo Cruyff en el Barça; crear un estilo, un modelo propio que perdure al margen de presidentes, entrenadores o jugadores. Esa es la gran ventaja que tiene el Barça sobre el Madrid. Y es ahí precisamente donde Mourinho me genera dudas. Por otra parte quizás sea una tarea demasiado grande para cualquier entrenador, y el Madrid sea demasiado orgulloso para cederle a alguien dicho cometido.

Esa es mi humilde opinión sobre lo que el Madrid debería hacer. Pero tengo muy claro lo que hará. Fichará a Mourinho y a uno o dos cracks, todos para el ataque. El Madrid volverá a jugar mal, lastrado por la exigencia de titularidad de sus estrellas, pero de mano del portugués algo ganará. Seguirá por ese camino hasta que el modelo se agote o haya elecciones y vuelta a empezar. Yo por si acaso voy a guardar este post. Seguro que en uno o dos años lo puedo volver a publicar cambiando algún que otro nombre.

Hoy más que nunca, orgulloso de ser culé


Reflexiones desde el corazón  de un culé. Sensaciones y estados de ánimo. En definitiva, fútbol en estado puro

[Por Zury]

Jodido. Esa es la palabra. Nunca una derrota me había afectado tanto. Sinceramente estaba esperanzado y confiaba en la remontada del Barça anoche y para que engañarnos, me hacía mucha ilusión poder ver a mi equipo jugando en el Santiago Bernabeu luchando por la orejona. Pero no ha podido ser. Todavía tengo la sangre caliente por lo que ocurrió ayer en el Camp Nou, pero siento y creo que en un día como hoy los culés tenemos que hacernos oir y que animar al equipo más que nunca, porque, a pesar de lo que ocurrió ayer, seguimos siendo los mejores del mundo, pero a veces en el fútbol no gana, como pasa en este caso, el mejor equipo.

En los estrictamente sucedido ayer, me gustaría comentar varios aspectos. El primero, y para que no se diga, el gol de Piqué es ilegal. Fuera de juego como una casa. Totalmente de acuerdo, pero de resto poco más. Una vez dicho esto, creo que en el global de la eliminatoria el Inter no ha sido mejor que el Barça. Vale que en San Siro pudo ser mejor, pero ayer desde luego que no. En ambos partidos, faltó la profundidad y la velocidad a la que nos tiene acostumbrado. Quizás sea porque ese genio manchego estaba en la grada y eso desahoga mucho a Xavi en sus labores de creador de juego. Pero aún así, he de romper una lanza en favor del Barça. Me gustaría ver cuantos equipos podrían jugar o intentar marcar un gol al Inter de ayer, en el que, tras la expulsión de Motta, había una línea de 4 y seguidamente una de 6, con Diego Milito y Samuel Eto’o como los flamantes laterales del equipo italiano. Señores, sinceramente, eso es lamentable. Así de claro. Una cosa es estar cerrado atrás y buscar la contra y otra cosa fue lo de ayer. Sinceramente el planteamiento del Inter fue una vergüenza. Y perdonen la expresión pero, me importa una mierda que por pensar esto sea un culé prepotente encubierto.

Personalmente, nunca había visto un catenaccio tan grande como el de ayer. Como tampoco había visto perder tiempo desde el minuto 1 de partido o lo que es peor, una amarilla al portero por perder tiempo ¡¡¡en la primera parte!!!. Por no hablar de supuestas lesiones y puro teatro. Que por cierto, hablando de teatro, quien me diga (y esto va especialmente para los madridistas) que Busquets ayer fue un buen actor o que la “galleta” de Motta no es merecedora de amonestación (puedo entender que no sea roja, pero la amarilla es más que clara) que vea el recadito y Contini a Higuaín y su posterior reacción.

No quería hablar de los árbitros, porque creo que no son excusas, pero sinceramente pienso que en esta eliminatoria han perjudicado mucho al Barça con lo que espero que lo que ocurrió en Stamford Bridge prescriba. Ayer, el árbitro contribuyó a las continuas pérdidas de tiempo del equipo de Mourinho, no pitó el agarrón e Ibra dentro del área (con camiseta rota incluida), ni el empujón de Cambiasso a Pedro, por no hablar que el gol de Bojan es legal porque Touré tiene el brazo pegado al cuerpo. Aún así, volveré a dejar constancia que el gol de Piqué es ilegal. Si a eso le sumas lo del Giuseppe Meazza en la ida, pues las cosas se ponen difíciles.

