La prepotencia encubierta


[Por Anuar Marrero]

Desde hace algún tiempo, he detectado en el Barcelona y su entorno (prensa y aficionados), una actitud que a mi parecer está cargada de prepotencia. No es evidente, ya que los jugadores del Barça, capitaneados por el intachable Guardiola, suelen medir mucho sus declaraciones, y hasta ahora son tenidos por modélicos. Pero si analizamos con perspectiva y nos detenemos en el trasfondo de las palabras y declaraciones que se escuchan en las contadas ocasiones en las que el equipo no consigue la victoria, estas destilan un profundo sentimiento de superioridad.

Todos los equipos grandes son más o menos lo mismo. Cada uno con un modelo, peor o mejor gestionado, pero que en ningún caso garantiza victorias. El futbol es profundamente cíclico, y todos los modelos han pasado por penurias y grandes éxitos. En los últimos años Europa ha sido dominada primero por equipos españoles capitaneados por el Madrid “galáctico” de Florentino, luego este se hundió y dio paso al dominio del Milan y los equipos italianos. Posteriormente fue el turno de Chelsea, Manchester y el estilo inglés, que dio paso a la superioridad del Barça de Rijkaard y el de Guardiola. Todos estilos diferentes. Todos exitosos.

Pero cuando el Barça pierde, las explicaciones de la derrota se basan en descalificar la propuesta del contrario. Es usual leer en prensa y escuchar a aficionados frases como “es que contra 11 tíos metidos en el área no se puede jugar”, “es que el equipo dio muchas patadas”, “solo hubo un equipo que quiso jugar” etc. Parece subyacer en el discurso el siguiente planteamiento: “El estilo del Barça es infalible y muy superior al resto y sólo puede perder por demérito propio o porque el rival se vale de estrategias poco lícitas”.


El último caso lo hemos vivido contra el Inter. El discurso era claramente descalificatorio contra la propuesta de Mourinho. Solo hay que acudir al Sport o al Mundo Deportivo para darse cuenta de eso. Además el equipo que nunca habla de los árbitros, cuando se siente afectado lo saca a la palestra. El prepotente y el engreído, atribuyéndose más mérito del que le corresponde, suele obviar los elementos azarosos que le llevan a la consecución del éxito. Pero no duda en utilizarlos para descalificar los logros ajenos. No decir nada después del arbitraje de Ovrebo el año pasado contra el Chelsea y atribuir parte de la derrota contra el Inter a la actuación arbitral responde perfectamente a este esquema.

Esta mentalidad, generalmente presente en la prensa catalana, se generaliza con el chovinismo imperante en jornadas de Champions. En los análisis post-partido, De la Morena, en la SER, llegó a criticar el planteamiento excesivamente defensivo del Inter. Un equipo que salió con tres delanteros, un medio ofensivo, un organizador y un lateral ofensivo. Un equipo que situó la línea de presión en la defensa del Barça y tuvo hasta 7 oportunidades claras de gol. Pero en el fondo se encuentra la resistencia a reconocer que la propuesta futbolística del Inter se impuso a la del Barça, que su estilo no es omnipotente. Evidentemente esto no es generalizado y no afecta a todos. Guardiola defiende su propuesta porque es su forma de entender el fútbol. La defenderá siempre, pero no la considera superior.

Que se mantenga esta actitud en una prensa deportiva hecha por ultras, para ultras y con una calidad ínfima no es extraño. Pero el aficionado cabal y los jugadores no deberían dejarse contaminar por esa prepotencia encubierta con buenas palabras. Es muy lógico estar orgulloso del modelo del Barça, que le está llevando a cosechar títulos. Pero no está de más recordar que con el mismo modelo el Barça estuvo más de 13 años sin ganar la Champions League, mientras otros estilos opuestos se paseaban victoriosos. Defiendan su estilo, pero no lo impongan.

Barça y Madrid más allá del clásico


Como sabéis, la falta de tiempo ha provocado que no pueda actualizar el blog todo lo que me gustaría, hasta el punto de que parezca casi abandonado. Varias veces me he planteado cerrarlo, porque no me gusta que algo con lo que me comprometo, se quede siempre a medias. Sin embargo, en días como hoy, me alegro muchísimo de no haberle echado el cierre definitivo porque puedo compartir con vosotr@s delicias como este gran análisis del no menos grande Anuar Marrero. Además me gustaría aprovechar para darle las gracias a él y al resto de colaboradores, porque son los que han hecho que este pequeño rincón del fútbol siga vivo.

