Archivo de la etiqueta: benfica

El Inter vuelve a las andadas


Que el Inter es lo más parecido a una ONG en este mundo del fútbol no es nuevo (quizás podría competir con el Benfica que ha pagado 5 millones por Saviola y 7 por Javi García, pero ese es otro tema). Desde hace más de una década, los neroazzuros han ‘acogido’ a una cantidad ingente de jugadores lamentables, pagándoles además, una millonada.

Así, a bote pronto, me vienen a la cabeza ‘catacracks’ como Nelson Rivas, Carini, Luis Jiménez, Van der Meyde, Farinós, César Aparecido, Okan Buruk, Brechet, Sixto Peralta, Guglieminpietro, Moreau, Dalmat y un Recoba que cobraba más de 6 millones de euros al año, pero seguro que hay otros miles de nombres que se me olvidan.

Dice el gran Gaby Ruiz en su blog, que Moratti, el presidente del Inter es demasiado buena gente para un mundo tan ruin como el del fútbol profesional, y le cuesta demasiado decir ‘no’. Sea por esta razón o por alguna otra, el caso es que la política de fichajes de los milaneses ha sido un auténtico desastre.

Esto parecía haber cambiado la temporada pasada con la llegada de Mourinho. Una plantilla equilibrada, con mucha solidez en defensa, mucha calidad arriba y unos fichajes que reforzaban las posiciones más necesitadas del equipo, que le sirvió para ganar holgadamente la Serie A.

Aunque es cierto fracasó en el objetivo de conseguir la Champions, lo lógico hubiese sido continuar en esa línea, pero ‘la cabra tira al monte’ y parece que el Inter vuelve a hacer de las suyas en este mercado veraniego de fichajes. No ya por la calidad de los jugadores que ha comprado, que casi todos la tienen, sino más bien por la descompensación de la plantilla.

El más inexplicable de los fichajes es el de Thiago Motta. Es cierto que el año pasado hizo una buena temporada en el Genoa, pero ya está. Nunca ha llegado a cuajar y no ha dejado de ser un jugador mediocre, que no lo olvidemos, fue suplente en un pobre Atlético de Madrid, y está lejos del nivel que debería exigir un equipo de primer nivel mundial. Es ridículo que hayan pagado 18 millones de euros por él. No tiene sentido, además, que cobre cerca de 3’5 millones de euros por temporada, sabiendo que su rodilla izquierda puede volver a romperse en cualquier momento.

milito inter

Junto con Motta ha llegado su compañero en el Genoa Diego Milito. 22 millones de euros y la posibilidad de jugar la Champions han tenido la culpa. El argentino no será muy elegante, pero es una garantía de gol. Personalmente siempre he defendido que debería ser la referencia de la selección albiceleste, que está teniendo problemas para encontrar un ‘9’ puro. Por tanto, un fantástico fichaje. ¿El problema? se llama Samuel Eto’o. Con la llegada del camerunés, llega durísima competencia para el ex del Zaragoza. Mourinho apostó en muchos partidos de la temporada pasada por un 4-3-3 con dos jugadores abiertos a banda arriba y un sólo punta nato. Si se hubiese quedado Ibrahimovic, podría ser uno de esos hombres que parten desde la banda, pero ni Eto’o ni Milito van a sentirse cómodos jugando en otro puesto que no sea el de ariete. Incluso si el Inter cambia de táctica y utiliza un 4-4-2 podrían jugar juntos, pero tendrían que acostumbrarse a compartir espacios con un jugador de similares características, cosa que no hicieron el año pasado ni en Barcelona ni en Génova. Lo que sí es seguro es que ambos restarán minutos al genial pero indisciplinado y díscolo Balotelli, que corre el riesgo de frenar su progresión.

Esto enlaza con la operación Ibrahimovic-Eto’o. Todo el mundo lo ve como un gran negocio para los italianos. Lo es, pero puede suponer una gran pérdida en lo futbolístico. No tengo ninguna duda de que Eto’o rendirá a un altísimo nivel con los de Mourinho, porque lo ha hecho allá donde ha jugado, pero con la salida de Zlatan, el Inter pierde un delantero más móvil, con mayor versatilidad, que podría haber complementado a la perfección a Diego Milito, porque a pesar de que estos últimos años ha jugado de punta nato, la posición natural de sueco es la de segundo delantero.