De verdad, no quiero que esto último suene a excusa. Si el Inter ha pasado es por algo. No se puede hacer nada más.

Solo deciros que estoy orgullosísimo de ser culé un día como hoy, por haber caído con la cabeza bien alta en el terreno de juego. Sólo dar ánimo al equipo y a centrarnos en ganar la liga, porque que esta temporada el Barça no gane nada sería una verdadera injusticia.

P.D.: Rehúso hablar de la actitud de Mourihno, porque él mismo quedó retratado ayer. Será un grandísimo entrenador, no lo pongo en duda, pero todo el mundo lo va a recordar como un … Eso sí, una pena que el Barça, se rebajase a su nivel con lo de los aspersores. Se lo merecía, si, pero no hay que caer en su trampa.

La prepotencia encubierta


[Por Anuar Marrero]

Desde hace algún tiempo, he detectado en el Barcelona y su entorno (prensa y aficionados), una actitud que a mi parecer está cargada de prepotencia. No es evidente, ya que los jugadores del Barça, capitaneados por el intachable Guardiola, suelen medir mucho sus declaraciones, y hasta ahora son tenidos por modélicos. Pero si analizamos con perspectiva y nos detenemos en el trasfondo de las palabras y declaraciones que se escuchan en las contadas ocasiones en las que el equipo no consigue la victoria, estas destilan un profundo sentimiento de superioridad.

Todos los equipos grandes son más o menos lo mismo. Cada uno con un modelo, peor o mejor gestionado, pero que en ningún caso garantiza victorias. El futbol es profundamente cíclico, y todos los modelos han pasado por penurias y grandes éxitos. En los últimos años Europa ha sido dominada primero por equipos españoles capitaneados por el Madrid “galáctico” de Florentino, luego este se hundió y dio paso al dominio del Milan y los equipos italianos. Posteriormente fue el turno de Chelsea, Manchester y el estilo inglés, que dio paso a la superioridad del Barça de Rijkaard y el de Guardiola. Todos estilos diferentes. Todos exitosos.

Pero cuando el Barça pierde, las explicaciones de la derrota se basan en descalificar la propuesta del contrario. Es usual leer en prensa y escuchar a aficionados frases como “es que contra 11 tíos metidos en el área no se puede jugar”, “es que el equipo dio muchas patadas”, “solo hubo un equipo que quiso jugar” etc. Parece subyacer en el discurso el siguiente planteamiento: “El estilo del Barça es infalible y muy superior al resto y sólo puede perder por demérito propio o porque el rival se vale de estrategias poco lícitas”.


El último caso lo hemos vivido contra el Inter. El discurso era claramente descalificatorio contra la propuesta de Mourinho. Solo hay que acudir al Sport o al Mundo Deportivo para darse cuenta de eso. Además el equipo que nunca habla de los árbitros, cuando se siente afectado lo saca a la palestra. El prepotente y el engreído, atribuyéndose más mérito del que le corresponde, suele obviar los elementos azarosos que le llevan a la consecución del éxito. Pero no duda en utilizarlos para descalificar los logros ajenos. No decir nada después del arbitraje de Ovrebo el año pasado contra el Chelsea y atribuir parte de la derrota contra el Inter a la actuación arbitral responde perfectamente a este esquema.

Esta mentalidad, generalmente presente en la prensa catalana, se generaliza con el chovinismo imperante en jornadas de Champions. En los análisis post-partido, De la Morena, en la SER, llegó a criticar el planteamiento excesivamente defensivo del Inter. Un equipo que salió con tres delanteros, un medio ofensivo, un organizador y un lateral ofensivo. Un equipo que situó la línea de presión en la defensa del Barça y tuvo hasta 7 oportunidades claras de gol. Pero en el fondo se encuentra la resistencia a reconocer que la propuesta futbolística del Inter se impuso a la del Barça, que su estilo no es omnipotente. Evidentemente esto no es generalizado y no afecta a todos. Guardiola defiende su propuesta porque es su forma de entender el fútbol. La defenderá siempre, pero no la considera superior.