[Por Anuar Marrero]

Cuando analizamos las causas de cualquier fenómeno o hecho podemos distinguir entre coyunturales y estructurales. El fútbol, a pesar de ser algo trivial, también puede abordarse desde este enfoque. Del partido del sábado podemos extraer dos tipos de razones; las que llevaron al Barça al ganar específicamente ese partido por ese resultado (que ya habréis leído hasta la saciedad y en las que no nos pondremos de acuerdo) y las que llevan a que el Barça hoy por hoy sea muy superior al Madrid. Me ocuparé de estas últimas.

Para empezar voy a huir de explicaciones simplistas y de buena aceptación en la prensa. No creo que haya una política deportiva buena per se, sino que todo depende de los resultados que genere. La prensa ahora ensalza la apuesta por la cantera del Barça, pero olvidan que ese equipo empezó a construirlo Rijkaard sobre la base de  Deco, Ronaldinho y Eto’o, fichados todos a golpe de talonario. Luego fueron sustituidos por Iniesta y Messi, pero sin aquel desembolso no sabemos como hubiese sido la evolución de los canteranos. Evidentemente es necesario cuidar la cantera más de lo que lo hace el Madrid, pero un equipo grande está obligado a fichar cracks, como lo ha hecho el Barça siempre. Porque Messi te sale uno cada 100 años si tienes suerte.

Toda política llevada hasta el paroxismo termina siendo negativa.  Y ese es el verdadero problema de Florentino.  Su política (la de fichar cracks para revalorizar la marca y aumentar ingresos) no me parece mala por sí misma. Me parece mala porque los resultados así lo han sido. Acúsenme de utilitarista, pero en algo tan banal como el deporte, me parece que hay poco más allá de los resultados. Y se ha revelado cómo mala porque a la hora de aplicarla no tiene en cuenta criterios deportivos. El Barça de baloncesto, sin ir más lejos, ha llevado a cabo una política muy parecida, fichando a buena parte de los mejores jugadores de Europa. Pero como está dando resultados nadie la critica.

El fútbol es un deporte de equipo, cosa que se olvida con cierta facilidad.  Es en ese espacio en el que hay que colocar a los cracks. Son jugadores capaces de decidir en momentos concretos. Son los solistas de una buena orquesta. Sin un sustento, sin una buena estructura en la que apoyarse, sin una idea colectiva, su talento naufraga en el caos. Se convierten en el único recurso de un equipo incapaz. Y ese es el verdadero problema el Madrid. Los fichajes de Florentino son demasiados agresivos. Reniega de los jugadores de clase media alta, los encargados de cohesionar al equipo.

Además los cracks no responden al más mínimo criterio deportivo. Por ejemplo, tanto Fábregas como Ribery son cracks. Pero el catalán vendría a solucionar una necesidad objetiva, mientras que el francés crearía un problema añadido. Saturaría la delantera y partiría a un equipo con más aceleración que fútbol, un equipo que corre más de lo que piensa. He aquí mi argumento principal, de que fichar cracks no es necesariamente malo. Fábregas sería un buen fichaje, Ribery sería un desacierto. No obstante son dos de los mejores jugadores del mundo.


Por otra parte también podemos evaluar a los jugadores de dos maneras diferentes, por sus características objetivas y por rendimiento. Más allá de los desequilibrios, el Madrid tiene un equipo de un nivel técnico e individual altísimo. Pero ninguno de los grandes jugadores han aparecido cuando se les necesitaba. Cristiano tiene más recursos ofensivos que Messi. Tiene mejor físico, mejor tiro a puerta, y remata muy bien de cabeza. Sin embargo, no ha aparecido cuando su equipo lo necesitaba. Messi ha aparecido siempre. Y teniendo en cuenta que no han aparecido ni C ristiano, ni Kaka, ni Benzema también cabe preguntarse hasta que punto estos jugadores tienen el nivel que se les presupone. Otro ejemplo clásico es Pedrito. Técnicamente muy limitado para la posición que ocupa, se ha sabido adaptar al equipo y su rendimiento ha sido óptimo.

