Archivo de la etiqueta: entorno

La prepotencia encubierta


[Por Anuar Marrero]

Desde hace algún tiempo, he detectado en el Barcelona y su entorno (prensa y aficionados), una actitud que a mi parecer está cargada de prepotencia. No es evidente, ya que los jugadores del Barça, capitaneados por el intachable Guardiola, suelen medir mucho sus declaraciones, y hasta ahora son tenidos por modélicos. Pero si analizamos con perspectiva y nos detenemos en el trasfondo de las palabras y declaraciones que se escuchan en las contadas ocasiones en las que el equipo no consigue la victoria, estas destilan un profundo sentimiento de superioridad.

Todos los equipos grandes son más o menos lo mismo. Cada uno con un modelo, peor o mejor gestionado, pero que en ningún caso garantiza victorias. El futbol es profundamente cíclico, y todos los modelos han pasado por penurias y grandes éxitos. En los últimos años Europa ha sido dominada primero por equipos españoles capitaneados por el Madrid “galáctico” de Florentino, luego este se hundió y dio paso al dominio del Milan y los equipos italianos. Posteriormente fue el turno de Chelsea, Manchester y el estilo inglés, que dio paso a la superioridad del Barça de Rijkaard y el de Guardiola. Todos estilos diferentes. Todos exitosos.

Pero cuando el Barça pierde, las explicaciones de la derrota se basan en descalificar la propuesta del contrario. Es usual leer en prensa y escuchar a aficionados frases como “es que contra 11 tíos metidos en el área no se puede jugar”, “es que el equipo dio muchas patadas”, “solo hubo un equipo que quiso jugar” etc. Parece subyacer en el discurso el siguiente planteamiento: “El estilo del Barça es infalible y muy superior al resto y sólo puede perder por demérito propio o porque el rival se vale de estrategias poco lícitas”.


El último caso lo hemos vivido contra el Inter. El discurso era claramente descalificatorio contra la propuesta de Mourinho. Solo hay que acudir al Sport o al Mundo Deportivo para darse cuenta de eso. Además el equipo que nunca habla de los árbitros, cuando se siente afectado lo saca a la palestra. El prepotente y el engreído, atribuyéndose más mérito del que le corresponde, suele obviar los elementos azarosos que le llevan a la consecución del éxito. Pero no duda en utilizarlos para descalificar los logros ajenos. No decir nada después del arbitraje de Ovrebo el año pasado contra el Chelsea y atribuir parte de la derrota contra el Inter a la actuación arbitral responde perfectamente a este esquema.

Esta mentalidad, generalmente presente en la prensa catalana, se generaliza con el chovinismo imperante en jornadas de Champions. En los análisis post-partido, De la Morena, en la SER, llegó a criticar el planteamiento excesivamente defensivo del Inter. Un equipo que salió con tres delanteros, un medio ofensivo, un organizador y un lateral ofensivo. Un equipo que situó la línea de presión en la defensa del Barça y tuvo hasta 7 oportunidades claras de gol. Pero en el fondo se encuentra la resistencia a reconocer que la propuesta futbolística del Inter se impuso a la del Barça, que su estilo no es omnipotente. Evidentemente esto no es generalizado y no afecta a todos. Guardiola defiende su propuesta porque es su forma de entender el fútbol. La defenderá siempre, pero no la considera superior.

Que se mantenga esta actitud en una prensa deportiva hecha por ultras, para ultras y con una calidad ínfima no es extraño. Pero el aficionado cabal y los jugadores no deberían dejarse contaminar por esa prepotencia encubierta con buenas palabras. Es muy lógico estar orgulloso del modelo del Barça, que le está llevando a cosechar títulos. Pero no está de más recordar que con el mismo modelo el Barça estuvo más de 13 años sin ganar la Champions League, mientras otros estilos opuestos se paseaban victoriosos. Defiendan su estilo, pero no lo impongan.

Anuncios

La caída de los dioses


Los fines de semana con fútbol de selección, donde los partidos se concentran en un sólo día, suelen servir para repasar la videoteca (más conocida como YouTube).

Y repasando, me he encontrado con este maravilloso reportaje emitido por el programa Informe Robinson, de Canal+ el pasado 24 de Septiembre de 2008. Se titula La abdicación de un rey y trata sobre el meteórico ascenso y el posterior declive de Ronaldinho desde que llega al Barcelona, hasta que abandona el club catalán, contado por quienes mejor le conocen, dentro y fuera del Camp Nou.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

El volver a ver este reportaje me ha hecho ser consciente de dos cosas importantes. La primera, el fútbol es actualidad, vorágine, no tiene memoria reciente. Quizá sí nos acordemos de los Di Stéfano, Pelé, Maradona, Cruyff o Beckenbauer porque el lapso de tiempo es mayor.

