La aventura turca de Luis y Güiza


España es un país de extremos, y no me refiero a Gento, Vicente o Joaquín, que también, sino a que los españoles no sabemos lo que es el término medio.

Hace menos de un año, pedíamos (y yo me incluyo) la cabeza de Luis Aragonés, porque la selección era un equipo desorientado. También estaba perdido el propio Luis, que tuvo aquel enganchón absurdo con el genial Jordi Évole (el follonero de Buenafuente) y toda la polémica de Raúl, que enturbió el ambiente del grupo durante la clasificación para la Eurocopa, en la que un desconocido como Healy no sacó los colores. Aragonés no era capaz de manejar un barco que navegaba a la deriva.

Desde los últimos partidos de la clasificación, las cosas cambiaron, la gente se volvió a ilusionar y con el juego desplegado en Austria y Suiza, la euforia se desató por completo y Luis Aragonés se convirtió en héroe nacional.

De hecho, la Federación, que como diría Joaquín, es un despelote, le ofreció un contrato a pesar de tener  apalabrado desde hacía meses a Vicente del Bosque y le suplicó que rechazase el contrato que le ofrecía el Fenerbahçe. Pero ahí no acaba el esperpento, porque cuando el ‘sabio de Hortaleza’ acababa de llegar a Estambul para hacerse cargo de su nuevo equipo, el Valencia de Juan Soler, de Vicente Soriano, del gestor Juan Villalonga o de no se sabe quién (vaya berenjenal tienen montado), le hizo una oferta a Luis, demostrando así la escasa confianza que los efímeros nuevos dirigentes (que ya no lo son) del Valencia, tenían en Unai Emery, técnico revelación de la pasada campaña, que el equipo ché acaba de contratar. En fin, en el camarote de los Hermanos Marx había más organización.

Pero volvamos a Luis. Se ha llevado de la mano a Dani Güiza, que fue pichichi el año pasado e hizo una fenomenal temporada. El jerezano, aunque suene a coña, está mucho más centrado desde que tiene una relación con Nuria Bermúdez. ¡País este!. Pero en mi opinión, a pesar de la desorbitada oferta económica, creo que tanto Dani como Aragonés se han equivocado.

El míster tiene un carácter muy particular, y no sé si en Estambul van a entender su forma de ser, cuando se encare con alguna estrella turca y le diga aquello de “míreme usted a los ojitos” o eso otro de “usted es mejor que el negro ese de mierda” o llegue a la sala de prensa y empiece a hablar de sus amigos sexadores de pollos, de los pelos de las gambas y de su culo pelao de entrenar.

Güiza por su parte, es un tipo bastante apegado a su familia que estará lejos, y va a tener la gran barrera del idioma, debido a que, obviamente no habla turco, pero tampoco inglés. Por si fuera poco, con el actual Primer Ministro Reçep Tayyip Erdogan, Turquía está sufriendo un proceso de progresiva islamización, por lo que Güiza tendrá que adaptarse también a una cultura desconocida para él.

PD: Personalmente les deseo lo mejor, pero el tiempo dirá si estoy en lo cierto, o si, como de costumbre, me vuelvo a equivocar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s