Archivo de la etiqueta: ataque

Pues a mí no me ha gustado


[Por Anuar Marrero]

Créanme que si a estas horas el Real Madrid fuera campeón, escribiría el mismo post. Con una considerable resaca pero el mismo al fin y al cabo. Tampoco quiero que se entienda como un ataque al Barcelona (al que felicito por un título que merece sin ningún tipo de dudas), ni como que quiero quitarle mérito. Es simplemente mi opinión sobre la liga en su conjunto. Una opinión que no es estrictamente personal, ya que creo que la comparten bastantes personas dentro del mundo del fútbol.

Se habla insistentemente de liga de récord. Se señalan los 99 del Barça y los 96 del Madrid como una gesta que engrandece la consecución del título. Para mí es todo lo contrario. Esa cifra de puntos no es resultado de la excelencia de dos clubes, sino del descenso considerable del nivel medio de la liga. Con el Deportivo desaparecido, el Valencia acuciado por su situación económica y Sevilla y Villarreal venidos a menos, el nivel medio de la liga, el de los equipos que luchan por Europa, ha sido bajísimo. De hecho equipos como el Mallorca, el Getafe o el Athletic, muy meritorios pero deportivamente muy limitados han estado luchando por esas posiciones. Es decir, casi cualquier equipo serio que mantuviera cierta regularidad entraba en la zona noble de la tabla. Eso da una idea del nivel de la competición.


También se asegura que el Barça se ha visto reforzado por la gesta de un Madrid que le ha obligado a ganar prácticamente todo. La cifra de goles y puntos del Madrid es también esgrimida por Pellegrini y quienes le respaldan para asegurar que el Madrid ha hecho una temporada grandiosa. En este punto me voy a detener. Y lo siento pero mi opinión es clara. El Real Madrid es un equipo que no ha ganado nada y no le ha ganado a nadie. Después de la mayor inversión económica de la historia del fútbol, y de confeccionar una plantilla que, con alguna deficiencia, está entre las tres mejores del mundo,  el conjunto blanco no ha conseguido ningún título ni ninguna victoria importante.

En la fase previa de la Champions fue incapaz de ganar a un Milan al que el United se merendó en octavos. Fue incapaz asimismo de ganar un solo partido a un Olympique de Lyon que si bien es un buen equipo, tiene un nivel infinitamente inferior al de los blancos. Y luego en liga perdió los dos partidos ante su único rival directo, el segundo, en el Bernabeu, dando una considerable sensación de impotencia. Además cuando después inviertes 300 millones y te pasas dos meses (fue eliminado de la Champions el 10 de marzo) jugando un solo partido por semana, contra equipos muy inferiores se supone que lo ganarás.  Y seamos serios, la mayoría de esos partidos el Madrid los ganó gracias a la superioridad de Ronaldo, un jugador que se ha exhibido frente a Mallorcas y Almerías (entiéndase la metonimia) pero que ha desaparecido en los momentos importantes. Y después de todo lo relatado ni siquiera me he referido al bochorno del Alcorcón…

Y para compensar lo descrito tenemos poco a lo que agarrarnos. El Madrid no ha mostrado una línea regular de juego, ha sido espeso y en ocasiones sin carácter y no ha sido claramente superior a casi ningún rival. Se me podrá decir que el que menos culpa tiene es Pellegrini, pero no se podrá negar su cuota importante de responsabilidad. Yo apoyé su fichaje en verano, pero después de un año he de decir que esperaba más. Sinceramente, la única razón por la que el chileno podría continuar en el Madrid es por estabilidad institucional. Pero a mí me parece poco. Por otra parte soy de la idea de que cualquier entrenador con tiempo y recursos consigue cosas, pero sinceramente albergo muchas dudas de que Pellegrini sea el adecuado. No me gustaría que se fichara a Mou, pero tiene algo positivo. Tiene el prestigio y el carácter suficiente para imponer sus condiciones a Florentino. A lo mejor así conseguimos que el presidente delegue, de una vez por todas, la política deportiva en quién realmente sabe de fútbol.

