Archivo de la etiqueta: higuaín

Reflexiones tras el clásico. ¿Y ahora qué?


Han pasado cerca de 48 horas desde el final del partido y creo que sigo sin creerme lo que pasó antes de anoche en el Camp Nou. De hecho, he tenido que bajarme el partido (verás como lean esto los de la SGAE) para verlo con un poco más de calma.

Estaréis conmigo en que ni el más optimista de los culés ni el más pesimista de los merengues esperaba un resultado así. Porque un 5-0 es histórico, en el más amplio sentido de la palabra. Quizás, con la memoria reciente del 2-6 no lo pongamos en la perspectiva adecuada, pero yo, que por edad tengo vagos recuerdos de los 5-0 de los años 90, he visto cómo aquellos aficionados algo mayores que yo siguen teniendo esas imágenes frescas en sus retinas, como supongo que nos pasará a los de mi edad dentro de unos años. Sigue leyendo

Anuncios

Jose Mourinho: Hablemos de fútbol


[Por Anuar Marrero]

No me interesa cuánto va a pagar el Real Madrid por el técnico portugués. Tampoco me preocupa su carácter o sus polémicas. Ahora que parece confirmado que Jose será el nuevo entrenador madridista, lo que me parece relevante es el fútbol que realizará el equipo. Y es de lo que menos se habla. Así que intentaré hacer una aproximación al próximo Real Madrid de Jose Mourinho.

En primer lugar hay que decir es que no es un técnico defensivo. Esa es una visión que no se sostiene si se analiza con detenimiento su carrera. Otra cosa es evaluar su trayectoria basándose en sus eliminatorias contra el Barça. Pero es muy resultadista, es decir, antepone el resultado al estilo. Si considera que la mejor forma de ganar es salir con cinco delanteros lo hará. Si por el contrario juzga necesario poner once hombres delante de la portería no tendrá ningún tipo de complejo para tomar la decisión. Además, si algo ha caracterizado a Mou es la flexibilidad, la capacidad para adaptarse a cada medio.

Su resultadismo y su flexibilidad dificultan la labor de aventurar cómo será el nuevo proyecto, aunque creo que los equipos dirigidos por el portugués tienen algunas características comunes:

  • Solidez. Quizá la caracterisca principal. Un sistema defensivo casi insuperable y una presión severa en el centro del campo dificultan mucho el juego del rival. Esa presión se suele centrar en la fortaleza física de sus jugadores. Pero Mou no es tonto y sabe que no puede exigir tanto trabajo a jugadores como Ronaldo y Kaka’. No obstante creo que sabrá compensarlo; algo menos de trabajo y algo más de posesión.
  • Los dos mediocentros. Tanto en el Oporto (Maniche-Costinha), como en el Chelsea (Essien-Ballack) como en el Inter (Cambiasso-Motta) el portugués se ha apoyado en una pareja de medios muy trabajadores que se adueñaban del centro del campo. En el Madrid no tendrá problemas, ya que cuenta con Xabi Alonso, los dos “Diarra” y Gago. El equipo se plantea fichar a alguien en esa demarcación, aunque a mí no me parece necesario. Aun así, una pareja Alonso-De Rossi me parece de las mejores y más completas que se puedan formar hoy en día.
  • La figura del mediapunta. Generalmente, por delante de la pareja de medios situaba a un mediapunta completo. Con capacidad de trabajo, con calidad técnica, con llegada y gol. Tanto Deco, como Lampard o Sneijder respondían a ese perfil. ¿Será capaz Kaka de adaptarse a ese rol?

  • El “nueve” puro. A Mou le gusta jugar con una referencia clara arriba. Un delantero clásico, trabajador y fuerte. Drogba y Milito han sido claves en sus equipos. Además ofrecían la posibilidad de descongestionar el juego mediante un pase largo. El primer gol de la final de la Champions fue de manual. Julio César saca, milito la baja para Sneijder y este la devuelve al hueco. Gol. En cuatro o cinco toques. El problema es que ni Higuaín ni Benzema responden al estereotipo. Por ello deberá rasear más el balón, para buscar el espacio y explotar la velocidad de los puntas.
  • Las bandas. Al portugués le gusta jugar por los costados y para ello gusta de jugadores que ofrezcan tanto desborde como trabajo. Los laterales tienen un papel crucial y de su aportación defensiva y sus incorporaciones depende gran parte del éxito del sistema. Con la posible contratación de Maicon se buscaría un jugador perfecto para esa labor, que ya ha trabajado a las órdenes del técnico. Haría falta reforzar el lateral izquierdo, ya que las lagunas defensivas de Marcelo le complican mucho jugar con el nuevo entrenador.

Al margen de que nos guste más o menos Jose Mourinho, una cosa es innegable. Para el fútbol en general es muy interesante ver que es capaz de hacer el portugués en un equipo con el potencial de Madrid y con la obligación de realizar un fútbol ofensivo y hasta cierto punto atractivo. La próxima temporada se presenta apasionante.

El (fugaz) retorno y la despedida (Gracias Ruud)


[Por Anuar Marrero]

Vivió el Madrid el domingo una curiosa jornada. El Bernabéu asistió a una ironía de esas que tanto le gusta ofrecernos al fútbol. Un jugador se despedía del conjunto blanco y otro volvía a ofrecer una gran actuación en el estadio de Chamartín, después de mucho tiempo. Dos jugadores contrapuestos. Uno es un jugador espectacular por la ausencia de espectáculo, por poner cada ínfimo recurso al servicio del gol y del equipo. El otro, un jugador incomprensible. Un compendio de virtudes excepcionales dilapidadas por un carácter voluble y autodestructivo.

