Archivo de la etiqueta: contragolpe

Reflexiones tras el clásico. ¿Y ahora qué?


Han pasado cerca de 48 horas desde el final del partido y creo que sigo sin creerme lo que pasó antes de anoche en el Camp Nou. De hecho, he tenido que bajarme el partido (verás como lean esto los de la SGAE) para verlo con un poco más de calma.

Estaréis conmigo en que ni el más optimista de los culés ni el más pesimista de los merengues esperaba un resultado así. Porque un 5-0 es histórico, en el más amplio sentido de la palabra. Quizás, con la memoria reciente del 2-6 no lo pongamos en la perspectiva adecuada, pero yo, que por edad tengo vagos recuerdos de los 5-0 de los años 90, he visto cómo aquellos aficionados algo mayores que yo siguen teniendo esas imágenes frescas en sus retinas, como supongo que nos pasará a los de mi edad dentro de unos años. Sigue leyendo

El Contraclásico. La resaca del Barcelona – Real Madrid


La primera sensación que tengo en el día después del clásico es de que vi otro partido diferente al que vio el resto del mundo. Y es que de todo lo que he escuchado, leído o visto en referencia al encuentro de ayer en el Camp Nou, creo que estoy en desacuerdo con todo o casi todo. ¿Será que me estoy volviendo más loco de lo que ya estaba?. Probablemente. De todas formas, dejad que me explique.

He leído que fue un partidazo, vibrante y eléctrico, que fue uno de los mejores clásicos de la historia, que los dos equipos lucharon de poder a poder utilizando sus mejores armas. Que fue el mejor Madrid de toda la temporada, que la banda izquierda de los blancos estuvo a un gran nivel desactivando a Messi. También he escuchado que los de Pellegrini salen muy reforzados, a pesar de la derrota, y que su planteamiento inicial fue fantástico y que maniató al Barça, hasta que a su equipo le falló la condición física.
Incluso mi amigo Devo, referencia en esto de los blogs de fútbol internacional, destaca un partido supremo de Kaka’, que dirigió, manejó y asistió a sus compañeros.

Bueno, pues a mí el partido me pareció bastante denso, y aburrido, al menos en la primera parte. Apenas hubo ocasiones, exceptuando la de Cristiano, tras un slalom de Kaka’, que sacó Valdés con el pie y algunos disparos lejanos de ambos equipos. Es cierto que en la segunda mitad, cuando el partido se rompió, hubo más ocasiones y quizá algo más de juego y llegó el gol, pero fue un partido más tenso que espectacular.

El Real Madrid

Los que me conocéis, o habéis leído algo de este blog, sabéis que soy defensor de Pellegrini, pero ayer no me gustaron nada sus decisiones desde el banquillo. Ni siquiera el tan alabado esquema inicial, con Kaka’ de mediapunta, Marcelo de interior e Higuaín en punta, buscando el contragolpe. No ya porque sea un plateamiento de equipo pequeño (que lo es), sino porque renunció al centro de campo, y además utilizó a Higuaín como única referencia arriba. El argentino tiene muchas virtudes, pero sigue necesitando millones de ocasiones para hacer un gol, y lo que termina decidiendo los partidos como el de ayer, es precisamente aprovechar las ocasiones de las que se dispone.

Luego vinieron los cambios, que me desconcertaron aún más. El de Cristiano por Benzema es entendible, si así lo habían aconsejado los médicos, pero el de Arbeloa por Raúl suena a cambio ‘políticamente correcto’, y eso es muy malo. Primero, porque si a estas alturas la solución ofensiva del Real Madrid es Raúl, mal va este Madrid, y después porque Undiano acababa de expulsar a Sergio Busquets, los blancos estaban con un hombre más y en vez de sustituir a un Marcelo que estuvo lamentable y tratar de controlar el mediocampo con Granero y así liberar más a Kaka’, Pellegrini decidió tirar del capitán. Gran error.

Otra cosa que me preocupa de los análisis que se han hecho a posteriori es que la mayoría de los aficionados madridistas están contentos con el partido de ayer a pesar de salir derrotado frente a su gran rival y perder el liderato. Titulares como ‘sabor a victoria’ o ‘ estuvo ahí’ demuestran un complejo de inferioridad, por mucho que el precedente cercano sea el 2-6 del año pasado.

Y para acabar con el Madrid, un nombre propio: Pepe. Al corte, probablemente sea uno de los mejores centrales del mundo. Es rápido y fuerte físicamente, además de buen cabeceador, pero tiene dos problemas enormes que ayer quedaron evidenciados. El primero es que hace muchísimas faltas innecesarias y muy peligrosas para su equipo, y el segundo más importante, que no sabe tirar el fuera de juego. Si os fijáis, siempre es él el que se queda enganchado y eso, en el Madrid, puede costar muy caro.

El Barcelona

Tampoco me gustó el equipo de Guardiola. Estuvo más espeso de lo habitual en el centro del campo, en el que sólo Xavi sobresalió. El posicionamiento inicial no fue lógico, y hasta que no se ajustó con los cambios, el Barça no empezó a carburar. En la primera parte, Henry debería haber sido la referecia en el centro y no Messi, que anduvo perdido en el centro, porque cuando el argentino juega de punta nato, pierde su capacidad de desborde, que es una de sus mayores virtudes.

De hecho, si en el excelso Barcelona, el Barcelona del toque y de la magia, los mejores jugadores del partido son Piqué y sobre todo Puyol, estaréis conmigo en que algo falla. Eso sí, los dos centrales estuvieron imperiales. Puyol hizo un partido memorable, uno de los mejores que le recuerdo. Paró casi más balones que Víctor Valdés y estuvo impecable en el corte y en la marca. Rápido e intelegente en la colocación, demostrando que cuando está al 100% físicamente, es uno de los mejores del mundo. Piqué, a pesar del penalti a Cristiano (que para mí no fue) volvió a hacer un partidazo. Frenó los ataques del Madrid y se incorporó con solvencia al ataque. Ferguson debe estar tirándose de los pelos.

Pero dejemos a Ferguson y volvamos al Barça. Hasta que no salió Ibrahimovic, el partido tenía pinta de empate claro. El sueco es de esos jugadores que de verdad marcan la diferencia, pero ayer su cambio tuvo una trascendencia especial, además de por el gol, porque ordenó al equipo. Messi dejó de deambular por el centro para arrancar desde la banda e Ibra se convirtió en la referencia clara en la punta de ataque, incordiando a los centrales como sólo un tipo de su envergadura puede hacer. Y si a eso le sumas que un balón que cualquier mortal hubiese controlado a duras penas, Ibrahimovic lo convirtió en una volea magistral, pues poco más hay que añadir.

PD: Me acabo de enterar que Benzema ha salido ileso de un accidente de tráfico. El coche era un Audi Q7 y parece que va a quedar siniestro total, así que la piña ha debido ser gorda.

Si os parece, para acabar, vamos a jugar a las adivinanzas. Un delantero, joven, francés, con mucha calidad, que llega al Madrid con muchas expectativas, que no acaba de adaptarse porque tiene un entorno muy chungo, acaba siendo suplente y se termina convirtiendo en un bluff. ¿No os recuerda a alguien?