Archivo de la etiqueta: Champions League

De todo un poco


[Por Anuar Marrero]

Ya está aquí, ya llegó. La nueva temporada de  fútbol ya está plenamente en marcha. Con la primera jornada de la liga española (siempre somos lo últimos en empezar y luego nos quejamos del calendario) ya han comenzado la totalidad de las competiciones de ligueras. Y sinceramente hay tal cantidad de cosas merecedoras de un post, que no sabía por dónde empezar. Así que he decidido hacer una pequeña composición con los temas que a mí me parecen más relevantes. Eso sí, permítanme que empiece por el Real Madrid.

FlorentinoPerez1Estábamos los merengues contentos porque parecía que Florentino había aprendido de errores pasados y además de fichar ‘cracks’, estaba conformando una plantilla equilibrada. Pero una vez más ha vuelto a dilapidar en unas horas el crédito que estaba ganando. El suyo y el de Valdano, que cada día estoy más convencido de que su criterio no cuenta para nada, limitándose a ser un lacayo de “El Ser Superior”. Porque las ventas de Sneijder y Robben han mermado seriamente la plantilla blanca. Ha pasado de una superplantilla a un superonce. En una plantilla que ha costado 250 millones de euros hay tan sólo un hombre (Ronaldo) con capacidad de desborde por la banda.

Este Madrid se parece mucho al de los galácticos. Es decir, un equipo sin equilibrio, con ‘overbooking’ en el centro, que volverá a vivir de la tremenda pegada de sus hombres de arriba. Porque sin huecos y sin espacios, porque sin profundidad y sin ensanchar el campo, la efectividad de hombre como Alonso o Kaká disminuye sensiblemente. Y lo peor de todo, es que el Madrid ha reforzado seriamente a dos de sus rivales directos en la lucha por la Champions. Media parte necesitó Robben para aliarse con Ribery y destrozar la defensa contraria con su tremendo desborde. Y a una plantilla impresionante como la del Inter, lo único que le faltaba era un jugador con capacidad creativa en el centro del campo. Sneijder es una pieza fundamental en el equipazo, que pese a la marcha de Ibra, ha conseguido formar Mourinho.

El Liverpool

Rafa Benítez nunca ha sido santo de mi devoción. No voy a negar sus éxitos porque sería absurdo, pero me parece un entrenador limitado para un grande. Prima en exceso el trabajo y la solidez sobre la calidad, le cuesta horrores plantear los partidos de manera decididamente ofensiva, y gasta demasiado dinero en jugadores de medio pelo que no aumentan el nivel de la plantilla. Benítez parece no entender que entrena a un grande y que tres empates suponen a la postre tres derrotas.

No es casual que en todos los años que lleva en Inglaterra obtenga tan buenos resultados en la Champions pero no consiga hincarle el diente a la Premier. Y es que con el sistema de eliminatoria a doble partido y con el valor doble de goles fuera de casa, Benítez se siente en su salsa. Puede especular, plantear un partido ultradefensivo (véase el Bernabeu el año pasado) a domicilio y quedarse tan tranquilo. Pero en la Premier, no. Allí hay que salir a ganar cada partido. Con la marcha de Alonso, y Aquilani lesionado, el mediocentro Leiva-Mascherano es incapaz de crear y organizar. Resultado: un equipo plano y sin profundidad, previsible. Viendo el nivel del City, del Tottenham (lástima lo de Modric) y del Arsenal, o los de Rafa mejoran o tendrán serios problemas para meterse en Champions.

Los grupos de Champions League

platini anuarSoy un ferviente defensor  del nuevo sistema implantado por Platini. Hay que democratizar el fútbol. No se puede permitir, como pretende el G-14, que el fútbol continental evolucione hacia un sistema NBA, de grandes clubes en una competición cerrada. Y parece ser que el sorteo le ha dado la razón. Tenemos grandes partidos (Madrid-Milan, Barça-Inter, Bayern-Juve), pero además hay conjuntos de menor nivel lucharán por una plaza en la segunda ronda. AZ Alkmaar, Wolfsburgo, o Girondins de Burdeos son equipos a los que se deberá tener en cuenta.

Por otra parte descubriremos lo que tienen que decir equipos como el Apoel Nicosia, El Unirea o el Debrecen. Son conscientes de que están ante un escaparate increíble y competirán con ilusión y dignidad. Y no les quepa la menor duda de que más de uno de los grandes se llevará un disgusto.

Por Camp Barça sigue todo igual, es decir muy bien. El equipo juega de maravilla, y tiene continuidad. Sólo dos apuntes. Teniendo en cuenta el calendario del Barcelona y la copa de África, la plantilla es excesivamente corta. Una de las claves del año pasado fue la ausencia de lesiones, pero con la carga de partidos de este año, como se produzcan una o dos lesiones de importancia el Barça se resentirá muchísimo. Y por cierto, 25 millones por Chygrynskiy es una de las mayores estafas que he visto en los últimos tiempos. Cosas del “supergestor” Laporta.

Como dice Anuar, hay muchas cosas de este inicio de las ligas de las que se podría hablar, pero no me gustaría que quedase en el tintero la escalofriante entrada que sufrió el el defensa del Anderlecht Wasyl en el clásico frente al Standard. El diagnóstico, fractura abierta de tibia y peroné y un año sin poder jugar al fútbol. El autor de la brutal entrada es Áxel Witsel, quizás la mayor promesa del fútbol belga, que ha sido suspendido hasta el 23 de noviembre (muy poco tiempo me parece) y que por mucha calidad que tenga, nunca será una realidad si no amuebla su cabeza.