El que se iba era Ruud Van Nistelrooy. Sin lugar a dudas uno de los mejores delanteros que yo he visto en mis 23 años de vida. No busquen en él la potencia de Ronaldo, ni la calidad de Romario, ni la incontestable superioridad de Van Basten. En Ruud sólo encontraran un físico portentoso, 1,88 metros cohesionados por la obsesión del gol. ‘Van The Man’, cómo le apodaron, era una metáfora del objetivo último del fútbol. No le interesaba el regate, ni el control perfecto. Ruud controlaba y remataba. Sin dilación. Para él la belleza era el gol, no necesitaba adornos. En más de una ocasión escuché críticas hacia el delantero holandés. Generalmente provenían de aquellos aficionados a los highlights, a la filigrana efímera. Lo acusaban de tosco y de no tener suficiente calidad. Pero Ruud era cómo el amante sobrio y seguro que no necesita recurrir a las flores, porque con una mirada y una sonrisa es capaz de ofrecer infinitamente más.

Intento recordar a algún jugador que haya calado más menos tiempo en un entorno tan difícil como el Real Madrid. Y no lo encuentro. Actor principal en la milagrosa liga de Capello, en la que sus 25 goles fueron el elemento fundamental del milagro. ‘Van Gol’ era coherencia en un equipo acostumbrado a los escándalos. Era un estudiante aplicado en una clase demasiado acostumbrada a niños malcriados. Por eso y por sus dos temporadas y media de trabajo y profesionalidad, la afición blanca recordará con cariño a ese delantero grande y con pinta de tosco que un día pasó por el estadio de Chamartín. Para quienes aún duden de su calidad sólo ofreceré un dato. Lo que define a un delantero es el gol. Y Van Nistelrooy es el único junto a Di Stéfano que ha conseguido ser máximo goleador en las ligas de tres países diferentes. Y le espera el Hamburgo. Estoy convencido de que la historia de amor de Ruud y el gol aún no ha llegado a su fin. Suerte y gracias.

La contrapartida era Guti. Es el caso opuesto al holandés. Guti es un jugador superlativo. Tiene  algo que no se puede entrenar, visión de juego, clarividencia desde la media punta, un último pase muy poco frecuente en el fútbol mundial. Además tiene gol, como ya demostró cuando tuvo que jugar cómo delantero durante gran parte de la temporada y acabó con 14 goles. Gol, visión de juego y de la cantera. Lo tenía todo para marcar una época en el Madrid. Pero se fue diluyendo. Pasaban entrenadores uno tras otro y nunca conseguía la titularidad. Y entre rabieta y rabieta fue encadenando actuaciones estelares con partidos mediocres gobernados por la indolencia. Y así desapareció lo que podía haber sido uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol español. Tras las turbulencias de esta temporada parece que ha encontrado su sitio en un equipo necesitado de su fútbol. La velocidad de los Higuaín, Benzema o Ronaldo combinada con su último pase puede tener efectos demoledores. Ya no veremos al jugador que pudo ser, pero a lo mejor es su última oportunidad para hacer algo grande en el Madrid y despedirse por la puerta grande.

P.D.: No quería estropear el artículo con un tema tan banal, pero no puedo callarme. Y es que no entiendo cómo se puede considerar agresión la jugada de Ronaldo, cuando intentaba salir al contraataque y estaba siendo agarrado es cómo menos curioso. Se ve claramente que Ronaldo sólo quiere zafarse. Si le da en la cara es tan sólo porque Mtiliga está agachado agarrándole con las dos manos. Que esto sea roja y que por ejemplo, el empujón de Puyol con el brazo sobre Nilmar en el partido contra el Villarreal no sea ni penalti es lo que lleva luego a muchos a montar teorías conspiratorias

El Contraclásico. La resaca del Barcelona – Real Madrid


La primera sensación que tengo en el día después del clásico es de que vi otro partido diferente al que vio el resto del mundo. Y es que de todo lo que he escuchado, leído o visto en referencia al encuentro de ayer en el Camp Nou, creo que estoy en desacuerdo con todo o casi todo. ¿Será que me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba?. Probablemente. De todas formas, dejad que me explique.

He leído que fue un partidazo, vibrante y eléctrico, que fue uno de los mejores clásicos de la historia, que los dos equipos lucharon de poder a poder utilizando sus mejores armas. Que fue el mejor Madrid de toda la temporada, que la banda izquierda de los blancos estuvo a un gran nivel desactivando a Messi. También he escuchado que los de Pellegrini salen muy reforzados, a pesar de la derrota, y que su planteamiento inicial fue fantástico y que maniató al Barça, hasta que a su equipo le falló la condición física.
Incluso mi amigo Devo, referencia en esto de los blogs de fútbol internacional, destaca un partido supremo de Kaka’, que dirigió, manejó y asistió a sus compañeros.

Bueno, pues a mí el partido me pareció bastante denso, y aburrido, al menos en la primera parte. Apenas hubo ocasiones, exceptuando la de Cristiano, tras un slalom de Kaka’, que sacó Valdés con el pie y algunos disparos lejanos de ambos equipos. Es cierto que en la segunda mitad, cuando el partido se rompió, hubo más ocasiones y quizá algo más de juego y llegó el gol, pero fue un partido más tenso que espectacular.

