Archivo de la etiqueta: crespo

¡Pobre fútbol italiano!


No me gusta Ranieri. Nada. Es buen tipo, e incluso le recuerdo varias anécdotas en sus ruedas de prensa con el Valencia y el Atlético de Madrid, le ganó al Madrid en Champions con un buen planteamiento y un juego efectivo. Pero sus equipos son muy aburridos. Tanto, que ha ‘conseguido’ que a un entusiasta del Calcio como yo, que además llevaba tiempo queriendo ver con detalle un partido de la Juventus, le dieran ganas de apagar el ordenador e irse a hacer cualquier otra cosa.

Esto sería normal si el partido hubiese acabado 0-0, pero lo verdaderamente preocupante es que el Juventus-Chievo Verona de esta tarde, ha terminado 3-3. Más allá de los 6 goles, del hat-trick de un currante como Pellissier, de Chiellini, su máscara y su gol o de la resurrección de Camoranesi que ha sido el más determinante de la Vecchia Signora, el partido deja conclusiones preocupantes.

La primera, específica. El déficit de talento en la Juve. Con Nedved en el banquillo, sólo Del Piero y Giovinco parecen ser jugadores diferentes, capaces de sacar al espectador del tedio y cuando, como hoy, no reciben balones, el equipo se diluye. El resto, morralla. Marchisios y Marchionnis deambulan por un medio del campo turinés, en el que sólo Tiago parece aportar algo de luz. Y así no se va a ninguna parte.

La segunda, más general. La crisis galopante del fútbol transalpino. Parece que a los aficionados les está pasando lo que a mí esta tarde. Los estadios vacíos son el primer síntoma. Lejos quedan ya aquellos años de finales de la década de  los 90 en los que hasta siete equipos tenían posibilidades reales de ganar el Scudetto y brillaban en Europa. Aquel Parma de Buffon, Thuram y Crespo, la Lazio de Nesta, Dejan Stankovic y Verón y la Fiorentina de Rui Costa y Batistuta se sumaban a Inter, Milan, Roma y Juventus y hacían del Calcio la mejor liga del mundo.

Hoy en día, para desgracia de los que como yo disfrutamos con el futbol de Italia, el Scudetto no es ni la sombra de aquel que asombraba al mundo. Ningún representante en cuartos de final de la Champions League. Un Inter diseñado a medida de Mourinho para ganarlo todo, que se estrelló contra el Manchester United y se fue para casa sin poder hacer nada y un Milan convertido en un cementerio de elefantes, en el que sólo se salvan Pirlo, Kaka’ y el fantástico y precoz Pato, que sufrirá hasta el final para meterse en Champions son el fiel reflejo de una decadencia que parece no tener fin.

del-piero_sad2

La liga está perdiendo competitividad, y lo peor, que no se atisba una salida. La clase media-alta (Fiorentina, Napoli, Genoa, Udinese…) trata bien la pelota y suele apostar por el fútbol, pero siguen estando varios escalones por debajo de la aristocracia futbolística italiana y la Roma, que podría ser el animador del campeonato sufre una enorme depresión desde principio de temporada. Así, la única alternativa a este Inter al que un grandísimo Ibrahimovic le está bastando para liderar la liga con solvencia, es la Juventus, esa Juventus que ha hecho que me aburra a pesar de empatar a tres, esa Juventus de Ranieri, que a pesar de ser un buen tipo, no me gusta nada.

PD: Partidazo Manchester United-Aston Villa, vibrante veloz y divertido. Y a pesar de la derrota en el descuento, sigo siendo muy de Martin O’ Neill, y me encantaría que se  acabase metiendo en Champions.

Anuncios

Y Argentina salió campeón


Se cumplieron los pronósticos y la Argentina de Agüero y Messi ya tiene el oro olímpico colgado en el cuello de sus jugadores.

Al final valió la pena todo el tiempo (y probablemente dinero) invertido por la AFA para solucionar el enfrentamiento con el Barcelona y que ‘la pulga’ pudiese formar parte del combinado olímpico de la albiceleste, porque Messi es un jugador de talla mundial y en Pekín (en Shanghai mejor dicho) lo ha vuelto a demostrar.

El de Rosario ha sido el alma del combinado que dirige Sergio Batista durante todo el torneo, pero además nos ha dejado sobradas muestras de su inigualable calidad. En la final le dio la asistencia a Di María y fue el único que sobresalió en un partido romo, espeso y por momentos, aburrido.

Esta final se ha catalogado como la ‘revancha del 96’ cuando la Nigeria de Kanu, Okocha, Oliseh e Ikpeba entre otros, les arrebató el oro olímpico en el descuento con un gol del barcelonista Amunike, que hizo inútiles los goles del ‘piojo’ López y de ‘Valdanito’ Crespo.

Y los argentinos se han tomado la revancha doce años después. El ambiente era frío en ‘el Nido’, porque a los chinos esto del fútbol, como que les da bastante igual, pero en el césped casi no se podía respirar, no sólo por la humedad asfixiante, sino también por lo que había en juego.

El arranque argentino fue ilusionante, pero sus ocasiones no acababan de cristalizar. Di María volvió a mostrarse muy activo pero no estuvo secundado ni por Riquelme ni por Agüero. Nigeria, por su parte, estuvo agazapada atrás y esperando las contras para poder aprovechar la velocidad de sus delanteros Obinna y Odenwingie.

Sólo Messi parecía poder despertar a Argentina (y a los espectadores) de su letargo. Y así lo hizo. En el minuto 57′ le dio un pase al hueco a Di María que se internó por la izquierda y superó la salida del portero nigeriano Vanezkim con una preciosa vaselina. Era un gol bañado en oro.

De ahí al final del encuentro los argentinos se dedicaron a defender y los nigerianos mostraron su incapacidad para llegar a la portería, a pesar de la voluntad de sus delanteros. Messi tuvo la sentencia en sus botas pero falló una clara ocasión mano a mano con el portero. Las ‘Águilas Verdes’ tuvieron un arreón final, más por coraje que por calidad, pero hicieron sufrir a la albiceleste, que suspiró de alivio y estalló de alegría cuando el árbitro húngaro Viktor Kassai señaló el final del encuentro.

Y Argentina salió campeón. Su juego no ha sido brillante pero sí muy sólido, y además ha contado con Messi y con Ángel Di María, la sensación del torneo. El mediapunta del Benfica no partía como titular pero sus buenas actuaciones le hicieron indiscutible en detrimento del delantero del Nápoles Lavezzi (se notan los galones, porque por rendimiento el suplente debería haber sido Agüero). Tal ha sido la explosión de Di María que los rumores hablan de ofertas de clubes de primer nivel mundial, como el Chelsea o el Real Madrid.

Este es el gol de Di María que le ha dado el oro a Argentina.

PD: Nigeria, medalla de plata se merecía un homenaje y qué mejor que hacerlo con un vídeo tan memorable como éste