Archivo de la etiqueta: Cazorla

La crisis del submarino


Si hay algo que me ha sorprendido esta jornada de fútbol, además del ‘gol del fitball’ del Sunderland al Liverpool y la goleada del Inter (sin Eto’o ni Milito) en Génova, es la situación del Villarreal.

Y es que hace menos de un mes, estaba completamente seguro de que los de Valverde serían un fijo en los puestos de Champions, y si tenían algo de suerte, podrían luchar incluso por la Liga. Bueno, pues a día de hoy, no sólo no están en los puestos Champions, ni mucho menos luchando por la Liga. Están últimos, y son el único equipo que no ha sido capaz de ganar un partido en lo que va de competición. Esto confirma dos cosas, que como vidente no tengo precio y que no tengo ni idea de fútbol.

valverde villarrealNadie podía pensar que el Villarreal estuviese en esta situación a estas alturas de la película, porque si bien es cierto que han perdido a Pellegrini, parecía que el ‘txingurri’ Valverde era el sustituto ideal. Su gran temporada en el Olympiacos, con doblete incluido; sus buenas experiencias en el Athletic y en el Espanyol, pero sobre todo su apuesta por el fútbol ofensivo y de toque, similar al de su predecesor, eran una fantástica carta de presentación.

Además la plantilla estaba (y está) muy bien confeccionada. Es más equilibrada que la de años anteriores, y a mi jucio, Llaneza y su equipo de ojeadores han vuelto a acertar con los fichajes. Ya no están Nihat, que ha vuelto a Turquía; Guille Franco, Cygan o Mati ‘gol’, pero ninguno de ellos era titular. A cambio, han llegado Marcano que hizo un temporadón en el Racing y es uno de los centrales con mayor proyección de la Liga; David Fuster, que tras un gran año en el Elche, vuelve para dar profundidad a la plantilla; Jonathan Pereira, que se se consolidó en el Racing de Santander, y por encima de todos ellos, Nilmar. El brasileño ha sido el traspaso más elevado en toda la historia del conjunto amarillo. Es un goleador contrastado, que aunque no tuvo mucha suerte en su anterior etapa europea en el Lyon, tiene una calidad incuestionable.

Además, los de Castellón han logrado retener a sus mejores hombres. Giuseppe Rossi, a quien habían pretendido los mejores equipos del continente se ha acabado quedando, y Santi Cazorla, por el que también hubo jugosas ofertas en verano, seguirá vinculado a la entidad.

La última de las razones por las que veía al Villarreal como serio aspirante a los puestos de honor, es que este año no juega la Champions League, por lo que no tendrá la ‘distracción’ de la mayor competición del continente. Es verdad que si lo hace en la Europa League, pero en el club no se tiene como prioridad y no se reservan jugadores para esta competición.

xerez villarrealPero todo esto no ha servido para nada. Siete jornadas y un triste balance de tres puntos. Inexplicable y extraño. Ayer tenían una oportunidad de oro para revertir la situación. Visitaban Chapín, el campo de un Xerez que llegaba como colista, y que tampoco sabía lo que era ganar esta temporada. La cosa empezó bien y Pirès abría el marcador, pero cuando parecían tener el partido controlado, llegó el empate de Mario Bermejo y casi al final del partido, Antoñito batía de vaselina a un inseguro Diego López. Ahí llegó la polémica y el lío. En la jugada del gol, hay unas manos muy claras del jugador del Xerez Carlos Calvo.

El árbitro no hizo caso a las protestas del Villarreal y los jugadores comenzaron a perder los nervios, reflejo de la complicada situación que vive el equipo. Gonzalo Rodríguez se autoexpulsó por un codazo sin sentido, Pirés, ya con el partido finalizado, insultó gravemente al árbitro, según se refleja en el acta y al siempre mesurado y tranquilo Diego López tuvieron que pararle los pies para que no se fuese a por el colegiado.

El Villarreal está mal, muy mal. Y ya se habla de sustitutos para el banquillo (suenan Pékerman y Luis Aragonés). Pero en mi opinión un cambio de entrenador, lejos de ser una solución, sería más un problema. En el club que preside Fernando Roig siempre ha imperado la coherencia, y se ha sido paciente con los técnicos. Por el bien de Valverde, del Villarreal, y sobre todo del buen fútbol, espero que siga siendo así.