El Real Madrid

Los que me conocéis, o habéis leído algo de este blog, sabéis que soy defensor de Pellegrini, pero ayer no me gustaron nada sus decisiones desde el banquillo. Ni siquiera el tan alabado esquema inicial, con Kaka’ de mediapunta, Marcelo de interior e Higuaín en punta, buscando el contragolpe. No ya porque sea un plateamiento de equipo pequeño (que lo es), sino porque renunció al centro de campo, y además utilizó a Higuaín como única referencia arriba. El argentino tiene muchas virtudes, pero sigue necesitando millones de ocasiones para hacer un gol, y lo que termina decidiendo los partidos como el de ayer, es precisamente aprovechar las ocasiones de las que se dispone.

Luego vinieron los cambios, que me desconcertaron aún más. El de Cristiano por Benzema es entendible, si así lo habían aconsejado los médicos, pero el de Arbeloa por Raúl suena a cambio ‘políticamente correcto’, y eso es muy malo. Primero, porque si a estas alturas la solución ofensiva del Real Madrid es Raúl, mal va este Madrid, y después porque Undiano acababa de expulsar a Sergio Busquets, los blancos estaban con un hombre más y en vez de sustituir a un Marcelo que estuvo lamentable y tratar de controlar el mediocampo con Granero y así liberar más a Kaka’, Pellegrini decidió tirar del capitán. Gran error.

Otra cosa que me preocupa de los análisis que se han hecho a posteriori es que la mayoría de los aficionados madridistas están contentos con el partido de ayer a pesar de salir derrotado frente a su gran rival y perder el liderato. Titulares como ‘sabor a victoria’ o ‘ estuvo ahí’ demuestran un complejo de inferioridad, por mucho que el precedente cercano sea el 2-6 del año pasado.

Y para acabar con el Madrid, un nombre propio: Pepe. Al corte, probablemente sea uno de los mejores centrales del mundo. Es rápido y fuerte físicamente, además de buen cabeceador, pero tiene dos problemas enormes que ayer quedaron evidenciados. El primero es que hace muchísimas faltas innecesarias y muy peligrosas para su equipo, y el segundo más importante, que no sabe tirar el fuera de juego. Si os fijáis, siempre es él el que se queda enganchado y eso, en el Madrid, puede costar muy caro.

El Barcelona

Tampoco me gustó el equipo de Guardiola. Estuvo más espeso de lo habitual en el centro del campo, en el que sólo Xavi sobresalió. El posicionamiento inicial no fue lógico, y hasta que no se ajustó con los cambios, el Barça no empezó a carburar. En la primera parte, Henry debería haber sido la referecia en el centro y no Messi, que anduvo perdido en el centro, porque cuando el argentino juega de punta nato, pierde su capacidad de desborde, que es una de sus mayores virtudes.

De hecho, si en el excelso Barcelona, el Barcelona del toque y de la magia, los mejores jugadores del partido son Piqué y sobre todo Puyol, estaréis conmigo en que algo falla. Eso sí, los dos centrales estuvieron imperiales. Puyol hizo un partido memorable, uno de los mejores que le recuerdo. Paró casi más balones que Víctor Valdés y estuvo impecable en el corte y en la marca. Rápido e intelegente en la colocación, demostrando que cuando está al 100% físicamente, es uno de los mejores del mundo. Piqué, a pesar del penalti a Cristiano (que para mí no fue) volvió a hacer un partidazo. Frenó los ataques del Madrid y se incorporó con solvencia al ataque. Ferguson debe estar tirándose de los pelos.

Pero dejemos a Ferguson y volvamos al Barça. Hasta que no salió Ibrahimovic, el partido tenía pinta de empate claro. El sueco es de esos jugadores que de verdad marcan la diferencia, pero ayer su cambio tuvo una trascendencia especial, además de por el gol, porque ordenó al equipo. Messi dejó de deambular por el centro para arrancar desde la banda e Ibra se convirtió en la referencia clara en la punta de ataque, incordiando a los centrales como sólo un tipo de su envergadura puede hacer. Y si a eso le sumas que un balón que cualquier mortal hubiese controlado a duras penas, Ibrahimovic lo convirtió en una volea magistral, pues poco más hay que añadir.

PD: Me acabo de enterar que Benzema ha salido ileso de un accidente de tráfico. El coche era un Audi Q7 y parece que va a quedar siniestro total, así que la piña ha debido ser gorda.

Si os parece, para acabar, vamos a jugar a las adivinanzas. Un delantero, joven, francés, con mucha calidad, que llega al Madrid con muchas expectativas, que no acaba de adaptarse porque tiene un entorno muy chungo, acaba siendo suplente y se termina convirtiendo en un bluff. ¿No os recuerda a alguien?

Fútbol es plural


Tras tres semanas sin escribir (en las que espero que os hayáis aprendido la vilda de Gourcuff y las deficiencias del Bayern) con fiebre de por medio y con algunos problemas con wordpress y la publicación de posts, volvemos a la carga con un artículo jugoso de un habitual, que llevaba tiempo sin aparecer por aquí, Anuar Marrero. Disfrutadlo.