Anuncios

La contundencia de un equipo histórico


[Por Anuar Marrero]

La semana pasada comentaba tras el partido de ida que era complicado hacer una crónica de un partido con un diagnóstico tan claro. Hubo un equipo mejor que lo demostró. Esta semana me encuentro ante el mismo problema pero por razones diferentes. Comenzó el partido. Alineación ofensiva del Arsenal. Un sólo pivote defensivo (Song), y por delante de Fábregas, Van Persie, Walcott, Nasri y Adebayor. En otras palabras, todo el arsenal (valga el juego de palabras) ofensivo de Wenger.

El United en contra mostraba su cara conservadora (la habitual en los partidos como visitante en Champions) e incluía a Park tapando su banda, a Rooney caído a la otra y a Ronaldo como referencia arriba, amén del trivote Anderson, Fletcher, Carrick.

Con estos mimbres el inicio no podía ser de otra manera. Creíamos que nos esperaba un partido trepidante, ofensivo y de ida y vuelta. La afición del Emirates entregada, el Arsenal al ataque y el Manchester agazapado, en posición defensiva, esperando el momento de lanzar el zarpazo. Y el momento llegó demasiado pronto. En el minuto 7′ Ronaldo avanzó por la izquierda, pone un centro raso, el lateral Gibbs en su intento por llegar al balón resbala y deja sólo a Park con Almunia vendido. Aún así no decae el ánimo. Tres goles, la heroica.

Pero apenas sin tiempo para asimilar la nueva situación, se produce una falta sobre Cristiano a la derecha de la frontal. El crack portugués se perfila y la coloca ajustada al palo. Tocado y hundido.

ronaldosemifinalanuar

Eliminatoria resuelta. Demasiado castigo para un Arsenal que no tuvo tiempo ni para ilusionarse. A partir de aquí sólo anécdotas. Otro gol de Cristiano en un contraataque perfecto. Un penalti innecesario y clamoroso de Fletcher que le costó la expulsión. Entiendo que es una baja sensible por su papel en el equipo, aunque siempre me haya parecido, como decimos en Canarias un ‘jodío paquete’. Van Persie transforma el penalti. Como el partido no ha dado para mucho más, pasemos a analizar algunas conclusiones que se pueden extraer de la eliminatoria.

1. Cristiano Ronaldo. Dos goles y una asistencia en el partido. El gol decisivo en la vuelta de cuartos contra el Oporto. El gol de cabeza en la final del año pasado. Parece que una vez alcanzada la plenitud en su juego, está empezando a dominar otros aspectos fundamentales, como aparecer en el momento adecuado. Esta es la clave para que un crack sea recordado en la historia del fútbol o no. Que aparezca cuando se le requiere. Si consigue dominar eso, estamos ante un jugador de leyenda.

2. El mérito del Arsen(e)al. El Arsenal de Arsène. Ese equipo construido sobre la juventud, la ilusión, la confianza y el gusto por el juego de toque y ofensivo. Ese equipo que pese a bajas y contratiempos ha conseguido de nuevo la plaza de Champions en su liga y se ha colocado entre los cuatro mejores equipos de Europa. Ese equipo veinteañero que se codea con los grandes. Si mantienen la estructura, los títulos volverán.

3. Sir Alex. Aunque su carácter no le ayude a hacer amigos, futbolísticamente no se puede discutir la valía de este genio de los banquillos. Su capacidad para reconstruir otra vez el Manchester, para volver a llevarlo a la cima. El United no se entiende sin él.

4. La flexibilidad de los ‘red devils’. Tener un estilo y mantenerlo a ultranza es meritorio. Pero igual de meritorio es tener la capacidad para ser dominador cuando el partido lo requiere, contundente cuando lo necesita, rácano (incluso) cuando no queda otro remedio. Ojalá y en la final veamos esa personalidad contundente y ofensiva del campeón.

5. La posibilidad de marcar un hito en la historia del fútbol. Desde que la Copa de Europa se juega en formato Champions League, ningún equipo ha conseguido dos títulos de manera consecutiva. El Manchester United puede hacerlo. Y si a eso le suma la Premier League, el mundial de clubes y la F.A. Cup estamos realmente ante un equipo histórico. Por desgracia para ellos el juego del Barça está eclipsando en parte su gesta.

La personalidad del campeón


[Por Anuar Marrero]

Si a los hechos nos remitimos, lo cierto es que el mejor equipo del mundo hoy por hoy es el Manchester United. Es el actual campeón de las dos competiciones mas exigentes del mundo (Premier y Champions) y tiene serias opciones de revalidar ambos títulos. Cierto es que su estilo no es tan vistoso demoledor y contundente como el del Barça, pero no es menos cierto que en los momentos cruciales no suele fallar. Saca la personalidad y la seguridad arrolladora de un bloque acostumbrado a ser campeón. Y eso es lo que ha pasado esta noche frente al Arsenal. Estos partidos son complicados de comentar por la sencillez de su diagnóstico. Simplemente hubo un equipo superior a otro, porque básicamente lo es. El Manchester tiene más nivel que un Arsenal, que, como no podía ser de otra manera, ha notado las bajas en defensa.