PD: Desde este fin de semana, la vida es un poco menos maravillosa. Nos ha dejado el locutor Andrés Montes, genio y figura dentro y fuera de los medios. Personalmente no me gustaba su forma de narrar el fútbol, pero por ‘su culpa’ (y la de Daimiel) me empezó a gustar ese deporte para señores altos llamado baloncesto. Me parece mentira no volver a escuchar sus ratatatatas, sus motes o sus originales frases. Lo que es indiscutible es que te gustase o no, Andrés Montes creó un estilo propio. ¡¡¡Descansa en paz jugón!!!.

Anuncios

Valencia-Villarreal. Fútbol en estado puro


Hay partidos en los que se deberían dar tres puntos a cada equipo, y el ‘derbi’ de la Comunidad Valenciana entre Valencia y Villarreal que ha terminado hace un rato, es uno de esos sin ninguna duda. Porque ha sido el mejor partido que he visto esta temporada. Por todo, por intensidad, por alegría en el juego de los dos equipos, por la cantidad de goles, y sobre todo por la igualdad que ha tenido.

Sí, es cierto que el Barcelona juega como los ángeles, y que se ha exhibido frente a varios equipos esta temporada, pero hasta ahora no había habido ningún encuentro tan divertido y vertical como este, por parte de los dos contendientes.

Los puristas dirán que ha habido muchos errores en defensa, y seguramente no les faltará razón, pero para el espectador neutral ha sido una delicia.

valenciavillarreal

Y me alegro mucho, sobre todo porque los entrenadores siempre han apostado por algo diferente, por el toque, por la calidad, en definitiva, por el buen juego.

El ingeniero Pellegrini, lleva desde 2004 haciendo milagros con el Villarreal, lo llevó a semifinales de Champions, hizo segundo en la Liga el año pasado por delante del hoy todopoderoso Barça, y aunque ahora el equipo había entrado en un bache, esta temporada está luchando por los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. Precisamente en la Champions, el equipo se ha clasificado para octavos de final, y no ha perdido ninguno de los partidos frente al Manchester United en la fase de grupos.

Pero más allá de todo esto, es que da gusto ver jugar al Villarreal. Siempre rasea el balón y lo mueve con mucho criterio incluso en su línea defensiva. Aunque la mayor virtud de sus centrales no sea la de sacar el balón jugado, no recurren al pelotazo para iniciar las jugadas, y suele llegar al medio del campo, donde Senna se ha convertido en el mariscal. Precisamente hoy, ante la baja del hispano brasileño, Pellegrini ha preferido meter a Bruno junto a Eguren, antes que a Edmílson, porque el canterano tiene más facilidad en la salida de balón.

En los costados, Cazorla e Ibagaza, que casi hace un gol antológico en una vaselina que despejó Renan y dio en el larguero. Cuando el resultado era 2-1 a favor del Valencia, Pellegrini arriesgó y quitó a Bruno para meter a Pirès. El francés cuando está fresco tiene detalles de auténtico genio.

joseballorenteY no puedo dejar de hablar de este Villarreal sin mencionar a sus delanteros. Rossi me encanta y Nihat, que se ha caído de la convocatoria a última hora por una lesión, siempre ha sido uno de los delanteros con más instinto de la liga.

Pero a quien quiero destacar hoy es a Joseba Llorente. Un futbolista tan efectivo como poco mediático. De esos que si fuese más guapo, y quizá un poco más joven (tiene 28 años) se lo rifaría toda Europa. Es un jugador completo, con una técnica más que aceptable, manejo de ambas piernas y buen remate de cabeza, pero como no vende camisetas, su oportunidad le llegó este verano, con el fichaje por los amarillos, tras destacar en el Eibar y el Valladolid y de momento lleva 7 goles en 14 partidos. ¡Todo un crack!.

Del Valencia de Emery ya hablé en este post a principio de temporada, y me sigue gustando tanto como entonces. Y aunque Unai a veces hace cosas raras, como poner a Maduro de central o enfrentarse con Helguera y obligarle a rescindir su contrato, es un entrenador como la copa de un pino y su mano se ha notado desde el principio.

Cogió a un equipo con muy buenos jugadores pero destrozado física y anímicamente tras el paso del ‘ciclón’ Koeman. Ahora están terceros en la Liga y hoy han dado una exhibición de fútbol ofensivo.