Que se mantenga esta actitud en una prensa deportiva hecha por ultras, para ultras y con una calidad ínfima no es extraño. Pero el aficionado cabal y los jugadores no deberían dejarse contaminar por esa prepotencia encubierta con buenas palabras. Es muy lógico estar orgulloso del modelo del Barça, que le está llevando a cosechar títulos. Pero no está de más recordar que con el mismo modelo el Barça estuvo más de 13 años sin ganar la Champions League, mientras otros estilos opuestos se paseaban victoriosos. Defiendan su estilo, pero no lo impongan.

Fútbol es plural


Tras tres semanas sin escribir (en las que espero que os hayáis aprendido la vilda de Gourcuff y las deficiencias del Bayern) con fiebre de por medio y con algunos problemas con wordpress y la publicación de posts, volvemos a la carga con un artículo jugoso de un habitual, que llevaba tiempo sin aparecer por aquí, Anuar Marrero. Disfrutadlo.

[Por Anuar Marrero, autor de Ceci n’est pas un blog]

No puedo reprimir cierta sonrisa cínica y autocomplaciente al observar la clasificación y comprobar que el Madrid llegará líder al Camp Nou, y virtualmente clasificado en su grupo de Champions si gana al Zurich en casa. Y al comprobar que por el contrario, el Barça a día de hoy está fuera de octavos y se jugará sus opciones ante el Inter, con serias bajas por la gripe A y sin Messi, lesionado en el abductor. Y no se crean, el motivo de dicha complacencia no se debe a mi madridismo declarado, sino a que dicha situación pone de manifiesto una idea que me ha valido más de una discusión futbolística.

En términos metafóricos, podría resumirse con la frase que titula este artículo. En lenguaje más prosaico podríamos cambiarla por una muy sencilla que habremos escuchado en más de una ocasión. Existen muchas maneras de jugar al fútbol, y ninguna de ellas tiene porque ser necesariamente mejor. No se confundan, soy un firme defensor del juego ofensivo, directo y de control de la pelota, pero soy consciente de que esa es mi visión, y que hay quién no la comparte, y prefiere un fútbol más recatado, o más sosegado, o más defensivo. Han coincidido en el tiempo dos equipos muy parecidos, que han dominado el fútbol en estos dos últimos años. El Barcelona y la selección española. Ambos han encontrado en una magnífica generación de centrocampistas la seña de identidad, y basándose en el juego muy elaborado y de toque han conseguido grandes éxitos. Es un modelo de fútbol vistoso, bello para el espectador y elaborado.

Pero lejos de esto estamos asistiendo a un ejercicio de onanismo colectivo, olvidando viejas miserias, ahora parece que no hay vida más allá de las propuestas de estos dos equipos. Fútbol es el Barça y España, y quién no juegue así juega mal. ¿Cómo es posible entonces que ese Madrid defenestrado y que tan mal juega llegue al Nou Camp mirando desde lo más alto de la tabla?, ¿cómo es posible que el excelso juego blaugrana no haya conseguido la clasificación para octavos de Champions?. La respuesta es sencilla. Porque fútbol es plural e imprevisible. Os parecerá una aberración, pero a mí el fútbol excesivamente elaborado me aburre. Me aburren las jugadas de 30 o 35 toques, el ritmo en ocasiones monótono que genera este fútbol. Prefiero el ritmo frenético, la salida rápida del balón, la aceleración en tres cuartos de campo, la electricidad de los extremos.

Podríamos trasladar al fútbol la teoría económica de la ventaja comparativa. Es decir, cada equipo debería especializarse en aquello que hace relativamente mejor. Balón hay uno en el campo y los dos equipos no pueden tener un 75% de posesión. Por lo tanto habrá que articular otras formas de encarar los partidos. El Barça lo ha hecho muy bien. Se ha basado en su fuerte que es el toque y la combinación y el año pasado maravilló al mundo. Pero no es la única manera. Sin ir más lejos, el Athletic consiguió el empate especializándose en lo que mejor se le da; el choque, la garra, la intensidad, el empuje y la fe. Y fue suficiente para contrarrestar los argumentos de los de Guardiola.

No pretendo defender el juego del Real Madrid. Es evidente que los blancos no han encontrado su juego, como consecuencia, a mi parecer, de una deficiente estructuración y planificación de la plantilla. Pero a falta de eso, han sabido sacar provecho de una de sus ventajas, la facilidad para hacer gol. Y ello les ha valido para llegar líderes al clásico, y virtualmente clasificados en Champions.