En los primeros compases daba la sensación de que el partido acabaría peor para los de Wenger. El United salió arrollador, con la actitud propia de un campeón. Los gunners, inseguros en defensa, no conseguían conectar ese juego de toque tan característico. La iniciativa la tenían los locales que se adelantaron en el minuto 17 por mediación de O’Shea, uno de esos jugadores comodín que tan bien sientan en cualquier plantilla. Y sinceramente a partir de aquí el guión fue el mismo. Balón para los red devils, que con la ventaja moderaron un poco el ritmo de su ataque, conscientes de que los de Londres se estirarían un poco. Pero no fue así. Fábregas no pudo solo con la fortaleza del trivote formado por Carrick, Fletcher y Anderson. No consiguió enlazar con un Adebayor aislado en la punta de ataque.

almunia-manchester-arsenal1

En la segunda parte, el Manchester contemporizó, y del ataque casi avasallador, pasó al dominio sosegado de la pelota. Más por inercia que por convicción el Arsenal se estiró, pero se vio a un equipo romo, poco convencido de sus opciones. Y aun así, Almunia (es increíble lo que puede llegar a ser un jugador con confianza) siguió siendo decisivo. Almunia y el larguero que rechazó un tiro estratosférico de Ronaldo (cada día se esconde menos en las citas importantes) desde más de treinta metros. Algo intentaría con los cambios Wenger. Pero el francés parecía consciente de que el 1-0 era a la postre un mal menor, un resultado que dejaba la vuelta lo suficientemente abierta, como para seguir creyendo en las posibilidades de un bloque que ya ha hecho muchísimo estando en semifinales.

He de reconocer que estoy algo triste. No me gustan las certezas en el fútbol. Y el partido de hoy ha sido una certeza. La de un equipo que se sabe superior y lo demuestra. Y la de otro que sabe que a poco más puede aspirar. En cualquier caso no ha sido un buen partido, en el que el Arsenal al menos ha tenido presencia y no ha renunciado a nada. Si no tuvo más presencia en ataque fue porque el balón, el campo y el ritmo fueron los del Manchester. Aún así, en el Emirates, el Arsenal será un equipo con muy poco que perder y demasiado que ganar. Y quizás sea dentro de una semana cuando se imponga la ilusión del aspirante frente a la personalidad del campeón.

El guión que el Chelsea esperaba


Qué perro viejo y sabio es Hiddink. Anoche declaró en la radio que esperaba un partido con muchos goles, pero lo hizo para desconcertar. Su alineación plagada de centrocampistas así lo prueba. Ha sacrificado a uno de los extremos, o a un acompañante de Drogba, para que Obi Mikel acompañase a Essien, Ballack y Lampard, y así tejer una tela de araña que impidiera a Xavi e Iniesta entrar en contacto con el balón.

Y le ha salido. Y le pudo haber salido mucho mejor al Chelsea si Víctor Valdés no saca dos fantásticas manos a Drogba en la primera parte.

drogba-chelsea-barsa

El Barcelona ha jugado mejor que los blues esta noche, pero nunca ha encontrado su juego. Messi ha estado desaparecido en combate. No ha aprovechado la ausencia de Ashley Cole y que Bosingwa, que es un buen lateral, pero con grandes lagunas defensivas, ha jugado cambiado de banda. Tampoco Eto’o ha tenido su partido,  ha deambulado por el terreno de juego, las pocas oportunidades de las que ha gozado las ha tapado bien Cech, y ha sido sustituido por Bojan a 10 minutos del final del encuentro.

Pero lo más preocupante para los intereses del Barcelona es la defensa. No por este partido, en el que apenas ha tenido trabajo y el poco que ha tenido lo ha solventado correctamente, sino por el partido de vuelta. Márquez ha pisado mal tras un control del balón y parece que tiene roto el menisco y Puyol, que ha salido en su sustitución ha visto una amarilla que le impedirá jugar en Stamford Bridge. Así, para la vuelta, Guardiola tendrá que probar con Cáceres acompañando a Piqué o con Abidal de central izquierdo, y eso con Drogba y Anelka enfrente, y con Lampard y Malouda llegando, puede ser un enorme problema.

Y ahora voy con el Chelsea. Ha planteado un partido defensivo y ha ejecutado el planteamiento a la perfección. Pero para el espectador neutral (o mejor dicho, para mí personalmente) ha supuesto una decepción enorme. Hiddink ha dejado a un lado su juego alegre y abierto para sacar su faceta más rácana. Por momentos ha recordado al Chelsea más ‘amarrategui’ de la era Mourinho e incluso a los últimos tiempos de la era Ranieri.

guardiola-hiddink

El balón no llegaba al centro del campo. Las pocas ocasiones de los ingleses nacían de los despejes con el pie de su portero Cech y era Drogba quien peleaba todos los balones. Bastante ha hecho el marfileño con fajarse con la defensa blaugrana. Eso y alguna llegada de Malouda ha sido todo el bagaje ofensivo de los londinenses. Por eso al pobre Lampard le debe estar doliendo el cuello de mirar hacia arriba para ver el balón volar en forma de pelotazo largo.

Porque el medio del campo del Chelsea hoy se ha dedicado a repartir estopa en vez de repartir juego. Obi Mikel perseguía incansablemente a Iniesta, casi en marcaje individual. Ballack suplía su falta de ritmo físico con innumerables faltas de las llamadas tácticas y Essien mostraba su habitual despliegue físico. Han sido tres piezas más del engranaje defensivo liderado por Terry, Ivanovic, Alex, Bosingwa y un Cech, que a pesar de cantar en las dos primeras acciones en las que ha entrado en juego, ha sido decisivo para mantener el valioso resultado de 0-0.

Y para acabar, una reflexión. Esta noche he visto al Barcelona muy castigado físicamente y creo que le va a pasar factura durante este mes tan cargado de partidos decisivos, con el clasico, la vuelta de semifinales de la Champions y la final de Copa concentrados en quince días. ¿Vosotr@s qué pensáis?.