Me alegra especialmente el gol de Edu, que es un fantástico mediocentro cuya carrera se ha visto lastrada por sus múltiples lesiones. Villa ha vuelto a marcar un gol de bandera, y Silva, aunque en la primera parte no ha intervenido mucho, ha vuelto a ser decisivo con su exquisita calidad.

villavalenciavillarreal

A eso se le añade Joaquín, a quien Emery ha motivado y está volviendo a ser aquel que la rompía en mi querido Betis, Mata, que está siendo una de las revelaciones de la liga, el ‘pipo’ Baraja que hoy ha vuelto a marcar, y hasta Albelda, que hoy ha cumplido como lateral derecho, y parece que empieza a reconciliarse con la afición ché. Además Renan se ha consolidado en la portería y está haciendo una temporada portentosa.

El problema: el Valencia tiene una deuda monstruosa, y parece que la venta de las parcelas del campo de Mestalla, que era lo que la iba a reducir considerablemente, parece que se ha tornado imposible al no encontrar un comprador y puede que esto termine desembocando en la venta de sus estrellas. Si esto es así, sería una verdadera lástima.

Casi novecientas palabras de post, y aún no he dicho que el partido quedó 3-3. De todas formas, para enteraros de lo que ocurrió en el campo, mejor os dejo el enlace a la crónica.

PD: ¡Golazo estratosférico de Arteta frente al Hull esta tarde! ¿A qué esperas Del Bosque?.

PD 2: La primera foto es de elmundo.es, la segunda de uefa.com y la tercera de marca.com (por si alguien se enfada con eso de los derechos).

90 minutos de auténtico espectáculo


Los que me conocéis sabéis que no soy demasiado entusiasta de la selección española, pero esta noche he disfrutado como un enano.

El de hoy ha sido uno de esos partidos que deberían durar 3 o 4 horas. Por todo, porque había casi 10.000 españoles en las gradas del antiguo Heysel, ahora llamado estadio Rey Balduino, porque bajo una intensa lluvia y vistiendo de dorado, por momentos España se ha parecido al mejor Brasil, porque los belgas han plantado cara durante todo el encuentro e incluso han podido ganar, porque ha sido un partido vibrante, de ida y vuelta, porque ha sido vistoso para el espectador, pero sobre todo por Iniesta.

Como me dice mi amigo Rodri, debemos rendir pleitesía a Don Andrés. Lo que ha hecho este chaval ha sido una auténtica obra maestra sólo al alcance de unos pocos genios. Un gol antológico, maravilloso, de esos que te dejan boquiabierto.

Pero ese fue el empate a uno, y no llegó hasta el minuto 36. Antes, en el 7′ Sonck había roto el récord de imbatibilidad de España y de Casillas con un cabezazo que se colaba suavemente pegado al poste tras un error en la marca de Puyol y Juanito.

Los belgas tienen una generación interesante, con jugadores muy jovenes pero de bastante calidad, que les han devuelto a la primera plana del escaparate internacional tras muchos años de travesía por el desierto. Los herederos de los Gerets, Scifo, Preud’homme, Ceulemans, Van der Elst, Luc Nilis o Wilmots se llaman Fellaini, Dembele, Defour, Witsel, Kompany, Vertonghen o Van den Borre que fueron la base de la Selección Olímpica este verano y ahora lo son de la selección absoluta.

España no estaba a gusto, y para colmo de males, Torres se rompía en el minuto 15. Todo parecían ser malas noticias. Sin embargo, la lesión de Torres permitió la salida al campo de Cesc. Con Fábregas en el campo, Villa se convertía en la única referencia en la punta de ataque y el asturiano juega mucho mejor así que acompañado por otro delantero. Además, el mediocampo español se llenó de efectivos y los de Del Bosque comenzaron a sentirse más cómodos.

Villa tiraba miles de desmarques y las ocasiones comenzaban a llegar. Así, poco después de la media hora de juego Senna iniciaba la presión y provocaba que Fellaini cediera el balón atrás y Cesc lo robase en el borde del área. El mediocentro del Arsenal le dio un pase a Iniesta que entraba por la izquierda. Casi pegado a la línea de fondo,el de Fuentealbilla sortea a dos defensas, con el cuerpo, hace un regate que tumba al portero y salva al último defensa elevando la pelota. Simplemente genial.

