Archivo de la etiqueta: derrota

La prepotencia encubierta


[Por Anuar Marrero]

Desde hace algún tiempo, he detectado en el Barcelona y su entorno (prensa y aficionados), una actitud que a mi parecer está cargada de prepotencia. No es evidente, ya que los jugadores del Barça, capitaneados por el intachable Guardiola, suelen medir mucho sus declaraciones, y hasta ahora son tenidos por modélicos. Pero si analizamos con perspectiva y nos detenemos en el trasfondo de las palabras y declaraciones que se escuchan en las contadas ocasiones en las que el equipo no consigue la victoria, estas destilan un profundo sentimiento de superioridad.

Todos los equipos grandes son más o menos lo mismo. Cada uno con un modelo, peor o mejor gestionado, pero que en ningún caso garantiza victorias. El futbol es profundamente cíclico, y todos los modelos han pasado por penurias y grandes éxitos. En los últimos años Europa ha sido dominada primero por equipos españoles capitaneados por el Madrid “galáctico” de Florentino, luego este se hundió y dio paso al dominio del Milan y los equipos italianos. Posteriormente fue el turno de Chelsea, Manchester y el estilo inglés, que dio paso a la superioridad del Barça de Rijkaard y el de Guardiola. Todos estilos diferentes. Todos exitosos.

Pero cuando el Barça pierde, las explicaciones de la derrota se basan en descalificar la propuesta del contrario. Es usual leer en prensa y escuchar a aficionados frases como “es que contra 11 tíos metidos en el área no se puede jugar”, “es que el equipo dio muchas patadas”, “solo hubo un equipo que quiso jugar” etc. Parece subyacer en el discurso el siguiente planteamiento: “El estilo del Barça es infalible y muy superior al resto y sólo puede perder por demérito propio o porque el rival se vale de estrategias poco lícitas”.


El último caso lo hemos vivido contra el Inter. El discurso era claramente descalificatorio contra la propuesta de Mourinho. Solo hay que acudir al Sport o al Mundo Deportivo para darse cuenta de eso. Además el equipo que nunca habla de los árbitros, cuando se siente afectado lo saca a la palestra. El prepotente y el engreído, atribuyéndose más mérito del que le corresponde, suele obviar los elementos azarosos que le llevan a la consecución del éxito. Pero no duda en utilizarlos para descalificar los logros ajenos. No decir nada después del arbitraje de Ovrebo el año pasado contra el Chelsea y atribuir parte de la derrota contra el Inter a la actuación arbitral responde perfectamente a este esquema.

Esta mentalidad, generalmente presente en la prensa catalana, se generaliza con el chovinismo imperante en jornadas de Champions. En los análisis post-partido, De la Morena, en la SER, llegó a criticar el planteamiento excesivamente defensivo del Inter. Un equipo que salió con tres delanteros, un medio ofensivo, un organizador y un lateral ofensivo. Un equipo que situó la línea de presión en la defensa del Barça y tuvo hasta 7 oportunidades claras de gol. Pero en el fondo se encuentra la resistencia a reconocer que la propuesta futbolística del Inter se impuso a la del Barça, que su estilo no es omnipotente. Evidentemente esto no es generalizado y no afecta a todos. Guardiola defiende su propuesta porque es su forma de entender el fútbol. La defenderá siempre, pero no la considera superior.

Que se mantenga esta actitud en una prensa deportiva hecha por ultras, para ultras y con una calidad ínfima no es extraño. Pero el aficionado cabal y los jugadores no deberían dejarse contaminar por esa prepotencia encubierta con buenas palabras. Es muy lógico estar orgulloso del modelo del Barça, que le está llevando a cosechar títulos. Pero no está de más recordar que con el mismo modelo el Barça estuvo más de 13 años sin ganar la Champions League, mientras otros estilos opuestos se paseaban victoriosos. Defiendan su estilo, pero no lo impongan.

Anuncios

El Contraclásico. La resaca del Barcelona – Real Madrid


La primera sensación que tengo en el día después del clásico es de que vi otro partido diferente al que vio el resto del mundo. Y es que de todo lo que he escuchado, leído o visto en referencia al encuentro de ayer en el Camp Nou, creo que estoy en desacuerdo con todo o casi todo. ¿Será que me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba?. Probablemente. De todas formas, dejad que me explique.