PD: Dice el presidente de Mediapro, Jaume Roures que a partir de la temporada que viene, sólo habrá un partido en abierto por jornada. ¿Qué dirá Marca ahora?. ¿Volveremos a ver portadas como ésta?.

El síndrome UEFA


[Por Anuar Marrero]

Supongo la inmensa mayoría de los que leen este blog han oído hablar del llamado ‘virus FIFA’, es decir la lesión de jugadores después de los partidos con sus selecciones. Pues aunque mi hipótesis no tenga nada que ver con este hecho, bien me sirve para establecer un paralelismo en cuanto al nombre.

Mi hipótesis es sencilla, aunque su explicación no lo es tanto. Me da la sensación de que el nivel de los equipos de fútbol se está igualando en el medio. Es decir, que cada vez son menos los clubes de primerísimo nivel, y cada vez son más los equipos que presentan un nivel que podríamos considerar de “Uefa”. Esto se ha producido por dos motivos. El primero es el descenso de nivel de muchos equipos punteros, y en ocasiones de ligas enteras (véase Alemania o Italia). No hay que ir muy lejos. En España el Real Madrid, el club con más copas de Europa, lleva cinco años sin pasar de octavos de final de la Champions League. El segundo (y positivo motivo) es justo el contrario. Es el salto de calidad de algunos equipos de media tabla así como de conjuntos de ligas menores. Luego los explicaré más en profundidad.

sessegnonEsta idea me vino después de ver el partido de cuartos Barcelona- Bayern de Munich. De acuerdo que el conjunto de Guardiola jugó muy bien, pero me parece innegable que los alemanes mostraron un nivel indigno de la competición en la que estaban. Y lo peor de todo es que hasta ese momento no habían perdido un sólo partido en la competición. Y lo cierto es que desde hace unos años cada vez se repiten más los cruces de cuartos y semifinales. ¿Cuántos Barça-Chelsea hemos visto en los últimos años? ¿Cuántos enfrentamientos entre equipos ingleses? Esto se ha visto empeorado debido a que otros dos habituales como Milan y Juventus están aún convalecientes del escándalo de corrupción que salpicó al Calcio. Al día siguiente del partido anteriormente reseñado tuve la oportunidad de ver el PSG- Dinamo de Kiev (me encontraba en Francia) y al ver la igualdad, el carácter imprevisible de los cruces y la disparidad de los equipos en liza cada año, me di cuenta de que la UEFA le ha ganado mucho terreno a la Champions en lo que a fútbol de competición se refiere.

Como ya enunciaba antes, en mi opinión esto se ha producido porque se ha producido una compresión por arriba y por abajo del nivel de los equipos. El escándalo del Moggigate dejó seriamente tocado al fútbol italiano, que con sus dos grandes convalecientes, se ha dado cuenta de que Inter y Roma no son una representación fiable para Europa. Otros equipos como la Fiorentina, la Sampdoria o el Udinese están realizando propuestas interesantes, pero parece que aún están en proceso de crecimiento. Alemania llevaba muchos años viviendo casi en exclusiva del Bayern de Munich que en el relevo generacional que comenzó hace un par de temporadas se olvidó del centro del campo. Un equipo de primer nivel no puede sostenerse sobre Ze Roberto y Van Bommel. En la liga española el nivel estratosférico del Barça y el buen hacer del Villarreal no debe hacernos olvidar el bajón en el nivel en los últimos años. Las dos últimas ligas las ganó un Madrid que aparte de coraje y fe no mostró una propuesta futbolística suficiente como para ganar una liga, y mucho menos dos consecutivas. Este año al Barça le bastó una liga para distanciarse de todos sus competidores. Francia es un caso aparte. Prácticamente ha hecho de la necesidad una virtud. Hace muchos años que la Ligue 1 sólo tiene equipos de nivel de UEFA y el Lyon, que dominó con facilidad el campeonato. Pero este año, que los de Lyon no están mostrando el nivel de las últimas temporadas, la competición está auténticamente apasionante, y tanto el Marsella, como el PSG, como el Lyon, como el Burdeos, como el Lille y como el Toulouse tienen opciones al título.

De seguir esta tendencia, me temo que en unos años se hará realidad lo que pretendía el G-14; una competición al máximo nivel restringida a un número de equipos, que asegurada su participación, y por lo tanto los ingresos, tendrían menos dificultades para mantener un nivel altísimo. Huelga decir que esta sería una solución catastrófica para fútbol y sus aficionados. Pero no es menos cierto que hoy por hoy la Champions es un torneo cada vez menos complicado para los cada vez menos equipos punteros de Europa. Y que la falta de igualdad afecta a la competitividad y al espectáculo. Por ello, más allá de que se esté o no de acuerdo con mi hipótesis, éste me parece un tema de fondo crucial para el devenir del fútbol en Europa. Quizás sea hora de que la UEFA se plantee su sistema de competiciones, o de que los aficionados y las televisiones empecemos a darle algo más de importancia a la UEFA.

Otro recital, y ya hemos perdido la cuenta


Duelen las manos de tanto aplaudir. Se acaban los calificativos para este Barcelona. Eto’o, Messi, Henry, Iniesta, Xavi… parecen de otro planeta. Han finiquitado toda una eliminatoria de Cuartos de Final de la Champions League en tan sólo 42 minutos.

