Archivo de la etiqueta: concentracion

Coach Olímpico


[Por El Mental Coach]

Durante los pasados Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver he tenido la oportunidad de disfrutar del cumplimiento de un sueño de dos personas al unísono. Uno es el sueño de oro olímpico de Giuliano Razzoli (oro en Vancouver 2010, en la modalidad de slalom) el otro, el de su mental coach, Roberto Merli.

Yo la verdad es que de ski no entiendo mucho, no he esquiado en mi vida, pero el hecho de conocer a Roberto y saber que estaba trabajando con Giuliano Razzoli me permitió seguir las Olimpiadas de Vancouver de forma muy directa. Allí estaba yo, un español que no había esquiado nunca “tiffando” por un italiano que competía en la final del slalom.

Yo no conocía a Giuliano, conocía a su cuñado y a su hermana, personas maravillosas que me hacían suponer que Giuliano era una gran persona como después se confirmó.

Durante las Olimpiadas de Vancouver de este año tuve la oportunidad de escuchar los objetivos de los integrantes de la “squadra” italiana de ski. Cuando se les preguntaba qué esperaban de las olimpiadas, la respuesta más común era: “yo ya he ganado solo con estar aquí…”, “para mí ya es un logro el estar presente…” sabéis cual era el objetivo de Razzoli: el oro olímpico.

Cuando piensas en las Olimpiadas, en atletas que se preparan durante cuatro años de su vida para esta competición, piensas que no dejan nada a la improvisación. Sin embargo, la mayor sorpresa fue comprobar como la gran mayoría de los atletas no habían trabajado de forma profesional los aspectos mentales. ¿Imagináis la presión que siente un atleta los días antes de las competición?. La competición que te dará los frutos de cuatro años de trabajo y que te marcara para los siguientes cuatro años. Pensad que sus ingresos dependen de las becas de la federación y de los sponsors y estos sólo vienen si consigues resultados.

El mental coaching es aún una materia en fase de desarrollo, pero es un componente ganador. Está claro que el hecho de tener un mental coach no hace que ganes un oro olímpico, pero el trabajo mental te ayuda a obtener un mayor rendimiento.

Está científicamente probado que el entrenamiento mental funciona,  ¡¡¡y tanto!!!. De acuerdo con la investigación de la British Psychological Society (Concentration Skills Training in Sport – Greenlees e Moran) el entrenamiento mental (realizado profesionalmente) puede aumentar los resultados de rendimiento deportivo en más del 50%.

¿Qué es lo que hace un mental coach en concreto, con los atletas?

  • En primer lugar, lo que hacemos es determinar los objetivos: ¿Dónde quieres ir?  y ¿Qué quieresconseguir? son las primeras preguntas que se hacen.
  • Después de entender los objetivos (normalmente, hablando de atletas, se trata de mejorar su rendimiento, gestión del estrés, mejorar un gesto técnico, superar algunos bloqueos que se han creado por alguna razón particular, etc..), analizamos los puntos fuertes y finalmente lo que impide al deportista expresar su máximo potencial (miedo, inseguridad, falta de convicción, pérdida de concentración, estrés, etc..).
  • En este momento construimos juntos la ruta de entrenamiento mental más adecuado en conformidad con los objetivos y en base a los plazos propuestos.

Todo esto para decir que nuestro trabajo es extremadamente conveniente y se basa en los resultados. Sabemos que en el deporte no cuenta la intención o la filosofía, cuenta el resultado. Y queremos ser catalizadores de resultados, de medallas de oro y ¿por qué no?, de sueños.

El Efecto Catástrofe


[Por El Mental Coach]

¿Os ha sucedido alguna vez eso de cometer un error y a continuación ‘no dar una a derechas’?.  Si juegas al fútbol, ¿no te ha pasado eso de fallar un gol que considerabas fácil y, después, tener un día desastroso?

Cuando erramos tenemos la tendencia a imaginarnos las consecuencias futuras de ese error. Pensamos: qué dirá mi entrenador por haber fallado el tiro libre, qué dirá la prensa esta semana, nos espera una semana durísima, que dirá mi padre del gol fallado… En realidad, lo que hacemos es proyectar nuestra mente al futuro pensando en las consecuencias de un error que ya es pasado.

Es lo que yo llamo el “Efecto Catástrofe”. De un error pasado creamos la catástrofe futura. En realidad es bastante ridículo, ya que cambiando el presente, cambiamos también el futuro.

El Efecto Catástrofe sigue estas pautas:

  • Nos hace pensar en la catástrofe futura, consecuencia de nuestro error. Por ejemplo: si jugando al tenis hemos fallado un servicio, estamos continuamente pensando que perderemos el punto, que el siguiente juego saca el contrincante y que perderemos el set.
  • Para remediar la catástrofe futura nos obligamos a hacer el “golpe perfecto”. Es decir, hemos fallado y ahora tenemos que recuperar el error pasado. Es cierto que debemos ser ambiciosos y recuperar el punto perdido, pero ¿estamos ahora en la mejor condición de hacerlo?.

Si hemos cometido un error y empezamos a frustrarnos por ello, yo siempre recomiendo hacer lo siguiente:

  • ¡Concéntrate en el presente!. Analiza dónde está centrada tu atención ahora. Si estás pensando en las consecuencias futuras de tu error, así que vuelve al presente.
  • ¡Olvida el golpe perfecto!. Si has fallado un penalti y no estás preparado para tirar el siguiente, no tienes por qué hacerlo. 
  • Un error es un resultado, no un fracaso. Toda acción tiene un resultado y, todos los resultados, no tienen por que ser como deseamos. Quita importancia a los resultados negativos, son siempre una oportunidad para mejorar y aprender.
  • Nunca personalizar el error. Tú no eres el error. Si fallas un penalti no significa que seas un mal tirador de penaltis. Si fallas un primer servicio no quiere decir que uno sea malo en  los primeros saques. Es sólo un resultado y ya es pasado.

Recuerda que para evitar el Efecto Catástrofe, hay que volver al presente, al ‘ahora’. Cambia el presente y cambiarás el futuro.

Os dejo este video; es cierto que no somos Chiquito de la Calzada,  pero, a veces, es ridículo como creamos una catástrofe de un simple resultado. La próxima vez que experimentes el efecto catástrofe, piensa en lo que diría Chiquito y, verás como la catástrofe se desvanece.