Archivo de la etiqueta: edu

Un descenso merecido


Me cuesta mucho escribir estas líneas. Ha sido una tarde muy dura en la que he preferido no hablar con nadie. Han pasado ya casi seis horas desde que se consumó el descenso de mi equipo, el Betis, a Segunda División y creo que aún no lo he terminado de asimilar.

La rabia, la impotencia, la frustración y el enfado que me invadieron nada más terminar el partido contra el Valladolid, se han ido transformando en decepción, en desencanto.

Y es que con la perspectiva que me ha dado el paso de las horas, me doy cuenta de que este descenso es más que merecido. Primero por el partido de hoy, porque el Betis dependía de sí mismo y ha sido el único de los implicados en el descenso que no ha cumplido su cometido, ganar al Valladolid en el Ruiz de Lopera. Y después por una nefasta temporada y una inexistente planificación deportiva que han hecho que el Betis haya estado todo el año al filo de la navaja.

aficionbetisvalladolid

De nada sirve lamentarse por los balones al palo, las ocasiones perdidas y apelar a la injusticia del fútbol como ha hecho el técnico José María Nogués, porque la Liga es el torneo de la regularidad, y al final de temporada pone a cada uno en su sitio.

Dicho esto, Nogués es quizá el que menos culpa tenga de todo esto, porque a pesar de que se ha equivocado en los planteamientos de varios partidos y a la hora de realizar los cambios en otros, (como el de hoy de Sergio García cuando necesitábamos goles) poco se puede cambiar a un equipo en ocho partidos.

Porque este Betis lleva siendo carne de Segunda desde hace cuatro años. Unas estructuras arcáicas, una ciudad deportiva a la que no se le puede sacar ningún provecho, unas instalaciones propias de un equipo de tercera división, un estadio a medio terminar, un director deportivo que no entiende de fútbol y que ficha viendo vídeos de Youtube, y además, un entrenador como Chaparro, que no tenía nivel para dirigir a un plantel como este y no ha logrado en ningún momento que los jugadores rindieran al nivel esperado.

Precisamente unos jugadores que por nombre deberían haber estado luchando por UEFA, pero que por su acomodo y sus disputas internas han llevado al equipo a Segunda División. Gente como Oliveira, Nélson, Emaná, Sergio García, Juanito, Mark González, Mehmet Aurelio, Edu no han sido capaces ni siquiera de llegar a la paupérrima cifra de 43 puntos. En definitiva, un fracaso absoluto.

Después de hablar de entrenador y de jugadores, toca la directiva. Una directiva de mentira, que ni tiene voz ni tiene voto, y que vive plegada a los caprichos de un máximo accionista que hoy estaba en Marbella en vez de estar en el estadio que lleva su nombre al lado de los 50.000 aficionados que hoy han apoyado al equipo.

betis descenso aficionY es que el verdadero problema del Betis tiene nombre y apellidos y se llama Manuel Ruiz de Lopera. Un dueño que hace y deshace a su antojo, y sobre quien siempre pende la sombra de la sospecha. Un dirigente caduco, que lleva las riendas del club desde su propia casa, y a quien cada día parece importarle menos el club, su presente y su futuro.

No sé si fue él o no quien salvó al club en 1992, pero en realidad no importa, porque de lo que sí estoy seguro es de que en 2009 es él quien lo está destruyendo. De esto deben darse cuenta muchos béticos, pero el primero que debería hacerlo es el propio Lopera.

¿Y ahora qué? es la pregunta que nos estamos haciendo todos los ‘béticos del universo’ y el panorama tiene pocos (o ninguno) visos de cambiar, porque la realidad es, por mucho que nos duela, y por mucho que el equipo vaya a jugar el año que viene en la Liga Adelante, que Lopera es quien tiene las acciones, y por tanto es dueño del club. Así que por muchos ‘Lopera vete ya’ que le griten los aficionados, hasta que no reciba una oferta que le satisfaga, el guión va a ser el mismo.

