El día 29, España campeón


Por culpa de los exámenes no he podido analizar las semifinales y me gustaría, antes que nada, felicitar a Turquía porque son unos héroes. Los de Fatih Terim, con diez bajas, salieron a comerse a Alemania, y de no ser por un golazo de Lahm cuando el encuentro llegaba a su fin, lo hubiesen conseguido.

Vamos con España. Por fin nos hemos quitado los complejos, y tenemos un título en color. Personalmente me preocupaba la baja de Villa, que además de ser el máximo goleador, podría ser una amenaza constante para los lentos y espigados centrales alemanes. Me preocupaba el mal momento de Torres, al que he visto con demasiada ansiedad durante todo el campeonato, lo que no le ha permitido brillar como debería, pero sobre todo me preocupaba que, en todos los torneos cortos, el campeón siempre tiene un partido que se le atraganta, y España, a excepción del partido contra Suecia, no había sufrido.

De los alemanes, el ‘todocampista’ Ballack, y su pólvora arriba, con Podolski y Klose era lo más peligroso. Entre las deficiencias, el portero Lehmann y los centrales, que son altísimos, muy fuertes físicamente  pero muy poco ágiles e incapaces de sacar el balón jugado desde atrás.

Los alemanes salieron muy fuertes y durante el primer cuarto de hora llegaron a inquietar la meta de Casillas y Klose estuvo a punto de marcar tras un fallo de Sergio Ramos. Pero España reaccionó y estuvo a punto de marcar cuando el tiro de Iniesta pegó en Metzelder, sin embargo Lehmann hizo un paradón y demostró unos reflejos felinos.

En el minuto 33, llegó la imagen que todos tendremos en nuestras retinas durante mucho tiempo. Senna se la dio a Xavi y el de Terrasa le metió un balón largo a Torres, que había estado muy desasistido arriba. El del Liverpool llegaba en carrera y le ganó la posición a un desacertado Lahm, que se dejó comer la tostada, y picó el balón suavemente ante la salida del meta alemán. Era el 1-0 y el título estaba más cerca.

En la segunda parte todos temíamos una reacción alemana, que, viendo sus carencias en el juego y que Ballack se diluía en protestas innecesarias, iba a optar por el coraje y la fuerza que siempre les ha caracterizado. En el 57′ entró Kuranyi por Hitzlsperger y a un cuarto de hora del final salió Mario Gómez por Klose, pero la pólvora alemana estaba mojada y era España la que gozaba de las mejores ocasiones.

Ramos cabeceó una falta botada por Xavi, que también soltó un latigazo desde la frontal del área, pero la oportunidad más clara fue la de Senna, que estuvo a milímetros de redondear su gran campeonato con un gol, pero no llegó a la dejada de cabeza de Güiza.

En el minuto 93′ el italiano Rossetti pitó el final y la alegría se desbordó en toda España y también en el Ernst Happel de Viena, un estadio talismán para la selección durante todo el torneo.

PD: Aquí os dejo al gran Pepe Reina, que no ha sido tan héroe como Casillas pero podría quitarle el puesto al primer ‘speaker’ que se descuide

Un pensamiento en “El día 29, España campeón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s