Por último, y aunque me duela, debo mencionar a Pellegrini. Me parece un fantástico entrenador, pero parece obvio que también tiene su cuota de responsabilidad. No ha sabido sacarle un rendimiento aceptable a la plantilla, y su propuesta ha sido muy inconstante. Pero su función ha sido más importante de lo que creemos. Llevó a cabo la difícil tarea de sentar a Raúl, y ha gestionado un relevo generacional en el Madrid. Aún así, soy de la idea de que la decisión más acertada sería la de traer a un entrenador estrella y otorgarle plenos poderes y un proyecto a largo plazo.

Pero Florentino, un fundamentalista de su política no se la replanteará a pesar de los resultados. Volverá a realizar un desembolso brutal, terminará con una plantilla desequilibrada que será el centro de todas las críticas, por demasiado ambiciosa. Quizás, por la calidad individual de alguno de sus jugadores consiga ganar elgún título que corra una cortina de humo. Pero Florentino tiene algo en su contra esta vez. Y es que ya conocemos su política y las consecuencias de la misma.

El Efecto Catástrofe


[Por El Mental Coach]

¿Os ha sucedido alguna vez eso de cometer un error y a continuación ‘no dar una a derechas’?.  Si juegas al fútbol, ¿no te ha pasado eso de fallar un gol que considerabas fácil y, después, tener un día desastroso?

Cuando erramos tenemos la tendencia a imaginarnos las consecuencias futuras de ese error. Pensamos: qué dirá mi entrenador por haber fallado el tiro libre, qué dirá la prensa esta semana, nos espera una semana durísima, que dirá mi padre del gol fallado… En realidad, lo que hacemos es proyectar nuestra mente al futuro pensando en las consecuencias de un error que ya es pasado.

Es lo que yo llamo el “Efecto Catástrofe”. De un error pasado creamos la catástrofe futura. En realidad es bastante ridículo, ya que cambiando el presente, cambiamos también el futuro.

El Efecto Catástrofe sigue estas pautas:

  • Nos hace pensar en la catástrofe futura, consecuencia de nuestro error. Por ejemplo: si jugando al tenis hemos fallado un servicio, estamos continuamente pensando que perderemos el punto, que el siguiente juego saca el contrincante y que perderemos el set.
  • Para remediar la catástrofe futura nos obligamos a hacer el “golpe perfecto”. Es decir, hemos fallado y ahora tenemos que recuperar el error pasado. Es cierto que debemos ser ambiciosos y recuperar el punto perdido, pero ¿estamos ahora en la mejor condición de hacerlo?.

Si hemos cometido un error y empezamos a frustrarnos por ello, yo siempre recomiendo hacer lo siguiente:

  • ¡Concéntrate en el presente!. Analiza dónde está centrada tu atención ahora. Si estás pensando en las consecuencias futuras de tu error, así que vuelve al presente.
  • ¡Olvida el golpe perfecto!. Si has fallado un penalti y no estás preparado para tirar el siguiente, no tienes por qué hacerlo. 
  • Un error es un resultado, no un fracaso. Toda acción tiene un resultado y, todos los resultados, no tienen por que ser como deseamos. Quita importancia a los resultados negativos, son siempre una oportunidad para mejorar y aprender.
  • Nunca personalizar el error. Tú no eres el error. Si fallas un penalti no significa que seas un mal tirador de penaltis. Si fallas un primer servicio no quiere decir que uno sea malo en  los primeros saques. Es sólo un resultado y ya es pasado.

Recuerda que para evitar el Efecto Catástrofe, hay que volver al presente, al ‘ahora’. Cambia el presente y cambiarás el futuro.

Os dejo este video; es cierto que no somos Chiquito de la Calzada,  pero, a veces, es ridículo como creamos una catástrofe de un simple resultado. La próxima vez que experimentes el efecto catástrofe, piensa en lo que diría Chiquito y, verás como la catástrofe se desvanece.

Las claves del Atlético-Barça


[Por Anuar Marrero]

Evidentemente, la derrota del Barcelona ayer se debió fundamentalmente a las numerosas ausencias en defensa. Pero de lo que voy a tratar es de exponer cuales fueron a mi juicio las razones concretas del resultado.