[Por Anuar Marrero, autor de Ceci n’est pas un blog]

No puedo reprimir cierta sonrisa cínica y autocomplaciente al observar la clasificación y comprobar que el Madrid llegará líder al Camp Nou, y virtualmente clasificado en su grupo de Champions si gana al Zurich en casa. Y al comprobar que por el contrario, el Barça a día de hoy está fuera de octavos y se jugará sus opciones ante el Inter, con serias bajas por la gripe A y sin Messi, lesionado en el abductor. Y no se crean, el motivo de dicha complacencia no se debe a mi madridismo declarado, sino a que dicha situación pone de manifiesto una idea que me ha valido más de una discusión futbolística.

En términos metafóricos, podría resumirse con la frase que titula este artículo. En lenguaje más prosaico podríamos cambiarla por una muy sencilla que habremos escuchado en más de una ocasión. Existen muchas maneras de jugar al fútbol, y ninguna de ellas tiene porque ser necesariamente mejor. No se confundan, soy un firme defensor del juego ofensivo, directo y de control de la pelota, pero soy consciente de que esa es mi visión, y que hay quién no la comparte, y prefiere un fútbol más recatado, o más sosegado, o más defensivo. Han coincidido en el tiempo dos equipos muy parecidos, que han dominado el fútbol en estos dos últimos años. El Barcelona y la selección española. Ambos han encontrado en una magnífica generación de centrocampistas la seña de identidad, y basándose en el juego muy elaborado y de toque han conseguido grandes éxitos. Es un modelo de fútbol vistoso, bello para el espectador y elaborado.

Pero lejos de esto estamos asistiendo a un ejercicio de onanismo colectivo, olvidando viejas miserias, ahora parece que no hay vida más allá de las propuestas de estos dos equipos. Fútbol es el Barça y España, y quién no juegue así juega mal. ¿Cómo es posible entonces que ese Madrid defenestrado y que tan mal juega llegue al Nou Camp mirando desde lo más alto de la tabla?, ¿cómo es posible que el excelso juego blaugrana no haya conseguido la clasificación para octavos de Champions?. La respuesta es sencilla. Porque fútbol es plural e imprevisible. Os parecerá una aberración, pero a mí el fútbol excesivamente elaborado me aburre. Me aburren las jugadas de 30 o 35 toques, el ritmo en ocasiones monótono que genera este fútbol. Prefiero el ritmo frenético, la salida rápida del balón, la aceleración en tres cuartos de campo, la electricidad de los extremos.

Podríamos trasladar al fútbol la teoría económica de la ventaja comparativa. Es decir, cada equipo debería especializarse en aquello que hace relativamente mejor. Balón hay uno en el campo y los dos equipos no pueden tener un 75% de posesión. Por lo tanto habrá que articular otras formas de encarar los partidos. El Barça lo ha hecho muy bien. Se ha basado en su fuerte que es el toque y la combinación y el año pasado maravilló al mundo. Pero no es la única manera. Sin ir más lejos, el Athletic consiguió el empate especializándose en lo que mejor se le da; el choque, la garra, la intensidad, el empuje y la fe. Y fue suficiente para contrarrestar los argumentos de los de Guardiola.

No pretendo defender el juego del Real Madrid. Es evidente que los blancos no han encontrado su juego, como consecuencia, a mi parecer, de una deficiente estructuración y planificación de la plantilla. Pero a falta de eso, han sabido sacar provecho de una de sus ventajas, la facilidad para hacer gol. Y ello les ha valido para llegar líderes al clásico, y virtualmente clasificados en Champions.

A partir de ahora puede pasar de todo. Puede que el Barça haga un partido excelso contra el Inter, se clasifique para octavos y golee al Madrid en el Camp Nou. Si pasa eso no quiere decir que el fútbol me haya quitado la razón. De la misma manera que si el Barça se queda fuera de octavos y no consigue la victoria el domingo que viene, no me la habrá dado. Tampoco se habrá cometido una injusticia bíblica contra este deporte y su belleza. Es posible que España gane el mundial, pero lo puede hacer Argentina, Brasil, porque no Portugal. Y el fútbol seguirá proclamando en silencio que, en realidad, su género es plural, Y habrá quién no esté de acuerdo. Y por ello seguiré amando este deporte.

Esto no hay D10s que lo salve


Argentina agoniza. La albiceleste ha vuelto a perder, a jugar horrible y a perder el rumbo. Ya no depende de sí misma para clasificarse para el Mundial, y la cabeza de Maradona debería rodar (en sentido figurado) antes de que sea demasiado tarde.

Porque a la Argentina de Maradona es muy fácil pasarle por encima, y así lo ha demostrado Paraguay en el estadio Defensores del Chaco hace un rato. Los guaraníes han ganado 1-0, pero el resultado podría haber sido más abultado, y al combinado que dirige ‘el tata’ Martino (entrenador argentino, por cierto) sólo le ha hecho falta plantear un partido serio, con intensidad en la presión, y unas gotas de calidad arriba.

Y es que Paraguay (y Brasil, y Chile, y Ecuador, y Uruguay) tiene algo de lo que Argentina carece: entrenador. Porque no nos engañemos, Diego no lo es. Sigue siendo ese ’10’ que quiere ponerse la camiseta y salir a solucionar los partidos, pero que ahora se tiene que conformar con deseperarse en la banda como un tigre enjaulado.

maradona sufriendoTodo entrenador debe tener un poceso de aprendizaje, dirgir a chavales, a categorías inferiores y a clubes profesionales. Maradona se ha saltado todos los pasos intermedios para irrumpir directamente en el banquillo de la selección y ese peaje lo está pagando caro todo el país, porque resulta evidente que su equipo no está trabajado, que no conoce las tácticas, que no ensaya las jugadas a balón parado, en definitiva, que no conoce el ‘ABC’ del fútol.