Y sinceramente no me gustado la liga porque he perdido interés por el fútbol. Porque lo único importante es lo que hicieran el Barça y el Madrid. Porque no me gusta que el tercero se quede a 25 puntos del segundo. Porque, a pesar de ser del Madrid, creo en un fútbol que no esté dominado de manera despótica por los gigantes. Y sobre todo porque no creo que haya sido puntual. Porque Madrid y Barça volverán a gastarse grandes sumas de dinero este verano y la distancia entre ellos y el resto aumentará. Porque es malo para el fútbol. Por eso no me ha gustado.

P.D.: Y encima el mundial, pocos partidos en abiertos y por Telecinco…

Fútbol es plural


Tras tres semanas sin escribir (en las que espero que os hayáis aprendido la vilda de Gourcuff y las deficiencias del Bayern) con fiebre de por medio y con algunos problemas con wordpress y la publicación de posts, volvemos a la carga con un artículo jugoso de un habitual, que llevaba tiempo sin aparecer por aquí, Anuar Marrero. Disfrutadlo.

[Por Anuar Marrero, autor de Ceci n’est pas un blog]

No puedo reprimir cierta sonrisa cínica y autocomplaciente al observar la clasificación y comprobar que el Madrid llegará líder al Camp Nou, y virtualmente clasificado en su grupo de Champions si gana al Zurich en casa. Y al comprobar que por el contrario, el Barça a día de hoy está fuera de octavos y se jugará sus opciones ante el Inter, con serias bajas por la gripe A y sin Messi, lesionado en el abductor. Y no se crean, el motivo de dicha complacencia no se debe a mi madridismo declarado, sino a que dicha situación pone de manifiesto una idea que me ha valido más de una discusión futbolística.

En términos metafóricos, podría resumirse con la frase que titula este artículo. En lenguaje más prosaico podríamos cambiarla por una muy sencilla que habremos escuchado en más de una ocasión. Existen muchas maneras de jugar al fútbol, y ninguna de ellas tiene porque ser necesariamente mejor. No se confundan, soy un firme defensor del juego ofensivo, directo y de control de la pelota, pero soy consciente de que esa es mi visión, y que hay quién no la comparte, y prefiere un fútbol más recatado, o más sosegado, o más defensivo. Han coincidido en el tiempo dos equipos muy parecidos, que han dominado el fútbol en estos dos últimos años. El Barcelona y la selección española. Ambos han encontrado en una magnífica generación de centrocampistas la seña de identidad, y basándose en el juego muy elaborado y de toque han conseguido grandes éxitos. Es un modelo de fútbol vistoso, bello para el espectador y elaborado.

Pero lejos de esto estamos asistiendo a un ejercicio de onanismo colectivo, olvidando viejas miserias, ahora parece que no hay vida más allá de las propuestas de estos dos equipos. Fútbol es el Barça y España, y quién no juegue así juega mal. ¿Cómo es posible entonces que ese Madrid defenestrado y que tan mal juega llegue al Nou Camp mirando desde lo más alto de la tabla?, ¿cómo es posible que el excelso juego blaugrana no haya conseguido la clasificación para octavos de Champions?. La respuesta es sencilla. Porque fútbol es plural e imprevisible. Os parecerá una aberración, pero a mí el fútbol excesivamente elaborado me aburre. Me aburren las jugadas de 30 o 35 toques, el ritmo en ocasiones monótono que genera este fútbol. Prefiero el ritmo frenético, la salida rápida del balón, la aceleración en tres cuartos de campo, la electricidad de los extremos.

Podríamos trasladar al fútbol la teoría económica de la ventaja comparativa. Es decir, cada equipo debería especializarse en aquello que hace relativamente mejor. Balón hay uno en el campo y los dos equipos no pueden tener un 75% de posesión. Por lo tanto habrá que articular otras formas de encarar los partidos. El Barça lo ha hecho muy bien. Se ha basado en su fuerte que es el toque y la combinación y el año pasado maravilló al mundo. Pero no es la única manera. Sin ir más lejos, el Athletic consiguió el empate especializándose en lo que mejor se le da; el choque, la garra, la intensidad, el empuje y la fe. Y fue suficiente para contrarrestar los argumentos de los de Guardiola.