  • De todas las bajas en defensa, sin duda la más importante es la de Alves, porque su ausencia se nota en todo el campo. De hecho una gran parte del rendimiento de Messi se debe al apoyo desde la banda del brasileño. Además, debido a la nula contribución en defensa del argentino, Alves tiene que ocuparse de toda la banda. Para compensar esta ausencia Guardiola apostó por un jugador veloz y con recorrido como Jeffren. Keita y Busquets serían los encargados de auxiliar al canterano en defensa. Pero la lesión del malí y la entrada de Pedro rompieron el esquema. Busquets es buen jugador, pero tiene un recorrido limitado y no abarca mucho campo. Así Jeffren tuvo que vérselas él solito contra Simao, Antonio López y Agüero que inteligentemente se dejaba caer a esa banda. La inclusión de Jeffren es quizás el primer error de bulto que le hemos visto cometer a Guardiola.
  • Sin Alves el Barça pierde profundidad. Además al no tener quién le doble, Messi tiende a irse al centro, donde su regate y su velocidad pierden efectividad.  La ausencia de Piqué también perjudicó al equipo en la salida del balón, faceta en la que estuvo espeso. Hubo una falta de entendimiento total entre Milito y Puyol. No se coordinaron y tiraron mal el fuera de juego, y con la velocidad de los puntas del Atlético eso es letal.

  • En infinidad de ocasiones he dicho que la posesión no tiene por qué estar relacionada con el buen juego. El Barça llegó a tener un 66% pero estuvo impreciso y acelerado, y no trenzó bien el juego. Se dejó meter en el ritmo de ida y vuelta de los colchoneros, en el que Iniesta y Xavi no se desenvuelven bien.
  • El equipo blaugrana está muy acostumbrado a jugar  a favor de marcador. Cuando cómo ayer pasa al contrario, especialmente fuera de casa, el equipo tiende a acelerarse y a jugar con cierta ansiedad. Hubo mucha conducción y muchas pérdidas de balón.

Probablemente existan muchas más razones, pero éstas me parecieron las más relevantes. Cuando  Guardiola lo hace bien (casi siempre) hay que felicitarle, pero me parece que ayer estuvo mal. Las virtudes del Atlético eran de sobra conocidas. Contraataque, puntas veloces, juego por las bandas. Y con el planteamiento táctico fue incapaz de contrarrestarlas. Cierto es que tenía muchas bajas, pero el fútbol también es así, y es importante encontrar soluciones en los peores momentos. También me gustaría señalar el agujero que tiene el Barça en la posición de extremo izquierdo. Henry está desaparecido, Iniesta juega mejor en el centro del campo, y aunque Pedro esté rindiendo bien, estaremos de acuerdo en que no es un jugador con nivel para ser titular en el Barça. Aporta soluciones, trabajo y goles desde el banquillo, pero en partidos importantes se notan sus carencias.

El fútbol es un estado de ánimo


Decía Jorge Valdano que ‘el fútbol es un estado de ánimo’, por eso quizá se pueda explicar la cesión de Robinho al Santos hasta final de temporada. Porque el extremo del City vuelve a Brasil, a donde más disfrutó del fútbol, en definitiva, a donde fue más feliz.

Puedes leer el resto del artículo pinchando aquí.

El (fugaz) retorno y la despedida (Gracias Ruud)


[Por Anuar Marrero]

Vivió el Madrid el domingo una curiosa jornada. El Bernabéu asistió a una ironía de esas que tanto le gusta ofrecernos al fútbol. Un jugador se despedía del conjunto blanco y otro volvía a ofrecer una gran actuación en el estadio de Chamartín, después de mucho tiempo. Dos jugadores contrapuestos. Uno es un jugador espectacular por la ausencia de espectáculo, por poner cada ínfimo recurso al servicio del gol y del equipo. El otro, un jugador incomprensible. Un compendio de virtudes excepcionales dilapidadas por un carácter voluble y autodestructivo.