Esas carencias provocan que Argentina no sepa a lo que juega y las convocatorias del ‘pelusa’ no ayudan precisamente a encontrar ese estilo propio tan demandado. Los cambios constantes hacen imposible la compenetración entre la pareja de centrales, la de mediocentros o la de delanteros. Cuatro porteros han pasado por la titularidad desde su llegada y ninguno se ha afianzado, y esa inseguridad se transmite a todas las zonas del campo.

Es inexplicable que ante la falta de un ’10’ recurra a un Verón que no es ni la sombra de lo que fue, y que si se le considera uno de los mejores jugadores de la liga argentina es porque este campeonato tiene un nivel ínfimo hoy por hoy. Un Verón al que se le acaba la gasolina a los 20 minutos, y que en el partido de hoy, cuando más le necesitaba su equipo para enlazar con los puntas, ha sido expulsado en el minuto 52′. Como igual de inexplicable es que Palermo sea la solución para la delantera, y que tenga que tirar del defensa Schiavi para que juegue de ‘9’. Mientras, gente como Higuaín, Diego Milito o Lisandro López, viéndolo por la tele.

Pero eso no es todo. Es vergonzoso ver como a Heinze no le mueve nadie de la titularidad, ya sea de lateral izquierdo o de central, a pesar de sus lamentables actuaciones. Lento, inseguro, rompiendo los fueras de juego y comprometiendo a sus compañeros de defensa en cada acción. Un desastre. Tan desastre como Gago (que me gustaba cuando llegó al Madrid, vaya ojo tengo) que es un cero a la izquierda que se dedica a deambular por el campo. Que ni crea ni distribuye, que va convocado a pesar de su desastrosa temporada en el Madrid, y que por si fuese poco contagia su indolencia al resto del equipo.

El verdadero problema es que todo esto no es lo peor. Lo peor es el espíritu del equipo. La endeblez, la fragilidad, la sensación de ser vulnerables. Nadie presiona, nadie se implica, a nadie parece importarle que Argentina pueda quedarse fuera del Mundial. La apatía reina en el vestuario y en el campo, y donde esto se hace patente es en los cracks.

messi tapa cara

Messi no es el mismo cuando juega con la selección, está como apagado. Lo intenta pero no le sale nada y el ‘kun’ desaparece en combate. Esto, al mismo tiempo que encumbra más a Xavi, Iniesta y Forlán, que son quienes realmente les hacen ser los mejores del mundo, muestra a Maradona como un seleccionador incapaz.

Como un D10s lejos de salvar a Argentina va camino de condenarla.

PD: España bien, como siempre. Ganó facil y se clasificó para Sudáfrica 2010. La que las pasó putas y nos las hizo pasar putas a todos fue la selección de baloncesto. Nos hizo falta una prórroga para ganar a los eslovenos (sin Smodis ni Vujacic ojo) y pasar a la siguiente fase. Cuando dejo de sufrir por los del fútbol, me hacen sufrir los del basket. ¡No gano para tranquimazines!.

El triunfo del fútbol


Por petición popular (concretamente de Zury y de un tipo llamado Iván al que no conozco, que ha comentado en la entrada anterior) voy a sacrificar horas de sueño y probablemente de estudio para escribir algo sobre el clásico del sábado pasado.

Fue una exhibición, otra más. Un partido casi perfecto, que seguro no imaginaba ni el más optimista de los culés. Un 2-6 que quedará para la historia, igual que aquel 0-5 de 1974 o el 5-0 de Romario y su cola de vaca a Alkorta.

Y eso que el encuentro empezó torcido para la parroquia blaugrana, porque después de varios acercamientos del Barça en el comienzo, fue el Madrid quien golpeó primero con un centro medido de Ramos y un cabezazo impecable de Higuaín, que estaba absolutamente libre de marca.

En ese momento, la diferencia era de tan sólo un punto, y la Liga estaba más viva que nunca. Los ‘milagros’ de este año y la liga de Capello de hace dos, hacían presagiar una nueva remontada blanca. Además, el partido se le ponía de cara a un Real Madrid que sufre con el balón y cuando tiene que llevar la iniciativa, pero que cuando se pertrecha atrás y sale a la contra es muy peligroso.

Pero nada más lejos de la realidad. El Barcelona es mejor y Sergio Ramos le ayudó a demostrarlo. Los enormes despistes tácticos en defensa del sevillano le convierten en un lateral vulgar, cuando por sus condiciones podría ser un defensor fuera de serie. Tras un fallo suyo llegó el empate de un resucitado Henry, y una falta en su lado sirvió para que Puyol rematase a gol un milimétrico centro de Xavi. Sí, de Xavi.

xavipuyolDe ese Xavi que probablemente sea el mejor futbolista del mundo en su puesto ahora mismo. De ese Xavi que es el máximo exponente de la filosofía de ‘La Masía’. De ese Xavi que hace fácil lo difícil, que ve el fútbol antes que nadie y que lo entiende y ejecuta a la perfección. Ese Xavi a quien buscan todos sus compañeros. Ese Xavi que ha superado con creces a sus antecesores Milla y Guardiola. Ese Xavi, es el metrónomo del mejor Barça de la historia, y nosotros tenemos el placer de poderlo disfrutar.

