Archivo de la etiqueta: chiellini

Cosillas de la Confederaciones y alrededores


Pues a mí me está gustando la Copa Confederaciones. Es un torneo bacalá, pero siempre mola tener una excusa para ver fútbol, aunque sea un Nueva Zelanda – Sudáfrica.

Y como no había hecho ningún post sobre la Copa Confederaciones, aprovecharé para comentar algunas cosas de este torneo.

Kaka’, Dunga, Brasil…

Kaka confederacionesCreo que en el Madrid aún no se han dado cuenta de la magnitud del genio que acaban de fichar. Está eclipsado por Cristiano, que es más espectácular, más potente, más mediático y más hortera. Pero Kaka’ lo hace todo bien sin florituras innecesarias. Tiene una clase infinita, sus movimientos recuerdan al mejor Zidane, la elegancia es su marca distintiva, tiene una visión de juego portentosa, sabe siempre dónde están sus compañeros y en carrera, con el balón pegado a la bota, es imparable. Por si esto fuese poco, es un profesional modélico, que se cuida y que podría jugar a esto de fútbol hasta los 50 años. Me alegro mucho de poder ver a Kaka’ en mi liga doméstica, pero no sabéis lo que me jode fastidia, que sea el Madrid de Florentino el que lo haya fichado. Espero que por lo menos, le valoren como se merece.

Decía Relaño del Madrid de Capello que era ‘feo y efectivo, como un camión subiendo una cuesta’ y algo así es lo que le pasa al Brasil de Dunga. Lejos de la excelencia en el juego, Dunga imprime a su equipo lo que él transmitía cuando era jugador, fuerza y garra, y lo fía todo a la efectividad arriba. Y la verdad es que la apuesta le está saliendo bien. A la contra, con Kaka’ Robinho y Luis Fabiano son casi imparables, pero a los que hemos visto a Mazinho y Mauro Silva, nos chirrían los Felipe Melo, Gilberto Silva y demás medianías que visten la ‘verdeamarela’ en esta Copa Confederaciones.

El desastre italiano

L@s que me conocéis o l@s que hayáis leido algo de este blog, sabréis que tengo un especial cariño al fútbol italiano. Por eso me fastidia especialmente el ridículo de la azzurra. Porque con la salida de Donadoni y la llegada de Lippi, me esperaba una Italia sólida, en las que fuesen entrando poco a poco las jóvenes promesas. Nada de eso.

rossiitaliaUna defensa de circo, con un tuercebotas como Legrottaglie, un anciano como Cannavaro y un desastre táctico y técnico como Dossena no puede ser garantía de nada. Y una decepción personal, Chiellini. El joven central de la Juventus me había parecido muy sobrio siempre que lo había visto con la vecchia signora, pero en los partidos de esta Confederaciones se ha retratado con fallos infantiles.

Lo único positivo, Giuseppe Rossi. El italiano de Nueva Jersey se ha salido en este torneo. Se ha consolidado como un jugador de primer nivel, con una calidad suprema y es, salvado las distancias, lo más parecido a Totti o del Piero que tienen los transalpinos. Además, con Rossi se ha confirmado una máxima que casi siempre se cumple, el Villarreal es uno de los equipos que mejor ficha del mundo.

Michael Bradley, mucho más que el hijo del seleccionador

De nuestros rivales de hoy, todo el mundo destacará a Donovan, Dempsey, Tim Howard e incluso a Freddy Adu, por aquello de que son los que tienen más nombre. Pero a mí me encanta Bradley. Seguro que ha escuchado millones de veces aquello de ‘enchufado’ por eso de que su padre es el dueño del banquillo de la selección, pero el del Borussia Mönchengladbach es un gran jugador. Da consistencia y calidad al mediocampo, tiene gol y sólo 21 años. Ojeadores del mundo ¿a qué están esperando?.

Zidan y Akram, talentos exóticos

Al primero lo conocemos un poco más, por aquello de que juega en Alemania, pero sus goles ante Brasil fueron su carta de presentación ante el gran público. Zidan llegó a Alemania desde el Midtjylland de Dinamarca y aunque nunca ha sido un goleador, siempre ha rendido a un buen nivel en la liga teutona. Más segundo punta que referencia estática, es pequeño pero potente y veloz y en la selección de Egipto ha hecho olvidar rápidamente al polémico y díscolo Mido.

Los faraones han hecho una buena Copa Confederaciones. Le plantaron cara a Brasil, le ganaron a Italia y sólo la devacle contra los yankees (con extrañas sospechas y polémicas internas incluídas) les privaron de los semifinales.

NashatAkramEl segundo sí que ha supuesto una sorpresa, es iraquí y se llama Nashat Akram. El Twente holandés lo acaba de firmar por no demasiado dinero y parece que ahí hay jugador. Nacido en 1984, es el ‘5’, por número y por posición de los de Milutinovic. Tiene bastante criterio a la hora de distribuir la pelota y es un buen medio de cierre.