He leído que fue un partidazo, vibrante y eléctrico, que fue uno de los mejores clásicos de la historia, que los dos equipos lucharon de poder a poder utilizando sus mejores armas. Que fue el mejor Madrid de toda la temporada, que la banda izquierda de los blancos estuvo a un gran nivel desactivando a Messi. También he escuchado que los de Pellegrini salen muy reforzados, a pesar de la derrota, y que su planteamiento inicial fue fantástico y que maniató al Barça, hasta que a su equipo le falló la condición física.
Incluso mi amigo Devo, referencia en esto de los blogs de fútbol internacional, destaca un partido supremo de Kaka’, que dirigió, manejó y asistió a sus compañeros.

Bueno, pues a mí el partido me pareció bastante denso, y aburrido, al menos en la primera parte. Apenas hubo ocasiones, exceptuando la de Cristiano, tras un slalom de Kaka’, que sacó Valdés con el pie y algunos disparos lejanos de ambos equipos. Es cierto que en la segunda mitad, cuando el partido se rompió, hubo más ocasiones y quizá algo más de juego y llegó el gol, pero fue un partido más tenso que espectacular.

El Real Madrid

Los que me conocéis, o habéis leído algo de este blog, sabéis que soy defensor de Pellegrini, pero ayer no me gustaron nada sus decisiones desde el banquillo. Ni siquiera el tan alabado esquema inicial, con Kaka’ de mediapunta, Marcelo de interior e Higuaín en punta, buscando el contragolpe. No ya porque sea un plateamiento de equipo pequeño (que lo es), sino porque renunció al centro de campo, y además utilizó a Higuaín como única referencia arriba. El argentino tiene muchas virtudes, pero sigue necesitando millones de ocasiones para hacer un gol, y lo que termina decidiendo los partidos como el de ayer, es precisamente aprovechar las ocasiones de las que se dispone.

Luego vinieron los cambios, que me desconcertaron aún más. El de Cristiano por Benzema es entendible, si así lo habían aconsejado los médicos, pero el de Arbeloa por Raúl suena a cambio ‘políticamente correcto’, y eso es muy malo. Primero, porque si a estas alturas la solución ofensiva del Real Madrid es Raúl, mal va este Madrid, y después porque Undiano acababa de expulsar a Sergio Busquets, los blancos estaban con un hombre más y en vez de sustituir a un Marcelo que estuvo lamentable y tratar de controlar el mediocampo con Granero y así liberar más a Kaka’, Pellegrini decidió tirar del capitán. Gran error.

Otra cosa que me preocupa de los análisis que se han hecho a posteriori es que la mayoría de los aficionados madridistas están contentos con el partido de ayer a pesar de salir derrotado frente a su gran rival y perder el liderato. Titulares como ‘sabor a victoria’ o ‘ estuvo ahí’ demuestran un complejo de inferioridad, por mucho que el precedente cercano sea el 2-6 del año pasado.

Y para acabar con el Madrid, un nombre propio: Pepe. Al corte, probablemente sea uno de los mejores centrales del mundo. Es rápido y fuerte físicamente, además de buen cabeceador, pero tiene dos problemas enormes que ayer quedaron evidenciados. El primero es que hace muchísimas faltas innecesarias y muy peligrosas para su equipo, y el segundo más importante, que no sabe tirar el fuera de juego. Si os fijáis, siempre es él el que se queda enganchado y eso, en el Madrid, puede costar muy caro.

El Barcelona

Tampoco me gustó el equipo de Guardiola. Estuvo más espeso de lo habitual en el centro del campo, en el que sólo Xavi sobresalió. El posicionamiento inicial no fue lógico, y hasta que no se ajustó con los cambios, el Barça no empezó a carburar. En la primera parte, Henry debería haber sido la referecia en el centro y no Messi, que anduvo perdido en el centro, porque cuando el argentino juega de punta nato, pierde su capacidad de desborde, que es una de sus mayores virtudes.

De hecho, si en el excelso Barcelona, el Barcelona del toque y de la magia, los mejores jugadores del partido son Piqué y sobre todo Puyol, estaréis conmigo en que algo falla. Eso sí, los dos centrales estuvieron imperiales. Puyol hizo un partido memorable, uno de los mejores que le recuerdo. Paró casi más balones que Víctor Valdés y estuvo impecable en el corte y en la marca. Rápido e intelegente en la colocación, demostrando que cuando está al 100% físicamente, es uno de los mejores del mundo. Piqué, a pesar del penalti a Cristiano (que para mí no fue) volvió a hacer un partidazo. Frenó los ataques del Madrid y se incorporó con solvencia al ataque. Ferguson debe estar tirándose de los pelos.