El que se iba era Ruud Van Nistelrooy. Sin lugar a dudas uno de los mejores delanteros que yo he visto en mis 23 años de vida. No busquen en él la potencia de Ronaldo, ni la calidad de Romario, ni la incontestable superioridad de Van Basten. En Ruud sólo encontraran un físico portentoso, 1,88 metros cohesionados por la obsesión del gol. ‘Van The Man’, cómo le apodaron, era una metáfora del objetivo último del fútbol. No le interesaba el regate, ni el control perfecto. Ruud controlaba y remataba. Sin dilación. Para él la belleza era el gol, no necesitaba adornos. En más de una ocasión escuché críticas hacia el delantero holandés. Generalmente provenían de aquellos aficionados a los highlights, a la filigrana efímera. Lo acusaban de tosco y de no tener suficiente calidad. Pero Ruud era cómo el amante sobrio y seguro que no necesita recurrir a las flores, porque con una mirada y una sonrisa es capaz de ofrecer infinitamente más.

Intento recordar a algún jugador que haya calado más menos tiempo en un entorno tan difícil como el Real Madrid. Y no lo encuentro. Actor principal en la milagrosa liga de Capello, en la que sus 25 goles fueron el elemento fundamental del milagro. ‘Van Gol’ era coherencia en un equipo acostumbrado a los escándalos. Era un estudiante aplicado en una clase demasiado acostumbrada a niños malcriados. Por eso y por sus dos temporadas y media de trabajo y profesionalidad, la afición blanca recordará con cariño a ese delantero grande y con pinta de tosco que un día pasó por el estadio de Chamartín. Para quienes aún duden de su calidad sólo ofreceré un dato. Lo que define a un delantero es el gol. Y Van Nistelrooy es el único junto a Di Stéfano que ha conseguido ser máximo goleador en las ligas de tres países diferentes. Y le espera el Hamburgo. Estoy convencido de que la historia de amor de Ruud y el gol aún no ha llegado a su fin. Suerte y gracias.

La contrapartida era Guti. Es el caso opuesto al holandés. Guti es un jugador superlativo. Tiene  algo que no se puede entrenar, visión de juego, clarividencia desde la media punta, un último pase muy poco frecuente en el fútbol mundial. Además tiene gol, como ya demostró cuando tuvo que jugar cómo delantero durante gran parte de la temporada y acabó con 14 goles. Gol, visión de juego y de la cantera. Lo tenía todo para marcar una época en el Madrid. Pero se fue diluyendo. Pasaban entrenadores uno tras otro y nunca conseguía la titularidad. Y entre rabieta y rabieta fue encadenando actuaciones estelares con partidos mediocres gobernados por la indolencia. Y así desapareció lo que podía haber sido uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol español. Tras las turbulencias de esta temporada parece que ha encontrado su sitio en un equipo necesitado de su fútbol. La velocidad de los Higuaín, Benzema o Ronaldo combinada con su último pase puede tener efectos demoledores. Ya no veremos al jugador que pudo ser, pero a lo mejor es su última oportunidad para hacer algo grande en el Madrid y despedirse por la puerta grande.

P.D.: No quería estropear el artículo con un tema tan banal, pero no puedo callarme. Y es que no entiendo cómo se puede considerar agresión la jugada de Ronaldo, cuando intentaba salir al contraataque y estaba siendo agarrado es cómo menos curioso. Se ve claramente que Ronaldo sólo quiere zafarse. Si le da en la cara es tan sólo porque Mtiliga está agachado agarrándole con las dos manos. Que esto sea roja y que por ejemplo, el empujón de Puyol con el brazo sobre Nilmar en el partido contra el Villarreal no sea ni penalti es lo que lleva luego a muchos a montar teorías conspiratorias

Real Madrid: ¿Dónde está Kaká? (Artículo para Goal.com)


¿Dónde está Kaka’? era lo que gritaban los aficionados del Real Madrid el pasado año cada vez que llegaba un nuevo fichaje al club. El ex-presidente blanco, Ramón Calderón prometió traer al crack brasileño (además de a Robben y Cesc) en la campaña electoral de 2006 pero nunca lo consiguió y los hinchas se encargaban de recordárselo en cada presentación y acto oficial.

Puedes leer el resto del artículo pinchando aquí.

¿Año nuevo, vida nueva?


[Por El Mental Coach]

Seguro que más de uno de vosotros ha pensado esto con el inicio del año. El año nuevo es, entre otras muchas cosas, el momento de fijarnos objetivos para el año que empieza o algo todavía más frustrante, es el momento en que repasamos los objetivos que nos habíamos puesto el año anterior.

