Archivo de la etiqueta: Güiza

Fábregas y la selección


Me duele escribir este post porque Cesc es una de mis debilidades futbolísticas. Me parece, de largo, uno de los mejores jugadores del mundo, y probablemente, junto con Pirlo y Xavi, el mediocentro organizador más decisivo de todo el panorama internacional.

En el Arsenal lo es todo. Líder en el campo y fuera de él, capitán con 22 años recién cumplidos, emblema de los gunners, ídolo de la afición. Eje del centro del campo y prolongación de Wenger en el césped, todo el juego de los londinenses pasa por él, y lejos de achicarse, se crece.

Por eso me sorprende, y me decepciona profundamente el Cesc que veo en la selección. Porque a pesar de que le estaré eternamente agradecido por marcar el penalti decisivo en cuartos de final de la Eurocopa 2008 ante Italia, Fábregas aún no ha encontrado su sitio en ‘la roja’. No lo hizo con Luis y tampoco ahora en la etapa de Del Bosque (con el que según los medios no tiene demasiado ‘buen feeling’).

Y es que cuando Cesc se enfunda la camiseta del combinado nacional baja muchísimos enteros. No sé si será porque no se siente la referencia principal cuando está rodeado de Xavi e Iniesta, porque no tiene la misma compenetración con Senna o Xabi Alonso, como la que tiene con sus compañeros de equipo Denílson y Alex Song o porque los seleccionadores españoles le han utilizado la mayoría de las veces como falso interior derecha, una posición en la que pierde su caacidad para mover y organizar al equipo, que son sus mayores virtudes. Sea por unas cosas o por otras, el caso es que el de Arenys de Mar no está a gusto, y eso lo nota él mismo, y por eso se resiente la selección.

cesc confederaciones

Si os soy sincero, no veo muy claro cómo se puede solucionar este problema. Ya se han probado la mayoría de combinaciones en lo que a táctica se refiere. 4-5-1 y Cesc como mediapunta; 4-5-1 y Cesc jugando como mediocentro jugando en paralelo con el otro centrocampista central;  Otra vez 4-5-1 con Cesc jugando de mediocentro, pero esta vez jugando escalonado con el otro mediocampista; y en el 4-4-2 Cesc ha jugado tanto de mediocentro como de interior derecha, y en ninguna de estas posiciones ha acabado de rendir.

Hay quien dice que la explosión de Cesc en la selección española se producirá cuando Xavi, ya sea por edad o por estado de forma, baje su espectacular rendimiento, Cesc no se vea eclipsado y lo que a mi juicio es fundamental, se vea en la obligación de asumir una mayor responsabilidad.

Personalmente, me gustaría pensar que los que probablemente han sido y son los dos mejores mediocentros de la historia del fútbol patrio, puedan jugar juntos, mucho y bien, pero de momento, y a tenor de los resultados obtenidos, parece que habrá que esperar.

PD: Grandiosa rueda de prensa de los internacionales españoles el pasado viernes. Ante la pregunta que les lanzaron los periodistas referida a la muerte de Michael Jackson, Fernando Torres no supo qué decir, Marchena hizo una revelación que sin duda quedará para la historia: “ha sido un mito que lamentablemente ha fallecido como todo el mundo tiene que hacer”. Pero el más grande de todos, el crack, Dani Güiza que se acababa, como quien dice, de caer de la cama antes de llegar a la rueda de prensa, se acercó al micrófono y soltó: “ese no canta famenco ¿no?”.

Por cierto, el otro día se me olvidó comentar que en la confederaciones me gustó mucho el lateral egipcio Ahmed Al-Muhammadi, ojito con él.

Anuncios

90 minutos de auténtico espectáculo


Los que me conocéis sabéis que no soy demasiado entusiasta de la selección española, pero esta noche he disfrutado como un enano.

El de hoy ha sido uno de esos partidos que deberían durar 3 o 4 horas. Por todo, porque había casi 10.000 españoles en las gradas del antiguo Heysel, ahora llamado estadio Rey Balduino, porque bajo una intensa lluvia y vistiendo de dorado, por momentos España se ha parecido al mejor Brasil, porque los belgas han plantado cara durante todo el encuentro e incluso han podido ganar, porque ha sido un partido vibrante, de ida y vuelta, porque ha sido vistoso para el espectador, pero sobre todo por Iniesta.

Como me dice mi amigo Rodri, debemos rendir pleitesía a Don Andrés. Lo que ha hecho este chaval ha sido una auténtica obra maestra sólo al alcance de unos pocos genios. Un gol antológico, maravilloso, de esos que te dejan boquiabierto.

Pero ese fue el empate a uno, y no llegó hasta el minuto 36. Antes, en el 7′ Sonck había roto el récord de imbatibilidad de España y de Casillas con un cabezazo que se colaba suavemente pegado al poste tras un error en la marca de Puyol y Juanito.