Pero dejemos a Ferguson y volvamos al Barça. Hasta que no salió Ibrahimovic, el partido tenía pinta de empate claro. El sueco es de esos jugadores que de verdad marcan la diferencia, pero ayer su cambio tuvo una trascendencia especial, además de por el gol, porque ordenó al equipo. Messi dejó de deambular por el centro para arrancar desde la banda e Ibra se convirtió en la referencia clara en la punta de ataque, incordiando a los centrales como sólo un tipo de su envergadura puede hacer. Y si a eso le sumas que un balón que cualquier mortal hubiese controlado a duras penas, Ibrahimovic lo convirtió en una volea magistral, pues poco más hay que añadir.

PD: Me acabo de enterar que Benzema ha salido ileso de un accidente de tráfico. El coche era un Audi Q7 y parece que va a quedar siniestro total, así que la piña ha debido ser gorda.

Si os parece, para acabar, vamos a jugar a las adivinanzas. Un delantero, joven, francés, con mucha calidad, que llega al Madrid con muchas expectativas, que no acaba de adaptarse porque tiene un entorno muy chungo, acaba siendo suplente y se termina convirtiendo en un bluff. ¿No os recuerda a alguien?

Extraños paralelismos


[Por Zury]

Es una mala época para estar de exámenes. Bueno, realmente nunca es un buen momento para tener exámenes y siempre buscamos excusas tontas para evitar tener que sentarnos innumerables horas delante de los apuntes. Pero partiendo de esta base, si encima te toca un momento en el que hay mucho deporte que ver pues vas listo. Y yo, en vez de concentrarme en mis apuntes de Derecho Financiero y Tributario I, me pongo a pensar, y el resultado vienen siendo estas líneas que aquí voy a exponer. Acaba de empezar el Eurobasket de Polonia y la selección de fútbol está jugando algunos de los partidos oficiales para la clasificación del próximo mundial de Sudáfrica. Y encuentro varias similitudes entre ambos conjuntos.

iniesta zuryNos encontramos ante las mejores selecciones que hemos tenido hasta el momento en ambos deportes, con grandísimos jugadores que tienen un estilo de juego propio, que se divierten jugando y que nos divierten a los aficionados. Además, son un grupo de amigos que se juntan y lo pasan bien jugando y creo que eso se nota.

Ambas selecciones han ganado recientemente torneos internacionales (Eurocopa de fútbol y Mundial de Baloncesto) y mantienen una misma línea grupal y de trabajo. Tienen jugadores de referencia internacional que brillan tanto en las competiciones domésticas como en ligas extranjeras (Villa, Casillas, Xabi Alonso, Gasol, Calderón, Navarro), y aunque  en su última competición oficial han acudido con ausencias significativas (Iniesta y Calderón), son un grupo fuerte y unido y ambas plantillas tienen una profundidad de banquillo envidiable.

En ambos casos los diferentes seleccionadores que han ido apareciendo han aportado su toque personal, produciéndose el eterno debate por las ausencias (Raúl, Guti, Sergio Rodríguez) pero siempre trayendo sangre nueva que refresque y que aporte su trabajo y sus ansias de ganar para contagiar al grupo (Piqué, Busquets, Llull, Claver).

Otra característica común, y esto es sello personal, es la existencia de un jugador llamado Raúl que a mí personalmente, me desquicia. Raúl González en la de fútbol, y Raúl López en la de baloncesto.


En la de fútbol no ha aparecido más (y así espero que se mantenga) pero en la de basket es otra historia. Sinceramente, si yo estuviese en el lugar de Scariolo hubiese dejado a Raúl en casa manteniendo de bases a Ricky, Cabezas y a Llull (que en el Madrid juega de base) teniendo esta posición totalmente cubierta y pudiendo traer otro jugador exterior que pueda aportar en otros aspectos, ya que, como hemos podido ver en la preparación, si quiere defensa agresiva mete a Ricky de ‘uno’ y a Llul de escolta, pero bueno este es otro tema.

raul lopez zury

Después de todas estas cosas que me he dedicado a ir plasmando poco a poco, vienen los paralelismos negativos, que son los que me preocupan. Cuando hemos ido de humildes y hemos hecho nuestro juego sin menospreciar a nadie ha sido cuando hemos ganado. En cambio, cuando nos creemos que somos invencibles y no respetamos al rival llega el E.E.U.U. de fútbol de turno y nos apea de la Confederaciones. Ayer pudimos ver como una Serbia de ‘pibitos’ nos hacía un destrozo (perdiendo de diecinueve puntos). No me gusta la aureola (en parte gracias al periodismo de este país) con la que llegamos a la Confederaciones y con la que llegamos al Eurobasket. Señores, parece mentira que no hayamos aprendido que por ser buenos (que lo somos y mucho) los demás rivales se van a rendir y nos van a tender una alfombra roja. Tuvimos partidos poco brillantes en la preparación de la Confederaciones y el otro día Lituania nos dio un repaso.
Sólo digo que veo demasiadas coincidencias entre ambas y que a mi juicio, la historia actual de la selección de baloncesto para este torneo parece que ya la viví a principio de verano con la de fútbol. Tenemos tiempo para que esto cambie y puede que los tropiezos de Lituania y Serbia sean eso, simplemente tropiezos. ¿Y ustedes que opinan al respecto?.