Si algunos de vosotros ya se ha fijado los objetivos para este año 2010 que acaba de comenzar, me gustaría que se los replanteara siguiendo los pasos que enumeraré más adelante. Esto no quiere decir que sea la única forma de conseguir los objetivos que uno se plantea, pero seguro que resulta más eficaz que fijarte los objetivos con el brindis de las campanadas de fin de año.

La fijación de objetivos es fundamental en cualquier ámbito de la vida. Por ejemplo, una empresa fija sus objetivos anuales; a veces, trimestrales o semestrales. Las grandes empresas fijan sus objetivos a 5 años. En cambio, la mayoría de nosotros, ¿cuánto tiempo emplea en preparar sus objetivos de vida?, ¿acaso no son importantes?. Fijarte tus objetivos es una prioridad y debes dedicarle el tiempo necesario para poder fijarlos de un modo adecuado. Por eso, el artículo de hoy sirve tanto si eres deportista como si no y se aplica a cualquier ámbito de tu vida.

Existen muchos métodos de fijación de objetivos, éste que yo te propongo es uno más, pero si te gusta y te funciona, ¡úsalo!. Como siempre te digo, lo importante es la acción, así que empezamos a planificar tus objetivos:

  • Plantea tu objetivo en forma positiva y específica. quiero que escribas sólo lo que quieres y no lo que no quieres. No vale decir no quiero estar gordo, debes decir: quiero perder 10 kilos en 5 meses. Esta temporada llegamos a los play-offs. Quiero aprobar todas las asignaturas en Junio, en lugar de decir: no quiero que me quede ninguna asignatura.

Echad un vistazo a mi artículo ¡No hagas falta! para entender como funciona nuestra mente con las negaciones.

  • Los objetivos que te fijes deben ser controlables por ti. No te plantees objetivos que no dependan de ti. Ser el máximo goleador de la liga depende de ti, que ten el trofeo al mejor jugador no. Obtener el 90% en efectividad de tiros libres depende de ti, ser elegido el MVP no.
  • Deben enmarcarse en un contexto específico. Con quién quiero conseguirlo, cuándo, dónde quiero conseguirlo. El objetivo debe ser escrito de forma especifica. Es importante definir si es tu objetivo individual o el de un colectivo (en este caso es el colectivo el que fija el objetivo, por ejemplo un equipo de fútbol). Se debe especificar un arco temporal, por ejemplo: perder 10 kilos en 5 semanas.
  • Tienes que sentir cuando lo hayas conseguido. Cuando hayas cumplido tu objetivo debes saberlo por tus sensaciones, no sólo por los resultados que has obtenido. Por ejemplo, si apruebas todas las asignaturas en junio después de todo el esfuerzo, ¿cómo te sentirás?. Si consigues bajar tu marca en 4 segundos, ¿cómo te sentirás?. Esa sensación que estáis experimentando es la que os dirá que lo habéis conseguido.
  • Que sea lógico. Es decir, vuestro objetivo debe ser coherente con vuestra ética y vuestros principios. Debe respetar a los demás y a vosotros mismos, de nada os servirá conseguir objetivos ambiciosos si, al final, cuando sentís que lo habéis conseguido, lo que sentís no os gusta.

Recuerda que los objetivos mediocres conllevan a vidas mediocres, empieza a soñar de manera productiva. Escribe tus sueños siguiendo los pasos que te he marcado, después hazlos públicos a tus amigos y familiares y empieza a trabajar para conseguirlos. Te sorprenderás de lo que eres capaz.

Santo Tomás decía:” ver para creer”. Yo digo “creer para ver”.

Cree en tus sueños y que tus sueños sean tus objetivos.