A partir de ahora puede pasar de todo. Puede que el Barça haga un partido excelso contra el Inter, se clasifique para octavos y golee al Madrid en el Camp Nou. Si pasa eso no quiere decir que el fútbol me haya quitado la razón. De la misma manera que si el Barça se queda fuera de octavos y no consigue la victoria el domingo que viene, no me la habrá dado. Tampoco se habrá cometido una injusticia bíblica contra este deporte y su belleza. Es posible que España gane el mundial, pero lo puede hacer Argentina, Brasil, porque no Portugal. Y el fútbol seguirá proclamando en silencio que, en realidad, su género es plural, Y habrá quién no esté de acuerdo. Y por ello seguiré amando este deporte.

De todo un poco


[Por Anuar Marrero]

Ya está aquí, ya llegó. La nueva temporada de  fútbol ya está plenamente en marcha. Con la primera jornada de la liga española (siempre somos lo últimos en empezar y luego nos quejamos del calendario) ya han comenzado la totalidad de las competiciones de ligueras. Y sinceramente hay tal cantidad de cosas merecedoras de un post, que no sabía por dónde empezar. Así que he decidido hacer una pequeña composición con los temas que a mí me parecen más relevantes. Eso sí, permítanme que empiece por el Real Madrid.

FlorentinoPerez1Estábamos los merengues contentos porque parecía que Florentino había aprendido de errores pasados y además de fichar ‘cracks’, estaba conformando una plantilla equilibrada. Pero una vez más ha vuelto a dilapidar en unas horas el crédito que estaba ganando. El suyo y el de Valdano, que cada día estoy más convencido de que su criterio no cuenta para nada, limitándose a ser un lacayo de “El Ser Superior”. Porque las ventas de Sneijder y Robben han mermado seriamente la plantilla blanca. Ha pasado de una superplantilla a un superonce. En una plantilla que ha costado 250 millones de euros hay tan sólo un hombre (Ronaldo) con capacidad de desborde por la banda.

Este Madrid se parece mucho al de los galácticos. Es decir, un equipo sin equilibrio, con ‘overbooking’ en el centro, que volverá a vivir de la tremenda pegada de sus hombres de arriba. Porque sin huecos y sin espacios, porque sin profundidad y sin ensanchar el campo, la efectividad de hombre como Alonso o Kaká disminuye sensiblemente. Y lo peor de todo, es que el Madrid ha reforzado seriamente a dos de sus rivales directos en la lucha por la Champions. Media parte necesitó Robben para aliarse con Ribery y destrozar la defensa contraria con su tremendo desborde. Y a una plantilla impresionante como la del Inter, lo único que le faltaba era un jugador con capacidad creativa en el centro del campo. Sneijder es una pieza fundamental en el equipazo, que pese a la marcha de Ibra, ha conseguido formar Mourinho.

El Liverpool

Rafa Benítez nunca ha sido santo de mi devoción. No voy a negar sus éxitos porque sería absurdo, pero me parece un entrenador limitado para un grande. Prima en exceso el trabajo y la solidez sobre la calidad, le cuesta horrores plantear los partidos de manera decididamente ofensiva, y gasta demasiado dinero en jugadores de medio pelo que no aumentan el nivel de la plantilla. Benítez parece no entender que entrena a un grande y que tres empates suponen a la postre tres derrotas.

No es casual que en todos los años que lleva en Inglaterra obtenga tan buenos resultados en la Champions pero no consiga hincarle el diente a la Premier. Y es que con el sistema de eliminatoria a doble partido y con el valor doble de goles fuera de casa, Benítez se siente en su salsa. Puede especular, plantear un partido ultradefensivo (véase el Bernabeu el año pasado) a domicilio y quedarse tan tranquilo. Pero en la Premier, no. Allí hay que salir a ganar cada partido. Con la marcha de Alonso, y Aquilani lesionado, el mediocentro Leiva-Mascherano es incapaz de crear y organizar. Resultado: un equipo plano y sin profundidad, previsible. Viendo el nivel del City, del Tottenham (lástima lo de Modric) y del Arsenal, o los de Rafa mejoran o tendrán serios problemas para meterse en Champions.