Perosnalmente soy muy pesimista a este respecto, pero si el descenso de categoría provoca una catarsis en el club, un cambio de mandatarios, de estructuras y sobre todo de forma de dirigirlo, la pérdida de la categoría será la mejor noticia que le habrá pasado al Betis desde que se clasificó para la Champions (ay, la Champions qué lejana parece).

PD: Por terminar el post con un poquito de optimismo que nunca viene mal, las alegrías del fin de semana han sido la heróica remontada del Ciudad Real en la Final de la Champions de Balonmano (que por cierto no han retransmitido por La 2), la Copa alemana para el Bremen y sobre todo, paradojas del fútbol, el mismo día que desciende mi equipo asciende a 2ªB el equipo de mi ciudad, el C.D. Toledo. ¡Enhorabuena!.

Anuncios

Valencia-Villarreal. Fútbol en estado puro


Hay partidos en los que se deberían dar tres puntos a cada equipo, y el ‘derbi’ de la Comunidad Valenciana entre Valencia y Villarreal que ha terminado hace un rato, es uno de esos sin ninguna duda. Porque ha sido el mejor partido que he visto esta temporada. Por todo, por intensidad, por alegría en el juego de los dos equipos, por la cantidad de goles, y sobre todo por la igualdad que ha tenido.

Sí, es cierto que el Barcelona juega como los ángeles, y que se ha exhibido frente a varios equipos esta temporada, pero hasta ahora no había habido ningún encuentro tan divertido y vertical como este, por parte de los dos contendientes.

Los puristas dirán que ha habido muchos errores en defensa, y seguramente no les faltará razón, pero para el espectador neutral ha sido una delicia.

valenciavillarreal

Y me alegro mucho, sobre todo porque los entrenadores siempre han apostado por algo diferente, por el toque, por la calidad, en definitiva, por el buen juego.

El ingeniero Pellegrini, lleva desde 2004 haciendo milagros con el Villarreal, lo llevó a semifinales de Champions, hizo segundo en la Liga el año pasado por delante del hoy todopoderoso Barça, y aunque ahora el equipo había entrado en un bache, esta temporada está luchando por los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. Precisamente en la Champions, el equipo se ha clasificado para octavos de final, y no ha perdido ninguno de los partidos frente al Manchester United en la fase de grupos.

Pero más allá de todo esto, es que da gusto ver jugar al Villarreal. Siempre rasea el balón y lo mueve con mucho criterio incluso en su línea defensiva. Aunque la mayor virtud de sus centrales no sea la de sacar el balón jugado, no recurren al pelotazo para iniciar las jugadas, y suele llegar al medio del campo, donde Senna se ha convertido en el mariscal. Precisamente hoy, ante la baja del hispano brasileño, Pellegrini ha preferido meter a Bruno junto a Eguren, antes que a Edmílson, porque el canterano tiene más facilidad en la salida de balón.

En los costados, Cazorla e Ibagaza, que casi hace un gol antológico en una vaselina que despejó Renan y dio en el larguero. Cuando el resultado era 2-1 a favor del Valencia, Pellegrini arriesgó y quitó a Bruno para meter a Pirès. El francés cuando está fresco tiene detalles de auténtico genio.

joseballorenteY no puedo dejar de hablar de este Villarreal sin mencionar a sus delanteros. Rossi me encanta y Nihat, que se ha caído de la convocatoria a última hora por una lesión, siempre ha sido uno de los delanteros con más instinto de la liga.

Pero a quien quiero destacar hoy es a Joseba Llorente. Un futbolista tan efectivo como poco mediático. De esos que si fuese más guapo, y quizá un poco más joven (tiene 28 años) se lo rifaría toda Europa. Es un jugador completo, con una técnica más que aceptable, manejo de ambas piernas y buen remate de cabeza, pero como no vende camisetas, su oportunidad le llegó este verano, con el fichaje por los amarillos, tras destacar en el Eibar y el Valladolid y de momento lleva 7 goles en 14 partidos. ¡Todo un crack!.