Algunos apuntes sobre el Madrid


[Por Anuar Marrero]

Lo siento, parece que siempre escribo sobre lo mismo, pero es que el Madrid se empeña en estar siempre de actualidad, casi siempre negativa. Aunque los que leen el blog saben que soy madridista, también debo especificar que cada vez soy más del Arsenal. Y es que sinceramente ver el despliegue de Fábregas en cada partido es uno de los grandes placeres de esta vida…

Pero volviendo al tema. La derrota en San Mamés ha vuelto a sembrar dudas acerca del nuevo proyecto blanco, en especial de su entrenador. No me centraré en ese partido, ya que no me gusta argumentar sobre un resultado concreto, especialmente si es anecdótico cómo el del pasado sábado. Pero si es cierto que el Madrid ha perdido muchos puntos fuera y parece que no termina de consolidarse. Tras verlo en bastantes partidos, me han surgido varias reflexiones que ofrezco con la intención de abrir un debate y conocer vuestra opinión.

  • Todas las críticas al Madrid empiezan diciendo “Después de gastarse 250 millones…”. Esa cantidad no responde a una inversión deportiva. Florentino los concibe como una inversión económica de la que espera obtener retornos y no responden a necesidades del equipo ni a planificación. Se me podrá decir que nadie puede quejarse de que fichen a dos de los tres mejores jugadores del mundo. Eso es cierto, pero no es menos cierto que si yo fuese responsable de fichajes, en lugar de Kaka’, Ronaldo y Benzema me hubiese decantado por Fábregas, Silva y Arshavin por ejemplo, aunque algunos crean que me he vuelto loco.
  • Después de gastarse 250 millones (valga la ironía, jajaja) los diarios deportivos aseguran que la solución vuelve a ser Guti. Esto demuestra que el entrenador tiene poco que ver con los fichajes y que la plantilla está mal diseñada. Sin ir más lejos, viendo el partido contra el Athletic Me acordé insistentemente de Robben, jugador perfecto para solucionar ese tipo de partidos, ya que su capacidad de desborde abre huecos en las defensas.
  • Desde hace unos años parece que no hay vida más allá del doble pivote. Sin embargo en muchas ocasiones me da la impresión de que se duplican funciones. ¿Que le aporta Lass a Alonso? ¿No podría jugar sólo?. ¿No sería mejor combinarlo con un jugador con más fútbol como Guti o Granero?.
  • El Real Madrid ha construido un equipo más propio de la Champions. Es un equipo desequilibrante, rápido y efectivo, pero con jugadores como Kaká o Ronaldo es complicado conseguir una línea de regularidad necesaria para ganar la liga.
  • Con todo lo dicho, Pellegrini me parece un muy buen entrenador, y en media temporada no se construyen equipos. Creo que hay que esperar a final de temporada y ver como sigue tejiendo la plantilla.
  • Hablando en términos más generales. Siempre he dicho que un equipo no es más que una idea colectiva de fútbol. Y los proyectos se deben construir sobre una idea coherente con la trayectoria del club. Esa es la gran diferencia entre Barça y Madrid. Cruyff construyó una estructura fortísima que le ha dado al Barça su mejor época. Han cambiado los entrenadores y los proyectos, pero la idea estaba clara. El Madrid necesita construir una estructura sobre las bases del fútbol dinámico y de ataque.

Y para terminar algo que todavía creo no haber comentado. Y es que lamento que este gran Barça no haya surgido en un contexto más competitivo, con varios equipos pugnando por el título de liga. Nos hemos perdido grandes duelos. Le pasa un poco cómo a Armstrong. Nadie discute su calidad, pero la ausencia de grandes rivales ha deslucido un poco sus logros.

Cositas del fin de semana


El Chelsea es una apisonadora

Siete goles (como siete soles, que dirían los cursis) le metió al Sunderland el sábado por la tarde, y pudieron ser muchos más, pero el portero Fülop, a pesar del saco que se llevó, hizo varias paradas de mérito. Y todo esto sin Drogba, ni Essien, ni Kalou, ni Obi Mikel, que andan un poco liados con eso de la Copa de África. Belletti jugó de pivote y no lo hizo mal, Lampard sigue siendo un superclase y Ashley Cole está a un nivel alucinante. Con esa plantilla, y sabiendo que la Champions es la competición preferida de Ancelotti, los ‘blues’ son la alternativa a Barcelona y Real Madrid, aunque el escollo del Inter debería ser duro.

El Liverpool por su parte, sigue en caída libre. Después de caer eliminado en la Copa en Anfield por un segunda, el Reading, llegaron las lesiones de Torres, Gerrard y Benayoun y para colmo el sábado el Stoke le empató en el último minuto. Benítez parece desbordado y las dudas sobre su continuidad cada vez son mayores. Veremos qué pasa, pero esto no tiene buena pinta.