Pero es que por si fuese poco, Xavi mira hacia adelante o hacia los costados y se encuentra con Iniesta, con Henry, con Eto’o y con Messi. La asociación es automática, y el resultado, impecable. Tras un fallo de Lass llegó el 1-3 del argentino, de quien ya ni siquiera pueden dudar aquellos que pensaban que se escondía en los partidos grandes.

A pesar de que al principio de la segunda mitad el Madrid recortó distancias, en ningún momento dio la sensación de poder inquietar a un Barcelona netamente superior que seguía poniendo a prueba a un Casillas que estuvo soberbio durante todo el encuentro y salvó a su equipo de una humillación aún mayor.

Y tanto va el cántaro a la fuente… que al final Henry hizo el 2-4 tras controlar un fantástico pase de Xavi a la espalda, como no, de Sergio Ramos. Y tanto va, que Messi rubricó el 2-5 tras otra enorme acción del omnipresente Xavi. Y tanto va que hasta Piqué se atrevió a subir con el balón controlado, a hacer una pared con Eto’o y a rematar la goleada blaugrana en el Bernabéu. Me alegro por el chaval, que está creciendo a pasos agigantados y que sin duda será uno de los mejores centrales del mundo en no demasiado tiempo. Su próxima prueba de fuego, el miércoles en Stamford Bridge.

pique-etoo

¿Y el Madrid?. Pues poco o nada se puede salvar. Casillas, quizá Higuaín y paren de contar. Aunque yo le veo un lado “positivo” (entre todas las comillas del mundo) a esta humillación para los seguidores del Real Madrid. Este 2-6 ha servido a buen seguro para que los que mandarán a partir del año que viene, se den cuenta de que el equipo blanco necesita una catarsis. Una renovación total, en el vestuario, en la filosofía de juego y también en el banquillo.

Para acabar una reflexión. No sé si el Barcelona ganará el triplete, ni siquiera sé si levantará dos títulos, e incluso aún no es matemático que haya ganado la liga. De lo que sí estoy seguro es de que su victoria del sábado en el Bernabéu es la victoria del espectáculo. El triunfo del fútbol.

PD: Jamás me cansaré de decir lo bueno que es Forlán. Anoche machacó al Betis el sólo, e incluso, aunque el Atlético no se acabe meteiendo en Champions, deberían hacerle una estatua a las puertas del Calderón.

Tres milagros… y a tres puntos


No estoy seguro de si realmente existe ese ser superior al que comúnmente llamamos Dios, pero de lo que no tengo ninguna duda es de que si existe, es hincha acérrimo del Real Madrid.

Porque si no recurrimos a la intermediación divina, sería imposible explicar lo que ha ocurrido esta noche en el Santiago Bernabéu.

Os cuento. Jornada entre semana, que por el lío de los contratos televisisvos empieza el martes y acaba el jueves. El Getafe visitaba el Bernabéu con Contra en la convocatoria a pesar del lío con Víctor Muñoz, y el Madrid, llegaba al partido sin Sneijder lesionado, con Lass sancionado y con Robben en el banquillo.

soldado-getafeEmpezaba marcando el Getafe, con jugada de Granero y remate de Soldado, criados futbolísticamente en la cantera blanca y que no servían para el primer equipo según los técnicos, por lo que se han tenido que buscar las habichuelas en la ‘capital del Sur’. Con el 0-1, al Madrid se le escapaba la Liga, pero lejos de mejorar, siguió jugando igual de mal que siempre, sin generar fútbol en mediocampo, con un Guti indolente y un Raúl desaparecido.

Pero cuando expiraba la primera parte y el público del Bernabéu pitaba con razón a su equipo, primer milagro: jugada sin aparente peligro, fallo del ‘Cata’ Díaz e Higuaín bate a Stojkovic haciendo el 1-1 en el descuento de la primera parte. Gol de los llamados ‘psicológicos’ al borde del descanso, que parecía iba a espolear a los blancos.

Nada más lejos de la realidad. Tras el tiempo de asueto, salió Robben por Van der Vaart, pero el que se supone ‘jugador franquicia’ del Madrid sólo aguantó 18 minutos en el campo y tuvo que ser sustituido por tener problemas musculares. El Getafe hacía ocasiones pero perdonaba al final, y el Real Madrid se limitaba a correr, sin prácticamente tocar el balón.

Así llegamos al tramo final de partido. En el minuto 84 gol de Albín, y parecía que el Getafe apuntillaba al Madrid y le servía en bandeja de plata la Liga al Barcelona. Los espectadores se marchaban del campo en masa y los que quedaban en las gradas pitaban y pitaban.

Pero esos pitos se volvieron ánimos tan sólo dos minutos después, cuando un desaparecido Guti ha marcado el 2-2 al ejecutar un libre directo. De nuevo el empate, y de nuevo se recobraba la fe.

El partido ya se había vuelto loco, y un sólo minuto después, Casquero entra en el área y Pepe le empuja primero y después le agrede por dos veces de forma lamentable, puñetazos, patadas en la espalda e insultos. Penalti, expulsión del central y se supone que castigo ejemplar en forma de sanción, aunque conociendo a los comités españoles, nunca se sabe.