Con el 1-1 los belgas se echaron atrás, pero no renunciaron al partido. Con un gran Fellaini en el medio y un solvente Kompany atrás, los diablos rojos trazaban contras muy peligrosas que obligaron a Casillas a estirarse en varias ocasiones. Tanto es así que en un despiste de Juanito y una mala salida de Casillas estuvo a punto de marcar Bélgica, pero Puyol salvó en la línea de gol cuando el balón se colaba.

El partido era de una intensidad altísima y con las ocasiones de los belgas se intercalaban oportunidades del combinado español. Xabi Alonso sustituyó a Cazorla en el 20′ de la segunda mitad y dio mucha más consistencia al centro del campo. Pero la entrada decisiva fue la de Dani Güiza. El jerezano sustituía al grandioso Iniesta y saltó al campo cuando sólo restaban cinco minutos para el final del encuentro.

Era el minuto 88′ y el partido agonizaba. A Bélgica el empate le sabía a gloria y se defendía con uñas y dientes. Hasta que apareció Güiza. El jugador del Fenerbahçe decidió disfrazarse de Iniesta y puso un centro medido al segundo palo para que Villa la metiese en la red e igualase a Di Stefano como goleador de la ‘roja’ con 23 goles.

Gran juego, grandes sensaciones. Lástima que el Mundial no empiece mañana por la mañana.

Pero volvamos al gol de Iniesta. Todos los que tienen ya una edad dicen que es similar al que Butragueño le hizo al Cádiz allá por 1987. Aquí os dejo los dos goles (hasta que youtube decida eliminarlos), para que juzguéis vosotr@s.

Aquí tenéis el del ‘buitre’

y aquí el de Iniesta de esta noche

PD: Portugal 0-0 Albania y los albaneses con 10 jugadores desde mediados del primer tiempo. Grande Queiroz

El Madrid gana sin brillo y el Villarreal arranca un punto de oro en Old Trafford


Después de analizar a Atlético y Barcelona que jugaron y ganaron el martes, vamos con los equipos españoles del miércoles, Real Madrid y Villarreal.

Real Madrid 2-0 BATE Borisov

Partido sin historia en el Bernabéu. Los bielorrusos son el equipo más modesto de esta Champions, y su presupuesto es cuatro veces menor que lo que cobra cada año un jugador como Raúl, por ejemplo. Es decir, cerca de 1,5 millones de euros.

Con estas armas, no podían plantarle demasiada cara a los blancos, bastante hicieron con ser un equipo noble, que no hizo demasiadas faltas, y hay que alabarles que en vez de limitarse a estar encerrados en su área, intentasen adelantar la defensa para ‘presionar’ a los de Schuster.

El Madrid jugó a medio gas y aún así dispuso de muchas oportunidades de gol. El primer tanto llegó pronto, en el minuto 11, cuando Guti recibió el balón tras un saque de esquina y se inventó un pase maravilloso que eliminó a cuatro defensas y que dejó a Ramos en franquía para que batiese al portero bielorruso de fuerte disparo. 1-0 y partido sentenciado.

En el minuto 34 llegó la desafortunada lesión de Gago que tuvo que retirarse por problemas musculares y se prevé que esté de baja cerca de dos semanas. La noticia del partido se produjo en los minutos finales del primer acto. Como el segundo gol del Madrid no llegaba, los bielorrusos realizaron tímidos acercamientos al área de Casillas. Esta circunstancia acabó con la paciencia de algunos aficionados, que silbaron a los blancos al descanso debido a su excesiva relajación.

A los 9 minutos del segundo tiempo el Real Madrid aumentó su ventaja en una jugada plagada de rebotes. Raúl disparó a puerta y el portero bielorruso se estiró para despejar el balón, con tan mala fortuna que su rechace pegó en un defensa y cuando el balón se colaba en la red, llegó Van Nistelrooy para remacharlo. Por si acaso.

De ahí al final hubo poco. La expulsión del bielorruso Khagush y un par de tiros de Ramos y Van der Vaart.

Desde aquí, sólo queda felicitar al BATE por su heróica clasificación y alabar el encomiable esfuerzo de los pobres bielorrusos, que más parecían un grupo de amigos, que un equipo profesional.

