Archivo de la etiqueta: fiorentina

Resumen de Champions. La noche de Maxime Gonalons


Barcelona 1-2 Rubin Kazan

Esta jornada de Champions del martes 20 de Octubre de 2009 tiene muchísimo que comentar, pero seguro que se recordará por la machada del Rubin. Y es que plantarse en el Camp Nou sin tu delantero titular y llevarse los tres puntos tiene muchísimo mérito, por mucho que sea cierto que el Barça no carbura.

Los de Guardiola no tienen la clarividencia del año pasado y su condición física está lejos de ser la mejor. Pero lo más preocupante es que parece que sus estrellas no acaban de encontrar la forma. Ibrahimovic está haciendo muchos goles (hoy otro más) pero parece que no termina de asociarse con sus compañeros como hacía Eto’o; Messi parece que aún no ha vuelto de Argentina y Dani Alves, que hoy se ha lesionado, lleva varios partidos sin ser el jugador desequilibrante de las temporadas anteriores. Además, hay un dato relevante en la estadística de los culés: los goles. En los últimos tres partidos, dos de ellos en casa, dos goles.

Lo peor para el Barça, es que con esta derrota el grupo se aprieta. Inter y Dinamo de Kiev han empatado a dos en el Giuseppe Meazza (lo del Inter también es digno de estudio) y todo se decidirá en los tres enfrentamientos restantes y al Barça le quedan dos desplazamientos largos y complicados (Kiev y Kazan) y recibir al Inter en casa. Lo tiene en su mano, pero yo no me fiaría.

Stuttgart 1-3 Sevilla

Me da mucha envidia el Sevilla. Porque veo que hace unos años era un club con un presupuesto, una plantilla y una trayectoria similar a la del Betis y hoy en día se pasea por Europa con hechuras de equipo grande. El Sevilla es el ejemplo de lo que hace una buena planificación, una fantástica secretaría técnica y una sensacional cantera, potenciada por la gran labor de Pablo Blanco.

Esta noche faltaban Negredo, Palop y Konko, pero ha dado igual. Squilacci ha sido el héroe con dos goles, Javi Varas ha solventado con acierto el trabajo que ha tenido y gente como Lolo, ha ayudado a dar consistencia al medio campo. Con esto se demuestra que en este Sevilla 2009-2010 hay jugadores desequilibrantes, pero las ausencias se notan muy poco. La palabra que lo define: equilibrio.

Glasgow Rangers 1-4 Unirea Urziceni

danpetrescuEs el resultado más sorpendente de la jornada y yo que me alegro. Me alegro por Dan Petrescu, entrenador de los rumanos, que suele plantear los partidos de forma muy inteligente. Hoy, sin ir más lejos hizo un cambio en el minuto 20. Perdiendo 1-0, retiró a Nicu y metió a Onofras, de más calidad y de corte más ofensivo. La valentía del antiguo lateral del Chelsea, está fuera de toda duda.

También me alegro porque siempre me tiró más el Celtic (será por la cabecera de este blog, y por las rayas verdiblancas) pero sobre todo, me alegro porque se desmonta el mito de los escoceses en su campo. Ibrox Park no es peligroso desde hace ya varios años, y menos esta temporada, en la que los hombres de Walter Smith están en crisis galopante. El Rangers no es más que fútbol directo, fuerza en mediocampo y desprecio de la calidad salvo unas gotitas de calidad de Rothen (apagadísimo, por cierto). Y Nacho Novo, que es el único delantero ‘diferente’ se aburre en el banquillo.

Liverpool 1-2 Olympique de Lyon

Como en las buenas películas, dejo lo mejor para el  final. Con este lío de las teles no he podido ver el partido entero, pero he encontrado un resumen de unos 40 minutos. Así, a bote pronto debéis saber que con esta derrota, el Liverpool de Benítez se complica muchísimo la vida. Sólo tiene 3 puntos por 9 de los franceses y 6 de la Fiorentina. Tiene que ir a Lyon y recibir a los ‘viola’, además de ir a Hungría a jugar contra el Debrecen. En principio, el Liverpool depende de sí mismo, pero tal y como está jugando, no sé si eso es una buena o una mala noticia.