Los belgas tienen una generación interesante, con jugadores muy jovenes pero de bastante calidad, que les han devuelto a la primera plana del escaparate internacional tras muchos años de travesía por el desierto. Los herederos de los Gerets, Scifo, Preud’homme, Ceulemans, Van der Elst, Luc Nilis o Wilmots se llaman Fellaini, Dembele, Defour, Witsel, Kompany, Vertonghen o Van den Borre que fueron la base de la Selección Olímpica este verano y ahora lo son de la selección absoluta.

España no estaba a gusto, y para colmo de males, Torres se rompía en el minuto 15. Todo parecían ser malas noticias. Sin embargo, la lesión de Torres permitió la salida al campo de Cesc. Con Fábregas en el campo, Villa se convertía en la única referencia en la punta de ataque y el asturiano juega mucho mejor así que acompañado por otro delantero. Además, el mediocampo español se llenó de efectivos y los de Del Bosque comenzaron a sentirse más cómodos.

Villa tiraba miles de desmarques y las ocasiones comenzaban a llegar. Así, poco después de la media hora de juego Senna iniciaba la presión y provocaba que Fellaini cediera el balón atrás y Cesc lo robase en el borde del área. El mediocentro del Arsenal le dio un pase a Iniesta que entraba por la izquierda. Casi pegado a la línea de fondo,el de Fuentealbilla sortea a dos defensas, con el cuerpo, hace un regate que tumba al portero y salva al último defensa elevando la pelota. Simplemente genial.

Con el 1-1 los belgas se echaron atrás, pero no renunciaron al partido. Con un gran Fellaini en el medio y un solvente Kompany atrás, los diablos rojos trazaban contras muy peligrosas que obligaron a Casillas a estirarse en varias ocasiones. Tanto es así que en un despiste de Juanito y una mala salida de Casillas estuvo a punto de marcar Bélgica, pero Puyol salvó en la línea de gol cuando el balón se colaba.

El partido era de una intensidad altísima y con las ocasiones de los belgas se intercalaban oportunidades del combinado español. Xabi Alonso sustituyó a Cazorla en el 20′ de la segunda mitad y dio mucha más consistencia al centro del campo. Pero la entrada decisiva fue la de Dani Güiza. El jerezano sustituía al grandioso Iniesta y saltó al campo cuando sólo restaban cinco minutos para el final del encuentro.

Era el minuto 88′ y el partido agonizaba. A Bélgica el empate le sabía a gloria y se defendía con uñas y dientes. Hasta que apareció Güiza. El jugador del Fenerbahçe decidió disfrazarse de Iniesta y puso un centro medido al segundo palo para que Villa la metiese en la red e igualase a Di Stefano como goleador de la ‘roja’ con 23 goles.

Gran juego, grandes sensaciones. Lástima que el Mundial no empiece mañana por la mañana.

Pero volvamos al gol de Iniesta. Todos los que tienen ya una edad dicen que es similar al que Butragueño le hizo al Cádiz allá por 1987. Aquí os dejo los dos goles (hasta que youtube decida eliminarlos), para que juzguéis vosotr@s.

Aquí tenéis el del ‘buitre’

y aquí el de Iniesta de esta noche

PD: Portugal 0-0 Albania y los albaneses con 10 jugadores desde mediados del primer tiempo. Grande Queiroz

La aventura turca de Luis y Güiza


España es un país de extremos, y no me refiero a Gento, Vicente o Joaquín, que también, sino a que los españoles no sabemos lo que es el término medio.

Hace menos de un año, pedíamos (y yo me incluyo) la cabeza de Luis Aragonés, porque la selección era un equipo desorientado. También estaba perdido el propio Luis, que tuvo aquel enganchón absurdo con el genial Jordi Évole (el follonero de Buenafuente) y toda la polémica de Raúl, que enturbió el ambiente del grupo durante la clasificación para la Eurocopa, en la que un desconocido como Healy no sacó los colores. Aragonés no era capaz de manejar un barco que navegaba a la deriva.

Desde los últimos partidos de la clasificación, las cosas cambiaron, la gente se volvió a ilusionar y con el juego desplegado en Austria y Suiza, la euforia se desató por completo y Luis Aragonés se convirtió en héroe nacional.

De hecho, la Federación, que como diría Joaquín, es un despelote, le ofreció un contrato a pesar de tener  apalabrado desde hacía meses a Vicente del Bosque y le suplicó que rechazase el contrato que le ofrecía el Fenerbahçe. Pero ahí no acaba el esperpento, porque cuando el ‘sabio de Hortaleza’ acababa de llegar a Estambul para hacerse cargo de su nuevo equipo, el Valencia de Juan Soler, de Vicente Soriano, del gestor Juan Villalonga o de no se sabe quién (vaya berenjenal tienen montado), le hizo una oferta a Luis, demostrando así la escasa confianza que los efímeros nuevos dirigentes (que ya no lo son) del Valencia, tenían en Unai Emery, técnico revelación de la pasada campaña, que el equipo ché acaba de contratar. En fin, en el camarote de los Hermanos Marx había más organización.

