Archivo de la etiqueta: flores

Cortitas y al pie


El Real Madrid

Al Madrid le abandonó la pegada que le venía caracterizando hasta ahora y empató a cero con el Sporting de Gijón. Parece que la derrota del miércoles ante el Milan ha hecho mucho daño en la casa blanca. ¿El juego? nulo, como casi siempre y la paciencia (de directiva y afición) agotándose a pasos agigantados. Pellegrini (que como ya he dicho aquí, me encanta) no da con la tecla, y Kaka’ (mi gran debilidad futbolística) no responde a las enormes expectativas creadas. La mejor noticia para el Real Madrid es que a Cristiano Ronaldo ‘sólo’ le quedan dos semanas para volver.

El Barcelona

El que sí que parece que ha vuelto es el Barcelona. Juego, set y partido para los de Guardiola ante un Zaragoza que pagó los platos rotos de la derrota ante el Rubin. Keita hizo un hat-trick, y volvió a marcar Messi. Victoria blasámica para todos, en especial para el argentino, que se reencontró con sus mejores sensaciones. Ibrahimovic está haciendo olvidar a Eto’o a base goles, asistencias y detalles de enorme clase, que confirman su condición de crack mundial. Otro cantar es el tema de la presión a los centrales, el año pasado la defensa comenzaba en el camerunés, este año, no parece que empiece en el sueco.

El Atlético de Madrid

¡Ay el Atleti!. Quieren quitarse de encima el apodo de pupas, pero es imposible y cada día hacen más por merecérselo. El sábado, el Mallorca les empató a uno en el último minuto jugando ¡¡¡con nueve!!!. ‘Grandioso’ debut (con toda la ironía que un texto escrito me permite) del entrenador interino Santi, cuya primera decisión en el banquillo de los rojiblancos fue sentar a Asenjo, y que terminó de cubrirse de gloria cuando ganando 1-0 y ya contra nueve hombres sacó del campo a Agüero, para dar entrada a Cléber. Ahora llega Quique Sánchez Flores y antes de ni siquiera ser presentado, ya empiezan los líos. Los ultras se han reunido con los capitanes del club. Si lamentable es el simple hecho de dejar entrar al campo al Frente Atlético, muchísimo más grave es aceptar una reunión con ellos, por muy pacífica y cordial que haya sido, y con ello otorgarles una autoridad como portavoces de la afición. Una auténtica vergüenza.

Manzano y su Mallorca

Vamos con cosas más agradables. ¡Cuánto mérito tiene Manzano!. El mismo Manzano que se llevó un punto del Manzanares, y a quien no se le valoró lo suficiente en su etapa en el Atlético. Sé que en Mallorca aún hay mucha gente que le discute, pero la verdad es que está haciendo algo parecido a un milagro. Cada temporada le desmantelan el equipo y este verano además, ha tenido el agravante de los líos en la directiva del Mallorca, con cambio de presidente y venta del club y no ha podido fichar a nadie. Aún así, tiene al equipo sexto y lo hace jugar bien. Yo le conozco de su etapa en Toledo y le he seguido de cerca desde entonces. Estoy seguro de que es garantía de éxito.

Manuel Arana

arana racingMe gusta mucho Arana. No sólo porque hoy le haya dado un punto in extremis al Racing frente a Osasuna, sino porque me parece un jugador completo y con descaro. Ya se salió el año pasado en el Castellón y está confirmando sus trazas de buen jugador este año en primera. Además creo que el tener como entrenador a Mandiá (o Mandía, no sé cuál es la buena) le va a ayudar mucho en su crecimiento como futbolista. Fue canterano del Betis, pero los técnicos decidieron que no servía ni siquiera para el filial del que se marchó en 2005. Un año después, esos mismos técnicos, son los que decidieron fichar a Odonkor para ese puesto. ¡País!.

La frase de la jornada

Lo hemos hecho bien, pero no tanto como yo quisiera

José Luis Mendilíbar entrenador del Valladolid después de ganarle 4-0 al Deportivo de la Coruña.

Claro, Mendilíbar hubiese preferido ganar 1-0 en el descuento y con gol en propia puerta del rival.


PD: El Liverpool le ha ganado 2-0 al Manchester United. A los de Benítez les ha bastado con plantear un partido serio y con un par de chispazos del ‘niño’ Torres y de Benayoun. Esta victoria de los ‘reds’ que venían heridos de muerte, pone de manifiesto que la Premier League está más igualada que otros años, pero también más devaluada.