Este partido podría denominarse el ‘partido de los cambios’. Hoy volvía Gerrard, pero se ha resentido en el minuto 24 con lo que la pareja de mediocentros ha sido Fabio Aurélio-Mascherano. Adiós a la creación y así no se puede ganar a nadie, y menos a un Olympique de Lyon muy bien armado y que cuenta con jugadores de enorme calidad. Además, Benítez retiró a Benayoun para dar entrada a Voronin, cuando el israelí había sido el más incisivo de los reds.

En el Lyon, los cambios fueron, si cabe, más decisivos. En la última de las sustituciones de los de Puel, Lisandro dejaba el campo para dar entrada a ‘Chelito’ Delgado. Era el minuto 91 y a César Delgado se le ocurrió liarla. Aprovechó un pase de Pjanic para batir a Reina y silenciar Anfield.

gonalons

Pero el cambio más importante es el del jugador que da nombre al post, Maxime Gonalons. Cris choca con Kuyt y se tiene que retirar con un golpe en la cabeza. Nuestro protagonista, apenas sin calentar y con cara de miedo sale al campo. Con apenas 20 años y 6 partidos en primera, a este mediocentro defensivo, que lleva desde los 9 años en la academia del Lyon, le llegaba la gran oportunidad de su vida.

Otra vez como en las buenas películas, los sueños se cumplen. Y el de Gonalons se ha hecho realidad esta noche. No sólo ha parado a los atacantes del Liverpool, sino que se ha erigido en artífice de la remontada francesa logrando el que era el gol del empate.

Hace poco más de tres horas, Gonalons era un chaval casi anónimo,  en cuyo Facebook aparecía que era admirador de Gerrard. Ahora su equipo ha ganado al de su ídolo y ha sido en gran parte gracias a él. La única lástima es que por pocos minutos no hayan podido coincidir en el campo. Hubiera sido un duelo fantástico.

PD: Nunca pensé que un equipo pudiese girar en torno a un sólo jugador, pero el Liverpool sin Xabi Alonso, ha perdido el norte.

Anuncios

El síndrome UEFA


[Por Anuar Marrero]

Supongo la inmensa mayoría de los que leen este blog han oído hablar del llamado ‘virus FIFA’, es decir la lesión de jugadores después de los partidos con sus selecciones. Pues aunque mi hipótesis no tenga nada que ver con este hecho, bien me sirve para establecer un paralelismo en cuanto al nombre.

Mi hipótesis es sencilla, aunque su explicación no lo es tanto. Me da la sensación de que el nivel de los equipos de fútbol se está igualando en el medio. Es decir, que cada vez son menos los clubes de primerísimo nivel, y cada vez son más los equipos que presentan un nivel que podríamos considerar de “Uefa”. Esto se ha producido por dos motivos. El primero es el descenso de nivel de muchos equipos punteros, y en ocasiones de ligas enteras (véase Alemania o Italia). No hay que ir muy lejos. En España el Real Madrid, el club con más copas de Europa, lleva cinco años sin pasar de octavos de final de la Champions League. El segundo (y positivo motivo) es justo el contrario. Es el salto de calidad de algunos equipos de media tabla así como de conjuntos de ligas menores. Luego los explicaré más en profundidad.

sessegnonEsta idea me vino después de ver el partido de cuartos Barcelona- Bayern de Munich. De acuerdo que el conjunto de Guardiola jugó muy bien, pero me parece innegable que los alemanes mostraron un nivel indigno de la competición en la que estaban. Y lo peor de todo es que hasta ese momento no habían perdido un sólo partido en la competición. Y lo cierto es que desde hace unos años cada vez se repiten más los cruces de cuartos y semifinales. ¿Cuántos Barça-Chelsea hemos visto en los últimos años? ¿Cuántos enfrentamientos entre equipos ingleses? Esto se ha visto empeorado debido a que otros dos habituales como Milan y Juventus están aún convalecientes del escándalo de corrupción que salpicó al Calcio. Al día siguiente del partido anteriormente reseñado tuve la oportunidad de ver el PSG- Dinamo de Kiev (me encontraba en Francia) y al ver la igualdad, el carácter imprevisible de los cruces y la disparidad de los equipos en liza cada año, me di cuenta de que la UEFA le ha ganado mucho terreno a la Champions en lo que a fútbol de competición se refiere.