Pero volvamos al encuentro. Minuto 87′, 2 a 2 en el marcador, el Madrid jugándose la Liga y el Getafe jugándose el descenso y a Casquero no se le ocurre otra cosa que tirar la pena máxima ‘a lo Panenka’. Flojito y al centro. Un desastre absoluto, un despropósito que parece una broma. Casillas lo para sin ningún problema y el Madrid se encuentra de spoetón con que lo que podría haber sido un 2-3 sigue siendo un 2-2. Segundo milagro.

higuain-getafe

Pero la historia no acaba ahí, el Real Madrid con un jugador menos tira de casta, de épica y de inspiración divina y cuando pasan 3 minutos del 90′, tercer milagro. Higuaín se inventa un zurdazo que se cuela por la escuadra de Stojkovic. Golazo, 3-2 y el Madrid se reengancha a la Liga. Tanto que hoy se acuesta a tres puntos del Barcelona.

Y ese es el verdadero problema de este Madrid. Que ahora los titulares de prensa (y de este post) hablarán de milagros, de épica, de remontada y de posibilidades de revalidar el título.

Y nadie hablará de que el Madrid no juega a nada, que no le da una patada a un bote, que se olvida de una cosa llamada balón, ue ni siquiera tiene un estilo propio definido, que cuando juegan Raúl y Guti (a pesar del gol de esta noche) es como jugar con dos jugadores menos, que Van der Vaart está lamentable y que este equipo depende de chispazos individuales para decidir el partido y se tiene que agarrar a los milagros cada jornada.

Por eso no debe seguir Juande, y por eso, que el Madrid ganase esta Liga, sería una de las peores cosas que le pueden pasar al fútbol.

PD: Partidazo entre Liverpool y Arsenal. Enorme 4-4. Fantástico Torres y genial Arshavin. El Arsenal le ha sentado como un guante y casi siempre que juega es el mejor de su equipo.

La Juve vuelve a noquear al Madrid


No sé si se le puede llamar crisis, desaceleración o crecimiento negativo. Pero el Real Madrid tiene un problema, o muchos.

Los blancos han vuelto a sucumbir hoy ante una Juventus muy débil, como ya ocurriese en el Comunale hace quince días. Pero la derrota de hoy es mucho más preocupante. Porque es en el Bernabéu, porque en dos semanas que han pasado entre ambos partidos, el Real Madrid no ha sido capaz de leer el encuentro que le ha planteado Ranieri, pero sobre todo, porque este Real Madrid no sabe a lo que juega.

Tuvieron mala suerte los de Schuster, porque en el calentamiento se lesionó Robben, y salió Drenthe, y claro, son compatriotas, pero no es lo mismo. Drenthe siempre juega acelerado, y nunca elige la opción correcta. Cuando tiene opción de pase, prefiere desbordar, y cuando centra el balón suele acabar en la calle aledaña al estadio, en vez de hacerlo en el área contraria.

Pero volvamos al partido. Se trataba de una reválida para el Madrid, que había encadenado una serie de malos resultados. Higuaín se quedó en el banquillo, y Raúl y un Van Nistelrooy todavía renqueante fueron titulares. En el medio, Diarra, Guti y Sneijder eran los encargados de mover al equipo, pero no lo consiguieron.

delpierogrande

La Juve hizo su partido, se limitó a salir ordenado en defensa y no cometer errores. La entrada de Tiago le daba mayor calidad al centro del campo, pero sin renunciar a la brega. Un Sissoko espléndido, cuyo despliegue físico y colocación han sido realmente impresionantes, ha sido el mariscal en la parcela ancha. Pero lo mejor del partido es que ha aparecido Del Piero.

Ha vuelto Pinturicchio, y esa es una fantástica noticia para el fútbol. Es consciente de su edad y de su falta de velocidad, pero suple sus carencias con su enorme talento. Ya fue decisivo en el partido de ida y hoy lo ha vuelto a ser.

En el primer gol ha aprovechado un error de Guti, que ha perdido un balón y se ha quedado parado, para llegar hasta el borde del área de Casillas y soltar un disparo raso y con efecto que se ha colado, con una precisión milimétrica, junto al poste de la meta madridista. Era el minuto 17′ y a los de Ranieri se les presentaba el partido soñado.

Un Madrid previsible y plano se estrellaba una y otra vez ante una defensa sólida que resultaba un muro para los delanteros del equipo blanco y así, con amagos de ocasiones madridistas y algún que otro remate de Diarra o Sergio Ramos, pasaba el tiempo del partido sin demasiado que contar.
Hasta que llegamos al minuto 67′ en el que Del Piero volvió a surgir y a brillar entre la mediocridad.

casillasgrande

Falta al borde del área a favor de los Piamonteses, Casillas que coloca muy mal la barrera y Del Piero que aprovecha el fallo del portero y aloja el balón en el fondo de las mallas con un toque sutil.

De ahí al final, el Real Madrid tiró de casta, pero ni siquiera eso les sirvió a los de Schuster para recortar diferencias en el marcador y el partido finalizó con el 0-2 y con una estrella casi eterna que vuelve a brillar, Alessandro del Piero. Su alter ego madridista, Raúl, estuvo desaparecido en combate. Saquen sus propias conclusiones.

Así, el Bernabéu despidió a Del Piero con aplausos y a su equipo con merecidos silbidos. Un equipo roto dentro y fuera del terreno de juego, carente de confianza y que se diluye como un azucarillo cuando no le funciona su arma principal, la pegada.