Los grupos de Champions League

platini anuarSoy un ferviente defensor  del nuevo sistema implantado por Platini. Hay que democratizar el fútbol. No se puede permitir, como pretende el G-14, que el fútbol continental evolucione hacia un sistema NBA, de grandes clubes en una competición cerrada. Y parece ser que el sorteo le ha dado la razón. Tenemos grandes partidos (Madrid-Milan, Barça-Inter, Bayern-Juve), pero además hay conjuntos de menor nivel lucharán por una plaza en la segunda ronda. AZ Alkmaar, Wolfsburgo, o Girondins de Burdeos son equipos a los que se deberá tener en cuenta.

Por otra parte descubriremos lo que tienen que decir equipos como el Apoel Nicosia, El Unirea o el Debrecen. Son conscientes de que están ante un escaparate increíble y competirán con ilusión y dignidad. Y no les quepa la menor duda de que más de uno de los grandes se llevará un disgusto.

Por Camp Barça sigue todo igual, es decir muy bien. El equipo juega de maravilla, y tiene continuidad. Sólo dos apuntes. Teniendo en cuenta el calendario del Barcelona y la copa de África, la plantilla es excesivamente corta. Una de las claves del año pasado fue la ausencia de lesiones, pero con la carga de partidos de este año, como se produzcan una o dos lesiones de importancia el Barça se resentirá muchísimo. Y por cierto, 25 millones por Chygrynskiy es una de las mayores estafas que he visto en los últimos tiempos. Cosas del “supergestor” Laporta.

Como dice Anuar, hay muchas cosas de este inicio de las ligas de las que se podría hablar, pero no me gustaría que quedase en el tintero la escalofriante entrada que sufrió el el defensa del Anderlecht Wasyl en el clásico frente al Standard. El diagnóstico, fractura abierta de tibia y peroné y un año sin poder jugar al fútbol. El autor de la brutal entrada es Áxel Witsel, quizás la mayor promesa del fútbol belga, que ha sido suspendido hasta el 23 de noviembre (muy poco tiempo me parece) y que por mucha calidad que tenga, nunca será una realidad si no amuebla su cabeza.

El Inter vuelve a las andadas


Que el Inter es lo más parecido a una ONG en este mundo del fútbol no es nuevo (quizás podría competir con el Benfica que ha pagado 5 millones por Saviola y 7 por Javi García, pero ese es otro tema). Desde hace más de una década, los neroazzuros han ‘acogido’ a una cantidad ingente de jugadores lamentables, pagándoles además, una millonada.

Así, a bote pronto, me vienen a la cabeza ‘catacracks’ como Nelson Rivas, Carini, Luis Jiménez, Van der Meyde, Farinós, César Aparecido, Okan Buruk, Brechet, Sixto Peralta, Guglieminpietro, Moreau, Dalmat y un Recoba que cobraba más de 6 millones de euros al año, pero seguro que hay otros miles de nombres que se me olvidan.

Dice el gran Gaby Ruiz en su blog, que Moratti, el presidente del Inter es demasiado buena gente para un mundo tan ruin como el del fútbol profesional, y le cuesta demasiado decir ‘no’. Sea por esta razón o por alguna otra, el caso es que la política de fichajes de los milaneses ha sido un auténtico desastre.

Esto parecía haber cambiado la temporada pasada con la llegada de Mourinho. Una plantilla equilibrada, con mucha solidez en defensa, mucha calidad arriba y unos fichajes que reforzaban las posiciones más necesitadas del equipo, que le sirvió para ganar holgadamente la Serie A.

Aunque es cierto fracasó en el objetivo de conseguir la Champions, lo lógico hubiese sido continuar en esa línea, pero ‘la cabra tira al monte’ y parece que el Inter vuelve a hacer de las suyas en este mercado veraniego de fichajes. No ya por la calidad de los jugadores que ha comprado, que casi todos la tienen, sino más bien por la descompensación de la plantilla.