Como ya enunciaba antes, en mi opinión esto se ha producido porque se ha producido una compresión por arriba y por abajo del nivel de los equipos. El escándalo del Moggigate dejó seriamente tocado al fútbol italiano, que con sus dos grandes convalecientes, se ha dado cuenta de que Inter y Roma no son una representación fiable para Europa. Otros equipos como la Fiorentina, la Sampdoria o el Udinese están realizando propuestas interesantes, pero parece que aún están en proceso de crecimiento. Alemania llevaba muchos años viviendo casi en exclusiva del Bayern de Munich que en el relevo generacional que comenzó hace un par de temporadas se olvidó del centro del campo. Un equipo de primer nivel no puede sostenerse sobre Ze Roberto y Van Bommel. En la liga española el nivel estratosférico del Barça y el buen hacer del Villarreal no debe hacernos olvidar el bajón en el nivel en los últimos años. Las dos últimas ligas las ganó un Madrid que aparte de coraje y fe no mostró una propuesta futbolística suficiente como para ganar una liga, y mucho menos dos consecutivas. Este año al Barça le bastó una liga para distanciarse de todos sus competidores. Francia es un caso aparte. Prácticamente ha hecho de la necesidad una virtud. Hace muchos años que la Ligue 1 sólo tiene equipos de nivel de UEFA y el Lyon, que dominó con facilidad el campeonato. Pero este año, que los de Lyon no están mostrando el nivel de las últimas temporadas, la competición está auténticamente apasionante, y tanto el Marsella, como el PSG, como el Lyon, como el Burdeos, como el Lille y como el Toulouse tienen opciones al título.

De seguir esta tendencia, me temo que en unos años se hará realidad lo que pretendía el G-14; una competición al máximo nivel restringida a un número de equipos, que asegurada su participación, y por lo tanto los ingresos, tendrían menos dificultades para mantener un nivel altísimo. Huelga decir que esta sería una solución catastrófica para fútbol y sus aficionados. Pero no es menos cierto que hoy por hoy la Champions es un torneo cada vez menos complicado para los cada vez menos equipos punteros de Europa. Y que la falta de igualdad afecta a la competitividad y al espectáculo. Por ello, más allá de que se esté o no de acuerdo con mi hipótesis, éste me parece un tema de fondo crucial para el devenir del fútbol en Europa. Quizás sea hora de que la UEFA se plantee su sistema de competiciones, o de que los aficionados y las televisiones empecemos a darle algo más de importancia a la UEFA.

¡Pobre fútbol italiano!


No me gusta Ranieri. Nada. Es buen tipo, e incluso le recuerdo varias anécdotas en sus ruedas de prensa con el Valencia y el Atlético de Madrid, le ganó al Madrid en Champions con un buen planteamiento y un juego efectivo. Pero sus equipos son muy aburridos. Tanto, que ha ‘conseguido’ que a un entusiasta del Calcio como yo, que además llevaba tiempo queriendo ver con detalle un partido de la Juventus, le dieran ganas de apagar el ordenador e irse a hacer cualquier otra cosa.

Esto sería normal si el partido hubiese acabado 0-0, pero lo verdaderamente preocupante es que el Juventus-Chievo Verona de esta tarde, ha terminado 3-3. Más allá de los 6 goles, del hat-trick de un currante como Pellissier, de Chiellini, su máscara y su gol o de la resurrección de Camoranesi que ha sido el más determinante de la Vecchia Signora, el partido deja conclusiones preocupantes.

La primera, específica. El déficit de talento en la Juve. Con Nedved en el banquillo, sólo Del Piero y Giovinco parecen ser jugadores diferentes, capaces de sacar al espectador del tedio y cuando, como hoy, no reciben balones, el equipo se diluye. El resto, morralla. Marchisios y Marchionnis deambulan por un medio del campo turinés, en el que sólo Tiago parece aportar algo de luz. Y así no se va a ninguna parte.