Manchester United 0-0 Villarreal

Este sí era el partido de la jornada. Un teatro de los sueños abarrotado por 76.000 almas recibía al Villarreal en la primera jornada de Champions. Cristiano esperaba en el banco y Berbatov fuera de la convocatoria, pero daba lo mismo, ahí estaban Tévez, Rooney, Nani, Ferdinand o Hargreaves dispuestos a amargar el debut al submarino.

Y en estas llega Pellegrini (entrenador al que admiro), estudioso y metódico, y deja en el banquillo de inicio a Cazorla y Marcos Senna. Otro ataque de entrenador, inexplicable, no había molestias físicas ni cansancio, simplemente decisión técnica. Los amarillos salieron con Eguren y Edmilson en el doble pivote, Pires, Mati Fernández y Cani en la mediapunta y el Guille Franco sólo arriba, pegándose con los centrales.

En vista del resultado, la apuesta salió bien. Los castellonenses se llevaron un punto que sabe a victoria y encarrilaron su clasificación para la siguiente fase. El 0-0 acabó con un récord de 15 victorias seguidas del Manchester en su estadio en la Champions y ante eso no se puede reprochar nada, pero pudo ser peor, mucho peor.

Gonzalo y Godín hicieron un partido enorme, perfecto. El argentino se olvidó de sus maltrechas rodillas y volvió a su mejor versión, y el uruguayo Godín se doctoró en el mejor escenario posible. Aguantaron las embestidas de Tévez, los desmarques de Rooney y las llegadas desde la banda de Nani y Park Ji Sung.

Pero buena parte de ese punto es también gracias a Diego López. El portero gallego estuvo inmenso, y salvo un error en la salida en un saque de esquina al comienzo del encuentro, estuvo muy seguro durante los 90 minutos.

En la primera parte el Villarreal sufrió lo indecible. Los amarillos no tenían el balón y estaban a merced del Manchester. Guille Franco estaba demasiado sólo arriba y Mati Fernández, Cani y Pires no entraban en juego. Eguren y Edmilson no podían frenar a Hargreaves y Fletcher, y las bandas inglesas eran un constante quebradero de cabeza para el equipo español. Park y Nani llegaban muy solos hasta la línea de fondo y trazaban diagonales muy peligrosas, tanto, que el coreano fue derribado claramente por Eguren en dos ocasiones. El árbitro Wolfang Stark, un amigo, no pitó ninguno de los dos penaltis y se llegó al descanso con el 0-0.

En el segundo tiempo, Cazorla modificó el panorama de su equipo y del partido. El asturiano es un jugador diferente, con su entrada cambió la actitud de su equipo, Ángel encontraba un socio en la derecha, Pires y luego Ibagaza, podían trazar paredes.

Fue en esos compases del partido cuando el Villarreal gozó de la ocasión más clara del partido. Una sucesión de paredes y triangulaciones acabó con un centro al área que Guille Franco remató con el tacón. Caprichoso, el destino quiso que el balón se estrellase contra la madera y saliese hacia el meta Van der Sar.

En el minuto 61 Ferguson sacó a toda su artillería. Retiró a Hargreaves para meter a Anderson y a cambió a Park por Cristiano Ronaldo. El portugués fue recibido con vítores por la hinchada de los Red Devils, a pesar de sus escarceos veraniegos con el Real Madrid. Cristiano jugó, y estuvo muy activo en los 29 minutos que permaneció sobre el campo y de un centro suyo llegó la oportunidad más clara de los ingleses, cuando el central Evans, libre de marca, conectó un cabezazo a bocajarro que pegó en la cepa del poste.

Era entonces cuando más encerrado estaba el Villarreal, pero ni con Cristiano pudo el Manchester doblegar al submarino. 0-0 y un punto que sabe a gloria.

PD: Qué de trabajo da la Champions a los autores de los blogs

¡¡¡Por fin!!!


¡¡¡A la mierda los análisis futbolísticos!!!, han pasado casi 48 horas y aún no me lo creo. Nací el 7 de julio de 1986, voy a cumplir 22 años, y por tanto soy de esa generación que no ha visto a España pasar de cuartos de final de una gran competición internacional, así que ahora estoy en una nube.