Pero volvamos a Luis. Se ha llevado de la mano a Dani Güiza, que fue pichichi el año pasado e hizo una fenomenal temporada. El jerezano, aunque suene a coña, está mucho más centrado desde que tiene una relación con Nuria Bermúdez. ¡País este!. Pero en mi opinión, a pesar de la desorbitada oferta económica, creo que tanto Dani como Aragonés se han equivocado.

El míster tiene un carácter muy particular, y no sé si en Estambul van a entender su forma de ser, cuando se encare con alguna estrella turca y le diga aquello de “míreme usted a los ojitos” o eso otro de “usted es mejor que el negro ese de mierda” o llegue a la sala de prensa y empiece a hablar de sus amigos sexadores de pollos, de los pelos de las gambas y de su culo pelao de entrenar.

Güiza por su parte, es un tipo bastante apegado a su familia que estará lejos, y va a tener la gran barrera del idioma, debido a que, obviamente no habla turco, pero tampoco inglés. Por si fuera poco, con el actual Primer Ministro Reçep Tayyip Erdogan, Turquía está sufriendo un proceso de progresiva islamización, por lo que Güiza tendrá que adaptarse también a una cultura desconocida para él.

PD: Personalmente les deseo lo mejor, pero el tiempo dirá si estoy en lo cierto, o si, como de costumbre, me vuelvo a equivocar

El día 29, España campeón


Por culpa de los exámenes no he podido analizar las semifinales y me gustaría, antes que nada, felicitar a Turquía porque son unos héroes. Los de Fatih Terim, con diez bajas, salieron a comerse a Alemania, y de no ser por un golazo de Lahm cuando el encuentro llegaba a su fin, lo hubiesen conseguido.

Vamos con España. Por fin nos hemos quitado los complejos, y tenemos un título en color. Personalmente me preocupaba la baja de Villa, que además de ser el máximo goleador, podría ser una amenaza constante para los lentos y espigados centrales alemanes. Me preocupaba el mal momento de Torres, al que he visto con demasiada ansiedad durante todo el campeonato, lo que no le ha permitido brillar como debería, pero sobre todo me preocupaba que, en todos los torneos cortos, el campeón siempre tiene un partido que se le atraganta, y España, a excepción del partido contra Suecia, no había sufrido.

De los alemanes, el ‘todocampista’ Ballack, y su pólvora arriba, con Podolski y Klose era lo más peligroso. Entre las deficiencias, el portero Lehmann y los centrales, que son altísimos, muy fuertes físicamente  pero muy poco ágiles e incapaces de sacar el balón jugado desde atrás.

Los alemanes salieron muy fuertes y durante el primer cuarto de hora llegaron a inquietar la meta de Casillas y Klose estuvo a punto de marcar tras un fallo de Sergio Ramos. Pero España reaccionó y estuvo a punto de marcar cuando el tiro de Iniesta pegó en Metzelder, sin embargo Lehmann hizo un paradón y demostró unos reflejos felinos.

En el minuto 33, llegó la imagen que todos tendremos en nuestras retinas durante mucho tiempo. Senna se la dio a Xavi y el de Terrasa le metió un balón largo a Torres, que había estado muy desasistido arriba. El del Liverpool llegaba en carrera y le ganó la posición a un desacertado Lahm, que se dejó comer la tostada, y picó el balón suavemente ante la salida del meta alemán. Era el 1-0 y el título estaba más cerca.

En la segunda parte todos temíamos una reacción alemana, que, viendo sus carencias en el juego y que Ballack se diluía en protestas innecesarias, iba a optar por el coraje y la fuerza que siempre les ha caracterizado. En el 57′ entró Kuranyi por Hitzlsperger y a un cuarto de hora del final salió Mario Gómez por Klose, pero la pólvora alemana estaba mojada y era España la que gozaba de las mejores ocasiones.

Ramos cabeceó una falta botada por Xavi, que también soltó un latigazo desde la frontal del área, pero la oportunidad más clara fue la de Senna, que estuvo a milímetros de redondear su gran campeonato con un gol, pero no llegó a la dejada de cabeza de Güiza.

En el minuto 93′ el italiano Rossetti pitó el final y la alegría se desbordó en toda España y también en el Ernst Happel de Viena, un estadio talismán para la selección durante todo el torneo.

PD: Aquí os dejo al gran Pepe Reina, que no ha sido tan héroe como Casillas pero podría quitarle el puesto al primer ‘speaker’ que se descuide