lucio interEl hasta hoy último fichaje del club presidido por Moratti es Lúcio, el central brasileño del Bayern de Munich. Si me hubiesen preguntado qué jugador en todo el mundo casa menos con el estilo Mourinho, probablemente hubiese dicho su nombre, pero cosas del fútbol y de la física, los polos opuestos se atraen. Lúcio, como buen brasileño que es, probablemente sea el central técnicamente mejor dotado del mundo, pero también el más caótico. Sus continuas y alocadas subidas al ataque con el balón controlado han provocado un continuo desorden en la zaga muniquesa y más de un infarto en sus aficionados. Tácticamente es un desastre y su fichaje por el Inter puede producir dos situaciones: la primera, que con las broncas de Mourinho Lúcio se serene y se convierta en un central solvente y eficaz (cosa complicada a sus 31 años) o que contagie su ‘locura’ a sus compañeros de defensa y aquello acabe siendo un auténtico desastre.

Y por si todo esto fuese poco, suena Cassano. ¡Que Dios les pille confesados!.

PD: Debutó en el Bernabéu el ‘nuevo’ Madrid de CR9. 1-1 contra el todopoderoso Al-Ittihad y la estrella fue Raúl. ¡Vuelve la ilusión! que diría Florentino.

Anuncios

Supercopa de Europa, Calcio, Premier League, Liga y los clásicos portugués y escocés ¿alguien da más?


Gran fin de semana de fútbol el que hemos tenido. Empezó el viernes con una vibrante final de la Supercopa de Europa, en la que los rusos  del Zenit (rivales del Real Madrid en la Champions) superaron a un Manchester United que sin Ronaldo, no tuvo ni profundidad por bandas, ni juego en el medio, ni pegada arriba.

Interesantes los rusos, que de la mano del portugués Danny, fichaje estrella del Zenit esta temporada, machacaron al Manchester. El ex del Dinamo de Moscú, que ha costado 30 millones de euros, demostró su enorme talento, dominó el centro del campo y fue el principal creador de las contras. Ha venido para sustituir a Arshavin, y lo puede hacer a la perfección. El segundo gol así lo atestigua. El portugués con sangre venezolana controló el balón en el medio del campo, y partiendo desde la izquierda llegó al área donde mareó a Ferdinand y se la cruzó a Van der Sar. Si al final Arshavin no sale del Zenit, van a formar una pareja letal.

Me alegré mucho por Pogrebnyak, porque se lo merecía. Es un delantero sobresaliente que se perdió la final de la pasada UEFA por sanción y la Eurocopa por una inoportuna lesión, pero por fin ha logrado resarcirse, aunque sea en parte. Marcó el primer gol e hizo un excelente partido.

El Manchester me decepcionó. Le faltó contundencia arriba, algo que probablemente solucionen si al final firman a Berbatov, pero sobre todo, le faltó presencia en la medular, porque Scholes es un excelente llegador, y Anderson un mediapunta con mucha clase, pero se notaron muchísmo las ausencias de Carrick y Hargreaves. El 2-1 fue obra de Vidic y el United sacó la casta de campeón en el tramo final del encuentro, pero no fue suficiente porque sólo el ‘apache’ Tévez llevó peligro a la portería de Malafeev.

Además ha empezado el Calcio con sorpresas y tropiezos de los grandes. El Milan de Ronaldinho y Shevchenko cayó en casa ante el recién ascendido Bolonia. Los rossoneros son un cementerio de elefantes, con una plantilla cuya media de edad sobrepasa ampliamente los 30 años. Con Kaka’ lesionado, Pirlo se encuentra muy sólo en la creación y Flamini deberá adaptarse a una nueva liga y a un técnico como Ancelotti. Ronaldinho tuvo un debut aceptable, acostado (no literalmente) en la banda izquierda, se dedicó a poner centros peligrosos e incluso dio el pase de gol a Ambrosini, pero aún le falta mucho para coger la forma, y dudo que pueda volver a ser el de los mejores años del Barcelona.

Otro que tropezó fue el nuevo Inter de Mourinho, que empató ante la Sampdoria del ex-gordo Cassano en Génova. La apuesta de poner a Cambiasso de central no dio resultado, y a Figo, que fue la sorpresa en el once titular, se le vio falto de ritmo durante todo el encuentro. El que si brilló fue Ibrahimovic, el sueco marcó el gol a pase de Mancini, pero estuvo muy desasistido en el ataque. Aun así el Inter asusta, con la mentalidad ganadora de Mourinho y una plantilla muy amplia, son candidatos a todo.