Aquí os dejo el resumen del partido hasta que lo quite youtube

PD: El Zenit ha ganado en Bielorrusia y se mete en la pelea por pasar a la siguiente fase. Convendría no descuidarse.

El Madrid, las bandas y el error estratégico de Schuster


[Por Anuar Marrero]

No se asusten, antimadridistas del mundo. Este no es un mero artículo sobre el Real Madrid. Simplemente creo que del duelo contra la Juve se pueden extraer algunas conclusiones sobre acerca de uno de los problemas fundamentales del futbol en la actualidad, el juego por bandas.

Dicen, y yo cada día estoy mas de acuerdo, que el fútbol es un deporte muy sencillo que los entrenadores se empeñan en complicar. Las bandas en un equipo de futbol son vitales por todas las razones que ya conoceréis. Los laterales ayudan en la salida del balón, los extremos o interiores le dan profundidad al equipo, liberan y dan opciones al centro del campo, surten de balones los delanteros y abren las defensas creando espacios para los rematadores y las incorporaciones de segunda línea. Además dotan al equipo de velocidad y verticalidad. Pues a pesar de todo ello, cada día son más los equipos que juegan sin bandas, y cada vez menos los jugadores de banda.

Centrémonos ahora en el partido del Madrid. Schuster saca un 4-3-3 (más o menos) lo que quiere decir que a priori en el centro del campo juega con un hombre menos que su rival. Pero en todo el equipo sólo hay un hombre de banda, Sergio Ramos. De once jugadores tan sólo un lateral. Resultado: La Juve tiene ventaja numérica en el centro del campo, lo que unido a la acumulación de jugadores blancos por el centro (Gago, Snejder, Van der Vart, Van Nistelrooy, Raúl, Higuain y hasta las subidas de Pepe) hace que el fútbol físico y de brega de los italianos cobre su máxima expresión. Ante la falta de espacios Sissoko parece un gran jugador, Gago desaparece, el Madrid no puede salir de la presión y dos centrales limitaditos (fuertes y trabajadores pero con demasiadas limitaciones para otras funciones) como Legrottaglie y Chiellini parecen autenticos cracks. El despropósito del Schuster y los suyos es de mucho calado. Van Nistelrooy, un jugador tremendo, el mejor delantero centro que he visto jugar en mi vida, se da cuenta del hecho y busca espacios en la banda. Pero claro Heinze y el holandés en una banda parece un chiste de muy mal gusto. Un central y un delantero centro como lateral y extremo (¿todavía creen que Mijatovic y compañía saban más de fútbol que nosotros?).

Llegada la segunda parte (45 minutos tardo el alemán en arreglar un desaguisado que saltaba a la vista desde la segunda jugada del partido) salió una de esas pocas joyas de banda que aun nos regala la cantera holandesa; Robben. Y el solo, con sus desbordes velocidad y cambios de banda convierte el partido en otro. La Juve se tiene que abrir, con lo que Sissoko pierde bastante presencia, en favor de un Gago que con espacios deja varias pinceladas de visión de juego y calidad. Con la defensa más abierta Van Nistelrooy vuelve a su posición original y crea más de un problema hasta que por fin remata. Debido a la apertura de espacios, la segunda línea del Madrid (Snejder y Van der Vart) llega con peligro y con opciones de remate. Y todo por un jugador de banda, un extremo. Cierto es que en parte es culpa de una mala planificación de la plantilla, pero Schuster debería dejar de lado su arrogancia y reconocer un error de calado como el que cometió.

Y esto no es sólo para el Madrid en este partido. El fútbol es más sencillo de lo que parece en lo fundamental. Y las bandas son fundamentales. Y todas las modernas teorías de visionarios como Vanderlei Luxemburgo son castillos de naipes que se derrumban ante una carrera, un regate o un centro de un jugador como Robben.

Y para acabar me gustaría hacer un par de apuntes sobre esta última jornada de Champions. En primer lugar me alegro de que haya alguna sorpresa con nombre de equipo modesto como el Cluj o el Anorthosis. A todos nos gusta ver estrellas, pero o el fútbol crece y llega a nuevos países o equipos o se va a convertir en un club privado de millonarios. Y por otra parte derrumba el discurso excesivamente victimista de muchos equipos pequeños. El dinero no lo es todo. Con presupuestos muy bajos se puede competir. En segundo que es una pena que las buenas sensaciones que deja el Barça no se puedan contrastar contra un equipo de nivel. Tiempo hacía que no veía un grupo tan flojito en Champions. En tercer lugar , que Wenger sigue demostrando que es el mejor entrenador del mundo y un rey Midas con los jóvenes. Hay poco entrenadores capacitados para marcar cinco goles en Turquía con un equipo tan joven.

Y para acabar de verdad un apunte sobre el Inter. Al principio de temporada no me los tomaba en serio. Mis razones tenía. Todos los años gasta un dineral, pero nunca consigue un bloque de garantías. Pero al gran equipo que tiene le ha sumado la enorme capacidad competitiva de Mourinho. Nos gustara o no su fútbol, pero sus equipos tiene un carácter ganador que he visto en muy pocos. Además con la recuperación de Adriano, el Inter tiene, a mi parecer, la mejor delantera del mundo. Ibrahimovic y Adriano. Juntos reúnen gol, potencia, velocidad, fuerza y calidad. Es decir todo lo que se le puede pedir a una delantera. El problema es que juntos reúnen otras tantas cualidades negativas…