¿Crisis de estilo, o crisis de fe en Valencia?


Hoy quiero dar la bienvenida al blog a una prestigiosa (?) firma invitada: Álvaro Martínez. Hay muchos adjetivos que le califican, pero la mayoría son malsonantes y no se pueden reproducir en esta elegante bitácora, así que le definiré como un gran amigo, además de un currante nato.

Aunque su mundo es el basket, y lo demuestra cada día en su extraño pero completísimo blog, Álvaro vive muy de cerca la actualidad del Valencia Club de Fútbol, por lo que es la persona idónea para realizar un análisis personal y exhaustivo de lo que está aconteciendo en el club ché.

Que lo disfutéis

[Por Álvaro Martínez, del blog En el Basket como en la vida]

Ningún estilo de juego es infalible, ninguno. Lo que ocurre es que los horrores de cada uno de ellos se muestran de maneras distintas, aunque todas son dolorosas. El juego excesivamente controlado, llamado defensivo, tiene su frustración más latente cuando en noventa minutos jugando como local, el marcador refleja un triste 0-0, cuando la gente se va del campo con más frío del que tenía cuando llegó, y cuando tu delantero se va a casa algo absorto por no haber dispuesto de ocasiones claras. El juego alegre, contrapuesto al anterior, sufre cuando los agujeros que deja atrás se vuelven más grandes de los que generas atacando, y cuando el equipo contrario juega más alegre y genera más ocasiones del equipo que supuestamente proponía.

unai_emeryalvaroVa en más sintonía con esto último lo que le pasó a Unai Emery el domingo pasado. El Valencia planteó el partido de una forma muy parecida a la que suele hacerlo durante toda la temporada, en la que sale a ganar, es ambicioso y se vuelca sobre el área contraria. Sin embargo, esos días apáticos en los que tus jugadores no están por la labor de cumplir, te hacen sufrir lo que sufrió el Valencia. Huecos atrás, defensas vendidas y gran desastre. Porque cuando un sistema de este tipo falla, suele fallar a lo grande.

Cuando la cosa aún no se había torcido en demasía, en Valencia ya se hablaba de la cantidad de goles que recibía el equipo. Las comparaciones son odiosas e injustas, pero son muy rentables en según qué teorías. Se le achacaba a Emery que hubiese recibido en media temporada tantos goles como en toda una temporada en una de las ligas de Rafa Benítez. Este argumento, conforme han ido cayendo los goles, ha ganado peso. Poca gente se acordaba de la gran cantidad de goles a favor del equipo, superando registros que databan de más de 60 años, o de la nueva propuesta de fútbol.

benitez-valencia-alvaroEmery siempre ha tenido claro que fue fichado para hacer ese tipo de fútbol atrevido que exhibía en sus anteriores equipos, y en eso se ha empeñado desde el inicio. Sucede que el imaginario colectivo, tan acostumbrado al paladar de los Ranieri, Cúper, Benítez o Flores, no ha terminado de digerir demasiado este cambio.

Acostumbrados al recogimiento defensivo, al calor de las defensas estáticas y de los medios del campo que ayudaban a la defensa, la nueva idea sugiere que los laterales suban hasta la línea de fondo por sistema y que los medios centros tengan presencia en ataque. Las consecuencias son claras, partidos de mucha más velocidad, de muchos más goles, y de muchas más ocasiones. Los delanteros felices, los defensas preocupados… muy diferente a lo que acostumbraba a ver Mestalla en los últimos años.

Tras la reciente derrota en Mallorca, el debate se ha puesto encima de la mesa de forma clarísima, y lo medios dejan caer la necesidad de retroceder en cierta forma a algo que les suene más al pasado, donde la seguridad defensiva era mayor. Los corazones de todos se agitan ahora con mayor velocidad, tanto en ataque como en defensa. Lo del ataque se lleva bien, a nadie le amarga eso, pero lo de la defensa está empezando a desesperar al personal. Los defensas y los porteros son señalados con el dedo. ¿Injusto?.

En este punto es el momento de preguntarnos. ¿Cederá Emery ante esa corriente que le empuja a un estilo diferente? A que los laterales no suban tanto, a que los interiores ayuden en defensa… ¿O será capaz de convencer a la gente en Valencia que este es su estilo y que con este estilo se puede llegar a grandes objetivos?.