Archivo de la etiqueta: adriano

El Madrid, las bandas y el error estratégico de Schuster


[Por Anuar Marrero]

No se asusten, antimadridistas del mundo. Este no es un mero artículo sobre el Real Madrid. Simplemente creo que del duelo contra la Juve se pueden extraer algunas conclusiones sobre acerca de uno de los problemas fundamentales del futbol en la actualidad, el juego por bandas.

Dicen, y yo cada día estoy mas de acuerdo, que el fútbol es un deporte muy sencillo que los entrenadores se empeñan en complicar. Las bandas en un equipo de futbol son vitales por todas las razones que ya conoceréis. Los laterales ayudan en la salida del balón, los extremos o interiores le dan profundidad al equipo, liberan y dan opciones al centro del campo, surten de balones los delanteros y abren las defensas creando espacios para los rematadores y las incorporaciones de segunda línea. Además dotan al equipo de velocidad y verticalidad. Pues a pesar de todo ello, cada día son más los equipos que juegan sin bandas, y cada vez menos los jugadores de banda.

Centrémonos ahora en el partido del Madrid. Schuster saca un 4-3-3 (más o menos) lo que quiere decir que a priori en el centro del campo juega con un hombre menos que su rival. Pero en todo el equipo sólo hay un hombre de banda, Sergio Ramos. De once jugadores tan sólo un lateral. Resultado: La Juve tiene ventaja numérica en el centro del campo, lo que unido a la acumulación de jugadores blancos por el centro (Gago, Snejder, Van der Vart, Van Nistelrooy, Raúl, Higuain y hasta las subidas de Pepe) hace que el fútbol físico y de brega de los italianos cobre su máxima expresión. Ante la falta de espacios Sissoko parece un gran jugador, Gago desaparece, el Madrid no puede salir de la presión y dos centrales limitaditos (fuertes y trabajadores pero con demasiadas limitaciones para otras funciones) como Legrottaglie y Chiellini parecen autenticos cracks. El despropósito del Schuster y los suyos es de mucho calado. Van Nistelrooy, un jugador tremendo, el mejor delantero centro que he visto jugar en mi vida, se da cuenta del hecho y busca espacios en la banda. Pero claro Heinze y el holandés en una banda parece un chiste de muy mal gusto. Un central y un delantero centro como lateral y extremo (¿todavía creen que Mijatovic y compañía saban más de fútbol que nosotros?).

Llegada la segunda parte (45 minutos tardo el alemán en arreglar un desaguisado que saltaba a la vista desde la segunda jugada del partido) salió una de esas pocas joyas de banda que aun nos regala la cantera holandesa; Robben. Y el solo, con sus desbordes velocidad y cambios de banda convierte el partido en otro. La Juve se tiene que abrir, con lo que Sissoko pierde bastante presencia, en favor de un Gago que con espacios deja varias pinceladas de visión de juego y calidad. Con la defensa más abierta Van Nistelrooy vuelve a su posición original y crea más de un problema hasta que por fin remata. Debido a la apertura de espacios, la segunda línea del Madrid (Snejder y Van der Vart) llega con peligro y con opciones de remate. Y todo por un jugador de banda, un extremo. Cierto es que en parte es culpa de una mala planificación de la plantilla, pero Schuster debería dejar de lado su arrogancia y reconocer un error de calado como el que cometió.

Y esto no es sólo para el Madrid en este partido. El fútbol es más sencillo de lo que parece en lo fundamental. Y las bandas son fundamentales. Y todas las modernas teorías de visionarios como Vanderlei Luxemburgo son castillos de naipes que se derrumban ante una carrera, un regate o un centro de un jugador como Robben.

Y para acabar me gustaría hacer un par de apuntes sobre esta última jornada de Champions. En primer lugar me alegro de que haya alguna sorpresa con nombre de equipo modesto como el Cluj o el Anorthosis. A todos nos gusta ver estrellas, pero o el fútbol crece y llega a nuevos países o equipos o se va a convertir en un club privado de millonarios. Y por otra parte derrumba el discurso excesivamente victimista de muchos equipos pequeños. El dinero no lo es todo. Con presupuestos muy bajos se puede competir. En segundo que es una pena que las buenas sensaciones que deja el Barça no se puedan contrastar contra un equipo de nivel. Tiempo hacía que no veía un grupo tan flojito en Champions. En tercer lugar , que Wenger sigue demostrando que es el mejor entrenador del mundo y un rey Midas con los jóvenes. Hay poco entrenadores capacitados para marcar cinco goles en Turquía con un equipo tan joven.

Y para acabar de verdad un apunte sobre el Inter. Al principio de temporada no me los tomaba en serio. Mis razones tenía. Todos los años gasta un dineral, pero nunca consigue un bloque de garantías. Pero al gran equipo que tiene le ha sumado la enorme capacidad competitiva de Mourinho. Nos gustara o no su fútbol, pero sus equipos tiene un carácter ganador que he visto en muy pocos. Además con la recuperación de Adriano, el Inter tiene, a mi parecer, la mejor delantera del mundo. Ibrahimovic y Adriano. Juntos reúnen gol, potencia, velocidad, fuerza y calidad. Es decir todo lo que se le puede pedir a una delantera. El problema es que juntos reúnen otras tantas cualidades negativas…

Anuncios

Un análisis ‘peculiar’ del Betis-Sevilla


Hoy podría hablaros de muchas cosas, del gran duelo en la Premier entre Chelsea y Manchester United, de la primera victoria del Milan en la Serie A esta temporada, de la goleada del Barcelona en Gijón, de la gran victoria del West Ham en el debut de Zola como entrenador, de que el Tottenham de Juande no levanta cabeza, de la escandalosa paliza que el Werder Bremen le endosó al Bayern de Múnich en casa de los bávaros o del 6-0 del Manchester City ante el Portsmouth, con gol de Robinho incluido.