El partido estrella del Calcio fue el que enfrentó a Juventus y Fiorentina. Los turineses, sólidos y conjuntados se adelantaron con un gol de Nedved y todo parecía ponerse de cara para ellos cuando el árbitro dejaba con diez hombres a la Fiorentina al expulsar al ex mallorquinista Felipe Melo a 7′ minutos para el final. Pero el conjunto viola, que no podía contar con Mutu, se lanzó al ataque a la desesperada y consiguió su objetivo cuando Gilardino introdujo en la red un balón peinado por Pazzini. Era el minuto 89 y el electrónico reflejaba el 1-1 final.

Lo más destacable de la Premier League, fue el partido entre el Tottenham de Juande y el Chelsea de Scolari. Un encuentro lleno de tensión, donde la calidad se vio a cuentagotas. Empezaron dominando los blues, y se adelantaron en el minuto 28 con gol de Belletti, pero los Spurs se rehicieron y lograron empatar antes del descanso cuando Darren Bent aprovechó una falta de entendimiento entre Lampard y Carvalho para poner el empate en el marcador. En la segunda mitad, no hubo oportunidades claras, dominó el centrocampismo y el marcador no se volvió a mover.

En el Liverpool-Aston Villa se lesionó Fernando Torres y los de Benítez acusaron su baja y sólo pudieron empatar a cero ante los hombres de Martin O’Neill. Sin Torres, el Liverpool pierde mucha pegada, y a pesar de la llegada de Robbie Keane, parece que la responsabilidad goleadora esta temporada, volverá a recaer en el ‘niño’.

Volvió Cesc y lo notó el Arsenal. Los gunners arrollaron al Newcastle con dos goles de Van Persie y uno de Denilson, que crece notablemente cuando juega al lado del catalán. Con esta goleada, los londinenses han logrado aplacar las críticas por su juego ramplón de las dos primeras jornadas. Hay que destacar que en las urracas, volvió Joey Barton, que acaba de salir de prisión tras cumplir 75 días de condena por agresión.

Y por si esto fuese poco, también ha empezado la Liga con el Numancia haciendo historia. Los sorianos, con el presupuesto más bajo de toda la primera división vencieron al todopoderoso Barcelona gracias al gol de Mario Martínez, el jugador que menos cobra de toda la Primera  División y también el primer soriano que anota un gol con la camiseta numantina en la máxima categoría del fútbol español. Los de Guardiola se atascaron en ataque, y aunque tuvieron varias oportunidades claras no supieron definir. Volvieron a aparecer fantasmas de los últimos meses de Rijkaard. Henry deambulaba por el campo y aunque sé que soy pesado, sigo creyendo que los blaugranas van a echar mucho de menos a Deco.

En el Real Madrid, la vida sigue igual, que diría Julio Iglesias. Llevaba 17 años sin ganar en Riazor y esta temporada no ha sido una excepción. Un Deportivo muy serio doblegó a los blancos con goles de Mista (sí, Mista, yo tampoco me lo creía) y Lopo. En ataque los de Schuster salieron con todo menos el descartado Robinho. Robben, Higuaín, Raúl y Van Nistelrooy, pero eso les dejó sin equilibrio en el centro del campo. Guti vagaba por La Coruña mientras que Diarra no daba abasto para contener los ataques del Dépor. ¿Y De la Red?, en el banco. El botón que sirve como muestra para corroborar que el Madrid sigue cometiendo los mismos errores, es que los dos goles del Dépor vinieron en sendos saques de esquina, de nuevo balón aéreo, peligro para los blancos, y Casillas, extrañamente fallón, se olvidó de salir y casi se le cae el larguero en la cabeza. Volvió a cumplir el de siempre, Van Nistelrooy, que convirtió un rechace cerca del área en el único gol de los blancos. Pocos refuerzos y mucho trabajo por hacer.

Donde están en una nube es en el Calderón. Exhibición en Champions y primer liderato en la Liga. El Atlético de Madrid le endosó un 4-0 al Málaga con mucha autoridad. Agüero fue decisivo otra vez y Forlán volvió a demostrar que lleva el gol en la sangre. Además Heitinga y Ujfalusi han mejorado mucho la defensa con respecto al año anterior. Buenas vibraciones, pero tratándose del Atleti, habrá que ver cuanto les dura la alegría.

El Valencia de Emery también dejó muy buenas sensaciones. Goleó a un flojo Mallorca y demostró que la debacle de la vuelta de la Supercopa sólo ha sido un espejismo. Al igual que en la ida de la Supercopa, de nuevo Villa, Mata y Vicente fueron los goleadores.