La segunda, más general. La crisis galopante del fútbol transalpino. Parece que a los aficionados les está pasando lo que a mí esta tarde. Los estadios vacíos son el primer síntoma. Lejos quedan ya aquellos años de finales de la década de  los 90 en los que hasta siete equipos tenían posibilidades reales de ganar el Scudetto y brillaban en Europa. Aquel Parma de Buffon, Thuram y Crespo, la Lazio de Nesta, Dejan Stankovic y Verón y la Fiorentina de Rui Costa y Batistuta se sumaban a Inter, Milan, Roma y Juventus y hacían del Calcio la mejor liga del mundo.

Hoy en día, para desgracia de los que como yo disfrutamos con el futbol de Italia, el Scudetto no es ni la sombra de aquel que asombraba al mundo. Ningún representante en cuartos de final de la Champions League. Un Inter diseñado a medida de Mourinho para ganarlo todo, que se estrelló contra el Manchester United y se fue para casa sin poder hacer nada y un Milan convertido en un cementerio de elefantes, en el que sólo se salvan Pirlo, Kaka’ y el fantástico y precoz Pato, que sufrirá hasta el final para meterse en Champions son el fiel reflejo de una decadencia que parece no tener fin.

del-piero_sad2

La liga está perdiendo competitividad, y lo peor, que no se atisba una salida. La clase media-alta (Fiorentina, Napoli, Genoa, Udinese…) trata bien la pelota y suele apostar por el fútbol, pero siguen estando varios escalones por debajo de la aristocracia futbolística italiana y la Roma, que podría ser el animador del campeonato sufre una enorme depresión desde principio de temporada. Así, la única alternativa a este Inter al que un grandísimo Ibrahimovic le está bastando para liderar la liga con solvencia, es la Juventus, esa Juventus que ha hecho que me aburra a pesar de empatar a tres, esa Juventus de Ranieri, que a pesar de ser un buen tipo, no me gusta nada.

PD: Partidazo Manchester United-Aston Villa, vibrante veloz y divertido. Y a pesar de la derrota en el descuento, sigo siendo muy de Martin O’ Neill, y me encantaría que se  acabase metiendo en Champions.

El eterno debate sobre el calcio (y un apunte sobre árbitros)


[Por Anuar Marrero]

Julio Maldonado ‘Maldini’, en la última entrada de su blog, esgrimía un alegato a favor del fútbol italiano y en contra de los habituales argumentos que lo califican de tosco y defensivo. Es un debate permanente y muy interesante, y sobre el que no comparto parecer con mi buen amigo autor de este blog. Hagamos un somero análisis sobre la cuestión.

Alegaba Maldini que en el calcio se marcaban más goles que en Francia o España por ejemplo, y que había muchos equipos como la Fiorentina, el Udinese o el Nápoles son muy ofensivos e intentar jugar tocando. No voy a negar ninguno de los argumentos de Julio Maldonado (vaya por delante que me parece un crack), pero si su validez para defender el fútbol italiano. No creo que el número de goles marcados sea un dato para poder valorar el nivel de una liga, aunque lo pueda parecer. Esto no tiene por qué deberse al buen juego. Puede, entre otras razones, ser consecuencia de un bajo potencial de los equipos pequeños o a las malas defensas. Sobre el segundo no lo niego, pero soy de los que piensa que el nivel de una liga lo marcan sus equipos grandes. Y lo cierto es que el Inter lleva años sin jugar a nada, el Milan de Ancelotti es una aberración que nos está privando de ver el mejor fútbol de el mejor jugador del mundo (Kaká) y la Juventus es un equipo basado en el físico, que a pesar de no estar exento de calidad (Del Piero o Nedved) tiene un centro del campo incapaz de hacer jugar al equipo.

¿Es la mentalidad defensiva la causa de esta diferencia del nivel con las grandes ligas? Creo que en la actualidad no hay más mentalidad defensiva los equipos italianos en general de la que puede haber en Alemania, Inglaterra o España.