Anuncios

¿Crisis de estilo, o crisis de fe en Valencia?


Hoy quiero dar la bienvenida al blog a una prestigiosa (?) firma invitada: Álvaro Martínez. Hay muchos adjetivos que le califican, pero la mayoría son malsonantes y no se pueden reproducir en esta elegante bitácora, así que le definiré como un gran amigo, además de un currante nato.

Aunque su mundo es el basket, y lo demuestra cada día en su extraño pero completísimo blog, Álvaro vive muy de cerca la actualidad del Valencia Club de Fútbol, por lo que es la persona idónea para realizar un análisis personal y exhaustivo de lo que está aconteciendo en el club ché.

Que lo disfutéis

[Por Álvaro Martínez, del blog En el Basket como en la vida]

Ningún estilo de juego es infalible, ninguno. Lo que ocurre es que los horrores de cada uno de ellos se muestran de maneras distintas, aunque todas son dolorosas. El juego excesivamente controlado, llamado defensivo, tiene su frustración más latente cuando en noventa minutos jugando como local, el marcador refleja un triste 0-0, cuando la gente se va del campo con más frío del que tenía cuando llegó, y cuando tu delantero se va a casa algo absorto por no haber dispuesto de ocasiones claras. El juego alegre, contrapuesto al anterior, sufre cuando los agujeros que deja atrás se vuelven más grandes de los que generas atacando, y cuando el equipo contrario juega más alegre y genera más ocasiones del equipo que supuestamente proponía.

unai_emeryalvaroVa en más sintonía con esto último lo que le pasó a Unai Emery el domingo pasado. El Valencia planteó el partido de una forma muy parecida a la que suele hacerlo durante toda la temporada, en la que sale a ganar, es ambicioso y se vuelca sobre el área contraria. Sin embargo, esos días apáticos en los que tus jugadores no están por la labor de cumplir, te hacen sufrir lo que sufrió el Valencia. Huecos atrás, defensas vendidas y gran desastre. Porque cuando un sistema de este tipo falla, suele fallar a lo grande.

Cuando la cosa aún no se había torcido en demasía, en Valencia ya se hablaba de la cantidad de goles que recibía el equipo. Las comparaciones son odiosas e injustas, pero son muy rentables en según qué teorías. Se le achacaba a Emery que hubiese recibido en media temporada tantos goles como en toda una temporada en una de las ligas de Rafa Benítez. Este argumento, conforme han ido cayendo los goles, ha ganado peso. Poca gente se acordaba de la gran cantidad de goles a favor del equipo, superando registros que databan de más de 60 años, o de la nueva propuesta de fútbol.

benitez-valencia-alvaroEmery siempre ha tenido claro que fue fichado para hacer ese tipo de fútbol atrevido que exhibía en sus anteriores equipos, y en eso se ha empeñado desde el inicio. Sucede que el imaginario colectivo, tan acostumbrado al paladar de los Ranieri, Cúper, Benítez o Flores, no ha terminado de digerir demasiado este cambio.

Acostumbrados al recogimiento defensivo, al calor de las defensas estáticas y de los medios del campo que ayudaban a la defensa, la nueva idea sugiere que los laterales suban hasta la línea de fondo por sistema y que los medios centros tengan presencia en ataque. Las consecuencias son claras, partidos de mucha más velocidad, de muchos más goles, y de muchas más ocasiones. Los delanteros felices, los defensas preocupados… muy diferente a lo que acostumbraba a ver Mestalla en los últimos años.

Tras la reciente derrota en Mallorca, el debate se ha puesto encima de la mesa de forma clarísima, y lo medios dejan caer la necesidad de retroceder en cierta forma a algo que les suene más al pasado, donde la seguridad defensiva era mayor. Los corazones de todos se agitan ahora con mayor velocidad, tanto en ataque como en defensa. Lo del ataque se lleva bien, a nadie le amarga eso, pero lo de la defensa está empezando a desesperar al personal. Los defensas y los porteros son señalados con el dedo. ¿Injusto?.

En este punto es el momento de preguntarnos. ¿Cederá Emery ante esa corriente que le empuja a un estilo diferente? A que los laterales no suban tanto, a que los interiores ayuden en defensa… ¿O será capaz de convencer a la gente en Valencia que este es su estilo y que con este estilo se puede llegar a grandes objetivos?.