Velocidad, transición de balón rápida, un puñal en la banda derecha llamado Alves, Iniesta generando fútbol en el centro y arriba, la calidad diferencial. Han sido 4-0 pero podrían haber sido 6 o 7 sin exagerar. Ante esto, poco o nada se puede hacer.

barsabayernY es que hoy el Barça ha salido enchufado, pero no sólo eso, no ha bajado el pistón durante todo el encuentro, con una actitud digna de elogio de todos los jugadores. Desde Eto’o comenzando la presión desde la punta hasta Valdés, que apenas ha tenido trabajo.

Esta actitud es la que realmente diferencia al últiimo Barça de Rijkaard y al Barça de Guardiola. Desde el banquillo se ha conseguido la implicación de todo el equipo (incluso de Eto’o que estaba fuera del equipo en verano). Tanto es así que en el minuto 88′ y con 4-0 en el marcador desde el primer tiempo, el camerunés ha bajado hasta su propia área para recuperar un balón. Eso ha sido gracias a la labor de un técnico que tiene gran parte de culpa en este éxito. Curiosamente, Guardiola ha perdido los nervios al protestarle al árbitro un posible penalti sobre Messi, y ha acabado siendo expulsado. Cosa extraña en el de Santpedor.

Pero daba igual, la fiesta era completa, y el Barcelona un rodillo que ha pasado por encima de un Bayern de Munich que no ha sido ni la sombra de lo que se le presuponía, por historia y por potencial.

Porque esa es la otra lectura del partido. A la que te llevan frases como la de Beckenbauer

lo que he visto en el primer tiempo es el peor fútbol jamás desarrollado en la historia del Bayern

Y no parece que le falte razón. Los alemanes han sido uno de los peores equipos que han pasado por el Camp Nou esta temporada. Es cierto que tenían bajas, sobre todo en defensa, y que ni Breno ni Lell son jugadores de primer nivel, pero eso no es excusa.

El Bayern ha estado timorato y contemplativo desde el pitido inicial, pero el verdadero problema es que han renunciado a su identidad. Aun sabiéndose inferiores, no han utilizado sus armas. Sabiendo que su centro del campo no tiene capacidad para organizar fútbol de toque, pero sí tiene mucha llegada y velocidad en bandas, lo lógico es que los alemanes hubiesen planteado un partido duro, con marcas férreas y con intercambio de golpes a la espera de poder lanzar rápidos contraataques y si el partido no venía de cara, mucha presión y colgar balones a Luca Toni.

schweinibarsa

Nada más lejos de la realidad. El Bayern ha salido a defender, y como no sabe, porque no tiene buenos defensas y porque no es un equipo concebido para ello, se ha roto. Con la baja de Lahm, Lell habitual lateral diestro ha tenido que jugar por la izquierda, y claro, para Messi y Alves, eso era una autopista por la que entraban como un cuchillo en mantequilla. Además, con Lucio lesionado y Van Buyten con problemas familiares, la pareja de centrales ha sido Breno y Demichelis. El argentino, bastante sólido normalmente, ha estado desastroso y el joven brasileño (que probablemente será un crack en el futuro) ha estado despistadísmo toda la noche.

Y por si fuera poco, ni Van Bommel ni Zé Roberto han podido con la medular del Barça, a Altintop apenas le ha nombrado el narrador, Schweinsteiger ha estado impreciso y lento, Ribery sólo ha dejado un par de pinceladas, pero no se ha echado el equipo a la espalda, y Luca Toni ha estado tan desasistido que ha acabado por desesperarse.

Muy pobre imagen para un equipo que tiene cuatro Copas de Europa, pero sobre todo, que tiene una plantilla que debería ser capaz de plantarle cara a un equipo como el Barcelona. Un equipo que en este partido ha tirado por tierra toda la mística del fútbol alemán de los años 70 y 80. Un equipo que al segundo bostezo, en vez de marcar, ve como le han metido dos goles. Un equipo que ha sido manejado a su antojo por este mágico Barcelona. Un equipo que esta noche ha precido cualquier cosa menos eso, un equipo.

Resultados 1/4 de Final Champions League
Barcelona 4-0 Bayern Munich
Liverpool 1-3 Chelsea

PD: Si mañana me da tiempo a ver el Liverpool-Chelsea en diferido, os prometo un post. Como adelanto, rendir pleitesía al irrepetible holandés errante y al marfileño más letal, deciros que me alegro por Ivanovic y sobre todo, ponderar la importancia del gran Mascherano.

El error de Wenger


Hoy toca polémica. Como siempre que se osa discutir una decisión de un gurú futbolístico y más si ese gurú se llama Arsène y se apellida Wenger. Del partido del Villarreal-Arsenal se hablará del golazo estratosférico de Adebayor, del partidazo de Senna, de las dos partes tan diferentes del encuentro, o del favoritismo de los gunners para la vuelta.

arsene_wenger-villarrealPero no creo que se hable de Wenger y de lo que en mi humilde opinión es un error táctico. Y ese error es renunciar al 4-4-2. Porque el 4-4-2 ‘clásico’ ha sido el que más éxitos les ha dado a los equipos del francés, y es el planteamiento en el que los jugadores se sienten más cómodos.

Sin embargo, en El Madrigal hemos visto  que el 4-2-3-1 ha sido la táctica elegida por los londinenses. En vez de jugar con dos delanteros, Wenger prefiere reforzar la medular con Alex Song acompañando a Denilson, dejando la mediapunta para Fábregas y con Adebayor sólo arriba. En el partido frente al City del fin de semana, el experimento salió bien, el equipo ganó y convenció, y podría justificarse por la baja de Van Persie, pero hay algo que sigue chirriando.