Del Valencia de Emery ya hablé en este post a principio de temporada, y me sigue gustando tanto como entonces. Y aunque Unai a veces hace cosas raras, como poner a Maduro de central o enfrentarse con Helguera y obligarle a rescindir su contrato, es un entrenador como la copa de un pino y su mano se ha notado desde el principio.

Cogió a un equipo con muy buenos jugadores pero destrozado física y anímicamente tras el paso del ‘ciclón’ Koeman. Ahora están terceros en la Liga y hoy han dado una exhibición de fútbol ofensivo.

Me alegra especialmente el gol de Edu, que es un fantástico mediocentro cuya carrera se ha visto lastrada por sus múltiples lesiones. Villa ha vuelto a marcar un gol de bandera, y Silva, aunque en la primera parte no ha intervenido mucho, ha vuelto a ser decisivo con su exquisita calidad.

villavalenciavillarreal

A eso se le añade Joaquín, a quien Emery ha motivado y está volviendo a ser aquel que la rompía en mi querido Betis, Mata, que está siendo una de las revelaciones de la liga, el ‘pipo’ Baraja que hoy ha vuelto a marcar, y hasta Albelda, que hoy ha cumplido como lateral derecho, y parece que empieza a reconciliarse con la afición ché. Además Renan se ha consolidado en la portería y está haciendo una temporada portentosa.

El problema: el Valencia tiene una deuda monstruosa, y parece que la venta de las parcelas del campo de Mestalla, que era lo que la iba a reducir considerablemente, parece que se ha tornado imposible al no encontrar un comprador y puede que esto termine desembocando en la venta de sus estrellas. Si esto es así, sería una verdadera lástima.

Casi novecientas palabras de post, y aún no he dicho que el partido quedó 3-3. De todas formas, para enteraros de lo que ocurrió en el campo, mejor os dejo el enlace a la crónica.

PD: ¡Golazo estratosférico de Arteta frente al Hull esta tarde! ¿A qué esperas Del Bosque?.

PD 2: La primera foto es de elmundo.es, la segunda de uefa.com y la tercera de marca.com (por si alguien se enfada con eso de los derechos).

Un análisis ‘peculiar’ del Betis-Sevilla


Hoy podría hablaros de muchas cosas, del gran duelo en la Premier entre Chelsea y Manchester United, de la primera victoria del Milan en la Serie A esta temporada, de la goleada del Barcelona en Gijón, de la gran victoria del West Ham en el debut de Zola como entrenador, de que el Tottenham de Juande no levanta cabeza, de la escandalosa paliza que el Werder Bremen le endosó al Bayern de Múnich en casa de los bávaros o del 6-0 del Manchester City ante el Portsmouth, con gol de Robinho incluido.

Pero no. Porque este domingo que acabamos de dejar atrás, se ha jugado uno de los partidos más especiales del planeta fútbol, y el que yo personalmente, a pesar de estar a 600 kilómetros vivo con más pasión. El derbi entre Betis y Sevilla.

Sé que a la mayoría no os interesará, que como casi siempre ha habido muy poco fútbol, que ha sido un encuentro soso, ramplón, con más tensión que ocasiones y encima este año, ni siquiera la televisión lo ha elegido como partido de la jornada y se ha jugado en un horario futbolero, pero vulgar, las 5 de la tarde del domingo.

Pero me da igual. Un derbi siempre será un partido especial, y más en Sevilla, una ciudad que se paraliza y se divide durante casi dos horas. La pasión inunda cada rincón y las ‘coñas’ del ganador hacia el perdedor duran semanas e incluso meses.