Pero el gusto histórico por cierto tipo de fútbol especulativo y rácano se ha visto reflejado en el perfil de los centrocampistas que se producen en Italia. El gusto por los Ambrosini, Tachinardi, Gattuso o Cristiano Zanetti ha calado hasta tal punto que nos encontramos con que la medular de los equipos italianos está desierta, de creatividad, calidad y visión de juego. Debido a estas carencias, el resto del equipo se va amoldando. Si tus medios no generan fútbol necesitaras delanteros rocosos, que basen más su juego en el físico que en la calidad. Y poco a poco el juego se va enredando entre pelotazos, balones colgados y disputas de balones divididos. Desaparece el criterio, se diluye el fútbol.

Pero además los factores extrafutbolísticos no ayudan. El Moggigate puso de manifiesto que la corrupción está instalada en el fútbol italiano. Acabó con la Juve en segunda, pero algún otro (sobre todo el Milan) los debería haber seguido. La poca afluencia a los estadios, los episodios graves y continuados de violencia en los mismos tampoco ayudan al espectáculo. Y otro factor que personalmente me parece muy grave es la alineación clara de varios jugadores con ideas fascistas, valga Di Canio como ejemplo. Así es imposible acabar con los radicales. Todos estos factores alejan el dinero y las estrellas del calcio. Lo cierto es que hoy por hoy Italia no es un país atractivo para jugar o disfrutar del fútbol.

Y para acabar me gustaría hacer un apunte sobre los árbitros. Aunque no defiendo la actuación de Mijatovic (un directivo no debe ‘rajar’ de esa manera), creo que cualquiera (sí. El Madrid y el Barça también) tiene derecho a quejarse cuando una mala actuación le ‘jode’ o está a punto de ‘joderle’ un partido. Y más cuando son más de una y más de dos. Además en España la politización de la federación deja claro que los árbitros no son neutrales. El último capítulo lo ha protagonizado Iturralde González, el más claro ejemplo de la ausencia de neutralidad arbitral. Este personaje ya se ha manifestado en varias ocasiones con declaraciones en contra del Real Madrid. Pero hace unos días, en una entrevista concedida a Radio Popular de Bilbao, se metía con el grupo PRISA y aseguraba que se metían con él y con Villar y con el Athletic por el hecho de ser vascos. Y no sólo eso, sino que cuando hablaba del Athletic de Bilbao lo hacía en primera persona del plural. Esto debería inhabilitarle para arbitrar cualquier partido en el que los intereses del Bilbao estuviesen en juego directa o indirectamente. Pero no va a pasar nada. En una liga en la que la federación y el estamento arbitral están posicionados de forma tan clara y desvergonzada, me parece que quejarse se convierte en un derecho de cualquier equipo.

Escucha aquí las declaraciones de Iturralde González

Supercopa de Europa, Calcio, Premier League, Liga y los clásicos portugués y escocés ¿alguien da más?


Gran fin de semana de fútbol el que hemos tenido. Empezó el viernes con una vibrante final de la Supercopa de Europa, en la que los rusos  del Zenit (rivales del Real Madrid en la Champions) superaron a un Manchester United que sin Ronaldo, no tuvo ni profundidad por bandas, ni juego en el medio, ni pegada arriba.

Interesantes los rusos, que de la mano del portugués Danny, fichaje estrella del Zenit esta temporada, machacaron al Manchester. El ex del Dinamo de Moscú, que ha costado 30 millones de euros, demostró su enorme talento, dominó el centro del campo y fue el principal creador de las contras. Ha venido para sustituir a Arshavin, y lo puede hacer a la perfección. El segundo gol así lo atestigua. El portugués con sangre venezolana controló el balón en el medio del campo, y partiendo desde la izquierda llegó al área donde mareó a Ferdinand y se la cruzó a Van der Sar. Si al final Arshavin no sale del Zenit, van a formar una pareja letal.

Me alegré mucho por Pogrebnyak, porque se lo merecía. Es un delantero sobresaliente que se perdió la final de la pasada UEFA por sanción y la Eurocopa por una inoportuna lesión, pero por fin ha logrado resarcirse, aunque sea en parte. Marcó el primer gol e hizo un excelente partido.