Por último, dos notas de color para el blog. Dos clásicos, dos partidos grandes. El Celtic-Rangers y el Oporto-Benfica. El derbi del Old Firm se lo llevó el Rangers por 2-4 y para colmo, el autor de dos de los goles de los protestantes, fueron obra de Kenny Miller, ex-jugador del Celtic. De los españoles, sólo jugó Nacho Novo, que entró en el campo en el minuto 78′ y no pudo ayudar al Rangers. Su compañero de equipo Aarón y el jugador del Celtic y ex-barcelonista Marc Crosas no intervinieron en el partido.

Y el partido grande del fútbol portugués tuvo mucha presencia española. Quique estaba en el banquillo del Benfica, que aguantó el chaparrón del Oporto, y logró un valioso empate a uno. Se adelantaron los locales con un gol de Lucho González de penalti y el paraguayo Cardozo empató para los lisboetas. En la recta final del partido, el defensa benfiquista Katsouranis fue expulsado pero los de Quique aguantaron el resultado y se llevaron un valioso punto. Dos apuntes, Di María, el jugador de moda, no brilló como se esperaba, buen partido de reyes y el ‘payaso’ Aimar se lesionó en el minuto 50 (otra vez). Como también salió lesionado el lateral Leo, en Lisboa comienzan a cuestionar los métodos del preparador español Pako Ayestarán.

Una última cosa, el Ajax de Van Basten y Oleguer perdió con el modesto Willem II de Tilburg… vaya debut tuvieron los hombrecillos.

PD: Juro replantearme lo de los posts así de largos, sé que son un coñazo (con perdón)

Y Argentina salió campeón


Se cumplieron los pronósticos y la Argentina de Agüero y Messi ya tiene el oro olímpico colgado en el cuello de sus jugadores.

Al final valió la pena todo el tiempo (y probablemente dinero) invertido por la AFA para solucionar el enfrentamiento con el Barcelona y que ‘la pulga’ pudiese formar parte del combinado olímpico de la albiceleste, porque Messi es un jugador de talla mundial y en Pekín (en Shanghai mejor dicho) lo ha vuelto a demostrar.

El de Rosario ha sido el alma del combinado que dirige Sergio Batista durante todo el torneo, pero además nos ha dejado sobradas muestras de su inigualable calidad. En la final le dio la asistencia a Di María y fue el único que sobresalió en un partido romo, espeso y por momentos, aburrido.

Esta final se ha catalogado como la ‘revancha del 96’ cuando la Nigeria de Kanu, Okocha, Oliseh e Ikpeba entre otros, les arrebató el oro olímpico en el descuento con un gol del barcelonista Amunike, que hizo inútiles los goles del ‘piojo’ López y de ‘Valdanito’ Crespo.

Y los argentinos se han tomado la revancha doce años después. El ambiente era frío en ‘el Nido’, porque a los chinos esto del fútbol, como que les da bastante igual, pero en el césped casi no se podía respirar, no sólo por la humedad asfixiante, sino también por lo que había en juego.

El arranque argentino fue ilusionante, pero sus ocasiones no acababan de cristalizar. Di María volvió a mostrarse muy activo pero no estuvo secundado ni por Riquelme ni por Agüero. Nigeria, por su parte, estuvo agazapada atrás y esperando las contras para poder aprovechar la velocidad de sus delanteros Obinna y Odenwingie.

Sólo Messi parecía poder despertar a Argentina (y a los espectadores) de su letargo. Y así lo hizo. En el minuto 57′ le dio un pase al hueco a Di María que se internó por la izquierda y superó la salida del portero nigeriano Vanezkim con una preciosa vaselina. Era un gol bañado en oro.

De ahí al final del encuentro los argentinos se dedicaron a defender y los nigerianos mostraron su incapacidad para llegar a la portería, a pesar de la voluntad de sus delanteros. Messi tuvo la sentencia en sus botas pero falló una clara ocasión mano a mano con el portero. Las ‘Águilas Verdes’ tuvieron un arreón final, más por coraje que por calidad, pero hicieron sufrir a la albiceleste, que suspiró de alivio y estalló de alegría cuando el árbitro húngaro Viktor Kassai señaló el final del encuentro.