Rivalidad, pero no enemistad, porque es absurdo, porque en las familias, grupos de amigos o compañeros de trabajo siempre hay gente de los dos equipos y porque aunque el entrañable Bill Shankly no lo creyese así, hay cosas más importantes que el fútbol.

Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso

Os lo tengo que confesar, hoy estaba nervioso, mucho. He visto el Chelsea-Manchester United casi sin prestarle atención, pensando qué pasaría a las 5 cuando el balón echase a rodar en el Ruiz de Lopera, y a eso de las cuatro y media, ya me había quedado sin uñas.

Salen las alineaciones oficiales. En el Betis, lo esperado, ni mucha fuerza, ni mucha calidad. Ilusionante Emana en el medio y preocupantes Fernando Vega en el lateral izquierdo, Capi en el centro del campo, la falta de gol de los de arriba y sobre todo la baja de Edu.

En el Sevilla revolución, Jiménez alinea cuatro centrales pero hace que dos de ellos (Mosquera y Drago) jueguen en los laterales. En el medio Duscher y Romaric y en las bandas la sorpresa, ni Navas ni Capel. Los titulares eran Adriano y el joven argentino Lautaro Acosta.

Las 5 en punto. El partido no empieza porque los salvajes de siempre, se dedican a tirar botes de humo al campo. Lamentable. 5 y tres minutos, Perez Burull hace sonar el silbato y comienza el partido.

Nervios. Esa sensación me invadía cada vez que algún jugador vestido de rojo cruzaba la línea medular con el balón controlado. Pero extrañamente el Betis salió muy enchufado, con una gran presión, mucho despliegue físico y un Emana muy activo, dominaba los primeros compases del encuentro. A pesar de todo, el corazón casi se me sale por la boca cuando David Prieto remató alto un balón centrado desde la banda, y volvieron los nervios cuando Acosta se internó en el área y Nelson le derribó. O cuando en la segunda parte el Betis acusó el desgaste físico y el Sevilla comenzó a mejorar. Nervios con la entrada de Maresca, Navas y Capel que le dio más profundidad a los de Jiménez, o cuando Nelson volvió a flirtear con el penalti en una acción de Adriano. Nervios cuando Casto salvó un remate de Kanouté a 6 minutos del final. Nervios.

Ilusión. Porque era el derbi, porque era un partdo especial. Porque el campo estaba lleno y la afición animaba sin cesar. Porque el Betis empezó bien. Porque Emana estaba en todas partes, porque Sergio García se movía bien arriba, porque Mehmet Aurelio no dejaba crear a Romaric, y sobre todo, porque veía posible una victoria sobre el eterno rival, algo que no pasa desde 2005. Y es que tres años en fútbol son demasiado. Ilusión.

Cabreo. Al principio con el árbitro, por anular un gol a Pavone por falta previa que yo no vi. Después cabreo con Pavone, por trabajar mucho, pero fallar mucho más. Más tarde con Chaparro, por meter en el campo a José Mari, del que no esperas nada, y mucho menos que marque un gol y por quitar a un extremo como Mark González para meter a un defensa como Melli cuando deberías buscar la victoria. Cabreo.

Y por último enfado. ¿La diferencia con el cabreo?. El enfado es en frio, después de analizar la situación y por tanto tiene razón de ser. Enfado por la ausencia de planificación deportiva. Enfado porque los revulsivos sean Rivera y José Mari. Enfado porque no haya un punta nato en toda la plantilla. Enfado porque hay un caos institucional, enfado porque el equipo, como el estadio está a medio hacer, porque en la ciudad deportiva no hay luz, porque el gimnasio se va a caer. Enfado porque según Lopera ésta es la mejor plantilla de la historia. Porque nada cambia y nada parece que vaya a cambiar. Enfado

Después de este ‘análisis’ no os habréis enterado de nada de lo que pasó en el partido así que os dejo la crónica.

PD: Otra entrada demasiado larga, lo siento, procuraré mejorar en el futuro.