Lástima que las estrellas iraquíes (sus delanteros Emad Mohammed y Younis Mahmoud) no hayan estado a la altura, porque los leones de mesopotamia podrían haber dado más de un susto. De todas formas, mola mucho ver que ciudades como Faluya, Tikrit o Kerbala, son noticia más allá de las crónicas de los corresponsales, los suicidios o los asesinatos ‘selectivos’.

El niño del helado

Ha sido sin duda la sensación del torneo. A este simpático pelirrojo, se ve que no le importaba ni el Italia-Brasil, ni que en Sudáfrica estuviesen a las puertas del invierno e hiciese una temperatura de 5 grados. El chaval, con más papada que cabeza, y con pinta de ser el cuarto o quinto helado que se mete para el cuerpo, se reboza como un campeón el almendrado por toda la cara. ¿Por qué lo hace? Drogas (?) probablemente.

¿Y España? España va bien, que diría el señor ese que dice que sabe cómo salir de la crisis.

PD: Aunque no va demasiado bien la sub-21, que ha hecho el ridículo en el Europeo de la categoría. Favoritos al título, y a casa a las primeras de cambio. ¡¡¡Grande López Caro!!!


Anuncios

¡Pobre fútbol italiano!


No me gusta Ranieri. Nada. Es buen tipo, e incluso le recuerdo varias anécdotas en sus ruedas de prensa con el Valencia y el Atlético de Madrid, le ganó al Madrid en Champions con un buen planteamiento y un juego efectivo. Pero sus equipos son muy aburridos. Tanto, que ha ‘conseguido’ que a un entusiasta del Calcio como yo, que además llevaba tiempo queriendo ver con detalle un partido de la Juventus, le dieran ganas de apagar el ordenador e irse a hacer cualquier otra cosa.

Esto sería normal si el partido hubiese acabado 0-0, pero lo verdaderamente preocupante es que el Juventus-Chievo Verona de esta tarde, ha terminado 3-3. Más allá de los 6 goles, del hat-trick de un currante como Pellissier, de Chiellini, su máscara y su gol o de la resurrección de Camoranesi que ha sido el más determinante de la Vecchia Signora, el partido deja conclusiones preocupantes.

La primera, específica. El déficit de talento en la Juve. Con Nedved en el banquillo, sólo Del Piero y Giovinco parecen ser jugadores diferentes, capaces de sacar al espectador del tedio y cuando, como hoy, no reciben balones, el equipo se diluye. El resto, morralla. Marchisios y Marchionnis deambulan por un medio del campo turinés, en el que sólo Tiago parece aportar algo de luz. Y así no se va a ninguna parte.

La segunda, más general. La crisis galopante del fútbol transalpino. Parece que a los aficionados les está pasando lo que a mí esta tarde. Los estadios vacíos son el primer síntoma. Lejos quedan ya aquellos años de finales de la década de  los 90 en los que hasta siete equipos tenían posibilidades reales de ganar el Scudetto y brillaban en Europa. Aquel Parma de Buffon, Thuram y Crespo, la Lazio de Nesta, Dejan Stankovic y Verón y la Fiorentina de Rui Costa y Batistuta se sumaban a Inter, Milan, Roma y Juventus y hacían del Calcio la mejor liga del mundo.

Hoy en día, para desgracia de los que como yo disfrutamos con el futbol de Italia, el Scudetto no es ni la sombra de aquel que asombraba al mundo. Ningún representante en cuartos de final de la Champions League. Un Inter diseñado a medida de Mourinho para ganarlo todo, que se estrelló contra el Manchester United y se fue para casa sin poder hacer nada y un Milan convertido en un cementerio de elefantes, en el que sólo se salvan Pirlo, Kaka’ y el fantástico y precoz Pato, que sufrirá hasta el final para meterse en Champions son el fiel reflejo de una decadencia que parece no tener fin.

del-piero_sad2

La liga está perdiendo competitividad, y lo peor, que no se atisba una salida. La clase media-alta (Fiorentina, Napoli, Genoa, Udinese…) trata bien la pelota y suele apostar por el fútbol, pero siguen estando varios escalones por debajo de la aristocracia futbolística italiana y la Roma, que podría ser el animador del campeonato sufre una enorme depresión desde principio de temporada. Así, la única alternativa a este Inter al que un grandísimo Ibrahimovic le está bastando para liderar la liga con solvencia, es la Juventus, esa Juventus que ha hecho que me aburra a pesar de empatar a tres, esa Juventus de Ranieri, que a pesar de ser un buen tipo, no me gusta nada.

PD: Partidazo Manchester United-Aston Villa, vibrante veloz y divertido. Y a pesar de la derrota en el descuento, sigo siendo muy de Martin O’ Neill, y me encantaría que se  acabase metiendo en Champions.

El Madrid, las bandas y el error estratégico de Schuster


[Por Anuar Marrero]

No se asusten, antimadridistas del mundo. Este no es un mero artículo sobre el Real Madrid. Simplemente creo que del duelo contra la Juve se pueden extraer algunas conclusiones sobre acerca de uno de los problemas fundamentales del futbol en la actualidad, el juego por bandas.