El más inexplicable de los fichajes es el de Thiago Motta. Es cierto que el año pasado hizo una buena temporada en el Genoa, pero ya está. Nunca ha llegado a cuajar y no ha dejado de ser un jugador mediocre, que no lo olvidemos, fue suplente en un pobre Atlético de Madrid, y está lejos del nivel que debería exigir un equipo de primer nivel mundial. Es ridículo que hayan pagado 18 millones de euros por él. No tiene sentido, además, que cobre cerca de 3’5 millones de euros por temporada, sabiendo que su rodilla izquierda puede volver a romperse en cualquier momento.

milito inter

Junto con Motta ha llegado su compañero en el Genoa Diego Milito. 22 millones de euros y la posibilidad de jugar la Champions han tenido la culpa. El argentino no será muy elegante, pero es una garantía de gol. Personalmente siempre he defendido que debería ser la referencia de la selección albiceleste, que está teniendo problemas para encontrar un ‘9’ puro. Por tanto, un fantástico fichaje. ¿El problema? se llama Samuel Eto’o. Con la llegada del camerunés, llega durísima competencia para el ex del Zaragoza. Mourinho apostó en muchos partidos de la temporada pasada por un 4-3-3 con dos jugadores abiertos a banda arriba y un sólo punta nato. Si se hubiese quedado Ibrahimovic, podría ser uno de esos hombres que parten desde la banda, pero ni Eto’o ni Milito van a sentirse cómodos jugando en otro puesto que no sea el de ariete. Incluso si el Inter cambia de táctica y utiliza un 4-4-2 podrían jugar juntos, pero tendrían que acostumbrarse a compartir espacios con un jugador de similares características, cosa que no hicieron el año pasado ni en Barcelona ni en Génova. Lo que sí es seguro es que ambos restarán minutos al genial pero indisciplinado y díscolo Balotelli, que corre el riesgo de frenar su progresión.

Esto enlaza con la operación Ibrahimovic-Eto’o. Todo el mundo lo ve como un gran negocio para los italianos. Lo es, pero puede suponer una gran pérdida en lo futbolístico. No tengo ninguna duda de que Eto’o rendirá a un altísimo nivel con los de Mourinho, porque lo ha hecho allá donde ha jugado, pero con la salida de Zlatan, el Inter pierde un delantero más móvil, con mayor versatilidad, que podría haber complementado a la perfección a Diego Milito, porque a pesar de que estos últimos años ha jugado de punta nato, la posición natural de sueco es la de segundo delantero.

lucio interEl hasta hoy último fichaje del club presidido por Moratti es Lúcio, el central brasileño del Bayern de Munich. Si me hubiesen preguntado qué jugador en todo el mundo casa menos con el estilo Mourinho, probablemente hubiese dicho su nombre, pero cosas del fútbol y de la física, los polos opuestos se atraen. Lúcio, como buen brasileño que es, probablemente sea el central técnicamente mejor dotado del mundo, pero también el más caótico. Sus continuas y alocadas subidas al ataque con el balón controlado han provocado un continuo desorden en la zaga muniquesa y más de un infarto en sus aficionados. Tácticamente es un desastre y su fichaje por el Inter puede producir dos situaciones: la primera, que con las broncas de Mourinho Lúcio se serene y se convierta en un central solvente y eficaz (cosa complicada a sus 31 años) o que contagie su ‘locura’ a sus compañeros de defensa y aquello acabe siendo un auténtico desastre.

Y por si todo esto fuese poco, suena Cassano. ¡Que Dios les pille confesados!.

PD: Debutó en el Bernabéu el ‘nuevo’ Madrid de CR9. 1-1 contra el todopoderoso Al-Ittihad y la estrella fue Raúl. ¡Vuelve la ilusión! que diría Florentino.

Eto’o e Ibrahimovic


[Por Anuar Marrero]

Leo en los diferentes medios que el representante de Eto’o ya ha cerrado un acuerdo con el Inter, lo que significa que el fichaje de Zlatan Ibrahimovic por el F.C. Barcelona ya es un hecho. Y la operación se puede analizar desde tantos puntos de vista diferentes que resulta muy interesante dedicarle unas líneas. Intentaré hacer un análisis desde distintas perspectivas.

El precio

A falta de confirmación, parece que la operación se cerrará en torno a los 40 o 45 millones más Eto’o y la cesión de Hleb. Creo que todos coincidiremos en que el precio del camerunés estará entre los 45 y 50 millones de euros. Y no es más alto porque sólo le resta un año de contrato. Si unimos esto a la cesión del medio bielorruso, el precio de Zlatan se sitúa por encima de los 85 millones de euros, pudiendo llegar incluso a los 90. Más de lo que le costó al Madrid Kaká, y prácticamente lo que pagó por Cristiano Ronaldo. Sin embargo Laporta (sí, el mismo que paseo por el mundo su indignación por el modelo imperialista del Madrid) defiende que la operación es un alarde de ingenio. Desmemoriado Laporta. Pero esta vez nadie ha alzado la voz, ni se ha presentado en el Congreso una proposición de ley,  ni ningún cura ha dicho esta boca es mía. Como bien dijo Relaño en su artículo  del 18 de junio “hablar mal del Barça no queda chic”. Aparte de la desvergüenza del presidente culé, me parece que el precio del sueco es un tanto caro. Pero sinceramente el Barcelona se ha visto abocado a esta situación por la actitud de Eto’o, y la posibilidad de dejarlo ir libre dentro de una temporada.