Pero no. Porque este domingo que acabamos de dejar atrás, se ha jugado uno de los partidos más especiales del planeta fútbol, y el que yo personalmente, a pesar de estar a 600 kilómetros vivo con más pasión. El derbi entre Betis y Sevilla.

Sé que a la mayoría no os interesará, que como casi siempre ha habido muy poco fútbol, que ha sido un encuentro soso, ramplón, con más tensión que ocasiones y encima este año, ni siquiera la televisión lo ha elegido como partido de la jornada y se ha jugado en un horario futbolero, pero vulgar, las 5 de la tarde del domingo.

Pero me da igual. Un derbi siempre será un partido especial, y más en Sevilla, una ciudad que se paraliza y se divide durante casi dos horas. La pasión inunda cada rincón y las ‘coñas’ del ganador hacia el perdedor duran semanas e incluso meses.

Rivalidad, pero no enemistad, porque es absurdo, porque en las familias, grupos de amigos o compañeros de trabajo siempre hay gente de los dos equipos y porque aunque el entrañable Bill Shankly no lo creyese así, hay cosas más importantes que el fútbol.

Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso

Os lo tengo que confesar, hoy estaba nervioso, mucho. He visto el Chelsea-Manchester United casi sin prestarle atención, pensando qué pasaría a las 5 cuando el balón echase a rodar en el Ruiz de Lopera, y a eso de las cuatro y media, ya me había quedado sin uñas.

Salen las alineaciones oficiales. En el Betis, lo esperado, ni mucha fuerza, ni mucha calidad. Ilusionante Emana en el medio y preocupantes Fernando Vega en el lateral izquierdo, Capi en el centro del campo, la falta de gol de los de arriba y sobre todo la baja de Edu.

En el Sevilla revolución, Jiménez alinea cuatro centrales pero hace que dos de ellos (Mosquera y Drago) jueguen en los laterales. En el medio Duscher y Romaric y en las bandas la sorpresa, ni Navas ni Capel. Los titulares eran Adriano y el joven argentino Lautaro Acosta.

Las 5 en punto. El partido no empieza porque los salvajes de siempre, se dedican a tirar botes de humo al campo. Lamentable. 5 y tres minutos, Perez Burull hace sonar el silbato y comienza el partido.

Nervios. Esa sensación me invadía cada vez que algún jugador vestido de rojo cruzaba la línea medular con el balón controlado. Pero extrañamente el Betis salió muy enchufado, con una gran presión, mucho despliegue físico y un Emana muy activo, dominaba los primeros compases del encuentro. A pesar de todo, el corazón casi se me sale por la boca cuando David Prieto remató alto un balón centrado desde la banda, y volvieron los nervios cuando Acosta se internó en el área y Nelson le derribó. O cuando en la segunda parte el Betis acusó el desgaste físico y el Sevilla comenzó a mejorar. Nervios con la entrada de Maresca, Navas y Capel que le dio más profundidad a los de Jiménez, o cuando Nelson volvió a flirtear con el penalti en una acción de Adriano. Nervios cuando Casto salvó un remate de Kanouté a 6 minutos del final. Nervios.

Ilusión. Porque era el derbi, porque era un partdo especial. Porque el campo estaba lleno y la afición animaba sin cesar. Porque el Betis empezó bien. Porque Emana estaba en todas partes, porque Sergio García se movía bien arriba, porque Mehmet Aurelio no dejaba crear a Romaric, y sobre todo, porque veía posible una victoria sobre el eterno rival, algo que no pasa desde 2005. Y es que tres años en fútbol son demasiado. Ilusión.

Cabreo. Al principio con el árbitro, por anular un gol a Pavone por falta previa que yo no vi. Después cabreo con Pavone, por trabajar mucho, pero fallar mucho más. Más tarde con Chaparro, por meter en el campo a José Mari, del que no esperas nada, y mucho menos que marque un gol y por quitar a un extremo como Mark González para meter a un defensa como Melli cuando deberías buscar la victoria. Cabreo.

Y por último enfado. ¿La diferencia con el cabreo?. El enfado es en frio, después de analizar la situación y por tanto tiene razón de ser. Enfado por la ausencia de planificación deportiva. Enfado porque los revulsivos sean Rivera y José Mari. Enfado porque no haya un punta nato en toda la plantilla. Enfado porque hay un caos institucional, enfado porque el equipo, como el estadio está a medio hacer, porque en la ciudad deportiva no hay luz, porque el gimnasio se va a caer. Enfado porque según Lopera ésta es la mejor plantilla de la historia. Porque nada cambia y nada parece que vaya a cambiar. Enfado

Después de este ‘análisis’ no os habréis enterado de nada de lo que pasó en el partido así que os dejo la crónica.

PD: Otra entrada demasiado larga, lo siento, procuraré mejorar en el futuro.