No pretendo defender el juego del Real Madrid. Es evidente que los blancos no han encontrado su juego, como consecuencia, a mi parecer, de una deficiente estructuración y planificación de la plantilla. Pero a falta de eso, han sabido sacar provecho de una de sus ventajas, la facilidad para hacer gol. Y ello les ha valido para llegar líderes al clásico, y virtualmente clasificados en Champions.

A partir de ahora puede pasar de todo. Puede que el Barça haga un partido excelso contra el Inter, se clasifique para octavos y golee al Madrid en el Camp Nou. Si pasa eso no quiere decir que el fútbol me haya quitado la razón. De la misma manera que si el Barça se queda fuera de octavos y no consigue la victoria el domingo que viene, no me la habrá dado. Tampoco se habrá cometido una injusticia bíblica contra este deporte y su belleza. Es posible que España gane el mundial, pero lo puede hacer Argentina, Brasil, porque no Portugal. Y el fútbol seguirá proclamando en silencio que, en realidad, su género es plural, Y habrá quién no esté de acuerdo. Y por ello seguiré amando este deporte.

¿Crisis de estilo, o crisis de fe en Valencia?


Hoy quiero dar la bienvenida al blog a una prestigiosa (?) firma invitada: Álvaro Martínez. Hay muchos adjetivos que le califican, pero la mayoría son malsonantes y no se pueden reproducir en esta elegante bitácora, así que le definiré como un gran amigo, además de un currante nato.

Aunque su mundo es el basket, y lo demuestra cada día en su extraño pero completísimo blog, Álvaro vive muy de cerca la actualidad del Valencia Club de Fútbol, por lo que es la persona idónea para realizar un análisis personal y exhaustivo de lo que está aconteciendo en el club ché.

Que lo disfutéis

[Por Álvaro Martínez, del blog En el Basket como en la vida]

Ningún estilo de juego es infalible, ninguno. Lo que ocurre es que los horrores de cada uno de ellos se muestran de maneras distintas, aunque todas son dolorosas. El juego excesivamente controlado, llamado defensivo, tiene su frustración más latente cuando en noventa minutos jugando como local, el marcador refleja un triste 0-0, cuando la gente se va del campo con más frío del que tenía cuando llegó, y cuando tu delantero se va a casa algo absorto por no haber dispuesto de ocasiones claras. El juego alegre, contrapuesto al anterior, sufre cuando los agujeros que deja atrás se vuelven más grandes de los que generas atacando, y cuando el equipo contrario juega más alegre y genera más ocasiones del equipo que supuestamente proponía.

unai_emeryalvaroVa en más sintonía con esto último lo que le pasó a Unai Emery el domingo pasado. El Valencia planteó el partido de una forma muy parecida a la que suele hacerlo durante toda la temporada, en la que sale a ganar, es ambicioso y se vuelca sobre el área contraria. Sin embargo, esos días apáticos en los que tus jugadores no están por la labor de cumplir, te hacen sufrir lo que sufrió el Valencia. Huecos atrás, defensas vendidas y gran desastre. Porque cuando un sistema de este tipo falla, suele fallar a lo grande.

Cuando la cosa aún no se había torcido en demasía, en Valencia ya se hablaba de la cantidad de goles que recibía el equipo. Las comparaciones son odiosas e injustas, pero son muy rentables en según qué teorías. Se le achacaba a Emery que hubiese recibido en media temporada tantos goles como en toda una temporada en una de las ligas de Rafa Benítez. Este argumento, conforme han ido cayendo los goles, ha ganado peso. Poca gente se acordaba de la gran cantidad de goles a favor del equipo, superando registros que databan de más de 60 años, o de la nueva propuesta de fútbol.

benitez-valencia-alvaroEmery siempre ha tenido claro que fue fichado para hacer ese tipo de fútbol atrevido que exhibía en sus anteriores equipos, y en eso se ha empeñado desde el inicio. Sucede que el imaginario colectivo, tan acostumbrado al paladar de los Ranieri, Cúper, Benítez o Flores, no ha terminado de digerir demasiado este cambio.