Porque si os fijáis, a pesar de que Cesc ha dado tres asistencias de gol en estos dos partidos, ninguna ha sido desde la posición teórica de mediapunta, sino como mediocentro, en la posición en la que juega en el 4-4-2. Porque el catalán, que es el auténtico motor de este Arsenal, se siente mucho más cómodo en la medular, que es su posición natural. Como es tan buen jugador, su actuación puede ser fantástica en ambos puestos. Sin embargo, cuando como esta noche, tiene que jugar entre líneas, entra menos en contacto con el balón, tiene menos referencias delante para entrgarlo y por tanto, sufre más. Además, su despliegue físico es mucho mayor, precisamente por el hecho de acaparar menos posesión.

cesc1Por otro lado, sin el apoyo cercano de Fábregas, Denilson, (que es un magnífico pelotero y no me cansaré de decirlo) se convierte en un jugador vulgar, incapaz de asumir las labores de organización de un equipo como el de Londres, que hace de la posesión del balón su principal arma.

Pero es que además, esa inclusión de Cesc por detrás del punta, obliga al equipo a jugar con un sólo delantero, por lo que a pesar de que tanto las bandas, como los mediapuntas puedan descolgarse, le resta capacidad ofensiva. Y esto es especialmente preocupante en un Arsenal que a pesar del buen estado de forma de sus delanteros, no posee ni de lejos la misma pegada que los equipos punteros de Europa, quienes a fin de cuentas son rivales contra los que lucha tanto en Champions como en la Premier, y que persiguen sus mismos objetivos a final de temporada.

Por estos motivos y porque el Arsenal que enamora es el del 4-4-2, desde aquí le pido a Wenger, que estoy seguro de que lee este blog, que devuelva a Cesc al eje del mediocampo y que alinee a dos delanteros, aunque estos tengan que ser Bendtner, Vela o un chaval del filial. Mira, lo mismo le sale un ‘Macheda’.

También podría hablaros del error de Pellegrini de no poner a Pirès de inicio, con todo lo que para él suponía este partido, y de la reincidencia en el error cuando tras la lesión de Cani, el técnico chileno ha decidido que entre Matías Fernández en vez del francés, pero creo que eso es cosa de otro post.

Por cierto, el partido acabó 1-1. Aquí podéis ver un pequeño vídeo resumen. Ojo a los dos goles que son para enmarcar.

Sólo un apunte. Todavía sigo sin creerme que el Porto haya empatado a 2 en Old Trafford frente al Manchester United. Y por lo que me ha dado tiempo a ver, los de Ferguson han tenido que dar gracias porque ha podido ser mucho peor. De no ser por el ‘pase a lo Laudrup’ del central Bruno Alves a Rooney, y porque Tévez es un feo maravilloso, nuestros vecinos estarían acariciando las semifinales de la Champions League.

Para quien no haya entendido nada del último párrafo, aquí os dejo los goles del partido.

Resultados 1/4 de Final Champions League

Villarreal 1-1 Arsenal
Man. United 2-2 Porto

PD: Nogués nuevo entrenador del Betis. Valor y al toro que se dice en estos casos.

¡Pobre fútbol italiano!


No me gusta Ranieri. Nada. Es buen tipo, e incluso le recuerdo varias anécdotas en sus ruedas de prensa con el Valencia y el Atlético de Madrid, le ganó al Madrid en Champions con un buen planteamiento y un juego efectivo. Pero sus equipos son muy aburridos. Tanto, que ha ‘conseguido’ que a un entusiasta del Calcio como yo, que además llevaba tiempo queriendo ver con detalle un partido de la Juventus, le dieran ganas de apagar el ordenador e irse a hacer cualquier otra cosa.

Esto sería normal si el partido hubiese acabado 0-0, pero lo verdaderamente preocupante es que el Juventus-Chievo Verona de esta tarde, ha terminado 3-3. Más allá de los 6 goles, del hat-trick de un currante como Pellissier, de Chiellini, su máscara y su gol o de la resurrección de Camoranesi que ha sido el más determinante de la Vecchia Signora, el partido deja conclusiones preocupantes.

La primera, específica. El déficit de talento en la Juve. Con Nedved en el banquillo, sólo Del Piero y Giovinco parecen ser jugadores diferentes, capaces de sacar al espectador del tedio y cuando, como hoy, no reciben balones, el equipo se diluye. El resto, morralla. Marchisios y Marchionnis deambulan por un medio del campo turinés, en el que sólo Tiago parece aportar algo de luz. Y así no se va a ninguna parte.

La segunda, más general. La crisis galopante del fútbol transalpino. Parece que a los aficionados les está pasando lo que a mí esta tarde. Los estadios vacíos son el primer síntoma. Lejos quedan ya aquellos años de finales de la década de  los 90 en los que hasta siete equipos tenían posibilidades reales de ganar el Scudetto y brillaban en Europa. Aquel Parma de Buffon, Thuram y Crespo, la Lazio de Nesta, Dejan Stankovic y Verón y la Fiorentina de Rui Costa y Batistuta se sumaban a Inter, Milan, Roma y Juventus y hacían del Calcio la mejor liga del mundo.

