Archivo de la etiqueta: diaby

Bye Bye Fabregas


Los peores presagios se han acabado de confirmar, Cesc Fábregas estará cuatro meses de baja por una rotura del ligamento lateral de su rodilla derecha. ¿Qué significa esto?. Pues muchas cosas: la primera, que la Premier League pierde a uno de sus mejores jugadores, a uno de esos pocos cracks que hacen que merezca la pena pagar una entrada para ir al estadio. La segunda, que la selección española se queda sin uno de sus mejores mediocentros, aunque no haya alcanzado la titularidad indiscutible debido a la gran competencia existente en su puesto. Y la tercera y quizá más importante, que el Arsenal pierde a su estrella.

Y digo bien, a su estrella, porque por muchos goles que puedan marcar Van Persie y Adebayor, por mucho que prometa Nasri, por mucho que Sagna sea el dueño de la banda derecha… Cesc es la estrella indiscutible de este ‘baby Arsenal‘ de Arsène Wenger.

cesclesionPorque a sus 21 años ya es capitán del equipo (con la responsabilidad que eso supone en un equipo inglés), porque es el ‘alter ego‘ del técnico sobre el césped, porque ordena y manda, porque todos los balones pasan por él, porque distribuye en corto y en largo, porque hace mejores a los que juegan a su lado (véase Denilson), porque le salen pases imposibles, porque pone la pausa y acelera el ritmo cuando más le conviene a su equipo y así podríamos seguir hasta llenar diez o doce páginas como esta.

Y si todas las lesiones son inoportunas, esta lo es más si cabe porque llega en un momento crítico para los gunners. Son el peor Arsenal de los últimos años, por juego y por resultados. Ahora mismo son quintos en la Premier League, por detrás de los otros tres grandes y de un imparable Aston Villa que dirigido por el gran Martin O’Neill y de la mano de Ashley Young y Agbonlahor, se ha afianzado en los puestos que dan derecho a jugar la Champions el próximo año.

Además, su juego no encandila como lo hiciese antaño. La velocidad en los toques, el vertiginoso movimiento de balón, la verticalidad por el centro y las bandas y el acoso al que sometían a la mayoría de sus rivales, ha dejado paso a un juego ramplón, plano y casi aburrido, que sólo se ve iluminado cuando aparecen sus jugadores ‘consagrados’ como Adebayor o Van Persie.

Y por si esto fuese poco, en los últimos tiempos se ha cuestionado al gran Arsène, porque su equipo es demasiado joven e inexperto para afrontar las grandes competiciones, y también porque en la confección de la plantilla no hay ningún sustituto natural de Cesc. Ni Alex Song, ni Diaby, ni Denilson son jugadores comparables al catalán, no sólo porque su rol en el campo es diferente, sino también porque no le llegan a la suela de su zapato. Ramsey tiene más talento que los anteriores, pero es muy joven, acaba de llegar y no está preparado para este reto.

Y con estas, mañana a las 18:15, dentro del ‘Boxing Day’ un Aston Villa-Arsenal que puede dejar a los de Londres sin apenas opciones de entrar en la Champions League.

PD: Feliz Navidad y felices fiestas a tod@s y cómo mola eso de que haya fútbol oficial en estas fechas

Anuncios

Nosotros teníamos el balón


[Por Anuar Marrero]

Keita, Toure, Diarra, Obi Mikel, Essien, Gattuso, Emerson, Sissoko, Romaric, Perrotta, Diaby, Zokora… ¿Que tienen en común todos estos nombres?. En primer lugar que son titulares o integrantes de las plantillas de alguno de los mejores clubes de Europa. Y en segundo lugar que son mediocentros físicos y en la mayoría de los casos bastante limitados técnica y tácticamente. Sin visión de juego y sin capacidad de organizar el equipo. Sin embargo en el fútbol actual es difícil encontrar algún equipo que no cuente con, al menos, uno de estos jugadores en sus plantillas.

Ahora retrocedamos unos años (entre cinco y diez aproximadamente) en el tiempo y pensemos cuales son los centrocampistas que se nos vienen a la mente. Guardiola, Effenberg, Deschamps, Redondo, Matthaüs (hasta que los años lo llevaron a la posición de líbero), el propio Hierro (mientras jugó en el centro del campo), Mauro Silva, Roy Keane y esto sólo hablando de memoria. ¿Qué tienen en común todos estos futbolistas? Pues que eran medios defensivos igual que los anteriores, con la diferencia que estos dominaban el centro del campo gracias a su excepcional posicionamiento táctico, su visión de juego y su control del tempo del partido.

Paulatinamente y casi sin darnos cuenta, el centro del campo, la línea más importante en un equipo, donde se crea, se destruye, se organiza y se presiona se ha ido despoblando de futbolistas para dar paso a atletas. Atletas muy duchos en los menesteres de brega y físico pero incapaces, por sus limitaciones técnicas de ofrecer nada más allá de la entrega. El hecho, a mi parecer es bastante obvio. Lo que no lo es tanto es la causa. En mi opinión es debido a la tendencia incomprensible en el fútbol actual de premiar el físico por encima de la calidad. Y esto está pasando en todas las posiciones, desde el lateral a la delantera.

¿Cuáles han sido las consecuencias para el juego de esta evolución de los medios? Pues varias y bastante negativas. Partamos de la base de que la mayoría de los equipos juega o con un 4-4-2 o con variantes sobre el mismo sistema. Hace unos años era frecuente esta disposición táctica formando un rombo. Dos jugadores en las bandas. Uno en tareas defensivas y de organización (el típico “5” argentino) y otro ofensivo, mediapunta encargado de surtir de balones a los dos puntas y llegar desde segunda línea. Con el perfil de los actuales mediocentros esta disposición es ineficiente. Al ser incapaces de sacar el balón jugado es necesario colocar a su lado un organizador. Es decir dos jugadores para la función de uno, perder efectivos. Tomemos como ejemplo el Real Madrid. Con la llegada de Diarra la disposición táctica más conveniente parecía colocar a Guti por delante de él. No obstante no funcionó debido a que Diarra no podía sacar el balón, el equipo se ahogaba en la elaboración y Guti tenía que bajar, quedando el centro del campo inconexo con la delantera.

Para solucionar este problema se han probado varias soluciones. La que parece mas efectiva es el 4-2-3-1 que por ejemplo tan bien le funcionó al Depor de Irureta. Problema; se pierde un delantero, es decir movilidad y gol. Otra bastante corriente es desplazar al mediapunta a una banda. Se hizo con Zidane en el Madrid, con Gerrard en el Liverpool y con Kaká en el Milan. Esto es nefasto. Se pierde una banda (es decir profundidad) y se diluye el juego del mediapunta, por lo general uno de los jugadores más talentosos de la plantilla. Existe otra más drástica que consiste en jugar sin mediapunta, tan solo con dos medios recuperación- elaboración y dos puntas. Esto vuelve a los equipos algo planos y les resta creatividad.

Pero lo cierto es que ya casi no quedan medios completos, capaces de defender y organizar. Xabi Alonso, De Rossi, Cambiasso, Carrick en menor medida, son algunos de los pocos que pueden jugar solos por delante de la defensa. Bien es cierto que a lo mejor estos futbolistas no cuentan con la capacidad física y defensiva de los Diarra o Toure, pero con juntar las líneas, realizar una presión ordenada y tener el balón se compensa de sobra esta circunstancia. Y para terminar me quedo con una frase de Martín Vázquez. Preguntado sobre quién defendía en el Madrid de la “Quinta del Buitre” contestó “Pues el otro equipo, porque nosotros teníamos el balón”.

Un saludo a todos