Acostumbrados al recogimiento defensivo, al calor de las defensas estáticas y de los medios del campo que ayudaban a la defensa, la nueva idea sugiere que los laterales suban hasta la línea de fondo por sistema y que los medios centros tengan presencia en ataque. Las consecuencias son claras, partidos de mucha más velocidad, de muchos más goles, y de muchas más ocasiones. Los delanteros felices, los defensas preocupados… muy diferente a lo que acostumbraba a ver Mestalla en los últimos años.

Tras la reciente derrota en Mallorca, el debate se ha puesto encima de la mesa de forma clarísima, y lo medios dejan caer la necesidad de retroceder en cierta forma a algo que les suene más al pasado, donde la seguridad defensiva era mayor. Los corazones de todos se agitan ahora con mayor velocidad, tanto en ataque como en defensa. Lo del ataque se lleva bien, a nadie le amarga eso, pero lo de la defensa está empezando a desesperar al personal. Los defensas y los porteros son señalados con el dedo. ¿Injusto?.

En este punto es el momento de preguntarnos. ¿Cederá Emery ante esa corriente que le empuja a un estilo diferente? A que los laterales no suban tanto, a que los interiores ayuden en defensa… ¿O será capaz de convencer a la gente en Valencia que este es su estilo y que con este estilo se puede llegar a grandes objetivos?.


¡Chapeau Kanouté!


Esta noche el Sevilla le ha ganado 2-1 al Deportivo de la Coruña en la ida de los 1/8 de final de la Copa del Rey. Kanouté ha marcado el 2-0 para el equipo de Nervión. Hasta ahí todo normal.

Lo que es novedoso, y honra a este magnífico futbolista, es la celebración de este gol. Kanouté se ha levantado la camiseta del Sevilla y ha mostrado una camiseta de apoyo al pueblo palestino, como podéis ver en esta foto de Marca.

kanoute-palestina

Kanouté es un tipo centrado, con conciencia y consciencia y muestra su apoyo con este gesto, porque  sabe que los ataques israelíes contra el pueblo palestino, que han provocado ya más de 700 víctimas civiles, son una auténtica masacre, un intento de exterminio.

Bajo el pretexto de eliminar a Hamas, grupo considerado terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, el ejército israelí bombardea sistemáticamente la franja de Gaza, matando, y ya van 12 días, impunemente a civiles inocentes. Como la franja de Gaza está bloqueada, no puede llegar ayuda humanitaria, ni comida, ni sangre para las trasfusiones de los heridos.

Además, con la excusa de los ‘ataques selectivos’, pueden atacar cualquier infraestructura con total impunidad. El pasado 6 de Enero, sin ir más lejos, para celebrar la llegada de los Reyes Magos, atacaron dos escuelas de la ONU matando a 40 personas. Las explicaciones oficiales por parte del ejército israelí hablan de unos ‘supuestos ataques’ desde esa zona, que aún están por confirmar.

Y las Naciones Unidas mirando para otro lado…

… y Estados Unidos con un vacío de poder que alimenta ese silencio.

La mejor forma que se me ocurre para ilustrar el papel de Israel en este conflicto es esta viñeta de EL ROTO, dibujante de EL PAÍS, que encontré gracias a Anuar.

el-roto-vineta

Volviendo al fútbol, Kanouté vio una tarjeta amarilla por levantarse la camiseta, y probablemente tenga una sanción económica de alguno de los inservibles comités por lucir un mensaje en su pecho. Si es por cosas así, yo le pago la multa.

PD: Sé que este es un blog de fútbol, pero cosas así no se pueden pasar por alto.