En el terreno de juego

etoo interDesde el punto de vista deportivo el fichaje es aún más complejo. Ibrahimovic es sin duda uno de los mejores delanteros del mundo actualmente. Un jugador total, que combina velocidad, estatura, habilidad, potencia y tiro. Incluso su punto débil, que era su capacidad goleadora algo discreta la ha mejorado hasta convertirse en el máximo goleador del Calcio. Ahora bien, el sueco tiene un carácter particular, y cierta tendencia a borrarse de los partidos. Es como si jugara cuando le diera la gana. Además, su actitud en el campo (en ocasiones va caminando como si el partido no fuese con él) llega a irritar a público, compañeros y entrenadores. No obstante Ibrahimovic sabe que llega al actual mejor equipo del mundo, y que es su gran oportunidad para convertirse en el mejor en su puesto. Por eso creo que esta primera temporada dejará a un lado la desidia para  demostrar su potencial.

El apartado táctico

El Barça basa su defensa en la posesión del balón. Y la posesión la tiene gracias a la calidad de sus centrocampistas y a una presión asfixiante sobre la salida del balón contraria, que empezaba con Eto’o. Al margen de su actitud, me parece evidente que Zlatan no va correr lo que corría el africano en la presión. Entre otras cosas porque no es su estilo de juego. Esto unido a que Messi no defiende, y a que Henry tampoco está ya para grandes esfuerzos, puede hacer que el sistema defensivo del Barça se resienta. Porque en estático los culés no defienden bien, básicamente porque tampoco lo necesitan. También creo que deberán transformar un poco su forma de atacar. Quizás menos balones en profundidad, ya que el ariete de Malmö domina como nadie el juego de espaldas. Con Ibrahimovic el ataque de los de Guardiola perderá algo de intensidad y velocidad, pero ganará fuerza y juego aéreo.

El carácter de ambos jugadores

zlatan barcaAquí no aprecio cambio. Eto’o es un revienta vestuarios. Un jugador presuntuoso y poco inteligente, sin dominio de sus palabras ni discreción. Ibrahimovic es algo por el estilo, pero con una importante diferencia. Eto’o después de tanto tiempo era uno de los capos del vestuario, y estaba crecido. Zlatan llegará a un equipo lleno de estrellas que lo han ganado todo. Creo que optará por no causar más problemas de los necesarios. Y ese es el punto fundamental del fichaje. Un equipo cuando gana mucho se desmotiva. O mejor dicho, pierde parte de la motivación anterior. Y es necesario reactivarlo a base de renovar el equipo. Y además Ibrahimovic tampoco ha ganado nada a nivel internacional en su carrera. Esto también pone de manifiesto que los equipos grandes necesitan de grandes estrellas. Y no todas pueden salir de la cantera. Y hay que ficharlas. Y generalmente muy caras. Lo malo (o lo bueno) de la demagogia, señor Laporta, es que es reversible y de poco recorrido.

Por otra parte, y pese a ser madridista, me alegro de poder disfrutar a Zlatan todos los fines de semana. Lo que me apena es que me da la impresión de que la liga española, cada vez más se reduce a dos equipos todopoderos y un grupo perseguidor que lucha por la Champions. Esperemos que el buen hacer futbolístico de equipos como el Villarreal contribuya a igualar una contienda desigual en lo monetario.

El síndrome UEFA


[Por Anuar Marrero]

Supongo la inmensa mayoría de los que leen este blog han oído hablar del llamado ‘virus FIFA’, es decir la lesión de jugadores después de los partidos con sus selecciones. Pues aunque mi hipótesis no tenga nada que ver con este hecho, bien me sirve para establecer un paralelismo en cuanto al nombre.