Pero la mayoría (por no decir todos) no reparamos en aquellos jugadores que han sido estrellas hace muy poco, y que ya en el ocaso de su carrera comienzan a ver cómo su aura se va apagando poco a poco. Ronaldinho es el más claro ejemplo de ese jugador. En Barcelona, muy pocos se acuerdan de alguien que dio tantas alegrías a ese club, y si lo hacen suele ser por su peor temporada, la 2007-2008, sus salidas nocturnas, sus continuas lesiones y sus innumerables sesiones de gimnasio.

messironaldinhoComo digo, Ronaldinho es el paradigma, pero hay más casos. Nadie recuerda ya al Shevchenko de balón de oro en el Milan,al de los Scudettos y las Champions League, que convertía en gol cada balón que tocaba; el Shevchenko que humilló a Barcelona y Real Madrid cuando aún era un chaval y formaba pareja en el Dinamo de Kiev con otro grande, Sergey Rebrov. Ese Shevchenko que llevó, prácticamente en solitario, a Ucrania a participar en la fase final de un Mundial. Nadie lo recuerda ya. Cuando sale su nombre a la palestra, todo el mundo tiene presente su fracaso en el Chelsea, al que llegó por una cifra astronómica, como una superestrella, y donde nunca rindió.

Y lo mismo ocurre con Ronaldo, cuyo nombre, hasta su fichaje por el Corinthians hace unos meses, sólo estaba ligado a escándalos, lesiones, sobrepeso y travestis. Pocos recuerdan ya a O’ Fenômeno cuando llegó al Barcelona, al de las bicicletas a Peruzzi en la final de la UEFA de 1998 con el Inter. Al Ronaldo que fue máximo goleador del Mundial de Japón-Corea 2002. De ese Ronaldo sólo queda el recuerdo.

Y la segunda cosa de la que me he dado cuenta volviendo a ver el reportaje, es de la gran cantidad de semejanzas que hay entre Ronaldinho y Messi, tanto en el terreno de juego como fuera de él.

Ambos llegaron al Barcelona después de una época de travesía por el desierto y pese a su juventud, se convirtieron en el referente principal del equipo catalán. Los dos tenían hambre de títulos y la ambición de convertirse en mejores jugadores del mundo. Tanto Ronnie como Leo son jugadores distintos, capaces de levantar a las masas con una gran jugada individual, pero son bastante propensos a las lesiones musculares, por lo que es bastante habitual que se vean obligados a dosificar esfuerzos.

ronaldinho_messi2Pero es que fuera del campo también son parecidos, más allá del carácter o la implicación, que es máxima cuando las cosas van de cara, y por parte de Ronaldinho mínima cuando no salen bien. En el de Messi, de momento es desconocida, puesto que no se ha dado el caso.

Ambos son de orígenes muy humildes, y son los encargados de mantener a una numerosa prole de hermanos, primos y diversos familiares, cuyo único sustento proviene del propio futbolista. Además, ambos firmaron contratos millonarios con multinacionales que les marcan sus agendas personales y les restan un poco de su propia vida. Será casualidad, pero uno de los anuncios de Ronaldinho fue de Danet (las natillas danone de toda la vida), ¿y quién creéis que fue su sucesor como imagen de marca? efectivamente, Leo Messi.

Dice el reportaje, que el declive de Ronaldinho llegó porque se liberó de todos los condicionantes que le motivaban para ser el mejor, superó las dificultades, llegó a la cumbre y se acomodó. De momento Messi no ha ganado nada, ni ha sido galardonado con muchos premios, pero nadie duda de que lo hará muy pronto.

Por eso la pregunta es inevitable ¿le pasará lo mismo a Messi?. Por el bien del fútbol esperemos que no, pero en el caso de que le ocurriese, recordemos al Messi del gol del Getafe, de la verticalidad y el regate. Ese Messi que por suerte podemos ver todos los fines de semana. Por favor, disfrutadlo.

PD: Dice esta noticia que 9 de los 10 ejecutivos de AIG van a devolver sus sobresueldos. Mis felicitaciones desde aquí al décimo, que es un verdadero crack y se lo va a quedar para él. Sé que esto no tiene nada que ver, pero me hacía ilusión hacerle un homenaje a este señor y al fin y al cabo, AIG es el patrocinador del Manchester United.