Espectáculo Werder Bremen


Llevo tiempo sin escribir y esta semana ha habido jornada el miércoles y el jueves en la Liga y en la Serie A del Calcio. Aquí vimos la goleada del Madrid ante el Sporting de Gijón (7-1), la victoria del Barcelona ante el Betis. El triunfo del Valencia que le dio el liderato y el buen juego de un Villarreal que me ha enamorado.

En Italia tropezó la Juve en casa ante el Catania (1-1), el Milan sufrió para ganar a la Reggina, con Ronaldinho de suplente y con Borriello arriba y Shevchenko en el banco. El Inter ya es líder tras ganar al Lecce  y la Roma de Spalletti volvió a perder.

Pero me gustaría hablaros de fútbol alemán, y más concretamente del Werder Bremen. ¡¡¡Qué divertido es este equipo!!! y cómo mola verlo jugar. No sé si será por los colores verdiblancos pero siempre me ha caído bien, y si tenéis la oportunidad de ver alguno de sus partidos, supongo que vosotros también le cogeréis cierto aprecio.

Y es que los partidos del Bremen son una locura. Su entrenador Thomas Schaaf es uno de los más ofensivos del planeta fútbol y el 4-3-3 es una de sus señas de identidad. En el campo están dirigidos magistralmente por el brasileño Diego acompañado por otro mediapunta que va para estrella, Mesut Özil y a pesar de haber perdido a Borowski, que fue una de sus estrellas el año pasado y a Klasnic, se han reforzado con Pizarro que viene cedido del Chelsea.

Diego, Pizarro, Özil, Hunt, Rosenberg, Sanogo, Hugo Almeida… estos nombres tienen una palabra que les une, GOL y eso es lo que hay en los partidos del Werder, pero si además le sumas que sus defensas no son nada del otro mundo, el espectáculo está asegurado.

La pasada semana le ganaron al Bayern Munich por 2-5 en el Allianz Arena dando una exhibición de fútbol ofensivo. Llegaron a humillar a los de Klinsmann con un 5-0 en poco más de una hora de partido, pero los bávaros maquillaron con un doblete de Borowski, pero esta tarde se han vuelto a superar.

El Werder Bremen ha jugado a las 15:30 frente a la revelación de la Bundesliga, el recién ascendido Hoffenheim. Los de Schaaf han salido con Frings de pivote defensivo, Diego y Özil en la media punta y Hunt, Rosenberg y Pizarro arriba.

En el minuto 8′ ya ganaban 1-0 con gol del internacional sub-21 alemán de origen turco Özil, pero en el 15′ empataba Ba. Sólo un minuto después, en el 16′ anotaba Pizarro, en el 21′ llegaba el 3-1 de Diego y  a la media hora, Hunt hacía el 4-1.

Tras el vendaval de los de Bremen, llegó la relajación y comenzó la remontada del Hoffenheim. Antes del descanso Salihovic acortaba distancias haciendo el 4-2 y al cuarto de hora de la segunda mitad, Mertesacker cometió un penalti que le costó la expulsión, y que además transformó Ibisevic poniendo el 4-3 en el marcador. Poco después, en el minuto 71′ Comper completaba la espectacular remontada y empataba el encuentro a cuatro.

Pero quedaban 20 minutos y ni mucho menos había terminado el encuentro, porque el Werder Bremen es un equipo especial. Cualquier conjunto del mundo al que le acabasen de remontar una diferencia de tres goles y estuviese con diez hombres por la expulsión de un central, se metería atrás a defender el punto. Pero el Werder no. En vez de defender con uñas y dientes, se han dedicado a atacar, y las órdenes de Schaaf han tenido su recompensa.

En el minuto 82′ una gran jugada por la izquierda que comenzó Özil la culminó el propio mediapunta con un fantástico gol. Era el 5-4 y llegaba la locura. Lo han conseguido y el ataque ha vuelto a triunfar. Una lección de fútbol deliciosa para el espectador.

A ver si aprenden algunos…

PD: Ahora el Madrid-Betis y mañana el debi milanista, chulo ¿verdad?