Y Argentina salió campeón. Su juego no ha sido brillante pero sí muy sólido, y además ha contado con Messi y con Ángel Di María, la sensación del torneo. El mediapunta del Benfica no partía como titular pero sus buenas actuaciones le hicieron indiscutible en detrimento del delantero del Nápoles Lavezzi (se notan los galones, porque por rendimiento el suplente debería haber sido Agüero). Tal ha sido la explosión de Di María que los rumores hablan de ofertas de clubes de primer nivel mundial, como el Chelsea o el Real Madrid.

Este es el gol de Di María que le ha dado el oro a Argentina.

PD: Nigeria, medalla de plata se merecía un homenaje y qué mejor que hacerlo con un vídeo tan memorable como éste

El ‘Kun’ y Messi se pasean ante Brasil


Antes de nada tengo que decir que me parece ABSOLUTAMENTE VERGONZOSO que RTVE (Radio Televisión Española) a quienes tanto se les llena la boca con que van a dar más de 1000 horas de Juegos Olímpicos en exclusiva, y quienes han anunciado a bombo y platillo el duelo Messi contra Ronaldinho han dado el partido EN DIFERIDO.

Vamos con el partido. Era el duelo en la cumbre, la final anticipada y todos los tópicos que le queráis poner. Era un Brasil-Argentina, y eso se notó para mal. En la primera parte los dos equipos salieron tensos, nerviosos y sin querer correr riesgos debido a lo mucho que se jugaban. Mucho centroocampismo y muchas imprecisiones. Por parte brasileña, Anderson se olvidó de crear fútbol y se pegó como una lapa a Messi, obligando a éste a bajar hasta mediocampo para recibir balones y Diego no estuvo nada acertado durante todo el encuentro.

De los argentinos sólo brilló Di María, muy móvil por el centro y ambas bandas, y provocando varias acciones de peligro y algún destello de Messi. También me gustó Mascherano, un perro de presa fantástico que impidió cualquier atisbo de fantasía de la canarinha y que ha provocado las dos expulsiones brasileñas.

En la segunda parte el partido se activó y para desgracia de Fer y Marc (que le deben haber cogido cariño a la verdeamarela) apareció el ‘Kun’. El delantero del Atlético de Madrid, que había estado casi inédito en el primer tiempo desvió un disparo del jugador del Benfica Di María y cambió la trayectoria del balón despistando al nuevo portero del Valencia Renan, que encajaba su primer gol en estos Juegos Olímpicos. Era el minuto 51 y la albiceleste abría el marcador.

El rumbo del partido pudo cambiar si el latigazo del bético Sóbis hubiese entrado en la portería de Romero, pero el balón se estrelló en el poste. Tan sólo 4 minutos después llegó la sentencia Argentina. De nuevo Agüero remataba a placer un pase de la muerte de Garay, tras una jugada de Messi que caracoleó hasta meterse dentro del área y se la cedió al central del Racing de Santander.

Con el 2-0 llegó el único destello de Ronaldinho, y fue, como no, a balón parado. El milanista estrelló un balón en la madera en un libre directo desde unos 30 metros. En esa misma jugada, su compañero de club y selección, Alexandre Pato marcaba pero su gol era anulado por un claro fuera de juego. Ronaldinho, por cierto, ni está ni se le espera. Se confiaba en una resurrección en estos Juegos pero no se ha producido. El de Portoalegre está lento, apático, desganado, desacertado y falto de ritmo. Tiene solo 28 años pero parece que tuviese 40.

Otro que juega andando, pero sigue siendo clave para su equipo es Riquelme. Él transformó el tercero en un penalti cometido sobre Agüero tras una jugada enorme de Messi. Con el 3-0 los argentinos se sabían finalistas y comenzaron a disfrutar. Bailaron a Brasil y tocaron el balón por todo el campo. Y esto desquició a los brasileños que respondieron con entradas muy violentas. Lucas Leiva y Thiago Neves fueron expulsados y reflejaron la impotencia de la pentacampeona, que salía humillada del clásico.

En la otra semifinal, la sorprendente Nigeria barrió a los belgas por 4-1. Un partido muy entretenido en el que han brillado el jugador del Chievo Verona italiano Victor Obinna (Nsofor en su camiseta) y el mediapunta del Hoffenheim alemán Chinedu Ogbuke (Obasi) que ha marcado dos goles, uno de ellos un misil desde fuera del área.

Aquí os dejo algunos de los goles del Nigeria-Bélgica. El segundo es de Obasi y ojo al de Bélgica, que es espectacular

PD: Y mañana debuta Del Bosque, a ver que tal…