Yo era de los escécpticos (o cagones si preferís). No me fiaba de Luis Aragonés, no me fiaba de Marchena, pero sobre todo no me fiaba de Italia. Era una lucha contra la historia, llevábamos 88 años sin ganarles, teníamos en la mente el codazo de Tassotti a Luis Enrique y, para que engañarnos, cualquier tuercebotas asusta mucho más cuando le ves cantando el fratelli d’Italia vestido con la camiseta azzurra de la selección.

Es cierto que faltaba la pareja del Milán, el arquitecto Pirlo y el obrero Gattuso, ambos sancionados, además de los lesionados Cannavaro y Totti (que no está entre los 23 convocados) y de Nesta (retirado de la selección). Pero estaba Buffon, estaba De Rossi y estaba Luca Toni. El delantero del Bayern de Munich no ha marcado ningún gol en el campeonato, pero en el área lo remata todo y es un incordio para cualquier central.

No sé si en realidad fue así porque la tensión pudo conmigo, pero el partido me pareció tosco, con dominio alterno, con España tocando en el medio del campo y con pocas ocasiones. Por el lado español recuerdo la de Silva, que pegó en el poste que está detrás de la portería, el control con la mano de Güiza cuando se quedaba prácticamente sólo, y el trallazo de Senna desde la frontal del área que se le escapó a Buffon y pegó en el palo. Los italianos tuvieron un cabezazo de Di Natale que Casillas despejó de forma espectacular y un tiro de Camoranesi desde dentro del área que el portero del Real Madrid sacó con el pie, haciendo gala de unos reflejos increíbles.

A pesar de que los italianos estaban fundidos físicamente, consiguieron que se llegara a la prórroga con el empate a cero, y aguantaron los treinta minutos de tiempo suplementario. Así que, todos a temblar, llegaban los penaltis.

El guión del encuentro parecía escrito por los italianos, que se mueven como peces en el agua en este tipo de situaciones, y además, siempre que España había jugado un 22 de junio en alguna gran competición, había acabado cayendo en la lotería de los penaltis. Pero por una vez, la historia iba a ser diferente el 22 de junio de 2008 en el Ernst Happel de Viena.

Tiramos primero, Villa frente a Buffon, un especialista en parar penaltis, de 1’93 de estatura, que parece un gigante en esos momentos. Pero el asturiano no se amilanó y engañó al portero de la Juventus. Grosso hizo el empate a uno. Cazorla nos puso en ventaja y a partir de aquí volvió aparecer la figura de Casillas, que con una majestuosa estirada le detuvo el penalty a De Rossi. Senna que se había lesionado durante el encuentro cogió el balón y batió por el centro a Buffon. 3-1 en la tanda.

Camoranesi hizo el 3-2 y era el turno de Güiza. El jerezano es un buen lanzador, pero se le veía nervioso, y había una sensación general de que fallaría el penalty. Desgraciadamente no nos equivocamos y Buffon adivinó el lanzamiento. Di Natale podía empatar la tanda a tres, pero de nuevo Casillas se erigió en héroe, al igual que en aquella final de la Copa de Europa de Glasgow, o en los penaltis frente a Irlanda en el Mundial de Corea-Japón. El de Móstoles es de otro planeta, yo no vi jugar ni a Iríbar, ni a Arconada pero Iker está como mínimo a su altura. Despejó el balón y llevó la ilusión a casi 46 millones de españoles.

Pero la fiesta no era completa. Había que meter la última pena máxima y el encargado de lanzarla fue Cesc Fábregas. Un chaval que acaba de cumplir 21 años, y que, aunque ya es una figura en el Arsenal, no es titular con la selección. Con el corazón en un puño le vimos tomar carrera mascullando algo entre sus labios, cogió el balón con seguridad y marcó. En España estalló la alegría, daba igual si eras del Barcelona o del Real Madrid, había abrazos, saltos, locura y baños en las fuentes públicas de casi todas las ciudades. España se había cargado a los vigentes campeones y había hecho historia. ¡¡¡Estábamos en semifinales!!!

Esta fue la tanda de penaltis

PD: Y ahora vienen los rusos. Para ir entrando en ambiente os dejo al estadio Luzhniki de Moscú cantando el himno ruso. Visto así, impresiona.

PD 2: Parafraseando a otro de mis amigos. ¡¡¡Grazie Mille Iker!!!