El Manchester me decepcionó. Le faltó contundencia arriba, algo que probablemente solucionen si al final firman a Berbatov, pero sobre todo, le faltó presencia en la medular, porque Scholes es un excelente llegador, y Anderson un mediapunta con mucha clase, pero se notaron muchísmo las ausencias de Carrick y Hargreaves. El 2-1 fue obra de Vidic y el United sacó la casta de campeón en el tramo final del encuentro, pero no fue suficiente porque sólo el ‘apache’ Tévez llevó peligro a la portería de Malafeev.

Además ha empezado el Calcio con sorpresas y tropiezos de los grandes. El Milan de Ronaldinho y Shevchenko cayó en casa ante el recién ascendido Bolonia. Los rossoneros son un cementerio de elefantes, con una plantilla cuya media de edad sobrepasa ampliamente los 30 años. Con Kaka’ lesionado, Pirlo se encuentra muy sólo en la creación y Flamini deberá adaptarse a una nueva liga y a un técnico como Ancelotti. Ronaldinho tuvo un debut aceptable, acostado (no literalmente) en la banda izquierda, se dedicó a poner centros peligrosos e incluso dio el pase de gol a Ambrosini, pero aún le falta mucho para coger la forma, y dudo que pueda volver a ser el de los mejores años del Barcelona.

Otro que tropezó fue el nuevo Inter de Mourinho, que empató ante la Sampdoria del ex-gordo Cassano en Génova. La apuesta de poner a Cambiasso de central no dio resultado, y a Figo, que fue la sorpresa en el once titular, se le vio falto de ritmo durante todo el encuentro. El que si brilló fue Ibrahimovic, el sueco marcó el gol a pase de Mancini, pero estuvo muy desasistido en el ataque. Aun así el Inter asusta, con la mentalidad ganadora de Mourinho y una plantilla muy amplia, son candidatos a todo.

El partido estrella del Calcio fue el que enfrentó a Juventus y Fiorentina. Los turineses, sólidos y conjuntados se adelantaron con un gol de Nedved y todo parecía ponerse de cara para ellos cuando el árbitro dejaba con diez hombres a la Fiorentina al expulsar al ex mallorquinista Felipe Melo a 7′ minutos para el final. Pero el conjunto viola, que no podía contar con Mutu, se lanzó al ataque a la desesperada y consiguió su objetivo cuando Gilardino introdujo en la red un balón peinado por Pazzini. Era el minuto 89 y el electrónico reflejaba el 1-1 final.

Lo más destacable de la Premier League, fue el partido entre el Tottenham de Juande y el Chelsea de Scolari. Un encuentro lleno de tensión, donde la calidad se vio a cuentagotas. Empezaron dominando los blues, y se adelantaron en el minuto 28 con gol de Belletti, pero los Spurs se rehicieron y lograron empatar antes del descanso cuando Darren Bent aprovechó una falta de entendimiento entre Lampard y Carvalho para poner el empate en el marcador. En la segunda mitad, no hubo oportunidades claras, dominó el centrocampismo y el marcador no se volvió a mover.

En el Liverpool-Aston Villa se lesionó Fernando Torres y los de Benítez acusaron su baja y sólo pudieron empatar a cero ante los hombres de Martin O’Neill. Sin Torres, el Liverpool pierde mucha pegada, y a pesar de la llegada de Robbie Keane, parece que la responsabilidad goleadora esta temporada, volverá a recaer en el ‘niño’.

Volvió Cesc y lo notó el Arsenal. Los gunners arrollaron al Newcastle con dos goles de Van Persie y uno de Denilson, que crece notablemente cuando juega al lado del catalán. Con esta goleada, los londinenses han logrado aplacar las críticas por su juego ramplón de las dos primeras jornadas. Hay que destacar que en las urracas, volvió Joey Barton, que acaba de salir de prisión tras cumplir 75 días de condena por agresión.