Dicen, y yo cada día estoy mas de acuerdo, que el fútbol es un deporte muy sencillo que los entrenadores se empeñan en complicar. Las bandas en un equipo de futbol son vitales por todas las razones que ya conoceréis. Los laterales ayudan en la salida del balón, los extremos o interiores le dan profundidad al equipo, liberan y dan opciones al centro del campo, surten de balones los delanteros y abren las defensas creando espacios para los rematadores y las incorporaciones de segunda línea. Además dotan al equipo de velocidad y verticalidad. Pues a pesar de todo ello, cada día son más los equipos que juegan sin bandas, y cada vez menos los jugadores de banda.

Centrémonos ahora en el partido del Madrid. Schuster saca un 4-3-3 (más o menos) lo que quiere decir que a priori en el centro del campo juega con un hombre menos que su rival. Pero en todo el equipo sólo hay un hombre de banda, Sergio Ramos. De once jugadores tan sólo un lateral. Resultado: La Juve tiene ventaja numérica en el centro del campo, lo que unido a la acumulación de jugadores blancos por el centro (Gago, Snejder, Van der Vart, Van Nistelrooy, Raúl, Higuain y hasta las subidas de Pepe) hace que el fútbol físico y de brega de los italianos cobre su máxima expresión. Ante la falta de espacios Sissoko parece un gran jugador, Gago desaparece, el Madrid no puede salir de la presión y dos centrales limitaditos (fuertes y trabajadores pero con demasiadas limitaciones para otras funciones) como Legrottaglie y Chiellini parecen autenticos cracks. El despropósito del Schuster y los suyos es de mucho calado. Van Nistelrooy, un jugador tremendo, el mejor delantero centro que he visto jugar en mi vida, se da cuenta del hecho y busca espacios en la banda. Pero claro Heinze y el holandés en una banda parece un chiste de muy mal gusto. Un central y un delantero centro como lateral y extremo (¿todavía creen que Mijatovic y compañía saban más de fútbol que nosotros?).

Llegada la segunda parte (45 minutos tardo el alemán en arreglar un desaguisado que saltaba a la vista desde la segunda jugada del partido) salió una de esas pocas joyas de banda que aun nos regala la cantera holandesa; Robben. Y el solo, con sus desbordes velocidad y cambios de banda convierte el partido en otro. La Juve se tiene que abrir, con lo que Sissoko pierde bastante presencia, en favor de un Gago que con espacios deja varias pinceladas de visión de juego y calidad. Con la defensa más abierta Van Nistelrooy vuelve a su posición original y crea más de un problema hasta que por fin remata. Debido a la apertura de espacios, la segunda línea del Madrid (Snejder y Van der Vart) llega con peligro y con opciones de remate. Y todo por un jugador de banda, un extremo. Cierto es que en parte es culpa de una mala planificación de la plantilla, pero Schuster debería dejar de lado su arrogancia y reconocer un error de calado como el que cometió.

Y esto no es sólo para el Madrid en este partido. El fútbol es más sencillo de lo que parece en lo fundamental. Y las bandas son fundamentales. Y todas las modernas teorías de visionarios como Vanderlei Luxemburgo son castillos de naipes que se derrumban ante una carrera, un regate o un centro de un jugador como Robben.

Y para acabar me gustaría hacer un par de apuntes sobre esta última jornada de Champions. En primer lugar me alegro de que haya alguna sorpresa con nombre de equipo modesto como el Cluj o el Anorthosis. A todos nos gusta ver estrellas, pero o el fútbol crece y llega a nuevos países o equipos o se va a convertir en un club privado de millonarios. Y por otra parte derrumba el discurso excesivamente victimista de muchos equipos pequeños. El dinero no lo es todo. Con presupuestos muy bajos se puede competir. En segundo que es una pena que las buenas sensaciones que deja el Barça no se puedan contrastar contra un equipo de nivel. Tiempo hacía que no veía un grupo tan flojito en Champions. En tercer lugar , que Wenger sigue demostrando que es el mejor entrenador del mundo y un rey Midas con los jóvenes. Hay poco entrenadores capacitados para marcar cinco goles en Turquía con un equipo tan joven.

Y para acabar de verdad un apunte sobre el Inter. Al principio de temporada no me los tomaba en serio. Mis razones tenía. Todos los años gasta un dineral, pero nunca consigue un bloque de garantías. Pero al gran equipo que tiene le ha sumado la enorme capacidad competitiva de Mourinho. Nos gustara o no su fútbol, pero sus equipos tiene un carácter ganador que he visto en muy pocos. Además con la recuperación de Adriano, el Inter tiene, a mi parecer, la mejor delantera del mundo. Ibrahimovic y Adriano. Juntos reúnen gol, potencia, velocidad, fuerza y calidad. Es decir todo lo que se le puede pedir a una delantera. El problema es que juntos reúnen otras tantas cualidades negativas…