Mi hipótesis es sencilla, aunque su explicación no lo es tanto. Me da la sensación de que el nivel de los equipos de fútbol se está igualando en el medio. Es decir, que cada vez son menos los clubes de primerísimo nivel, y cada vez son más los equipos que presentan un nivel que podríamos considerar de “Uefa”. Esto se ha producido por dos motivos. El primero es el descenso de nivel de muchos equipos punteros, y en ocasiones de ligas enteras (véase Alemania o Italia). No hay que ir muy lejos. En España el Real Madrid, el club con más copas de Europa, lleva cinco años sin pasar de octavos de final de la Champions League. El segundo (y positivo motivo) es justo el contrario. Es el salto de calidad de algunos equipos de media tabla así como de conjuntos de ligas menores. Luego los explicaré más en profundidad.

sessegnonEsta idea me vino después de ver el partido de cuartos Barcelona- Bayern de Munich. De acuerdo que el conjunto de Guardiola jugó muy bien, pero me parece innegable que los alemanes mostraron un nivel indigno de la competición en la que estaban. Y lo peor de todo es que hasta ese momento no habían perdido un sólo partido en la competición. Y lo cierto es que desde hace unos años cada vez se repiten más los cruces de cuartos y semifinales. ¿Cuántos Barça-Chelsea hemos visto en los últimos años? ¿Cuántos enfrentamientos entre equipos ingleses? Esto se ha visto empeorado debido a que otros dos habituales como Milan y Juventus están aún convalecientes del escándalo de corrupción que salpicó al Calcio. Al día siguiente del partido anteriormente reseñado tuve la oportunidad de ver el PSG- Dinamo de Kiev (me encontraba en Francia) y al ver la igualdad, el carácter imprevisible de los cruces y la disparidad de los equipos en liza cada año, me di cuenta de que la UEFA le ha ganado mucho terreno a la Champions en lo que a fútbol de competición se refiere.

Como ya enunciaba antes, en mi opinión esto se ha producido porque se ha producido una compresión por arriba y por abajo del nivel de los equipos. El escándalo del Moggigate dejó seriamente tocado al fútbol italiano, que con sus dos grandes convalecientes, se ha dado cuenta de que Inter y Roma no son una representación fiable para Europa. Otros equipos como la Fiorentina, la Sampdoria o el Udinese están realizando propuestas interesantes, pero parece que aún están en proceso de crecimiento. Alemania llevaba muchos años viviendo casi en exclusiva del Bayern de Munich que en el relevo generacional que comenzó hace un par de temporadas se olvidó del centro del campo. Un equipo de primer nivel no puede sostenerse sobre Ze Roberto y Van Bommel. En la liga española el nivel estratosférico del Barça y el buen hacer del Villarreal no debe hacernos olvidar el bajón en el nivel en los últimos años. Las dos últimas ligas las ganó un Madrid que aparte de coraje y fe no mostró una propuesta futbolística suficiente como para ganar una liga, y mucho menos dos consecutivas. Este año al Barça le bastó una liga para distanciarse de todos sus competidores. Francia es un caso aparte. Prácticamente ha hecho de la necesidad una virtud. Hace muchos años que la Ligue 1 sólo tiene equipos de nivel de UEFA y el Lyon, que dominó con facilidad el campeonato. Pero este año, que los de Lyon no están mostrando el nivel de las últimas temporadas, la competición está auténticamente apasionante, y tanto el Marsella, como el PSG, como el Lyon, como el Burdeos, como el Lille y como el Toulouse tienen opciones al título.

De seguir esta tendencia, me temo que en unos años se hará realidad lo que pretendía el G-14; una competición al máximo nivel restringida a un número de equipos, que asegurada su participación, y por lo tanto los ingresos, tendrían menos dificultades para mantener un nivel altísimo. Huelga decir que esta sería una solución catastrófica para fútbol y sus aficionados. Pero no es menos cierto que hoy por hoy la Champions es un torneo cada vez menos complicado para los cada vez menos equipos punteros de Europa. Y que la falta de igualdad afecta a la competitividad y al espectáculo. Por ello, más allá de que se esté o no de acuerdo con mi hipótesis, éste me parece un tema de fondo crucial para el devenir del fútbol en Europa. Quizás sea hora de que la UEFA se plantee su sistema de competiciones, o de que los aficionados y las televisiones empecemos a darle algo más de importancia a la UEFA.