Hoy en día, para desgracia de los que como yo disfrutamos con el futbol de Italia, el Scudetto no es ni la sombra de aquel que asombraba al mundo. Ningún representante en cuartos de final de la Champions League. Un Inter diseñado a medida de Mourinho para ganarlo todo, que se estrelló contra el Manchester United y se fue para casa sin poder hacer nada y un Milan convertido en un cementerio de elefantes, en el que sólo se salvan Pirlo, Kaka’ y el fantástico y precoz Pato, que sufrirá hasta el final para meterse en Champions son el fiel reflejo de una decadencia que parece no tener fin.

del-piero_sad2

La liga está perdiendo competitividad, y lo peor, que no se atisba una salida. La clase media-alta (Fiorentina, Napoli, Genoa, Udinese…) trata bien la pelota y suele apostar por el fútbol, pero siguen estando varios escalones por debajo de la aristocracia futbolística italiana y la Roma, que podría ser el animador del campeonato sufre una enorme depresión desde principio de temporada. Así, la única alternativa a este Inter al que un grandísimo Ibrahimovic le está bastando para liderar la liga con solvencia, es la Juventus, esa Juventus que ha hecho que me aburra a pesar de empatar a tres, esa Juventus de Ranieri, que a pesar de ser un buen tipo, no me gusta nada.

PD: Partidazo Manchester United-Aston Villa, vibrante veloz y divertido. Y a pesar de la derrota en el descuento, sigo siendo muy de Martin O’ Neill, y me encantaría que se  acabase metiendo en Champions.

‘DarkoGol’, uno de los grandes


Estos días en los que la liga griega está siendo noticia en nuestro país por el título conseguido por el Olympiacos, mucha gente hace referencia a Valverde y su enorme mérito, a Óscar González y sus goles saliendo desde el banquillo, o a un viejo conocido de nuestra liga como Luciano Galletti, que ha sido decisivo con sus 11 dianas en la Superliga.

Sin embargo, me sorprende que poca gente hable de un jugador muy conocido para el público internacional, y en particular para el público español, y que también ha sido campeón de liga con los griegos. Ese jugador, como habréis podido adivinar por el título del post es Darko Kovacevic. El gran Darko, ese killer del área que hizo las delicias de los aficionados de todos los clubes donde jugó.

Porque Darko también es parte muy importante de este título, y lo es porque ayudó con sus goles, su veteranía y su excelente carácter y profesionalidad hasta el pasado 14 de enero.

kovacevic olympiacosCuentan las crónicas que esa semana había entrenado como un titán, que estaba enormemente ilusionado por haber encontrado su mejor forma, y haber entrado en la convocatoria para el partido contra el Skoda Xanthi, porque hasta entonces no había contado demasiado para Valverde.

Pero todo se torció esa mañana. El médico del equipo, que le hacía pruebas cardíacas a menudo debido a sus preocupantes antecedentes familiares (tanto su hermano de 31 años como su padre murieron por un ataque al corazón) entró en el vestuario y le dijo a Kovacevic que varias arterias coronarias estaban obstruidas y cualquier ejercicio físico a una gran intensidad podría suponer un riesgo para su propia vida. No debía correr, y por supuesto tampoco jugar al fútbol. Eso quería decir que esa mañana iba a desatarse las botas… para siempre.

Por eso desde aquí me gustaría homenajear a un delantero de raza, a un goleador de verdad, a un rematador cuyo hábitat natural es el área contraria, de esos ‘9’ clásicos de los que ya pocos quedan.

Futbolísticamente se crió en el Proleter Zrejanin, donde también jugaron Zahovic, Mirosavljevic (‘mortadelo’ para la gente del Cádiz) o el reciente fichaje del Manchester United Tosic. Pero donde realmente destacó fue en uno de los grandes de Serbia, el Estrella Roja de Belgrado. Con 19 primaveras, comenzó a marcar goles. 37 en 47 partidos, que le valieron la convocatoria para la selección y le convirtieron en una de las promesas más firmes del fútbol mundial.

Entonces llegó el salto a una gran liga. En 1996, el Sheffield Wednesday se fijó en él y pagó 2 millones de libras por su traspaso. Debutó en la Premier League con buen pie. Sin embargo, sus actuaciones en la ciudad británica no fueron muy afortunadas, tanto es así que The Times lo catalogó como el décimo peor traspaso de la historia de la Premier.

Pero ahí estaba la Real Sociedad. Confió en él, y Darko se hizo grande, muy grande. Llegó a Donosti y empezó a dar muestras de su calidad. Con Irureta en el banquillo txuri-urdin, cuando Darko acababa de llegar a España, convenció a los aficionados con una fantástica (?) frase.

Si Darko gol, no problem

Y vaya que si gol, 40 en 97 partidos nada menos. Todas las defensas de la Liga lo sufrieron pero especialmente las de los equipos más grandes, porque Darko se crece en los partidos importantes. Real Madrid y Barcelona fueron víctimas suculentas, y sus goles en Anoeta le hicieron ganarse el cariño de toda la hinchada.

En 1999, era uno de los delanteros más codiciados de la Europa futbolística y un gigante como la Juventus llamó a su puerta. 3.500 millones de pesetas le llevaron a Turín y sus goles pasearon por Europa. En dos  temporadas jugó la Champions League y quedó subcampeón con la Vecchia Signora.

En 2001, fue la Lazio la que se hizo con sus servicios, pero Darko no cuajó. Sólo seis meses en Roma, en los que participó en 7 partidos y ni un sólo gol. Parecía que había perdido el olfato.

Pero de nuevo estaba ahí la Real Sociedad. Su casa, su club, su gente. Y volvió Darko, volvió en su mejor versión y volvió a golear. Volvió a ser feliz. De 2001 a 2007 hizo grande a la Real Sociedad de sus amores, que reverdecía viejos laureles de los Satrústegui y Zamora de principios de los 80.

kovacevic-2003Porque todo aficionado al fútbol recuerda la Real Sociedad de la temporada 2002-2003. Esa Real, que con Denoueix en el banquillo estuvo a punto de arrebatarle la Liga al Madrid de Florentino y los galácticos. Esa Real de la que nos hicimos todos los aficionados no madridistas y con la que vibramos hasta la última jornada. Esa Real en la que el timón lo llevaba un chavalín llamado Xabi Alonso. Esa Real en la que goleaban dos grossos, Nihat y ¿adivinais? sí, Darko Kovacevic.