Vuelve el Barça, pincha el Madrid y se consolida el Valencia

El Barcelona se vengó de su eliminación copera y le endosó cuatro goles al Sevilla. Jiménez, supongo que pensando en reservar efectivos para la Copa, alineó a un trivote ultradefensivo en el medio formado por Stankevicius, Lolo y Marc Valiente, y a José Carlos en la banda izquierda del ataque. En el primer tiempo le salió bien, pero en cuanto los de Guardiola abrieron la lata, los goles cayeron casi por inercia.

Lo del Madrid fuera de casa empieza a ser preocupante. Perdió en San Mamés frente a un Athletic sobrio y ordenado, que trabó el partido de principio a fin. A pesar de que el mejor de los vascos fue su portero Gorka, los blancos nunca se sintieron cómodos sobre el césped de Bilbao. Cristiano se volvió a quedar sin marcar, y cuando el portugués se ofusca, trata de hacer la jugada por su cuenta y perjudica al equipo.

El Valencia es el que se engancha a la zona Champions. Cuando Silva, Mata, Villa, Banega y Joaquín están enchufados, como hoy, poco hay que hacer. Y aunque el penalti en contra del Villarreal ha sido fuera del área, la superioridad de los de Emery ha sido manifiesta. Sin el ‘incordio’ de la Copa, y con una gran profundidad de plantilla, sobre todo en ataque (Vicente, Zigic, Pablo Hernández, Chori Domínguez…) este equipo puede dar mucha guerra.

Luca Toni golea con la Roma y Ronaldinho vuelve a ser decisivo

Cuánto me alegro de esta noticia. Siempre he sido admirador de Toni, y como sabéis, mi equipo italiano es la Roma. Así que me alegro de que los romanos se hayan metido en puestos Champions con dos goles del ex-Bayern. Porque es cierto que no es un dechado de técnica y que condiciona el juego de los equipos, pero es un auténtico rematador, condenado al ostracismo por Van Gaal. Por cierto, el rival de la Roma era el Genoa, que está en crisis y en el que Zapater cada vez juega menos.

Vamos con Ronaldinho. En el post anterior os contaba que volvía a estar a gusto en un campo de fútbol, y este fin de semana ha vuelto a demostrar que cuando quiere es un fuera de serie. Los tres goles frente al Siena así lo certifican y el Milan se acerca a sus vecinos del Inter. Os dejo los goles de ‘Dinho’, el tercero (cuarto del partido) buenísimo.

La ocasión de Dani

Pobre Dani. Es el típico delantero ratonero, que odian todos los aficionados de equipos en los que no juega. En el Betis fue héroe de la final de Copa y marcó el gol de la victoria ante el Chelsea. Pero le cedieron al Cádiz y al Elche, donde no tuvo suerte y además se lesionó en la rodilla. Este año no tenía ficha en el Betis, pero le han inscrito para esta segunda vuelta. Y en su primer partido con el Betis desde 2007, va y hace esto. Lo dicho, pobre chaval.

PD: Hoy la postdata va de recomendaciones. La primera, por divertida y exótica. Porque resulta que mi amiga Manuela, (sí, aquella de Los diarios de Islandia) que es aventurera por naturaleza, acaba de cambiar Madrid por México D.F. y ha abierto un blog maravilloso donde cuenta sus peripecias, sus vivencias y sus experiencias personales en la Ciudad-Selva. Aquí os dejo el enlace, y desde hoy lo podéis encontrar en ‘sitios de obligada visita’, en la barra de la derecha del blog.

La segunda recomendación, no es divertida ni exótica, pero sí es necesaria. L@s que pasáis por aquí de vez en cuando, conocéis a Anuar Marrero porque es colaborador habitual de este invento. Pues en su blog “El fin de la pobreza es una decisión política”, ha publicado una entrada titulada ‘Fuera de Servicio’ que debería ser de obligada lectura para todos, pero especialmente para los políticos que gobiernan en la ciudad y la Comunidad de Madrid. La concienciación y la visibilidad en un tema como este, son fundamentales, y este post supone una gran contribución. ¡Gracias Negro!.