Y por si esto fuese poco, también ha empezado la Liga con el Numancia haciendo historia. Los sorianos, con el presupuesto más bajo de toda la primera división vencieron al todopoderoso Barcelona gracias al gol de Mario Martínez, el jugador que menos cobra de toda la Primera  División y también el primer soriano que anota un gol con la camiseta numantina en la máxima categoría del fútbol español. Los de Guardiola se atascaron en ataque, y aunque tuvieron varias oportunidades claras no supieron definir. Volvieron a aparecer fantasmas de los últimos meses de Rijkaard. Henry deambulaba por el campo y aunque sé que soy pesado, sigo creyendo que los blaugranas van a echar mucho de menos a Deco.

En el Real Madrid, la vida sigue igual, que diría Julio Iglesias. Llevaba 17 años sin ganar en Riazor y esta temporada no ha sido una excepción. Un Deportivo muy serio doblegó a los blancos con goles de Mista (sí, Mista, yo tampoco me lo creía) y Lopo. En ataque los de Schuster salieron con todo menos el descartado Robinho. Robben, Higuaín, Raúl y Van Nistelrooy, pero eso les dejó sin equilibrio en el centro del campo. Guti vagaba por La Coruña mientras que Diarra no daba abasto para contener los ataques del Dépor. ¿Y De la Red?, en el banco. El botón que sirve como muestra para corroborar que el Madrid sigue cometiendo los mismos errores, es que los dos goles del Dépor vinieron en sendos saques de esquina, de nuevo balón aéreo, peligro para los blancos, y Casillas, extrañamente fallón, se olvidó de salir y casi se le cae el larguero en la cabeza. Volvió a cumplir el de siempre, Van Nistelrooy, que convirtió un rechace cerca del área en el único gol de los blancos. Pocos refuerzos y mucho trabajo por hacer.

Donde están en una nube es en el Calderón. Exhibición en Champions y primer liderato en la Liga. El Atlético de Madrid le endosó un 4-0 al Málaga con mucha autoridad. Agüero fue decisivo otra vez y Forlán volvió a demostrar que lleva el gol en la sangre. Además Heitinga y Ujfalusi han mejorado mucho la defensa con respecto al año anterior. Buenas vibraciones, pero tratándose del Atleti, habrá que ver cuanto les dura la alegría.

El Valencia de Emery también dejó muy buenas sensaciones. Goleó a un flojo Mallorca y demostró que la debacle de la vuelta de la Supercopa sólo ha sido un espejismo. Al igual que en la ida de la Supercopa, de nuevo Villa, Mata y Vicente fueron los goleadores.

Por último, dos notas de color para el blog. Dos clásicos, dos partidos grandes. El Celtic-Rangers y el Oporto-Benfica. El derbi del Old Firm se lo llevó el Rangers por 2-4 y para colmo, el autor de dos de los goles de los protestantes, fueron obra de Kenny Miller, ex-jugador del Celtic. De los españoles, sólo jugó Nacho Novo, que entró en el campo en el minuto 78′ y no pudo ayudar al Rangers. Su compañero de equipo Aarón y el jugador del Celtic y ex-barcelonista Marc Crosas no intervinieron en el partido.

Y el partido grande del fútbol portugués tuvo mucha presencia española. Quique estaba en el banquillo del Benfica, que aguantó el chaparrón del Oporto, y logró un valioso empate a uno. Se adelantaron los locales con un gol de Lucho González de penalti y el paraguayo Cardozo empató para los lisboetas. En la recta final del partido, el defensa benfiquista Katsouranis fue expulsado pero los de Quique aguantaron el resultado y se llevaron un valioso punto. Dos apuntes, Di María, el jugador de moda, no brilló como se esperaba, buen partido de reyes y el ‘payaso’ Aimar se lesionó en el minuto 50 (otra vez). Como también salió lesionado el lateral Leo, en Lisboa comienzan a cuestionar los métodos del preparador español Pako Ayestarán.

Una última cosa, el Ajax de Van Basten y Oleguer perdió con el modesto Willem II de Tilburg… vaya debut tuvieron los hombrecillos.

PD: Juro replantearme lo de los posts así de largos, sé que son un coñazo (con perdón)