Pero llegaron tiempos peores, y en 2007 la Real Sociedad bajó a Segunda División. Esto provocó la salida del serbio al Olympiacos. Llegada a Grecia y de nuevo idilio con el gol, 17 tantos que le auparon al segundo puesto del pichichi de la Super Liga griega. Además, con su gran carácter se ganó a la afición y fue el ejemplo para los jovenes del equipo, que constantemente le pedían consejo. Por eso su prematura retirada fue un golpe para todo el vestuario.

Y por eso este post, porque ‘DarkoGol’ es uno de los grandes. ¡Felicidades campeón!.

PD: Os podría poner alguna recopilación de sus goles, pero creo que este vídeo refleja a la prefección lo que suponía Kovacevic dentro del campo.

Primeras impresiones del sorteo de la Champions (I)


Después de un mes bastante complicado, vuelvo a la carga con el sorteo de la Champions de esta mañana. Me hubiese gustado hablar de los partidos de vuelta de la Liga de Campeones, del chorreo del Liverpool al Real Madrid, de la crisis de mi amado fútbol italiano o de Lopera y el jeque árabe.

Pero hoy toca sorteo. Los cuartos de Champions ya han echado a andar y los emparejamientos han deparado eliminatorias muy emocionantes.

Barcelona – Bayern Munich

toni-ribery-bayern-munichMe gusta este duelo porque es Champions en estado puro. A priori los de Guardiola son favoritos, pero no deben fiarse del potencial ofensivo de un Bayern, que aunque se dice que está en crisis, siempre puede dar un susto.
Los de Klinsmann vienen de humillar a un inocente Sporting de Lisboa en octavos de final y su juego alegre pero directo y vertical es muy difícil de parar. No se sienten excesivamente cómodos con la posesión del balón en el mediocampo, donde ni Zé Roberto ni Van Bommel son organizadores al uso.
Sin embargo, contra el Barcelona esto no tiene porque suponer un problema para los bávaros. Si son capaces de aprovechar la velocidad de las bandas, con Schweinsteiger y un superclase como Ribery, pueden tener muchas opciones. Todo dependerá de que el equipo no esté demasiado partido en la medular, y de que puedan surtir de balones a dos delanteros de área (y de rachas, no lo olvidemos) como Klose y Toni.
En su contra, además de todas las virtudes del Barcelona, que ya conocemos de sobra, puede jugar el excesivo ímpetu ofensivo de Lucio, que suele dejar desguarnecida la zaga con sus continuas galopadas al ataque, y su excesiva confianza a la hora de sacar el balón desde la defensa.
Por último, dos tópicos que esta vez, sí se cumplen. El poderío alemán en el juego aéreo, frente a un Barcelona en el que sólo van bien de cabeza Puyol, Piqué (que no sabemos si será titular) y quizás Márquez y el espíritu compeitivo de los muniqueses, que puede ser determinante si el Barcelona se relaja.

Villarreal – Arsenal

Es la reedición de la semifinal de 2006. Ese partido de infausto recuerdo para todos los que nos habíamos encariñado con un equipo pequeño que podía conquistar Europa, hasta que ese jugador al que muchos (con razón) llaman Tristelme y que se hace llamar Román, tiró el penalty decisivo con la misma indolencia con la que ha jugado en todos sus años en Europa. Pero vamos al partido, que me pierdo.
Si el partido se jugase mañana, probablemente hubiese sido una eliminatoria sin favorito claro, pero hay un factor que la decanta claramente a favor del Arsenal, Cesc Fábregas. Si los plazos marcados se cumplen, el catalán se habrá recuperado de su lesión, y aunque quizás no tenga el ritmo de competición adecuado, será pieza clave en el esquema de los gunners.

adebayor-arsenalSu acompañante será Denilson, un jugador que me gusta mucho, pero que no ha tenido todo el protagonismo que de él se esperaba. También será importante la recuperación de Adebayor, porque aunque el togolés no sea santo de mi devoción hay que reconocer que es mucho más efectivo que su sustituto, el danés Bendtner. El otro delantero, Van Persie, parece que está encontrando la estabilidad y regularidad (sobre todo mental) que necesitaba y será una amenaza constante para la portería del submarino.

Será interesante ver cómo soluciona Wenger la baja de un Arshavin que está siendo clave en sus primeros partidos en Londres, pero que no puede jugar la Champions por haber lo hecho ya esta temporada con el Zenit. Probablemente sitúe al camerunés Eboué en la derecha y a Nasri por la izquierda, porque Walcott se ha vuelto a lesionar esta mañana.

Será un partido especial para Pirès, que se enfrentará al equipo donde mejor ha podido desplegar todo su juego. Aunque su velocidad no sea la misma que en 2006, cuando visitó El Madrigal con los londinenses, su calidad sigue intacta y podría marcar diferencias.

Para mí, la eliminatoria más bonita, con dos equipos (y dos etrenadores) que apuestan por el toque y el buen fútbol, algo muy complicado de ver en una ronda final de la Liga de Campeones.
PD: El vencedor del Barcelona – Bayern jugará contra Liverpool o Chelsea, mientras que el que pase de londinenses y castellonenses se las verá con el Porto o el Manchester.